Print this page    •   Back to Web version of article

Estrategias Para la Administración de Medicamentos

Julio de 2004

La promesa que ofrecen las estrategias para la administración de medicamentos está en su potencial de mejorar los tratamientos actuales y crear oportunidades para terapias experimentales. Los medicamentos que son absorbidos a través de la piel o la nariz en vez de ser tomados en forma de pastilla podrían ayudarles a las personas a reducir los efectos secundarios y mejorar a la adherencia al tratamiento. Los medicamentos que son inyectados una vez al día podrían más bien administrarse a través de un implante una vez al año o a través de parches sobre la piel. La tecnología de la liberación gradual de medicamentos podría permitir que aquellos medicamentos que se toman tres o más veces al día, se tomaran una vez al día o una vez a la semana.

Estos métodos ya están siendo utilizados para tratar otros problemas médicos. Probablemente muchas compañías piensan que es mucho más barato y seguro gastar dinero en desarrollar medicamentos que no estén basados en métodos experimentales de administración. Sin embargo, el próximo salto en el tratamiento de la enfermedad del VIH seguramente va a requerir que los investigadores y los fabricantes de fármacos piensen más allá de lo que están acostumbrados.

El VIH no es la única enfermedad en que las personas deben tomar los medicamentes exactamente como han sido recetados durante largos períodos de tiempo. La diabetes y la tuberculosis son dos otras condiciones médicas donde los horarios estrictos presentan un reto. Sin embargo, hasta hace poco los fabricantes de los medicamentos ofrecían solamente dos maneras de tomar la mayoría de las medicinas -- en forma de pastilla o de inyección.

Sin embargo, hasta hace poco, los fabricantes de fármacos se enfocaban principalmente en desarrollar los medicamentos de administración oral (los que se toman por la boca), usualmente en forma de pastilla. Solamente cuando un compuesto determinado no logra pasar del sistema digestivo hace que las compañías consideren la fabricación de medicamentos que requieren una vía alterna hacia el torrente sanguíneo. A menudo, tales medicamentos no se llegaban a desarrollar ya que las compañías temían que los pacienten no fueran a utilizarlas.

Las personas que viven con el VIH están bien familiarizadas con los contratiempos que presentan los medicamentos antivirales actuales. Todos ellos demandan una adherencia (cumplimento) casi perfecta. Algunos causan efectos secundarios difíciles de manejar como náuseas, vómito y diarrea debido a la forma en que alteran al sistema digestivo. Además, el tamaño de las pastillas y la cantidad que deben tomarse son una barrera para muchos, aún para quienes estos horarios para tomar las pastillas no constituyen un problema.

Como sucede con otros medicamentos en forma de pastilla, la mayoría de los medicamentos contra el VIH requieren que las personas tomen una dosis más grande por la boca que lo que se requeriría si fueran inyectados. Esto es debido a que solamente un pequeño porcentaje de lo que comienza en el estómago termina en el torrente sanguíneo.

Algunos avances recientes ofrecen alentadoras alternativas a las manotadas de pastillas que muchas personas deben tomar ahora. Un área a la que se presta mucha atención es la búsqueda de dispositivos que no utilicen agujas. Cada vez más medicamentos son ahora administrados al torrente sanguíneo de manera menos invasiva, a través de parches en la piel, gels y cremas, productos inhalados, aerosoles nasales y pequeños parches que se adhieren a las encías dentro de la boca. En el futuro, a los consumidores se les podrá dar unos objetos que parecen estilógrafos o una especia de pistola de aire. Ambos utilizan presión para disparar una dosis de medicamento a través de la piel sin necesidad de una aguja.


Medicamentos que se absorben por la piel

Las cremas y los gels que se frotan en la piel han sido utilizados durante años para administrar calmantes para el dolor y medicamentos que combaten las infecciones en una zona determinada del cuerpo. Estos incluyen entre otros, las cremas y gels para las infecciones vaginales, las cremas tópicas para las infecciones de la piel y las cremas para calmar el dolor de la artritis.

Las nuevas tecnologías ahora permiten que otros medicamentos sean absorbidos por la piel (transdérmicos). Estos pueden usarse para tratar no solo las áreas afectadas (como por ejemplo, la piel) sino todo el cuerpo (sistémico). Un creciente número de medicamentos se encuentra ahora disponible en forma de parches transdérmicos.

Por lo general los parches se usan con un anillo adhesivo que se pega a la piel, mientras que el centro está recubierto con una película de medicamento activo. El medicamento es lentamente absorbido a través de la piel hasta llegar al torrente sanguíneo. Entre los ejemplos están los parches que contienen testosterona, estrógeno, calmantes para el dolor y nicotina (para ayudar a dejar de fumar). Otros parches liberan medicamentos anticonvulsivos como el gabapentin (Neurontin).

La liberación controlada de medicamento es una de las grandes ventajas de los parches. En algunos casos, el medicamento activo se mezcla con otra sustancia que controla la rapidez con que debe ser absorbido a través de la piel. Además, puede ponerse una capa delgada de tela, parecida a una red, entre el medicamento y la piel para controlar la absorción. Esto permite que la mayoría de los parches puedan llevarse continuamente durante por los menos 24 horas. Algunos pueden llevarse durante varios días.

Otra forma de administración transdérmica incluye dispositivos que utilizan presión de aire para inyectar un pequeño chorro de medicamento a través de las capas superiores de la piel. Las pistolas de presión de aire han sido utilizadas desde hacia varios años para aplicar vacunas a niños. Unos dispositivos pequeños similares a un estilógrafo también están disponibles para las personas con diabetes que deben usar insulina todos los días. Los investigadores dedicados a la terapia genética para tratar el VIH han experimentado con esta tecnología de inyectar material genético a través de la piel o al músculo.


Medicamentos que se administran a través de las membranas mucosas

Muchos medicamentos cuando son administrados a los pulmones o dentro de la nariz, son rápidamente absorbidos al torrente sanguíneo. Algunos medicamentos inhalados que se encuentran en este momento en desarrollo incluyen una amplia gama, desde calmantes para el dolor hasta una serie de vacunas. En lo que podría ser un gran avance en el tratamiento de la diabetes, se está ensayando un nuevo tipo de insulina inhalada.

Además, podemos esperar ver otros nuevos productos que son absorbidos a través de las membranas mucosas (capas delgadas en el interior de la nariz, la boca, la vagina o el recto). Estos incluyen los aerosoles nasales (sprays), parches bucales y supositorios. El butorphanol (Stadol), un calmante para el dolor, se encuentra ahora disponible en forma de aerosol nasal. Varios documentos recientes indican que los aerosoles nasales podrían ser una manera ideal de administración para algunos medicamentos a base de péptidos, los cuales no pueden tomarse en forma de pastilla.

Existen también parches bucales, los cuales son unos pequeños parches que se adhieren en el interior de la mejilla. Estos liberan lentamente medicamento a través de las membranas mucosas en la boca. Los parches bucales se utilizan ahora para administrar medicamentos antimicóticos (contra los hongos) y para el corazón. Las formas de administración bucal de los antiasmáticos y los calmantes para el dolor también están siendo estudiadas.

Un sitio ideal para administrar medicamentos es en el recto por medio de supositorios. El recubrimiento del recto es poroso y puede absorber rápidamente medicamentos hacia el torrente sanguíneo. Los fabricantes de fármacos han sido reacios a desarrollar supositorios debido al temor de que la mayoría de las personas se nieguen a usar medicamentos que deban ponerse en el recto.

Sin embargo, los profesionales en enfermería los han utilizado desde hace mucho tiempo para el cuidado de bebés y de adultos que no pueden tomar pastillas. Los supositorios son usados con mayor frecuencia para los medicamentos contra las náuseas y contra el asma, así como para administrar hormonas. Recientemente, los investigadores comenzaron a ver su potencial y ahora están desarrollando nuevos medicamentos para ser administrados de esta manera.


La administración de medicamentos y el VIH

En la actualidad existen limitaciones a la tecnología descrita anteriormente, particularmente con respecto a los medicamentos contra el VIH. La mayoría son hechos de moléculas demasiado grandes para pasar fácilmente a través de la piel o de las membranas mucosas. Para algunos medicamentos, las cantidades que deben darse en cada dosis son demasiado grandes para ponerse en un parche o un supositorio. Sin embargo, estos obstáculos no son insuperables.

Los investigadores ya han encontrado sustancias químicas que ayudan a las moléculas grandes a pasar a través de la piel. Otras sustancias químicas hacen que los medicamentos permanezcan en el organismo durante más tiempo o que lleguen más fácilmente a las células. Las mejoras sustanciales en el tratamiento de la hepatitis C con interferón pegilado es justamente uno de los ejemplos de un éxito en esta área.

Aunque mucha de esta investigación es nueva, demanda nuestra atención. No es difícil adivinar los beneficios que traería utilizar medicamentos contra el VIH que se administren en pequeñas dosis, una vez al día o hasta una vez a la semana mediante un parche o un inhalador.

Aunque estos tratamientos no existen hoy en día, sí existe la tecnología para crearlos. Docenas de compañías están desarrollándolas y mejorándolas. Estos son avances verdaderamente alentadores, pues tienen el potencial de mejorar notablemente la vida de las personas que viven con el VIH, si no es ahora en un futuro próximo -- en tanto que las personas que viven con el VIH y quienes abogan por ellas continúen presionando por su desarrollo.


Regresar a Proyecto Inform Perspective Julio de 2004.




This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication Project Inform Perspective. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5724.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.