Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
Entendimiento del VIH: ¿El GBV-C y el VIH -- Mejor Juntos?

Noviembre de 2004

Desde los comienzos de la investigación del SIDA, algunos científicos se han cuestionado si el VIH podría entorpecerse o hasta anularse ante la presencia de otro virus. Una serie de estudios sugieren que el virus de la hepatitis G (GBV-C) podría ser uno de estos, reduciendo el avance de la enfermedad y la muerte en algunas personas que están coinfectadas tanto con el VIH como con el GBV-C. Los autores de un artículo reciente en The Lancet, llegaron hasta sugerir que el GBV-C fuera utilizado como modelo para desarrollar nuevos tratamientos contra el VIH. Sin embargo, otros investigadores, siguen escépticos acerca de que el GBV-C sea el responsable de obstaculizar al VIH. De todas maneras, estos hallazgos merecen ser estudiados más a fondo.


¿Qué es el GBV-C?

Originalmente llamado hepatitis G, el virus GBV-C fue descubierto relativamente hace poco. Los científicos no descifraron su original estructura genética hasta comienzos de 1990, la cual muestra que es un pariente cercano del virus de la hepatitis C (VHC). Sin embargo, a diferencia del VHC, el GBV-C no produce enfermedad o daño al hígado.

El GBV-C es altamente transmisible por medio del contacto sangre a sangre. Por consiguiente, casi todos los usuarios de drogas intravenosas con VIH o VHC, también están infectados con el GBV-C. También se transmite a través del contacto sexual y algunos estudios han encontrado evidencia de infecciones actuales o pasadas hasta en un 55% de las personas con VIH.


¿Qué muestran las investigaciones?

Una serie de estudios han encontrado que, en general, las personas que están infectadas tanto con el VIH como con el GBV-C, han mostrado un mayor retraso en la tasa de avance de la enfermedad y muerte que las personas VIH positivas que no están infectadas con el GBV-C. Varios estudios presentados en la Novena Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI) en 2002 y después, cuentan una historia más compleja aún.

La infección con el GBV-C puede mostrarse de dos maneras, a través de una prueba de anticuerpos (anti-E2) o una prueba de carga viral (GBV-C ARN). Sin embargo, solo la prueba GBV-C ARN puede confirmar si una persona está activamente infectada con el GBV-C. Esto es debido a que es posible quedar infectado con el GBV-C, desarrollar anticuerpos, y luego eliminar la infección quedando aún cierto número de anticuerpos por algún tiempo. Por consiguiente, el anti-E2 solamente presenta una evidencia de que en algún momento ha ocurrido la infección. Puede ser actual o el organismo puede haberla eliminado ya hace tiempo.

Para una mayor complejidad aún, se cree que es posible infectarse con el GBV-C sin necesariamente desarrollar anticuerpos, y todavía así eliminar la infección. Así que algunas personas cuyas pruebas dan resultados negativos para el GBV-C ARN y el anti-E2, podrían haber estado infectadas en algún momento. Estos conocimientos han sido claves para desarrollar un mejor entendimiento acerca de cómo el GBV-C podría proteger contra el avance de la enfermedad del VIH.

Los estudios más recientes han encontrado que solamente las personas que tienen una infección activa del GBV-C (es decir una prueba positiva del GBV-C ARN) pueden también haber retrasado el progreso de la enfermedad del VIH, y que esta protección se pierde cuando los anticuerpos del GBV-C son eliminados. Se reportó en algunos estudios en la CROI del 2002 que las personas que viven con el VIH que eliminaron la infección del GBV-C podrían estar en peores condiciones que los que nunca estuvieron infectados con este último virus. Los análisis más recientes de esta misma información indican que esto no es necesariamente cierto.

Sin embargo, algunos investigadores siguen escépticos de que la infección con el GBV-C desempeñe algún papel en el retraso del avance de la enfermedad del VIH. Se ha demostrado que el GBV-C utiliza las células CD4+ para reproducirse, compitiendo así con el VIH. En los estudios que se documenta un beneficio de supervivencia se ha demostrado que la reproducción activa del GBV-C cesa en el momento que el recuento de células CD4+ comienza a descender.

Algunos investigadores interpretan esto como que los recuentos de células CD4+ están descendiendo debido a que el organismo ha eliminado al GBV-C. Otros argumentan que lo cierto puede ser exactamente lo contrario, es decir que cuando los CD4+ descienden, el GBV-C ya no tiene un lugar para reproducirse y por consiguiente es eliminado. Un estudio que apareció en la edición de junio de The Lancet podría convencer aunque sea a algunos de los escépticos.

El estudio, llevado a cabo en Iowa VA Medical Center, probó el grado en que el GBV-C era capaz de reducir la replicación del VIH en las células. En un tubo de ensayo, células infectadas con el VIH fueron infectadas en distintas proporciones con el virus GBV-C. La reproducción del VIH se redujo significativamente en todos los cultivos de células en los que las cepas del VIH en el tubo de ensayo dependían de uno o dos receptores celulares comunes (el CCR5 o el CXCR4). Más aún, la cantidad y el tiempo de la dosis de GBV-C estuvieron íntimamente vinculados al grado de reducción que sufrió la reproducción del VIH.

Los investigadores también estuvieron en capacidad de medir el efecto del GBV-C y la infección del VIH en factores celulares que han sido identificados como protectores contra el VIH. Las células infectadas con el GBV-C tenían menos receptores como el CCR5 en sus superficies, y expresaron los mensajeros químicos (quimoquinas) que se sabe que bloquean la entrada del VIH a la célula. (Para más información lea la publicación de Project Inform, "Los Co-Receptores CCR5: Hacia el Entendimiento del VIH," disponible llamando al 1-800-822-7422.)

Todavía se desconoce la manera exacta como la infección del GBV-C logra esto. Estos datos ciertamente sugieren que el examen de la coinfección con el GBV-C es un tema promisorio que ciertamente amerita una mayor investigación ¿Podría ser posible fabricar medicamentos basados en la manera como el GBV-C protege a las células? ¿Podría ser posible o útil infectar a las personas con el GBV-C como una manera de controlar al VIH? ¿Podría una cepa del GBV-C ser utilizada como vehículo para algún tipo de terapia genética? Las respuestas a todos estos interrogantes podrían muy bien llevarnos a una cura para el SIDA.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por Project Inform. Es parte de la publicación Project Inform Perspective.
 
Vea También
Otros Efectos Secundarios
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement