Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Comprender el Sistema Inmunitario

julio de 2003

 1  |  2  |  Next > 

Tabla de Contenidos


Introducción

El sistema inmunitario se compone de células y órganos que protegen al cuerpo de invasores externos, tales como bacterias, virus, hongos y parásitos (gérmenes) que pueden provocar infecciones, enfermedades e incluso la muerte. El sistema inmunitario también se deshace de las células cancerosas anormales que se multiplican sin control. Cuando funciona correctamente, combate las infecciones y te mantiene saludable. Cuando deja de hacerlo, los gérmenes que ingresan a tu cuerpo pueden provocar enfermedades o la muerte con más facilidad. Algunos componentes importantes del sistema inmunitario son:

  • Células dendríticas y macrófagos
  • Células T
  • Células T citotóxicas
  • Células destructoras naturales
  • Células B
  • Neutrófilos

Células dendríticas y macrófagos

Las células dendríticas y los macrófagos constituyen la primera línea de defensa del sistema inmunitario. Las células dendríticas se encuentran principalmente en la piel y en las membranas mucosas que protegen los orificios del cuerpo (por ejemplo, en la boca y en la garganta). Estas células capturan y transportan a los invasores hacia los ganglios linfáticos o al bazo. Los macrófagos (su nombre proviene del latín y significa "comilón") protegen distintos órganos, entre ellos los intestinos, los pulmones, el hígado y el cerebro.

A estos dos tipos de glóbulos blancos se les llama "barredores". Éstos engullen (es decir, se comen) a los invasores extraños, los descomponen y exhiben una parte de ellos (llamada antígenos) en su superficie. También producen mensajeros químicos (conocidos como citosinas) que ordenan a otras células inmunitarias para que entren en acción.

Células T

Después de que los macrófagos procesan los antígenos y los muestran en su superficie, éstos pueden ser reconocidos por las células T auxiliares (también conocidas como células CD4). Cuando las células CD4 "ven" los antígenos, se activan y corren la voz a las otras células del sistema inmunitario. En otras palabras, estas células coordinan y dirigen las actividades de los demás tipos de células inmunitarias (como las células T citotóxicas, las células B y los macrófagos) y las llaman a entrar en acción para combatir al intruso. Las células CD4 producen diversos tipos de citosinas a fin de comunicarse eficazmente con las demás células del sistema inmunitario.

Las células T citotóxicas atacan y destruyen (es decir, matan) directamente a las células infectadas por los virus al igual que a las células cancerosas anormales. Otro tipo de célula T, llamada célula T supresora, cancela el ataque del sistema inmunitario cuando ya se ha vencido al invasor. (Esto sirve para asegurar que las células citotóxicas no se desborden y se calmen después de que hayan cumplido con su trabajo.) Las células T citotóxicas y las células T supresoras se conocen también como células CD8.

Células destructoras naturales

Las células destructoras naturales también engullen y destruyen a las células infectadas y a las células cancerosas anormales.

Células B y anticuerpos

Las células B son otro tipo de células inmunitarias que son activadas por las células CD4. Cuando una célula B reconoce un antígeno, entra en acción y produce anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas). Los anticuerpos son proteínas que se adhieren a los antígenos de la misma manera en que una llave se ajusta a una cerradura. Cada anticuerpo corresponde a un antígeno específico. Cuando un anticuerpo se une con un antígeno, lo que hace básicamente es marcar a los invasores para que las células inmunitarias "barredoras" los destruyan. Los anticuerpos también activan una compleja reacción química en cadena, llamada sistema del complemento. El objetivo de este sistema es destruir las bacterias, lo que realiza básicamente agujereando su membrana (es decir, las delgadas paredes de las bacterias), lo que las mata.

Al exponerse a un agente patógeno por primera vez, normalmente el cuerpo se tarda un tiempo (de varias semanas a algunos meses) en producir los anticuerpos para combatirlo. Pero si ya se expuso al germen, normalmente le quedan todavía algunas células B (llamadas células con memoria) que reconocen al invasor conocido. Esto permite al sistema inmunitario entrar en acción de inmediato. Por este motivo las personas se enferman sólo una vez de varicela o sarampión, por ejemplo. Ésta es la base del funcionamiento de las vacunas: provocan al sistema inmunitario para que produzca anticuerpos, aunque en realidad no te hayas enfermado. De ahí que se use la expresión "vacunarse contra" alguna enfermedad (por ejemplo, varicela).

Neutrófilos

Los neutrófilos son otro tipo de glóbulos blancos. Éstos se fabrican en la médula ósea. Cuando se les necesita para combatir una infección, salen de la médula y viajan a cualquier parte del cuerpo para cumplir con su cometido. Estas células son tu principal defensa contra las bacterias. Se comen a las bacterias y producen sustancias químicas tóxicas que las destruyen.

 1  |  2  |  Next > 

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
¿Qué es VIH/SIDA?
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement