Print this page    •   Back to Web version of article

Acidosis Láctica

por Anne Monroe

junio de 2004

Tabla de Contenidos


Acidosis láctica y VIH

La acidosis láctica es la acumulación de ácido láctico en la sangre. Se trata de un efecto secundario aislado pero grave de la clase de medicamentos anti-VIH llamada inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR), especialmente Zerit (d4T) y Videx (ddI).


¿Qué provoca la acidosis láctica?

Los INTR evitan que el VIH se replique dentro de las células CD4. Esto baja la carga viral y aumenta el número de células CD4. Sin embargo, los INTR también pueden tener efectos secundarios negativos. Uno de ellos es la toxicidad mitocondrial.

Las mitocondrias se encuentran dentro de las células humanas y producen energía al procesar los azúcares y las grasas. Al mismo tiempo, producen ácido láctico como un producto de desecho. Normalmente, el cuerpo procesa el ácido láctico y lo elimina.

La toxicidad mitocondrial daña las mitocondrias y, por lo tanto, el ácido láctico no es procesado. Así, los niveles de ácido láctico suben demasiado y provocan los síntomas de la acidosis láctica.


Síntomas de la acidosis láctica

Es importante conocer los síntomas para que puedas comunicarte con tu médico si llegas a presentar alguno de ellos. La identificación temprana de la acidosis láctica es muy importante. Esta afección puede causar la muerte si no se detiene y se trata tempranamente.

Los síntomas de la acidosis láctica incluyen:

Es posible que debas suspender tus medicamentos anti-VIH mientras tu doctor efectúa un estudio diagnóstico médico. En casos confirmados de acidosis láctica posiblemente será necesario suspender de manera permanente ciertos medicamentos.



Factores de riesgo

Ciertos factores ponen a las personas a mayor riesgo de desarrollar acidosis láctica, entre ellos:


Pruebas de laboratorio

Existe una prueba de laboratorio que busca niveles elevados de lactato (ácido láctico) en la sangre.

Muchos pacientes en tratamiento anti-VIH tienen un nivel elevado de lactato. Habitualmente, esto no causa ningún problema. Por este motivo, no se recomienda controlar regularmente los niveles de lactato. Sin embargo, si presentas cualquiera de los síntomas de acidosis láctica descritos anteriormente, debes decírselo a tu médico.


Tratamiento

Dado que la acidosis láctica ocurre de manera tan aislada, no ha habido muchas oportunidades para estudiar el tratamiento. Para tratar esta afección, los médicos han utilizado una variedad de vitaminas, entre ellas, tiamina, riboflavina (vitamina B2), carnitina y coenzima Q. Estas vitaminas ayudan a que el cuerpo procese mejor la energía.


Preocúpate por ti

Dado que existe una conexión entre los problemas hepáticos y la acidosis láctica, pide a tu médico que compruebe tu función hepática mientras estés tomando algún INTR, en especial si tienes un historial de uso excesivo de alcohol o algún problema hepático.

Aun cuando la acidosis láctica representa un riesgo vital, se produce muy rara vez. El objetivo de informarte sobre la acidosis láctica no es asustarte. Es ayudarte a que tomes conciencia de lo que pasa en tu cuerpo. De esa forma, si reconoces algún síntoma de la acidosis láctica, puedes decírselo a tu médico y someterte a exámenes.

Mantente alerta con tu salud, así podrás ayudar a tu médico para que él te ayude.


Referencias

  1. Bonnet, F., et. al. (2003). Risk factors for lactic acidosis in HIV-infected patients treated with nucleoside reverse-transcriptase inhibitors: A case-control study. Clinical Infectious Diseases 36(10). 1324-1328: obtenido en junio de 2004 desde www.journals.uchicago.edu/CID/journal/issues/v36n10/30301/30301.html (en inglés)
  2. Carr, A. (2003). Lactic academia in infection with human immunodeficiency virus. Clinical Infectious Diseases 35(supplement 2). S96-S100: obtenido en junio de 2004 desde www.journals.uchicago.edu/CID/journal/issues/v36nS2/20751/20751.html (en inglés)
  3. Chow, D., et. al. (2003). Metabolic complications of HIV therapy. HIV InSite Knowledge Base Chapter: Obtenido en junio de 2004 desde http://hivinsite.ucsf.edu/InSite?page=kb-03-02-10#S5.4.1X (en inglés)
  4. HIVandHepatitis.com. (2003). Lactic acidemia in HIV infection. Obtenido en junio de 2004 desde www.hivandhepatitis.com/recent/metabolic/lactic_acidosis/042303j.html (en inglés)
  5. Project Inform. (2001). Mitochondrial damage and lactic acidosis: Obtenido en junio de 2004 desde www.projectinform.org/fs/mito.html (en inglés)




This article was provided by The Well Project. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art59099.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.