Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Hepatitis C y el VIH/SIDA

julio de 2003

Tabla de Contenidos


¿Qué Es la Hepatitis C?

La hepatitis es una inflamación, o hinchazón, del hígado. El alcohol, las drogas (incluso los medicamentos de venta con receta médica), los venenos y algunos virus pueden causar hepatitis. La hepatitis C es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis C (VHC).

Advertisement

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, Centers for Disease Control and Prevention) estiman que sólo en el año 2003, 30.000 personas adquirieron la infección con el VHC en los Estados Unidos. Entre un 15% y un 25% de las personas depura (elimina) el VHC de su cuerpo sin tratamiento. El resto desarrolla la infección en su forma crónica y el virus se queda en el cuerpo a menos que se trate eficazmente.

Es posible que la hepatitis C crónica no cause problema alguno durante más de 10 años, pero de todas maneras puede causar un daño hepático grave que lleva a desarrollar cirrosis (cicatrices), insuficiencia hepática y la muerte. De hecho, el VHC es una de las principales causas de enfermedad hepática y constituye la razón principal para efectuar un trasplante de hígado en los Estados Unidos.


¿Cómo se Propaga el VHC?

El VHC se transmite de las siguientes maneras por medio de sangre infectada:

  • Intercambio de agujas o instrumentos para inyectarse
  • Intercambio de agujas que se usan para aplicar tatuajes
  • Haber recibido una transfusión de sangre, productos sanguíneos u órganos antes de 1992.
  • Transmisión de madre a hijo (en el embarazo)
  • Sexo sin protección (poco común)

Debido a que el VIH y el VHC se propagan por contacto con sangre infectada, muchas personas se infectan con ambos virus. A esto se le llama coinfección. Existe muy poca información específica disponible sobre la coinfección con VIH y VHC en mujeres.

En general, existe evidencia de que el VHC puede avanzar más rápido y llevar a un daño hepático grave en las personas VIH+. No está claro el efecto del VHC en la enfermedad causada por el VIH, pero la mayoría de los estudios demuestran que el VHC no aumenta la carga viral ni acelera el avance del VIH.


Diagnóstico del VHC

Muchas personas que están infectadas con el VHC ni siquiera lo saben, pues no presentan síntomas. Los signos tempranos de la hepatitis C pueden parecerse a los de la gripe y a menudo pasan inadvertidos.

Los signos de la hepatitis C son:

  • Ictericia (color amarillo de la piel, ojos y membranas mucosas)
  • Orina oscura
  • Deposiciones pálidas y arcillosas
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Fiebre y escalofríos
  • Vómitos
  • Dolor en el área del hígado

Las pruebas para detectar el VHC incluyen:

  • Anticuerpos y carga viral del VHC
    Si tienes VIH, debes examinarte para saber si tienes hepatitis C. La prueba estándar para detectar el VHC es la prueba de anticuerpos, sin embargo, en las personas VIH+ esta prueba puede no ser concluyente. Las personas VIH+ deben hacerse una prueba de carga viral del VHC para verificar los resultados. Si tienes el VHC, las cargas virales de éste suelen ser de millones. A diferencia de las pruebas de carga viral del VIH, la carga viral del VHC no es un indicador del avance de la enfermedad.
  • Enzimas hepáticas
    Las pruebas de la función hepática incluyen ALT, AST, bilirrubina, albúmina y tiempo de protrombina (TP). Los niveles elevados de enzimas hepáticas pueden indicar daño hepático.
  • Biopsia de hígado
    Una biopsia de hígado (inserción de una aguja a través de la piel hasta el hígado para obtener una pequeña muestra) es la mejor manera de determinar la gravedad del daño hepático.
  • Genotipo
    Existen seis cepas o genotipos del VHC. Antes de comenzar el tratamiento, debes hacerte una prueba de genotipo para determinar cuál de las cepas del VHC tienes.

Basándose en los resultados de estas pruebas, tu proveedor de atención médica puede determinar tus opciones de tratamiento.


Tratamiento del VHC

El tratamiento de la coinfección con VIH/VHC es complicado y de ser posible es importante contar con un médico que conozca ambas enfermedades.

Los expertos creen que mientras más débil esté el sistema inmunitario a causa del VIH, más posibilidades hay de que el VHC cause más daño hepático. Muchos especialistas recomiendan que las personas que tienen VIH y VHC traten primero la infección por VIH. Entonces, a medida que el sistema inmunitario se fortalezca, se podrá reevaluar la gravedad de la infección causada por el VHC.

Sin embargo, si corres riesgo de que el VHC avance y provoque daño hepático, se recomienda que consideres comenzar antes con el tratamiento contra el VHC y no más tarde. Dado que los medicamentos anti-VIH son difíciles de procesar para el hígado, impedir que el VHC cause demasiado daño más tarde puede mejorar la tolerancia a los medicamentos anti-VIH.

Hasta hace poco, el tratamiento estándar para el VHC había sido la combinación de los medicamentos interferón y ribavirina. El interferón debe inyectarse bajo la piel tres veces por semana y ribavirina es una píldora que se toma dos veces al día. Estos medicamentos tienen algunos efectos secundarios graves, entre ellos los síntomas parecidos a los de la gripe, irritabilidad, depresión y recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia) o glóbulos blancos (neutropenia). Ahora está disponible una nueva fórmula de interferón llamado "interferón pegilado". El interferón pegilado permanece en la sangre por más tiempo. Se necesita sólo una inyección a la semana. El interferón pegilado parece ser más potente que la fórmula original. También se usa combinado con ribavirina.

El tratamiento contra el VHC dura habitualmente entre 6 y 12 meses. Después del tratamiento, casi el 40% de los pacientes tienen niveles indetectables de carga viral de VHC. El tratamiento es más eficaz cuando comienza con una carga viral más baja de VHC y en forma temprana, antes de que dañe el hígado. Las personas que todavía tengan VHC detectable después del tratamiento pueden necesitar seguir con una "terapia de mantenimiento", con interferón en dosis más bajas.

Los medicamentos contra el VHC pueden interactuar con los que se utilizan para tratar el VIH. La ribavirina aumenta la cantidad de ddI (medicamento anti-VIH) en la sangre. Las personas que toman ambos medicamentos deben vigilar con atención los signos de los efectos secundarios de ddI.

La ribavirina también puede causar graves defectos congénitos. Las mujeres no deben usarla al menos durante seis meses antes de que queden embarazadas ni tampoco durante el embarazo. Los hombres no deben usar ribavirina al menos durante seis meses antes de que embaracen a una mujer.

Las mujeres tienden a obtener mejores resultados con la terapia contra el VHC, sin embargo, los estudios demuestran que hay más probabilidades de que la depresión afecte a las pacientes con hepatitis que reciben terapia con interferón.

Además del tratamiento médico, puedes mejorar la salud de tu hígado:

  • Evitando el alcohol y las drogas
  • Bebiendo mucha agua
  • Comiendo una dieta saludable
  • Haciendo ejercicio moderado
  • Considerando el uso de vitaminas, suplementos y hierbas (habla con tu médico sobre qué es seguro)


Prevención del VHC

Lamentablemente aún no existe una vacuna que prevenga la infección con hepatitis C. Sin embargo, existen vacunas para las hepatitis A y B. Se recomienda encarecidamente a las personas con el VHC que pidan que se les administren estas vacunas lo antes posible.

El VHC se puede transmitir de madre a hijo. El riesgo de contagio es de casi 5%. Estudios determinaron que el VIH aumenta el riesgo de transmisión del VHC a un 17%. Actualmente no existe un tratamiento que impida el contagio del VHC de la madre al hijo.

La mejor manera de evitar la infección del VHC es evitar exponerse a sangre que esté infectada con este virus. No compartas equipos para usar drogas y asegúrate de que los tatuadores usen agujas estériles. Practicar un sexo más seguro también puede ayudar a prevenir el contagio del VHC.


Referencias

  1. Highleyman, L. (2002). HIV and hepatitis co-infection. San Francisco AIDS Foundation: Obtenido en julio de 2003 desde www.thebody.com/sfaf/winter03/coinfection.html (en inglés)
  2. Liang, T.J. (1999). Brief facts about Hepatitis C. National AIDS Treatment Advocacy Project: Obtenido en julio de 2003 desde www.natap.org/1999/june/brieffacts6399.html (en inglés)
  3. New Mexico AIDS InfoNet. (2004). Hepatitis C and HIV: Obtenido en julio de 2003 desde www.thebody.com/nmai/hepc.html (en inglés)
  4. New Mexico AIDS InfoNet. (2003). Vaccinations and HIV: Obtenido en Julio de 2003 desde www.thebody.com/nmai/vaccination.html (en inglés)

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
Hepatitis
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement