Print this page    •   Back to Web version of article

La Menopausia y el VIH

Julio de 2002

Información en inglés (English version)



Muchas veces llamada “el cambio de vida”, la menopausia es un evento natural que le sucede a toda mujer, pero que afecta a cada una de manera particular. La menopausia puede ocurrir naturalmente o ser inducida por medio de una cirugía o terapia. Durante la menopausia se presentan varios cambios en el sistema reproductor femenino: 1) Los ovarios cesan de producir la hormona sexual femenina estrógeno; 2) La mujer deja de menstruar (le deja de llegar la regla); y 3) La mujer pierde su capacidad de tener hijos.

La menopausia puede comenzar en cualquier momento entre los 40 y los 55 años. Es un proceso lento y gradual el cual se lleva a cabo en un lapso de 3 a 5 años. Durante este tiempo es posible tener períodos menstruales poco frecuentes y/o inconsistentes. Los síntomas premenstruales (PMS por su sigla en inglés) pueden ser más intensos o cambiar por completo. La menopausia termina su ciclo cuando hemos dejado de menstruar durante doce meses seguidos. Las mujeres con VIH pueden experimentar irregularidades en sus ciclos menstruales, aun sin llegar a la menopausia. Es importante que usted hable de este tema con su médico, para que pueda diferenciar los cambios que pueden atribuirse al VIH, a la menopausia o la combinación de los dos.

Los cambios corporales que ocurren y la disminución en el estrógeno durante la menopausia se manifiestan de muchas maneras. Para algunas mujeres las señales físicas son leves y por lo tanto es posible lidiar con ellas. Para otras, los síntomas de la menopausia son muy severos y difíciles de manejar. La decisión de tomar o no tratamiento es algo completamente personal, ya que podría no ser la mejor opción para usted. Discuta con su médico todas sus dudas e inquietudes, par poder así evaluar tanto los riesgos como los beneficios.

Cualquier tipo de cambio puede ser difícil tanto para usted como para quienes la rodean. Para las mujeres seropositivas muchos de estos cambios debidos a la edad son similares a los que el VIH ha tenido en cuanto al impacto en su salud física y emocional. Tómese un tiempo para tomar conciencia de estos posibles cambios y anime a otras mujeres a hacer lo mismo.

El siguiente cuadro puede ayudarle a entender los síntomas de la menopausia, su semejanza con los del VIH, los tratamientos disponibles y cómo aliviar estos síntomas.


Cambios en la piel y el cabello

La piel se vuelve menos firme y más seca. El cabello se vuelve más delgado y quebradizo.
Conexiones con el VIH
  • La caída repentina o anormal del cabello puede resultar a consecuencia de algunos medicamentos contra el VIH, como por ejemplo el Indinavir (Crixivan).
  • Otros medicamentos para tratar el cáncer, los problemas circulatorios, las úlceras y la artritis también pueden producir caída del cabello.

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Evite la tintura excesiva del cabello, las permanentes, los alisamientos, los trenzados y el uso de secadores.
  • El estrés también puede afectar el crecimiento y la salud del cabello. Siga los pasos para reducir el estrés y la ansiedad.
  • Los complejos de vitamina B pueden ayudar a aliviar la resequedad de la piel y del cabello.

  • Insomnio

    El insomnio y los sudores nocturnos pueden resultar muy molestos y dificultan la capacidad de dormir correctamente.
    Conexiones con el VIH
  • El insomnio es muy común en el VIH por muchas razones. El mero hecho de recibir un diagnóstico de VIH puede ser algo abrumador, lo que hace difícil dormir bien.
  • El insomnio ha sido asociado con los medicamentos contra el VIH como el d4T (Zerit) y el saquinavir (Fortovase).

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Use ropa que sea hecha de una tela que permita el paso del aire (algodón, lino) y prendas frescas para dormir.
  • Evite las sábanas de franela.
  • Mantenga la ventana un poco abierta o use un ventilador en el cuarto.
  • Beba al menos ocho vasos de agua al día y mantenga un vaso de agua fresca en la mesa de noche.

  • Fatiga

    La fatiga es una sensación de estar permanentemente cansada o tener poca energía aun cuando se ha descansado lo suficiente. Las actividades como subir escaleras pueden resultar extenuantes. La fatiga también puede ser psicológica, como tener dificultad para concentrarse.
    Conexiones con el VIH
  • Este es un síntoma muy común del VIH.
  • Es también un efecto secundario de varios medicamentos.
  • Se asocia con la anemia, que también es un efecto secundario de los medicamentos.

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Trate de dormir por las noches y despertarse a la misma hora todos los días.
  • Un poco de ejercicio puede aliviar el estrés y hacerla sentir más fuerte y energética.
  • Mantenga a mano alimentos fáciles de preparar para los momentos en que sienta cansancio de cocinar.

  • Cambios emocionales y/o depresión leve

    Usted puede experimentar altibajos en su estado de ánimo: en un instante usted se siente feliz y en el otro irritable o ansiosa.
    Tratamiento
  • La HRT y la ERT pueden mejor el estado de ánimo y bienestar psicológico.

  • Conexiones con el VIH
  • La depresión suele asociarse con el VIH y con algunos medicamentos específicos para combatir tanto esta infección como la hepatitis. Las mujeres con VIH experimentan una mayor incidencia de depresión que los hombres.

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Hágale saber a sus familiares y amigos que no todas las veces usted se siente bien.
  • El ejercicio puede ayudar a mejorar los altibajos en el estado de ánimo.
  • La meditación también puede ayudar.

  • Bochornos

    Un bochorno es una sensación de calor localizada en la cara o que cruza la parte superior del cuerpo. Duran desde 30 segundos hasta varios minutos y con frecuencia, los bochornos vienen acompañados de palpitaciones rápidas. Se puede sentir un cosquilleo en la piel y a veces escalofríos, sudores o dificultad para respirar normalmente.
    Tratamiento
  • La terapia de reemplazo hormonal (HRT por su sigla en inglés) es la combinación de estrógeno y progestina (una forma sintética de progesterona). La progesterona puede proteger contra el desarrollo del cáncer endometrial (cáncer de la mucosa uterina). La HRT alivia los bochornos y los sudores nocturnos.
  • Existen diferentes programas para tomar la HRT en forma de pastillas. Se podría tomar estrógeno todos los días por un número determinado de días, añadir progestina durante 10 a 14 días, y luego suspender una o las dos por un período específico de tiempo. Este procedimiento se debe repetir cada mes. Este programa cíclico podría causar un ligero sangrado mensual.
  • Se puede tomar estrógeno y progestina juntos todos los días del mes sin ninguna interrupción. Este programa continuo puede parar el sangrado mensual después de seis meses de tratamiento, sin embargo los problemas de manchas pueden continuar por más tiempo. Consulte a su médico si este programa es el mejor para usted.
  • La terapia de reemplazo de estrógeno (ERT por su sigla en inglés) se hace con estrógeno solamente. Se administra en pastillas o tabletas, cremas vaginales, inserción de aros vaginales, implantes o inyecciones, o parches que se pegan a la piel para que el organismo absorba el estrógeno.
  • Dependiendo de sus síntomas su médico le sugerirá un determinado programa.

  • Cosas que hay que saber
  • Las mujeres a quienes NO se le ha hecho una histerectomía (extracción del útero, incluyendo los ovarios) pueden tomar la HRT.
  • Se sabe que en algunos casos la HRT puede empeorar la insuficiencia hepática. Dependiendo de la severidad de los daños en este órgano, la HRT podría o no ser una opción para usted si usted tiene problemas de hígado. Discuta esto con su médico.
  • Las mujeres que tengan los siguientes problemas deberán hablar con sus médicos sobre la conveniencia de tomar una HRT: niveles altos de triglicéridos (grasa en la sangre), un historial personal o familiar de coágulos y/o cáncer del seno y sangrado uterino anormal.
  • Los efectos secundarios de tanto la HRT como la ERT incluyen: sangrado vaginal, sensibilidad en los senos (ésta desaparecerá después de varios meses), náuseas, sensación de llenura, dolores de cabeza, mareos y depresión.
  • Dependiendo de la forma, la HRT y la ERT pueden suspenderse y volverse a comenzar después. Si usted las suspende, los efectos protectores de estas terapias cesarán y los efectos secundarios podrán continuar.
  • Su decisión sobre la terapia de reemplazo hormonal debe ser revisada cada año con su médico en su chequeo anual.

  • Conexiones con el VIH
  • Los sudores nocturnos son atribuidos al VIH y a los problemas asociados.
  • Los efectos secundarios causados por la HRT o la ERT también son los causados por los medicamentos contra el VIH, particularmente las náuseas, la sensación de llenura, los dolores de cabeza, los mareos y la depresión.
  • La lipodistrofia afecta a muchas personas con VIH. La lipodistrofia se refiere a los cambios en la redistribución de la grasa corporal y a las irregularidades en ciertos análisis de sangre (aumentos en los niveles de triglicéridos, colesterol “malo”, insulina [riesgo de desarrollar diabetes] y presión arterial elevada). Si está experimentado lipodistrofia, discuta todos los riesgos y beneficios de la HRT y la ERT con su médico.

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Evite los espacios reducidos, la cafeína, el alcohol, las comidas picantes y condimentadas, y el clima cálido y húmedo.
  • La vitamina E ayuda a evitar los bochornos.
  • Beba abundante agua (al menos ocho vasos al día).
  • Las mujeres con VIH a menudo experimentan sangrados vaginales anormales. Hable con su médico si usted está experimentando sangrados vaginales y encuentre cuál podría ser la causa, ya que podría ser una infección que requiera atención inmediata.
  • Lea los documentos titulados Cómo lidiar con los efectos secundarios de los medicamentos, Lipodistrofia y Problemas ginecológicos, disponibles en nuestro sitio web www.projectinform.org o llamando a línea gratuita de ayuda de Project Inform al 1-800-822-7422.

  • Pérdida de memoria y dificultad para concentrarse

    Usted puede tener dificultad para acordarse de algunas cosas, como por ejemplo lo que acabó de hacer o lo que le dijo a alguien. También le puede resultar difícil concentrarse en algo durante un tiempo prolongado.
    Conexiones con el VIH
  • La demencia es un trastorno del cerebro que afecta la capacidad de una persona de pensar claramente y que puede afectar sus actividades diarias. El complejo de demencia del SIDA (ADC por su sigla en inglés)—que es la demencia causada por la infección del VIH—es un síndrome complicado compuesto por varios síntomas mentales y del sistema nervioso. Estos síntomas son más o menos comunes en las personas con la enfermedad del VIH. Los estudios demuestran que las personas seropositivas maduras experimentan con mayor frecuencia la demencia del SIDA que las más jóvenes.
  • Algunos síntomas similares a la demencia también pueden ser efectos secundarios de los medicamentos contra el VIH.

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Haga una lista de las cosas que puede hacer y vaya tachándolas a medida que las lleve a cabo.
  • Pídale a un familiar, amigo o persona de confianza que le recuerde de sus citas, medicamentos, etc.
  • Haga las cosas que hace todos los días a la misma hora.
  • Hable con su médico para que le hagan una prueba de ADC.
  • Lea el documento El complejo de demencia del SIDA, disponible en nuestro sitio web www.projectinform.org o llamando a nuestra línea telefónica gratuita de ayuda al 1-800-822-7422.

  • Infecciones del tracto urinario

    Las paredes de la uretra se adelgazan, lo que aumenta la posibilidad de infecciones en el tracto urinario. A medida que se debilitan los músculos que sostienen la vejiga y la uretra, es más común que haya un escape de orina.
    Tratamiento
  • Aros vaginales de ERT (ver la sección “Bochornos”)

  • Conexiones con el VIH
  • Ninguna

  • Sequedad vaginal

    La vagina se va resecando y las paredes vaginales se adelgazan causando dolor. Las relaciones sexuales se pueden volver dolorosas.
    Tratamiento
  • Crema vaginal de ERT (ver la sección “Bochornos”).

  • Conexiones con el VIH
  • Ninguna

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Use un lubricante a base de agua durante las relaciones sexuales. Aunque no está comprobado, se han utilizado jaleas vaginales que contienen ñames silvestres para aliviar la sequedad vaginal. Aún se desconoce el efecto que estas jaleas o la ERT puedan tener sobre los niveles del VIH en la vagina.

  • Palpitaciones irregulares

    Las palpitaciones ocurren cuando el corazón late de forma irregular o se salta uno o dos latidos.
    Conexiones con el VIH
  • Ninguna

    Otras cosas que se pueden hacer
  • Discuta esto con su médico; para estar más segura, hágase revisar el funcionamiento del corazón.
  • Al entrar a la menopausia, las mujeres tienen mayor riesgo de una enfermedad del corazón. Este síntoma puede estar relacionado con la menopausia o con otra causa.

  • Osteoporosis

    La osteoporosis es un trastorno en el que se disminuye una cantidad significativa del mineral del hueso, ocasionando la pérdida de masa y fortaleza óseas. A esta pérdida se le denomina baja densidad del mineral óseo. Los huesos algunas veces se adelgazan y están más propensos a quebrarse a causa de una caída o de un esfuerzo menor. La osteoporosis posmenopáusica es muy común en las mujeres. El estrógeno protege sus huesos y por consiguiente una disminución en la producción de estrógeno, significa una menor protección para los huesos. Esto la pone en riesgo de tener huesos débiles.
    Tratamiento
  • La HRT y la ERT pueden reducir el riesgo de osteoporosis. Los tratamientos para la osteoporosis incluyen: Alendronato de Sodio (Fosamax), Risendronato (Actonel), Raloxifeno (Evista) y Calcitorin (Miacalcin). El Calcitorin puede conseguirse en forma de spray (aerosol) nasal o de inyección.

  • Cosas que se deben saber
  • Los efectos secundarios de los medicamentos para la osteoporosis pueden incluir: el Fosamax puede causar dolor abdominal o musculoesquelético, náuseas, acidez estomacal e irritación en el esófago; el Actonel puede causar malestar estomacal, estreñimiento, diarrea, sensación de llenura, gas y dolores de cabeza; y el Miacalcin puede causar una reacción alérgica, erupciones en la piel o nariz aguada.

  • Conexión con el VIH
  • Algunos estudios recientes han encontrado que las personas con VIH tienen baja densidad del mineral óseo. Sin embargo, no está claro cuáles son las causas y la importancia de tener esta densidad baja para dichas personas. Los datos son contradictorios en cuanto si esto es debido específicamente a uno de los medicamentos contra el VIH o a todos.
  • Algunos de los efectos secundarios son similares a los causados por los medicamentos contra el VIH.

  • Otras cosas que se pueden hacer
  • Hágase una prueba de densidad mineral ósea para medir la densidad de sus huesos (masa ósea). Éste puede determinar si usted necesita medicamentos para ayudarle a mantener la masa ósea, prevenir pérdidas futuras de hueso o reducir el riesgo de fracturas. La prueba no duele y no es invasiva.
  • Haga ejercicios de levantamiento de pesas.
  • Lea el documento Trastornos de los huesos, disponible en nuestro sitio web en www.projectinform.org o llamando al 1-800-822-7422.

  • Los fitoestrógenos son plantas, hierbas y semillas que tienen una estructura similar al estrógeno y que pueden aliviar los síntomas como los bochornos y la sequedad vaginal. Hacer que los fitoestrógenos sean parte de su dieta puede ser beneficioso para hacer más llevaderos algunos de los síntomas como los mencionados anteriormente. No se sabe a ciencia cierta qué cantidad y con qué frecuencia se deben consumir estos productos. Algunos ejemplos son tofu, tempeh, leche de soya y semillas de soya horneadas.




    This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication WISE Words. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
    http://www.thebody.com/content/art5665.html

    General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.