Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
Actualización: Pautas para el Uso de Medicamentos contra el VIH Durante el Embarazo

Noviembre de 2004

En junio de 2004, se añadió un suplemento a las Pautas Federales para el uso de medicamentos contra el VIH durante el embarazo. Estas pautas se enfocan en la transmisión del VIH de la madre al bebé y discuten las estrategias de tratamiento que pueden reducir el riesgo de que una mujer seropositiva transmita el VIH a su hijo. La actualización incluye información tanto sobre el uso y como sobre los riesgos potenciales y beneficios, tanto para la madre como para el bebé, de cada uno de los medicamentos aprobados contra el VIH. Este artículo resume algunos de los principales aspectos de las nuevas recomendaciones. Para más información acerca del embarazo y el VIH, llame a nuestra línea telefónica de ayuda en el 1-800-822-7422 y solicite la publicación de Project Inform, "El Embarazo y el VIH."


Medicamentos contra el VIH

El siguiente cuadro destaca las recomendaciones actuales para el uso de medicamentos contra el VIH durante el embarazo. (Un cuadro más detallado e información adicional están disponibles a través del sitio de Internet y la línea telefónica de ayuda de Project Inform.)


Recomendados durante el embarazo

  • zidovudina (AZT/Retrovir)

  • lamivudina (3TC/Epivir)

  • nevirapina (Viramune)

  • nelfinavir (Viracept)

  • saquinavir (Fortovase)


Opciones alternativas

  • didanosina (ddI/Videx) *no usar con d4T

  • emtricitabina (FTC/Emtriva)

  • stavudina (d4T/Zerit) *do not use with ddI

  • abacavir (Ziagen)

  • indinavir (Crixivan)

  • lopinavir+ritonavir (Kaletra)

  • ritonavir (Norvir) *usar solamente como fortificante


No se recomiendan o no hay suficiente información para recomendarse

  • tenofovir (Viread)

  • zalcitabina (ddC/Hivid)

  • efavirenz (Sustiva)

  • delavirdina (Rescriptor)

  • amprenavir (Agenerase)

  • fosamprenavir (Lexiva)

  • atazanavir (Reyataz)

  • enfuvirtide (Fuzeon)


El uso de la nevirapina (Viramune)

Durante algún tiempo se ha sabido de los serios efectos secundarios asociados con el uso de la nevirapina, específicamente los sarpullidos y/o la toxicidad hepática, las cuales se han visto que son experimentadas con mayor frecuencia por las mujeres que por los hombres. En general, las mujeres que no están embarazadas, con recuentos de células CD4+ por encima de 250 con anterioridad al tratamiento, que reciben nevirapina de forma continua tienen un mayor riesgo de toxicidad en el hígado, incluyendo insuficiencia hepática y muerte. Los hombres con recuentos de células CD4+ por encima de 400 con anterioridad al tratamiento, también tienen un mayor riesgo de toxicidad en el hígado que los hombres con recuentos menores de CD4+. Esto sugiere una interacción entre el sexo y el estado inmunológico, como uno de los factores de riesgo para el sarpullido asociado con la toxicidad en el hígado. En otras palabras, algo relacionado con ser mujer u hombre aumenta el riesgo de la toxicidad en el hígado, dependiendo del recuento de células CD4+.

Las pautas ahora incluyen una sección sobre la nevirapina y sus efectos secundarios de sarpullido y toxicidad en el hígado. Éstas recomiendan que las mujeres en embarazo que inicien por primera vez la terapia deberán tomar con precaución la nevirapina, específicamente aquellas mujeres con recuentos de CD4+ por encima de 250. Además, el embarazo en sí puede mimetizar algunos de los síntomas tempranos de la toxicidad en el hígado como por ejemplo la fatiga o las náuseas. Los médicos deben monitorear las enzimas hepáticas (es decir la alanina amino transferasa), especialmente en las primeras 18 semanas de terapia para las mujeres que reciben nevirapina durante el embarazo.


Forma de parto

El manejo del trabajo de parto y el parto en sí deberían enfocarse en minimizar los riesgos de transmisión al bebé y de complicaciones de la madre. Hasta hace poco, una cesárea electiva era la forma de parto recomendada para las mujeres seropositivas en embarazo. Hoy en día, dado el mayor entendimiento de la correlación entre los niveles del VIH y los riesgos de transmisión, las cesáreas (C-section en inglés) electivas solo se recomiendan para las mujeres con una carga viral por encima de 1,000 en el momento del parto, mientras que a las mujeres con niveles inferiores a 1,000 se les aconseja sobre los riesgos y beneficios de una cesárea y se les anima a elegir una forma natural de parto o una cesárea electiva.

Una cesárea electiva por lo general suele programarse de la semana 37 a la 38 de embarazo. A diferencia de una cesárea de emergencia, la cual sucede una vez que a la mujer se le ha roto la fuente y muchas veces se lleva a cabo en situaciones de alto riesgo, una cesárea electiva es planificada y efectuada antes de que se rompa la fuente. Mientras más tiempo se exponga al bebé a las membranas rasgadas y a la sangre, más alto es el riesgo de transmisión en el trabajo de parto y el nacimiento.

Las investigaciones muestran que los bebés expuestos a las membranas rasgadas durante más de cuatro horas tienen un riesgo significativamente mayor de la infección. Una cesárea electiva puede minimizar la cantidad de tiempo en que el bebé es expuesto a dichas membranas, reduciéndose así el riesgo de transmisión del VIH. Sin embargo, como en cualquier cirugía, una cesárea electiva conlleva cierto potencial de complicaciones, tales como infecciones. Estas complicaciones y el tiempo de sanación requerido pueden aumentar en una mujer VIH positiva.

Los datos recientes destacan la importancia de reducir los niveles del VIH de la madre para poder así reducir el riesgo de transmisión. Una mujer con una carga viral de 1,000 o menos cerca al momento del parto tiene un menor riesgo de transmitir el VIH a su bebé. Varios estudios demuestran que una cesárea electiva ofrece pocos beneficios adicionales a reducir el nivel del VIH, cuando la carga viral está por debajo de 1,000. En consecuencia, las pautas actuales recomiendan que a las mujeres con cargas virales por debajo de 1,000 se les aconseje acerca de los riesgos y beneficios de la cesárea electiva. Esto le permite a la mujer más de una opción sobre la manera de tener su bebé.

Se ha llegado bastante lejos en la prevención de la transmisión del VIH de madre a bebé. Este es un éxito en el mundo de los tratamientos el cual no se discute con frecuencia o se le da la importancia debida. Hoy en día muchas mujeres con VIH con la ayuda de un buen tratamiento médico y un sistema de apoyo, están en capacidad de tener bebés saludables, que no estén infectados con el VIH.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por Project Inform. Es parte de la publicación Project Inform Perspective.
 
Vea También
Mujeres y VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement