Maria T. Mejia

Este artículo era publicado originalmente en el 5 de noviembre 2014.

Esta fue la transformación física que tuve.

Primera foto tenia era una niñita que se sentía amada por su madre y querida. ¡Al mismo tiempo esa niñita estaba siendo abusada sexualmente por su tío y creció escuchando que no servia para nada y que era una nada!! ¡Puta era una palabra común en su hogar! ¡Si padre la llamaba así desde niña a ella y a su madre! Tenia muchas cosas materiales pero vivía sufriendo y queriendo ser amada por su padre. Eso es lo que mi padre pensaba que era un buen padre. ¡Mi padre era luz de la calle oscuridad en la casa!!! Perdonar a mi padre ha sido parte de mi proceso de transformación. Amo a mi padre.

Segunda foto ... 15/16 años de edad, estaba en la calle y era miembra de una pandilla. ¡Odiaba al mundo y me odiaba a mi misma!! ¡Era un ser tan triste!! ¡Ya tenia el virus del VIH y no lo sabia!

La tercera foto ya estaba diagnosticada con el virus del VIH. Tenia como unos 19 años de edad. ¡Estaba viviendo en Colombia con una sentencia de muerte sobre mi cabeza!! El gusanito se estaba transformando en la mariposa que soy ahora tenia mucho...pero, también fue una época donde vivía con mis abuelitos, madre y hermanito, una casa de amor y con mucha moral...y lo mas importante me estaba convirtiendo en una persona espiritual lo que soy hoy en día. ¡Ya aprendía a no odiar mi cuerpo o el mundo!! ¡Y esto fue donde me di cuenta que yo valía como ser humano! Ahí es donde me convierto en la persona que cuido a sus dos abuelitos hasta que murieron y esto me lleno mucho por dentro. <3

La ultima foto es la mujer que venció sus obstáculos y es la mujer que sigue luchando por ella misma y los demás. ¡Estoy en la luz ahora!!! ¡He hecho de mis obstáculos mis testimonios!

Amor y luz.