Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
Read Now: Expert Opinions on HIV Cure Research
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Las Mujeres, el VIH y la Depresión

Julio de 2001

Traducido y adaptado al español por Rossella Cordone y Luis D. Merino
Información en inglés (English version)


Article: Las mujeres, el VIH y la depresion

Sentir tristeza durante uno o dos días es algo que nos sucede a todas normalmente; pero la depresión es algo diferente, ya que puede durar semanas, meses y aun años. Además, puede cambiar la composición química del organismo y si se deja sin tratar, puede empeorar y hasta causar otras enfermedades.

Muchas cosas pueden causar depresión, incluyendo algunos medicamentos contra el VIH (particularmente el efavirenz/Sustiva), los medicamentos contra la hepatitis C, la deficiencia de vitaminas y las irregularidades hormonales. Algunos factores sociales y situaciones estresantes, como los problemas económicos (falta de dinero) o la soledad, también pueden contribuir a la depresión.

Advertisement
Numerosos estudios han demostrado que las mujeres VIH positivas experimentan la depresión con mayor frecuencia que las mujeres VIH negativas o que los hombres. Esto probablemente se debe en parte a algunos cambios hormonales y a la mayor presión y aislamiento que experimentan muchas mujeres seropositivas.

La depresión hace que una se sienta mal consigo misma y con todo lo que la rodea, puede hacer que una se sienta desesperanzada sobre el futuro. Afortunadamente, la depresión por lo general responde bien ante el tratamiento.


Señales de la Depresión

Reconocer las señales de la depresión es el primer paso para combatirla. Muchas personas consideran los períodos prolongados de tristeza y los pensamientos sobre el suicidio como señales clásicas de la depresión. Aunque algunas experimentan estos síntomas, esto no sucede en todas las personas deprimidas. Entre otras señales comunes están la fatiga y/o el insomnio. La pérdida del apetito y/o del deseo sexual también son señales de depresión, así como la falta de interés en la familia, las amistades, el trabajo y la vida en general.


Tratamiento de la Depresión

Tomar medicamentos (antidepresivos) y hacer cambios en el estilo de vida (como ejercicio y nutrición) son maneras de tratar la depresión. Un enfoque que combine estas dos estrategias funciona mucho mejor que el que solamente considera una.


Estar en Conexión con Otras Personas

Hablar es una parte esencial en la batalla contra la depresión y hacerlo con un terapéuta puede resultar muy eficaz. Cada vez hay más terapéutas que se especializan en trabajar con personas con VIH. Algunas veces su médico, una organización local de servicios para el SIDA o un grupo de apoyo, pueden remitirla a uno de estos terapéutas. Elegir uno(a) con el que sienta a gusto puede tomar cierto tiempo. Los seguros de salud, bien sea de tipo privado o Medicaid, algunas veces cubren estos costos.

Los grupos de apoyo, algunas veces son tan eficaces como hablar con un terapéuta profesional y por lo general son gratuitos. Muchos expertos recomiendan que todas las personas seropositivas busquen algún tipo de apoyo emocional, pues a muy pocas -- si acaso a alguna -- de nosotras nos enseñaron las habilidades para afrontar una enfermedad que pone en peligro la vida. Además, pueden comprarse o consultarse muchos libros en la biblioteca local que contienen información útil sobre como combatir la depresión.


Cambios en el Estilo de Vida
Cambios en el estilo de vida

Puesto que la depresión afecta la rutina diaria, es importante tratar de desarrollar y mantener unos hábitos saludables de sueño, alimentación y ejercicio.

Algunos cambios pequeños, como comer bien y en forma regular, dormir lo suficiente pero no demasiado, y salir y ejercitar los músculos, le ayudan tremendamente a su cuerpo y a su mente. Cuando las personas están deprimidas tienden a alterar sus rutinas diarias, sus horarios de comidas y sueño, y a olvidar tomar sus medicamentos. Esto lo que hace es empeorar las cosas.

Por último, si se está deprimida, ¡nunca pierda las esperanzas! La depresión puede ser tratada. Existe una gran red de apoyo emocional disponible para ayudarla a determinar cuál es la mejor manera de tratar su depresión. Mientras más rápido haga uso de ella, más rápido se empezará a sentir mejor.


Los Antidepresivos

Los antidepresivos pueden marcar una gran diferencia en las personas que sufren de depresión. Estas píldoras pueden tomarse por períodos cortos o largos, dependiendo de cuál sea la necesidad en particular. Una clase de antidepresivos de uso común son los denominados SSRI (sigla en inglés para los inhibidores de recaptación específica de serotonina). Éstos actúan sobre una sustancia química del cerebro llamada serotonina. Los SSRI como la paroxetina (Paxil), la sertralina (Zoloft) y la fluoxetina (Prozac) son ampliamente utilizados en el tratamiento de la depresión relacionada con el VIH.

Otros tipos de antidepresivos, como el brupropion (Wellbutrin) y otros tratamientos nuevos están ahora en desarrollo. Cada persona responde en forma diferente a los antidepresivos, y puede tomar algún tiempo encontrar uno que funcione adecuadamente. Los antidepresivos actúan mejor cuando van acompañados de algún tipo de terapia hablada, bien sea con un terapeuta profesional o con un grupo de apoyo.

Una consideración importante cuando hable con su médico sobre la elección de un antidepresivo es la posible interacción con otros medicamentos, especialmente si toma terapias contra el VIH. Por ejemplo, el ritonavir (Norvir) no debe usarse con el brupropion, ya que puede aumentar los niveles de SSRI en la sangre. Además, algunos antidepresivos aumentan o disminuyen los niveles en la sangre de ciertos anticonceptivos orales, lo que hace necesario modificar las dosis de estos últimos.

De nuevo, hable con su médico o farmacéutico acerca de las posibles interacciones entre los antidepresivos y cualquier otro medicamento que usted tome (para más información, vea el documento de Project Inform titulado Interacción entre los medicamentos).

A pesar del éxito de las terapias antidepresivas, no todas las personas se benefician de ellas y no siempre son duraderos los beneficios. Es común que una persona comience con un antidepresivo y luego cambie o añada otros a su régimen diario. Algunas terminan utilizando de dos a cuatro antidepresivos al mismo tiempo. Aun así, estos medicamentos pueden fallar, especialmente cuando la persona ignora las otras formas de apoyo emocional que tiene a su disposición.


Hierbas Medicinales

La hierba medicinal que más se utiliza con la esperanza de combatir la depresión es la St. John's Wort. Por varias razones, se recomienda precaución al usar esta hierba. La primera y más importante es que en el más reciente estudio clínico controlado sobre esta sustancia se encontró poca o ninguna eficacia al comparar al St. John's Wort con un placebo (pastilla de azúcar inofensiva). Incluso quienes la apoyan afirman que funciona solamente en casos de depresión leve.

Hierbas medicinales

Esta hierba también tiene una interacción significativa con el indinavir (Crixivan). Los niveles sanguíneos del indinavir se reducen notablemente cuando se usa en combinación con la hierba, lo que puede hacer que el medicamento disminuya enormemente su actividad contra el VIH. Esto puede causar una resistencia hacia el indinavir.

Además, es probable que la St John's Wort disminuya notablemente los niveles sanguíneos de otros inhibidores de proteasa así como de los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa. No se recomienda el uso de esta hierba a las personas que toman estos medicamentos. Los individuos que usan terapias complementarias deben siempre hablar de las posibles interacciones con sus médicos y farmacéuticos.

Una última razón para tener especial precaución con el uso de la St. John's Wort es que las hierbas medicinales no tienen ningún tipo de regulación, y por lo tanto no hay forma de saber qué cantidad de la hierba hay en un suplemento o cuál sea su calidad. Si usted ensaya la St. John's Wort, busque los ingredientes activos hypericum al 0.3% e hyperforin al 6%, y pida consejo sobre cuáles son las marcas más confiables. Algunos nutricionistas recomiendan ensayar 300 miligramos tres veces al día, pero aun esta cifra es incierta. El tipo de estudio requerido para determinar la dosis adecuada de un medicamento aún no se ha hecho para la St. John's Wort.





  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication WISE Words. Visit Project Inform's website to find out more about their activities, publications and services.
 

Tools
 

Advertisement