Print this page    •   Back to Web version of article

Los Pacientes Afrontan Más Complicaciones Con el Relleno Facial Bio-Alcamid

febrero de 2011

En una conferencia en Londres en noviembre de 2010, un estudio canadiense reportó que cerca de 1 de cada 25 personas que se hicieron rellenos faciales con Bio-Alcamid experimentaron infecciones en el sitio de la inyección. Este relleno suele usarse para tratar la pérdida de grasa en la cara, llamada lipoatrofia, con frecuencia en personas VIH positivas que viven por fuera de los Estados Unidos. La lipoatrofia puede presentarse por varios motivos, incluyendo el VIH mismo y ciertos medicamento utilizados para tratar la enfermedad del VIH.

Advertisement

El Bio-Alcamid, que es un gel polímero, funciona haciendo que el cuerpo produzca colágeno natural que eventualmente se envuelve en el gel para mantener la cara intacta. Muchos médicos usan el gel porque dura más tiempo que otros rellenos faciales y quizás en mayores cantidades.

Se revisaron las historias clínicas de 263 personas VIH positivas, las cuales todas habían sido tratadas con un antibiótico antes y después del tratamiento. A pesar de los antibióticos, un 19% tuvo una infección en el sitio de inyección algún tiempo después del procedimiento. Las razones de la infección fueron "claramente debidas" al Bio-Alcamid en un 5% de los pacientes y "probablemente debida" en otro 14%, mientras que otras se debieron a un trauma cerca del sitio, como el que produce un trabajo dental.

Debido a estos resultados y a la preocupación creciente durante los últimos años de infecciones con Bio-Alcamid, sería conveniente que las personas exploraran el uso de otros tipos de rellenos faciales. Más aún, convendría que las personas fueran más diligentes al notar cualquier síntoma de infección, especialmente cuando se les esté haciendo algún trabajo dental un tiempo después de haberse hecho el relleno. Para más información acerca de los rellenos faciales, vaya a AIDSMeds www.aidsmeds.com/articles/Lipoatrofia_10736.shtml.




This article was provided by Proyecto Inform. It is a part of the publication Project Inform Perspective. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art61114.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.