Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Preocúpate por tu Hígado si Tienes VIH/SIDA

diciembre de 2004

Tabla de Contenidos


Aspectos básicos sobre el hígado

El hígado es uno de los órganos más importantes de tu cuerpo. También es el más grande: es casi del tamaño de un balón de fútbol americano. Se ubica tras la parte inferior derecha de las costillas, donde queda protegido de las lesiones.

El hígado funciona como la planta de procesamiento químico del cuerpo. Sus funciones son:

  • Convertir los nutrientes en sustancias químicas y proteínas que el cuerpo necesita para estar sano.
  • Almacenar los nutrientes de los alimentos que comes.
  • Metabolizar los medicamentos y el alcohol.
  • Eliminar los desechos de la sangre.
  • Producir las enzimas y la bilis que ayudan a digerir los alimentos.
  • Producir las proteínas que necesita el sistema inmunitario para ayudar a tu cuerpo a resistir las infecciones.


El hígado y el VIH

Para las personas VIH+, el hígado tiene una importancia vital, puesto que éste procesa muchos de los medicamentos utilizados para tratar el VIH. Lamentablemente, los medicamentos anti-VIH pueden provocar hepatotoxicidad (daño hepático), lo que puede evitar que el hígado funcione adecuadamente.

Además, las personas VIH+ pueden sufrir daño hepático o su hígado puede verse sobrecargado debido a:

  • Otros medicamentos de venta con receta médica, medicamentos de venta sin receta médica como el acetaminofeno (Tylenol), el uso frecuente de antibióticos o la exposición a sustancias químicas
  • Infecciones oportunistas (IO) relacionadas con el SIDA como el MAC (complejo Mycobacterium avium), la TB (tuberculosis), el CMV (citomegalovirus) o la criptosporidiosis
  • Hepatitis (inflamación del hígado) causada habitualmente por la infección con un virus, como la hepatitis A, B o C
  • Abuso de alcohol o drogas


Enfermedades hepáticas y mujeres

Algunos problemas hepáticos ocurren sólo durante el embarazo o afectan a las mujeres más que a los hombres. Éstos son:

  • Cálculos biliares
  • Cirrosis biliar (daño en el conducto biliar)
  • Enfermedades hepáticas autoinmunes
  • Enfermedad de hígado graso no alcohólico
  • Adenomas hepáticos (tumores en el hígado)

Además, las mujeres tienden a desarrollar enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol, en particular cirrosis (cicatrices en el hígado) y hepatitis, después de un período más corto que los hombres.

Los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) pueden provocar un aumento en los adenomas hepáticos (tumores en el hígado) y las mujeres que tengan antecedentes significativos de estos tumores benignos (no cancerosos) no deben usarlos.

Los medicamentos anti-VIH de la clase de los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR) pueden tener efectos secundarios negativos que pueden llevar a problemas hepáticos. Uno de ellos es la toxicidad mitocondrial.

Las mitocondrias están en el interior de las células y producen energía al metabolizar los azúcares y los lípidos. Al mismo tiempo, se crea ácido láctico como producto de desecho. Normalmente, el cuerpo procesa el ácido láctico y lo elimina.

La toxicidad mitocondrial daña las mitocondrias y, por lo tanto, el ácido láctico no se procesa. Esto hace que suban los niveles de ácido láctico. Si éstos se elevan demasiado, se produce una afección muy poco frecuente pero grave que se llama acidosis láctica.

La acidosis láctica puede originar problemas hepáticos, como la acumulación de grasa en el hígado y en sus alrededores y la inflamación de éste. Esta afección es más común en mujeres VIH+ que en hombres, en especial aquéllas embarazadas u obesas.


Pruebas para detectar el daño hepático

Una de las mejores formas para saber si tienes daño hepático son análisis de sangre especiales llamados pruebas de la función hepática (LFT, liver function test). Las LFT miden los niveles de algunas enzimas hepáticas en el torrente sanguíneo. Niveles enzimáticos altos pueden indicar un daño hepático causado por medicamentos, alcohol, hepatitis o drogas ilícitas. Las LFT habitualmente forman parte de los análisis de sangre rutinarios para personas con VIH. Las LFT más comunes son:

  • ALT o SGPT (alanina transaminasa)
  • AST o SGOT (aspartato transaminasa)
  • Bilirrubina
  • Fosfotasa alcalina


Síntomas de daño hepático

Los síntomas del daño hepático o de las enfermedades hepáticas incluyen:

  • Dolor
  • Aumento de tamaño del hígado
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Orina oscura
  • Deposiciones (heces, materia fecal) de color arcilloso
  • Ictericia (color amarillo de la piel, ojos y membranas mucosas)

Si tienes estos síntomas, debes llamar al médico.


Preocúpate por tu hígado

En la mayoría de los casos, el hígado tiene la capacidad especial de repararse a sí mismo. Lamentablemente, también puede sufrir un daño permanente.

Si los medicamentos anti-VIH son los causantes del daño hepático, se pueden cambiar por otros medicamentos. Esta opción puede no servirles a todos. Es importante equilibrar la necesidad de medicamentos anti-VIH con su potencial de causar daño hepático.

Hay muchas cosas que puedes hacer para evitar que tu hígado sufra daños, ayudar a que éste sane y apoyar su función.

Evita el alcohol y las drogas

  • El exceso de alcohol puede causar cirrosis.
  • Muchos medicamentos anti-VIH y otros no se deben combinar con el alcohol.
  • Evita el alcohol totalmente si estás coinfectada con hepatitis.
  • Usar algunas drogas (como el éxtasis) puede afectar tu hígado.

Vacúnate

  • Asegúrate de vacunarte contra la hepatitis A y la hepatitis B.

Evita o controla la infección por hepatitis C

  • Muchas personas VIH+ se coinfectan con el virus de la hepatitis C (VHC). Si lo estás, asegúrate de que tu médico controle ambas infecciones y te proporcione una atención y tratamiento adecuados. Si no lo estás, evita el contacto con sangre o agujas infectadas para reducir el riesgo de que adquieras el VHC. (En la actualidad no existe ninguna vacuna disponible contra la hepatitis C).

Come sano y haz ejercicio físico

  • Preocúpate de alcanzar y mantener un peso saludable mediante la dieta y el ejercicio.
  • Come muchas frutas y verduras, en especial, aquéllas de hojas verde oscuro y, frutas y verduras de colores naranja y rojo.
  • Bebe mucho líquido, en especial agua.
  • Evita los productos lácteos con alto contenido de grasas, los aceites vegetales procesados (con grasas hidrogenadas), los alimentos muy fritos y las carnes grasosas.

Considera tomar suplementos

  • Toma un multivitamínico con antioxidantes.
  • Si tienes una enfermedad hepática, n tomes altas dosis de vitamina A o carotenoides (betacaroteno).
  • Evita los altos niveles de hierro.
  • Las terapias con hierbas, como el cardo lechero (silimarina), se han usado ampliamente para tratar el hígado. Algunas hierbas son tóxicas para el hígado y otras interactúan con los medicamentos anti-VIH. Es importante que le cuentes a tu médico si usas alguna hierba o suplemento.


Preocúpate por ti

Cuando tu hígado se daña, éste no puede cumplir adecuadamente con todas sus importantes funciones. Dado que es posible que no haya síntomas evidentes de daño hepático, es importante que controles el estado de tu hígado con visitas de control regulares y pruebas de laboratorio. Colabora con tu médico para determinar los medicamentos anti-VIH que funcionen mejor para ti y tu hígado. Además, una buena nutrición y un estilo de vida sano te permitirán apoyar a este esforzado órgano.


Referencias

  1. Centers for Disease Control and Prevention. (2004). Viral hepatitis. Obtenido en diciembre de 2004 desde: www.cdc.gov/ncidod/diseases/hepatitis/index.htm (en inglés)
  2. National Institutes of Health. (1998). Liver and biliary diseases among women and minorities. Obtenido en diciembre de 2004 desde: http://grants.nih.gov/grants/guide/pa-files/PA-98-086.html (en inglés)

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
Otros Efectos Secundarios
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement