Print this page    •   Back to Web version of article

Estrategias de Terapia Contra el VIH

Marzo de 2004

Información en inglés (English version)

Índice


Introducción

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) es un virus que infecta y toma el control de ciertas células del sistema inmunológico, el cual es el sistema de defensa del organismo contra las infecciones y enfermedades. Estas células son importantes para combatir las enfermedades. Una vez que han sido infectadas, el virus utiliza dichas células para producir nuevas copias de sí mismo (réplicas), las cuales irán luego a infectar nuevas células. Las células infectadas funcionan defectuosamente y mueren de manera prematura, debilitando así al sistema inmunológico y permitiendo el desarrollo de infecciones oportunistas (infecciones que aprovechan la oportunidad para desarrollarse cuando el sistema inmunológico se encuentra deteriorado por el VIH).

El objetivo general de la terapia contra el VIH es retardar e impedir la capacidad de reproducción del virus, y por consiguiente retardar o impedir el avance de la enfermedad del VIH y la destrucción del sistema inmunológico. Aunque se han propuesto y ensayado otras tácticas para combatir esta infección, hasta ahora solamente la terapia antiretroviral ha demostrado retardar el avance de la enfermedad y prolongar la supervivencia.

Aunque tratar de entender y tomar decisiones acerca de la terapia contra el VIH puede ser un proceso abrumador, no es imposible de lograr. Con el apoyo de su médico y mediante el uso de información confiable, es posible diseñar una buena estrategia contra el VIH. Un buen enfoque sobre esta estrategia deberá incluir el conocimiento acerca de los beneficios, riesgos y limitaciones de las terapias existentes, así como los prospectos de mejoría que ofrecen las terapias combinadas y los medicamentos más recientes.

Esta publicación ofrece información acerca de estos puntos e intenta ser una herramienta para tomar las mejores decisiones posibles acerca del uso de las terapias contra el VIH en adultos y adolescentes.


Los objetivos de las terapias contra el VIH

Los objetivos de las terapias contra el VIH deberán ser:

Una vez que el VIH fue identificado como el causante del síndrome de la inmunodeficiencia humana (SIDA), tratar de eliminar o retardar su reproducción se ha convertido en el principal objetivo. Se han alcanzado importantes avances con respecto al logro de este objetivo, especialmente mediante el desarrollo de medicamentos de alta potencia y el uso de terapias combinadas. Esto ha hecho posible el diseño de estrategias a largo plazo para el manejo del VIH.

Sin embargo todavía existe la incertidumbre acerca de cuándo debe iniciarse la terapia. Además, a veces se ha malentendido la falla de los medicamentos existentes para permanecer completamente eficaces durante largos períodos de tiempo como si estos fueran totalmente inútiles. La toma de decisiones prudentes acerca del uso de las terapias contra el VIH requiere el entendimiento de los beneficios y riesgos de cada una de las terapias, una buena comunicación con un médico idóneo y el uso adecuado de las distintas pruebas de laboratorio.

Es importante recordar que las personas pueden vivir por largo tiempo, sin presentar síntomas de la enfermedad y sin utilizar terapias contra el VIH. Así es que muchas, si no la mayoría de las personas, no tiene que decidir inmediatamente después de enterarse de su diagnóstico si debe o no utilizar las terapias. Evaluar cuál es su riesgo personal de desarrollar la enfermedad del VIH y tomar una serie de decisiones con las que se sienta cómodo y empoderado, son clave para una buena estrategia a largo plazo contra el VIH.


Siguiente
Índice




This article was provided by Project Inform. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5735.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.