Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Vacunas Contra el SIDA

julio de 2005

 1  |  2  |  Next > 

Tabla de Contenidos


¿Qué es una vacuna?

Una vacuna es un tratamiento que le enseña al sistema inmunitario a protegerse de los gérmenes causantes de enfermedades, como los virus o las bacterias. Las vacunas son una de las herramientas más eficaces del mundo para prevenir enfermedades. Gracias a ellas, en muchos países prácticamente se han eliminado enfermedades como la poliomielitis, la viruela, el sarampión y las paperas.

En condiciones ideales, la vacuna contra el SIDA evitaría que las personas se infectaran con el VIH (virus causante del SIDA).


¿Existe alguna vacuna contra el SIDA?

Hoy en día no existen vacunas eficaces contra el SIDA.


¿Cuál es el estado de las investigaciones para una vacuna contra el SIDA?

Existen más de 20 estudios en curso de cerca de 15 posibles vacunas en alrededor de 15 países en todo el mundo. La mayoría de ellos son pequeños estudios de seguridad de "Fase I". En Tailandia, se encuentra en marcha un estudio de eficacia a gran escala. En este estudio de "inducción-refuerzo" se está analizando la eficacia de una combinación de dos vacunas, llamadas ALVAC y AIDSVAX. También existe otro estudio de mediana envergadura sobre la eficacia de una vacuna desarrollada por Merck.

Todas las vacunas que se están probando utilizan diseños o estrategias levemente diferentes pero, en realidad, ninguna de estas posibles vacunas puede causar la infección con el VIH. Esto se debe a que sólo utilizan copias de pequeñas partes del virus.


¿Cuánto tardarán en encontrar una vacuna contra el SIDA que funcione?

Con sinceridad, no lo sabemos. Se necesitan varios años para evaluar la seguridad y la eficacia de una posible vacuna. Esto significa que pasarán al menos de cinco a siete años antes de que descubramos si alguna de las candidatas actuales puede proteger a las personas de la infección con el VIH. De lo contrario, pasará más tiempo para que se desarrollen y se evalúen posibles vacunas de segunda o tercera generación. Aunque esto suena desalentador, recuerda que muchas epidemias de la era moderna han terminado gracias a una vacuna eficaz, y que fueron necesarias varias décadas para descubrir la mayoría de estas vacunas, partiendo del momento en que el germen causante de la enfermedad se identificó por primera vez. Por lo tanto, es importante seguir avanzado en la investigación de una vacuna contra el SIDA.


¿Qué podría hacer una vacuna contra el SIDA?

Lo mejor que podría ocurrir es que se descubra una vacuna contra el SIDA que pueda proporcionar niveles muy elevados de protección contra el VIH en casi todas las personas que la reciban. Sin embargo, muchos científicos creen que la primera e, incluso, la segunda generación de vacunas contra el SIDA que se desarrollen proporcionarán formas más limitadas de protección parcial. Éstas pueden incluir:

  • Mejorar la salud general y retardar el avance de la enfermedad en personas que reciban la vacuna y que luego se infecten.
  • Proteger a algunas personas que reciban la vacuna contra la infección, pero no a todas.

El concepto de protección parcial no es exclusivo de las vacunas contra el SIDA. La mayoría de las personas ven a las vacunas de una forma bastante sencilla: una vez inmunizado contra una enfermedad en particular, se está completamente protegido de por vida. Sin embargo, éste no es siempre el caso. Ninguna de las vacunas actualmente autorizadas ofrece una protección absoluta en el 100% de las personas que las reciben. Algunas vacunas actúan mejor en algunas personas; otras, sólo brindan protección por un período limitado.


¿Cómo se prueban las vacunas contra el SIDA?

Las vacunas contra el SIDA no se prueban exponiendo deliberadamente a las personas al VIH. Al igual que todos los medicamentos o las vacunas experimentales, las posibles vacunas contra el SIDA pasan por una serie de pruebas de seguridad, primero en animales y luego en pequeños grupos de personas. Estos pequeños estudios permiten determinar si la vacuna es capaz de provocar efectos secundarios graves o no. Sólo las vacunas que resultan completamente seguras se consideran para estudios de "eficacia" a gran escala, en los que se evalúa si la vacuna protege contra la infección con el VIH a personas saludables VIH negativas.

Antes de comenzar un estudio de eficacia, los investigadores suelen invertir dos o más años investigando a la población en que se puedan efectuar estos estudios y recopilan muchos tipos de información, como la cantidad de personas que se contagian con VIH cada año. La cantidad de nuevas infecciones se denomina tasa de incidencia. Si se hizo un seguimiento a 100 personas VIH negativas durante un año, y cinco de ellas se contagiaron con VIH al final del año, se puede decir que hubo una tasa de incidencia del 5% en ese grupo de personas.

Una vez que se determina este número, se les pide a las personas de esa comunidad que se inscriban en el estudio de la vacuna y se asignan en forma aleatoria para recibir ya sea la vacuna o un placebo (una sustancia inactiva). Ni los investigadores ni los voluntarios del estudio saben quién recibió la vacuna o el placebo.

Se hace un seguimiento de los voluntarios durante un período prolongado, normalmente dos a tres años. Al finalizar el estudio, los investigadores observan si la tasa de incidencia es menor en el grupo de personas que recibió la vacuna en comparación con el que recibió el placebo.

Por ejemplo, si hubo una tasa de incidencia del 2% en las personas que recibieron la vacuna y de un 5% en las que recibieron el placebo, puede significar que la vacuna protegió a algunas personas contra el VIH.

 1  |  2  |  Next > 

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
Vacunas
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement