Print this page    •   Back to Web version of article

Analizar los Tratamientos Contra el VIH

por Anne Monroe

julio de 2003

Contenido


¿Estás Preparada?

Los medicamentos contra el VIH pueden mejorar la calidad de vida de las personas VIH+ y ayudarlas a mantenerse más saludables por más tiempo. Sin embargo, iniciar el tratamiento es una decisión importante. A fin de obtener el mayor beneficio de los medicamentos, debes comprometerte a tomarlos correctamente. El compromiso con el tratamiento es tan importante como los mismos medicamentos. De modo que, antes de comenzar, asegúrate de estar preparada para cumplir con a ellos por largo tiempo. Esto requiere una combinación del médico correcto, bastante conocimiento acerca del VIH y la actitud correcta.


El Médico Correcto

Tu médico y tú forman un equipo que trabaja unido para tomar las mejores decisiones de tratamiento para ti. Plantéate estas preguntas: ¿Puedo ser totalmente honesta con mi médico? ¿Está disponible cuando tengo preguntas? ¿Toma en serio mis inquietudes? Si es así, ímagnífico!

No obstante, si no es así, trata de realizar algunos cambios. Antes de acudir a la consulta de tu médico, anota las preguntas que deseas hacerle. Responde las preguntas de tu médico con honestidad y no con lo que crees que espera escuchar. Si eso no funciona, es posible que sea hora de buscar a otro médico.

También es recomendable que te atiendas con un médico especialista en VIH. Los médicos que dedican la mayor parte de su tiempo al VIH tienen mejores herramientas para manejar esta complicada afección.


Conocimiento Acerca del VIH

Aspectos Básicos

El VIH es un virus que infecta y destruye a las células CD4. Éstas forman parte del sistema inmunitario del cuerpo, el cual lo protege de los invasores. Cuando el sistema inmunitario pierde demasiadas células CD4, se debilita y no puede combatir a los gérmenes. En este momento, eres vulnerable a las infecciones oportunistas (IO) relacionadas con el SIDA que pueden provocar enfermedades graves e incluso la muerte.


Tratamientos Contra el VIH

Los científicos han desarrollado medicamentos que impiden que el VIH se multiplique en las diferentes etapas de su ciclo de vida. Hasta el momento, existen cuatro clases de medicamentos:

Estos medicamentos siempre se utilizan en combinaciones llamadas TARSA (HAART por sus siglas en inglés). TARSA es una sigla en inglés que significa "terapia antirretroviral sumamente activa". La HAART ataca al VIH en diferentes puntos utilizando varios medicamentos (por lo general de distintas clases). Es la mejor forma de reducir la cantidad de VIH en tu sangre (carga viral).


Exámenes de Sangre

Tu médico utilizará los exámenes de sangre para controlar cómo va la situación. El recuento de células CD4 comprueba la fortaleza de tu sistema inmunitario. Las pruebas de carga viral miden la cantidad de virus presente en tu sangre. Si tomas medicamentos contra el VIH, deberías observar una disminución en tu carga viral y un aumento en tu recuento de células CD4. De esa forma puedes saber si los medicamentos están funcionando.


Metas del Tratamiento


Guías Para el Tratamiento

El gobierno ha reunido un conjunto de guías para ayudar a las personas a decidir cuándo iniciar el tratamiento:

Las guías son menos claras en otras situaciones. Tu médico y tú deben revisar con frecuencia tus resultados y considerar los riesgos y beneficios de iniciar el tratamiento antes o más adelante.


Beneficios de iniciar el tratamiento antes:

Riesgos de iniciar el tratamiento antes:

Beneficios de iniciar el tratamiento más adelante:

Riesgos de iniciar el tratamiento más adelante:


Resistencia

Después de que comiences a tomar medicamentos contra el VIH, deberías observar una disminución en tu carga viral y un aumento en tus recuentos de células CD4. No obstante, con el tiempo, algunas personas observan un aumento en su carga viral, aun cuando continúan tomando medicamentos contra el VIH. Cuando un medicamento pierde su eficacia contra el VIH, se dice que el virus se ha vuelto "resistente" a ese medicamento. Si desarrollas resistencia deberás cambiar uno o varios de los medicamentos de tu régimen.


Adherencia

A fin de obtener la mayor cantidad de beneficios de la terapia contra el VIH y reducir las posibilidades de desarrollar resistencia, debes tomar tus medicamentos de acuerdo con el programa. Esto se conoce como adherencia. Al omitir dosis, no tomar los medicamentos a horario y no cumplir con los requisitos de alimentos puedes hacer que tus medicamentos pierdan su eficacia o dejen de funcionar del todo.


La Actitud Correcta

Si decides que es el momento correcto para iniciar el tratamiento, asume una actitud positiva. Ten fe en que:

Sin importar qué decidas, no pases por esto sola. Organiza un sistema de apoyo que incluya a tu médico, enfermeras, asistentes sociales y administradores de casos. Es posible que desees incorporarte a un grupo de apoyo de otras personas VIH+. Tu familia y amigos también pueden ayudarte.

Mientras más pienses y hables sobre tu decisión, mejor será el resultado. Sin importar qué decidas hacer, sigue visitando a tu médico para que te controle y te realice las pruebas necesarias regularmente.

  1. Peiperl, L. & Coffey, S. (2003). Overview of antiretroviral drugs: Obtenido en julio de 2003 desde http://hivinsite.ucsf.edu/InSite.jsp?page=ar-drugs. (en inglés)

  2. Sterling, T. (2003). When to start HAART, and what to start. Hopkins AIDS Report: Obtenido en julio de 2003 desde http://hopkins-aids.edu/publications/report/mar03_4.html. (en inglés)

  3. U.S. Department of Health and Human Service AIDSInfo. (2004). Antiretroviral treatment: Adult and adolescent guidelines: Obtenido en julio de 2003 desde http://aidsinfo.nih.gov/guidelines/default_db2.asp?id=50. (en inglés)




This article was provided by The Well Project. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art58925.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.