Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

El HPV y el VIH

Marzo de 2003


El virus del papiloma humano (HPV por su sigla en inglés) es la más común de las infecciones transmitidas sexualmente en Estados Unidos, y la mayoría de las personas parecen estar expuestas al virus desde su primera experiencia sexual. Igual que otros problemas ginecológicos, la infección del HPV es detectada con mayor frecuencia -- y es más persistente y más difícil de tratar -- en las mujeres con VIH que en las mujeres seronegativas. El monitoreo preventivo regular es la mejor manera de asegurar que cualquier problema detectado se tratado con la mayor rapidez posible. Este artículo destacará algunos de los aspectos que se conocen sobre el HPV y el VIH.

El HPV es transmitido muy fácilmente de persona a persona, y los condones no pueden prevenir su transmisión, ya que las verrugas alrededor de la zona genital pueden pasar el virus a la parte de la piel que no está protegida por el condón. En la mayoría de los casos, la enfermedad relacionada con el HPV (verrugas genitales o una condición precancerosa denominada displasia) puede nunca desarrollarse, o tomar años o décadas antes de hacerlo. Además, el riesgo de recurrencia después del tratamiento es bajo, sugiriendo en términos generales que el tratamiento para el HPV suele ser eficaz. Sin embargo, como sucede con la mayoría de los virus, aun cuando una de las condiciones relacionadas no se encuentre presente (como cuando las verrugas responden al tratamiento y desaparecen), la persona continúa teniendo la infección del HPV, y por consiguiente está en riesgo no solo de que regresen las verrugas y las otras condiciones relacionadas con el HPV, sino de trasmitir este virus a otras personas.

Las personas con VIH, así como otras personas con sistemas inmunológicos comprometidos, corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con el HPV. Las mujeres seropositivas tienden a tener múltiples tipos de HPV (y por consiguiente un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad), menos posibilidades de que la enfermedad desaparezca (ya que las verrugas se vuelven más difíciles de tratar y por consiguiente de desaparecer) y son más propensas a que esta enfermedad avance (es decir que las verrugas progresen hacia una displasia).

Advertisement
Un estudio diseñado para observar la infección de HPV tanto en mujeres seropositivas como seronegativas, sugiere que el VIH puede reactivar el HPV latente (inactivo) y por lo tanto aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad que éste provoca. El deterioro inmunológico disminuye la capacidad del organismo de mantener al HPV a raya. Esta relación fue reconocida mucho antes de que existiera la epidemia del VIH. En el caso del VIH, a medida que la enfermedad causada por este virus progresa, se reduce la capacidad del sistema inmunológico de controlar la infección del HPV. Esto puede resultar en niveles más altos del HPV y por consiguiente en el desarrollo de la enfermedad respectiva.

Los recuentos de células CD4+ son un indicador de la salud inmunológica, mientras que el nivel de carga viral del VIH es un indicador del nivel de actividad que tiene el virus en el organismo. Estas dos pruebas de laboratorio proveen información para que las personas con VIH puedan monitorear su salud. Algunos estudios han encontrado cierta relación entre la enfermedad causada por el HPV, los recuentos de células CD4+ y el nivel de la carga viral en mujeres seropositivas. A medida que la cantidad de células CD4+ disminuye y/o el nivel de la carga viral aumenta por encima de las 10,000 copias del virus, se corre un mayor riesgo de tener resultados anormales en la prueba de Papanicolaou (citología o pap smear en inglés) y desarrollar la enfermedad del HPV.

Los niveles altos del VIH (superiores a las 10,000 copias del virus) también han sido relacionados con las pruebas de Papanicolaou anormales, así como con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad del HPV. Más específicamente, los niveles altos del VIH han sido asociados con la displasia de alto grado y el cáncer cervical (ver el artículo en la página 3 para una descripción de los grados de la enfermedad causada por el HPV). En conjunto, lo que esta información nos dice es que mantener el sistema inmunológico sano y el VIH bajo control, puede ser útil para prevenir el desarrollo de la enfermedad del HPV.

El objetivo de la terapia contra el VIH es mantener los niveles del virus lo más bajo posible así como aumentar los recuentos de células CD4+ por encima de 200 y preferiblemente mucho más. La información que se tiene sobre el efecto de la terapia contra el VIH en el desarrollo y la persistencia de la enfermedad del HPV es contradictoria. Algunos estudios han encontrado regresiones de la enfermedad del HPV, mientras que otros han encontrado escasas o ninguna regresión. La limitación que tienen muchos de estos estudios es el marco de tiempo del estudio mismo y el periodo de tiempo durante el cual han tomado la terapia las participantes. Un estudio denominado Women's Interagency HIV Study (WIHS), está observando más detenidamente el efecto de la terapia contra el VIH en la enfermedad relacionada con el HPV y se espera que haya una mayor información en el futuro.

Lo que sí sabemos es que las mujeres seropositivas pueden afrontar ciertos retos cuando son tratadas para la enfermedad relacionada con el HPV, teniendo la posibilidad de responder mal al tratamiento estándar para dicha enfermedad y en consecuencia, requerir varios tratamientos utilizando distintos métodos.


Conclusión

Desarrolle en colaboración con su médico una estrategia para monitorear y manejar tanto la infección del VIH como la del HPV. Óptimamente ésta debe incluir visitas médicas regulares -- incluyendo análisis de laboratorio para determinar el recuento de células CD4+ y los niveles del VIH -- para poder así monitorear y hacer un seguimiento de su salud inmunológica, así como pruebas ginecológicas rutinarias y atención de un ginecólogo que esté familiarizado con el tratamiento del VIH. Esta colaboración con su médico para diseñar una estrategia individualizada, que se acomode a su estilo de vida y a sus necesidades, es la clave para una vida más larga y sana, cuando se tiene tanto la infección del HPV como la del VIH.

Para más información sobre el HPV y los exámenes médicos, lea la publicación de Project Inform, "Problemas Ginecológicos en las Mujeres con VIH" la cual puede conseguir llamando a la línea gratuita al 1-800-822-7422.




  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication WISE Words. Visit Project Inform's website to find out more about their activities, publications and services.
 

Tools
 

Advertisement