Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
¿Pueden los Glitazones Reversar la Lipoatrofia?

Noviembre de 2004

Un estudio publicado recientemente encontró que el medicamento contra la diabetes llamado rosiglitrazone (Avandia), está en capacidad de reversar la pérdida de grasa por debajo de la piel (lipoatrofia) que algunas personas con VIH experimentan. Aunque estos resultados son alentadores, solo son los últimos de una serie de resultados contradictorios sobre un estudio con dos medicamentos glitazones diferentes.


¿Qué son los medicamentos glitazones?

El rosiglitazone y el pioglitazone (Actos) están ambos aprobados para tratar la resistencia a la insulina y con frecuencia se utilizan como parte del tratamiento para la diabetes tipo 2. Ambos se mostraron promisorios en pequeños estudios iniciados en el 2001 con personas VIH positivas que tenían lipoatrofia. Desafortunadamente, ambos tienen efectos secundarios y pueden no ser seguros para personas con enfermedades hepáticas activas. También pueden ser difíciles de utilizar por personas con enfermedades del corazón y colesterol alto ya que podrían interactuar con los medicamentos para bajar el colesterol y provocar retención de líquidos.

Algunos investigadores consideraron que el rosiglitazone era inicuo después de que en un estudio controlado a gran escala a comienzos de 2004 no encontró mejorías en la grasa corporal de las personas que tomaron el medicamento. Aunque este último estudio fue mucho menor, los resultados son los suficientemente importantes como para dedicarles una investigación más a fondo. El único tratamiento para la lipoatrofia implica evitar o reemplazar los medicamentos contra el VIH que contribuyen a la pérdida de grasa -- una estrategia que no ha probado ser maravillosamente eficaz en el manejo de la lipoatrofia -- o la investigación de estrategias meramente cosméticas (tales como los implantes faciales).

En el estudio publicado a principios de 2004, 108 personas con lipodistrofia recibieron 4mg de rosiglitazone dos veces al día o un placebo durante 48 semanas. A pesar de mejorías en la resistencia a la insulina y otros indicadores relativos a la acumulación de grasa, los investigadores no encontraron un aumento estadísticamente significativo en la grasa de los miembros del grupo que recibió el rosiglitazone en comparación con el grupo que recibió el placebo.

En un estudio más reciente, 28 personas con lipodistrofia recibieron o bien 4mg de rosiglitazone una vez al día o un placebo durante tres meses. Este estudio encontró aumentos significativos en la totalidad de la grasa corporal y en los miembros entre los que recibieron en rosiglitazone que los del grupo del placebo.


¿Cuál estudio está en lo cierto?

En realidad, el segundo estudio fue tan pequeño que cualquier porcentaje de mejoría en el grupo con rosiglitazone pudo haber ocurrido por pura casualidad. Sin embargo, hubo importantes diferencias entre las personas que participaron en el segundo estudio en comparación con el estudio más grande.

Primero, tener un alto nivel de resistencia a la insulina era uno de los requisito para entrar al estudio. Esto no fue así para los participantes del estudio más grande. Por consiguiente, es posible que la resistencia a la insulina fuera uno de los factores principales de la lipodistrofia entre los del grupo más pequeño. Cuando mejoró la resistencia a la insulina, también mejoró la lipodistrofia. Además, el uso de la estavudina, el cual está estrechamente asociado con la lipodistrofia, era mayor entre los que recibieron el rosiglitazone en comparación de los que recibieron el placebo en el estudio más grande. Por último, un 25% de los del estudio menor eran mujeres en comparación con el 2% de los del estudio mayor. Cada uno de estos factores pudo haber desempeñado un papel importante en los diferentes resultados.

Evitar el uso de los medicamentos contra el VIH asociados con la lipoatrofia, como la estavudina, puede ayudar a prevenirla y lleva a al menos a alguna mejoría para quienes ya han perdido algo de grasa. Sin embargo, los medicamentos contra el VIH son solo uno de los factores de la lipoatrofia y todavía de desconocen muchas cosas. Fuera de los medicamentos glitazones, existen pocos tratamientos promisorios que estén siendo investigados para la lipoatrofia. Así que a pesar de los resultados hasta ahora contradictorios de los estudios, y de los efectos secundarios e interacciones con otros medicamentos asociados tanto con el rosiglitazone como con el pioglitazone, se debe continuar la investigación.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por Project Inform. Es parte de la publicación Project Inform Perspective.
 
Vea También
Lipodistrofia
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement