Print this page    •   Back to Web version of article

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado

Agosto de 2003

Información en inglés (English version)


Hágase Chequeos Regulares Así Como Pruebas de Laboratorio

Los chequeos y pruebas de laboratorio regulares son componentes clave del monitoreo de la salud del hígado.


El Chequeo Médico

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado

El médico llevará a cabo un examen físico completo, el cual incluirá:


Pruebas de Laboratorio

Las pruebas de laboratorio incluyen una serie de exámenes que se llevan a cabo para monitorear la salud y la función del hígado.

Para más información lea el documento de Project Inform llamado "Los Análisis de Sangre: Una Herramienta Útil Para Monitorear el VIH."


¿Cuándo Debo Tomar el Tratamiento?

Por lo general, el momento de iniciar la terapia contra el VHC se basa en la situación individual de cada persona. Las normas actuales recomiendan que las personas con las siguientes condiciones consideren iniciar la terapia contra el VHC, ya que pueden tener señales de deterioro en el hígado:

Existen diferentes opiniones sobre cuándo es el momento de tratar a las personas con infección por VHC crónica que no muestran señales de daño hepático. Muchos especialistas en el hígado recomiendan monitorear la salud del hígado e iniciar el tratamiento cuando se presenten las señales de daño. Por ejemplo si usted tiene niveles normales o un poco por encima de lo normal de ALT, con poca o ninguna fibrosis, su médico podría recomendarle posponer el tratamiento y monitorear de cerca la salud de su hígado.

Cuando esté pensando en la terapia contra el VHC, existen otros factores que también deben tenerse en cuenta, los cuales pueden ayudar a guiar su decisión. Es importante que considere cada uno de estos puntos:


¿Qué se Debe Tratar Primero, el VIH o el VHC?

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado?

No existe un consenso sobre cómo tratar mejor a las personas que tienen tanto el VIH como el VHC. Por lo general la decisión de tratar primero el VHC o el VIH va a depender del estado de la insuficiencia hepática y de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre el VIH, por ejemplo, según sea el recuento de células CD4+ y/o la carga viral del VIH.

Muchos investigadores opinan que es prudente tratar al VIH primero. Sin embargo, si la insuficiencia hepática es severa, se recomienda que el VHC sea tratado primero. Mejorar la condición del hígado puede permitir que la persona tolere mejor el régimen de terapias contra el VIH.

Cuando se trata el VIH primero, las personas se benefician de estar en una terapia contra el VIH durante por lo menos 1 año antes de iniciar la terapia contra el VHC. Hable con su médico para elegir el régimen contra el VIH que sea menos pesado para su hígado.

Se sugiere que se deje por lo menos un mes de descanso entre la terapia contra el VIH y la terapia contra el VHC. Puesto que los efectos secundarios tanto de la terapia contra el VIH como el de la terapia del VHC pueden ser difíciles de manejar, no se recomienda iniciar ambas terapias al mismo tiempo.


¿Cómo Sé Si el Tratamiento Está Funcionando?

Su médico utilizará dos puntos en el tiempo para determinar si usted está respondiendo al tratamiento o no. El punto final de la respuesta al tratamiento (llamado ETR por sus siglas en inglés) es de 6 a 12 meses después de haber iniciado el tratamiento. Un ETR eficaz es cuando las pruebas de función hepática son normales, y existe un nivel indetectable de carga viral del VHC de 6 a 12 meses después de haber iniciado la terapia.

El punto denominado respuesta virológica sostenida (SVR por su sigla en inglés) es 6 meses después de que el tratamiento ha sido suspendido. Un SVR eficaz es cuando las pruebas de función hepática de la persona permanecen normales, y la carga viral sigue indetectable 6 meses después de haber suspendido el tratamiento.

Algunos estudios también muestran que aunque una persona con VIH y VHC a la vez no tenga una respuesta viral sostenida, podrían experimentar un avance más lento hacia el deterioro o cáncer del hígado si están tomando un tratamiento para el VHC.


Cómo Lidiar Con los Efectos Secundarios -- La Terapia Puede ser Difícil de Tolerar

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado?

La terapia contra el VHC puede ser difícil de tolerar y tiene una serie de efectos secundarios. Algunas personas pueden ser capaces de lidiarlos y manejarlos, mientras que otras no. El grado de dificultad varía para cada persona. Los efectos secundarios pueden durar solo unas semanas o meses, mientras que otros puede ser a largo plazo.

Identificar las estrategias para lidiar y manejar los efectos secundarios antes de iniciar el tratamiento, puede ayudarle a tomar su decisión. Además, conviene contar con una fuerte red de apoyo de tal manera que sus allegados tengan en cuenta y posiblemente le ayuden a lidiar con los efectos secundarios que usted pueda experimentar, particularmente con la irritabilidad, la fatiga o la depresión. Lea el documento de Project Inform llamado "Cómo Lidiar Con los Efectos Secundarios de los Medicamentos."


¿Cuáles Medicamentos Contra el VIH Debo Evitar?

Los medicamentos contra el VIH pasan por el hígado, lo que resulta en un aumento en el número de enzimas hepáticas (ALT). Sin embargo, algunos son más propensos a causar esto que otros. Entre estos medicamentos están el d4T (estaduvina, Zerit), el ddI (didanosina, Videx) y los inhibidores de la proteasa, especialmente el ritonavir (Norvir). Hable con su médico para elegir el régimen que tenga menos probabilidades de aumentar los niveles de ALT.


El Embarazo y la Hepatitis -- Inquietudes Para Mujeres Embarazadas y Madres en la Lactancia

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado?

El embarazo no acelera ni empeora la enfermedad del VHC. Sin embargo, si el hígado ya se encuentra deteriorado o cicatrizado con cirrosis, la futura madre podrá estar en riesgo de un hígado graso. (El hígado graso se presenta cuando no hay suficientes enzimas que procesen los ácidos grasos. Este problema puede ser bastante serio y podría poner en peligro la vida de la persona).

No existen terapias preventivas para reducir la tasa de transmisión del VHC. El riesgo de pasar el VHC al bebé depende de dos factores:

El ribavirin causa defectos de nacimiento severos, así es que no debe ser utilizado por las mujeres embarazadas o que estén dando pecho a sus bebés, o por los hombres cuyas parejas están embarazadas. El interferón no debe usarse durante el embarazo, ya que los efectos sobre el feto son desconocidos. Para más información lea el documento de Project Inform llamado "El Embarazo y el VIH."


Una Nota Sobre la Depresión

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado?

Las personas que han sido diagnosticadas con depresión pueden no ser buenos candidatos para la terapia contra el VHC. Sin embargo, tomar antidepresivos, asistir a grupos de apoyo o a terapia puede ser de utilidad. Los médicos recomendarán que una persona con un historial de depresión esté bajo un tratamiento con antidepresivos estable y eficaz, durante seis meses antes de iniciar el tratamiento contra el VHC. Hable con su médico para obtener el apoyo adecuado para su salud mental. Lea la publicación de Project Inform, Wise Words #9, "La depresión y el VIH".


Otras Consideraciones de Tratamiento

Cómo Monitorear los Niveles del VHC y la Salud del Hígado?


Vacunas

Se recomiendan las vacunas tanto para el VHA (virus de la hepatitis A) como para el VHB (virus de la hepatitis B). Las vacunas son seguras y eficaces para las personas con VIH. Para más información, lea el publicación de Project Inform llamado "Hepatitis."




This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication WISE Words. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5657.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.