Print this page    •   Back to Web version of article

Hoja
Candidiasis

21 de mayo de 2012


¿Qué Es la Candidiasis?

La candidiasis es una infección oportunista común en personas VIH positivas. Es una infección causada por un hongo común llamada candida. Este hongo se encuentra en el cuerpo de casi todas las personas. Un sistema inmunitario sano lo mantiene bajo control. La candidiasis generalmente infecta la boca, la garganta o la vagina. Puede desarrollarse meses y hasta años antes que otras enfermedades oportunistas más graves. Para más información sobre infecciones oportunistas lea la hoja informativa 500.

En la boca la infección se llama candidiasis bucal o aftas. Cuando la infección se disemina hacia el interior de la garganta se llama esofagitis. Tiene el aspecto de parches blancos, similares al queso cottage, o aparece como manchas rojas. Puede causar dolores de garganta, dolor al tragar, náuseas y pérdida de apetito. También puede causar agrietamiento en las esquinas de la boca. Esto se llama en inglés "angular chelitis."

En la vagina, la infección se llama vaginitis. La candidiasis vaginal es una infección común. Los síntomas incluyen picazón, quemazón y flujo espeso blanquecino.

También puede extenderse y causar infección en el cerebro, el corazón, las articulaciones y los ojos.


¿Se Puede Prevenir?

No hay ninguna manera de prevenir la exposición a la cándida. Generalmente no se usan medicamentos para prevenir la candidiasis, debido a los siguientes motivos:

La mejor manera de prevenir un episodio de candidiasis es tomar una combinación de medicamentos antirretrovirales (ART) que fortalezca el sistema inmunitario.


¿Cómo Se Trata?

Un sistema inmunitario sano mantiene un buen balance. La bacteria normal del organismo también sirve para mantener al hongo bajo control. Algunos antibióticos eliminan este tipo de bacteria beneficiosa, lo que ocasiona el desarrollo de candidiasis. El tratamiento de la candidiasis no elimina al hongo pero lo mantiene bajo control.

El tratamiento puede ser localizado o sistémico. El tratamiento localizado se aplica sobre la zona infectada. El tratamiento sistémico afecta a todo el cuerpo. Muchos proveedores de servicios de salud prefieren usar primero el tratamiento local. Éste permite que el medicamento actúe directamente en la zona infectada. Causa menos efectos secundarios que el tratamiento sistémico. Además, existe menos riesgo de que la cándida desarrolle resistencia a los medicamentos. Los medicamentos que se usan para combatir la candidiasis son anti-hongos. Sus nombres terminan casi siempre en "azol". Estos incluyen clotrimazol, nistatina, fluconazol e itraconazol.

Los tratamientos locales incluyen:

El tratamiento local puede causar irritación o punzadas.

El tratamiento sistémico es necesario si el local no funciona o si la infección se ha diseminado al esófago (esofagitis) u en otras partes del cuerpo. Algunos tratamientos sistémicos están disponibles en pastillas. Los efectos secundarios más comunes son náuseas, vómitos y dolor abdominal. Menos del 20% de las personas padecen estos efectos secundarios.

La candidiasis puede reaparecer muchas veces. Algunos proveedores de servicios de salud recetan medicamentos anti-hongos a largo plazo. Esto puede provocar resistencia. El hongo puede mutar y el medicamento deja de funcionar.

Algunos casos graves no responden a estos medicamentos. En esta instancia se puede usar anfotericina B. Éste se administra en forma oral o intravenosa, es muy potente y tóxico. Los efectos secundarios principales son problemas renales y anemia, pero también pueden ocurrir escalofríos, fiebre, náuseas, vómitos y dolores de cabeza. Generalmente desaparecen después de las primeras dosis.


Terapias Naturales

Algunos tratamientos que no son medicamentos parecen funcionar. Sin embargo, no han sido estudiados con el suficiente cuidado como para demostrarlo.


En Pocas Palabras

La candidiasis es una infección por hongos muy común. El hongo normalmente vive en el cuerpo y no puede ser eliminado por completo. La mejor manera de evitar un episodio de candidiasis es fortaleciendo el sistema inmunitario mediante la toma de ART.

La mayoría de las infecciones por cándida pueden ser tratadas fácilmente con medicinas de aplicación local. Estas infecciones pueden persistir en las personas con un sistema inmunitario debilitado. En estos casos se pueden tomar medicamentos anti-hongos sistémicos, pero la cándida puede volverse resistente a los mismos. El medicamento anti-hongos más potente, anfotericina B, provoca serios efectos secundarios.

Hay varias terapias naturales que parecen controlar las infecciones con cándida.




This article was provided by InfoRed SIDA. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art6147.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.