Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
La Violencia Doméstica y el VIH

julio de 2005

Tabla de Contenidos

Introducción

Cualquier persona puede ser víctima de violencia doméstica. Lamentablemente, una de cada cuatro mujeres sufrirá de abusos durante su vida. En muchas partes del mundo, esta cifra aumenta a más de un 60%.

Como mujer con VIH, es posible que corras un mayor riesgo que otras mujeres. Es importante que aprendas cómo se produce el abuso, cómo identificarlo y cómo terminar con él o alejarte.

Advertisement

¿Qué Es la Violencia Doméstica?

La violencia doméstica se produce cuando una persona con quien estás saliendo, viviendo o con quien estás casada te daña físicamente. Puede implicar un daño físico leve y difícil de comprobar, como los jalones de cabello o los pellizcos. También puede implicar acciones que dejan marcas, como golpes, bofetadas o palizas. En ocasiones, puede aumentar de intensidad hasta el uso de cuchillos o armas. También puede implicar violación o violencia sexual (ser obligada a realizar actos sexuales sin tu consentimiento).

La violencia doméstica a menudo comienza con amenazas o abuso emocional. Aunque estas palabras o acciones dañinas pueden o no llevar a un daño físico real, de todas maneras pueden causar aflicción, temor y dejar cicatrices emocionales a largo plazo.

Aunque en la mayoría de los casos de violencia doméstica se trata de hombres que atacan a mujeres, también puede tratarse de hombres que atacan a sus parejas hombres, o de mujeres que atacan a sus parejas hombres o mujeres. La violencia doméstica en la comunidad de lesbianas es más frecuente de lo que se creía antiguamente.


Mujeres, VIH y Violencia Doméstica

Muchas mujeres con VIH tienen una historia de abusos sexuales o físicos anterior a descubrir que tenían el virus. Muchos estudios han demostrado que las mujeres que tienen antecedentes de abuso físico y/o sexual tienen una mayor probabilidad de contraer el VIH.

Algunas mujeres se infectan con el VIH como consecuencia directa de la violación o del abuso sexual. Si una mujer consume drogas o alcohol o utiliza el sexo para escapar del dolor de un abuso anterior, puede correr un riesgo mayor de infectarse al compartir agujas, al tener relaciones sexuales sin protección, o al tener sus facultades mentales alteradas.

Muchas mujeres con VIH tienen antecedentes de abuso de drogas o alcohol y también de tener relaciones con otras personas que abusan de sustancias. Esto aumenta el riesgo de la violencia doméstica porque ambos miembros de la pareja pueden tener sus facultades mentales alteradas.

Un estudio reveló que más de una de cada cinco mujeres con VIH han sufrido daño físico desde que recibieron su diagnóstico. De ellas, casi la mitad informaron que sentían que la agresión física era resultado directo de su situación con el VIH. Por lo tanto, si nunca enfrentaste la violencia doméstica antes, es posible que la sufras después de descubrir que tienes el VIH.


Seguridad al Momento de la Revelación

Lamentablemente, muchas mujeres con VIH sufren de ataques sexuales o físicos poco después de revelar que tienen el virus. Sigue estos consejos para minimizar el riesgo:

  • Evita exponer a otras personas al VIH sin advertirles por anticipado. El riesgo de violencia puede ser mayor si una persona siente que la pusiste en riesgo a propósito o que le mentiste.
  • Realiza tu revelación en un lugar más bien público donde haya más personas cerca, como un parque. Es lo bastante privado para hablar, pero también lo bastante público para obtener ayuda si la necesitas.
  • Considera la posibilidad de realizar esta revelación en presencia de otra persona, por ejemplo un amigo o amiga o un profesional de la salud.
  • Si te sientes amenazada por la reacción que obtuviste, reúnete en público con esa persona durante algunas semanas.


Cómo Minimizar el Riesgo

No existen garantías en este mundo, pero puedes ayudar a minimizar el riesgo de sufrir violencia doméstica:

  • Haz tu tarea. Para descubrir información acerca de la persona con quien estás saliendo (por ejemplo, si tiene antecedentes penales), considera una revisión de sus antecedentes. Existen varias empresas que ofrecen este servicio por un honorario. Para obtener más información, visita el sitio Web www.inet-investigation.com/free-background-check/index.htm. (en inglés)
  • Mantén el contacto con las personas que te apoyan. Ya sea que se trate de tu familia, tus amigos o tu grupo de apoyo, no permitas que tu relación se interponga.
  • Ocúpate de tu pasado. Si sufriste abuso físico o sexual en el pasado, es importante que busques la ayuda de un profesional de salud mental o de un grupo de apoyo. De lo contrario, el pasado puede volver a repetirse.
  • Disminuye tus pérdidas. El mejor momento para abandonar a un abusador es la primera vez que ocurre el abuso. Sin importar qué hagas, no sigas dando otra oportunidad una y otra vez.
  • Mantente informada. Aprende todo lo que puedas acerca de la violencia doméstica, aun cuando creas que nunca te encontrarás en esa situación.


Cómo Terminar una Relación Violenta

Nunca es fácil terminar una relación, ni siquiera una donde ha habido violencia doméstica. La clave es contar con un plan de seguridad.

  • Mantente segura. Recuerda que el momento en que te encuentras en mayor peligro de ser dañada o asesinada es cuando abandonas al abusador o inmediatamente después de ello. Tu principal prioridad debe ser tu seguridad y la de tus hijos.
  • Prepárate. Si vas a irte, no olvides tus medicamentos anti-VIH ni los demás medicamentos que tomas, tus historias clínicas, certificado de nacimiento, tarjetas de crédito, talonario de cheques, etc. Ten la seguridad de que todo lo que dejes irá a dar al trasto de la basura. Puede resultar útil que le pidas a alguien de confianza, como un amigo, un familiar o un proveedor de servicios, que te guarde un kit de emergencia con algunos de estos artículos. Si no deseas dar el nombre de la persona que temes que podría hacerte daño, puedes anotarlo y guardarlo en un sobre sellado y pedir que lo abran sólo en caso de que desaparezcas o de que te encuentren demasiado herida para poder identificar a la persona que lo hizo.
  • Reúne documentos. Busca atención médica si es necesario y toma fotografías de todas las heridas que lo demuestren. Si es posible, pide al personal médico o de la policía que firme y ponga la fecha en las fotografías. También puedes pedirle a un amigo o a un familiar que firme y ponga las fechas en las fotografías para usarlas como pruebas en el futuro.
  • Busca ayuda. No trates de pasar por esto sola. Acude a tus amigos, a la policía, a tu familia, a una sala de emergencias o a un refugio de tu localidad. Llama a la línea nacional de ayuda para violencia doméstica al teléfono 800-799-SAFE.

Si te conviertes en una víctima de violencia doméstica, recuerda siempre que no es tu culpa. Puede ocurrirle a cualquier persona. Todo aquél que ataque físicamente a otra persona es responsable de sus propios actos. Lo más importante es que busques seguridad y que te mantengas segura.


Referencias

  1. Amaro, H. (1995). Love, sex, and power: Considering women's realities in HIV prevention. American Psychologist, 50 (6). 437-447.
  2. Delaney, J., et. al. (1997). History of sexual and physical abuse among HIV-infected women. 4th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections.
  3. Gottesman, L. (1999). Making a safety plan. WORLD, 94(5).

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
Mujeres y VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement