Print this page    •   Back to Web version of article

Transplantes de Hígado

Agosto de 2003

Información en inglés (English version)


La decision de tratar el VHC, cuándo tratarlo y cómo manejar los efectos secundarios del tratamiento, pueden ser asuntos difíciles de afrontar. Aunque el tratamiento del VHC no es exactamente un picnic, las etapas terminales de la insuficiencia hepática pueden tener muchos más efectos secundarios y consecuencias. El único tratamiento para la etapa terminal de la enfermedad del hígado o de la insuficiencia hepática es el transplante de hígado.

Hasta hace poco, los hospitales no llevaban cabo transplantes de órganos en personas VIH positivas. Durante los últimos años, bajo la presión de los activistas, en diferentes partes del país han estado surgiendo programas para ofrecer transplantes de órganos a personas seropositivas. Este procedimiento se considera experimental, lo que dificulta su cobertura por parte de programas de seguros públicos o privados, además que de por sí el proceso para calificar a transplante de órgano es bastante rígido.

El manejo a largo plazo de un transplante de hígado requiere tomar diariamente y de por vida, medicamentos inmunosupresores para prevenir que haya un rechazo al nuevo hígado. Estos medicamentos interactúan con muchos de los medicamentos contra el VIH y deben ser monitoreados cuidadosamente. Es clave que los niveles en la sangre de los medicamentos antirrechazo permanezcan constantes. Omitir dosis o suspender los medicamentos contra el VIH sin la vigilancia de un equipo de especialistas tanto del VIH como del hígado, puede alterar los niveles en la sangre del medicamento antirrechazo, lo que podría acarrear serias consecuencias que ponen la vida en peligro.

Aunque el transplante de hígado ofrece una opción que puede salvar vidas, ciertamente no es la mejor estrategia de tratamiento para el VHC, ni la más fácil, ni la óptima. A diferencia del tratamiento para el VHC, en el que las redes de apoyo son deseables, en el caso de los transplantes este tipo de redes de apoyo es absolutamente necesario. El costo de por vida de un transplante de hígado excede por mucho a los del tratamiento del VHC. Prevenir el progreso del VHC a la etapa terminal de la enfermedad del hígado y de la insuficiencia renal es mucho más fácil, aún considerando las dificultades y los retos que presentan el tratamiento contra el VHC. Además, un transplante de hígado no elimina el VHC del organismo y el virus puede infectar al nuevo hígado, comenzando una vez más el ciclo de complicaciones asociadas con esta infección, e inclusive llegándose a requerir un nuevo transplante.

Al sopesar las ventajas y desventajas, y considerar el reto que plantea el tratamiento, la alternativa de tratar la enfermedad del VHC en el caso de que progrese hacia una etapa terminal debe ser tenida en cuenta. Los transplantes de hígado pueden salvar vidas y permanece como una opción, pero de ninguna manera constituye una opción deseable.

Para más información acerca de sitios donde se llevan a cabo transplantes de hígado en personas VIH positivas, llame a la línea gratuita de ayuda de Project Inform o visite "The Emmes Corporation" en www.emmes.com. Este sitio de Internet suministra detalles e información para contactar los centros que participan en el proyecto de proveer transplantes de hígado para personan VIH positivas, así como información sobre otros sitios que estarían dispuesto a hacerlos.


Para Poder Calificar a un Transplante …

Existen ligeras variaciones en cuanto a los criterios de elegibilidad entre los diferentes centros de transplantes. En general, para poder calificar para un transplante, la persona tiene que tener una enfermedad del hígado bastante avanzada, además de:




This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication WISE Words. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5659.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.