Print this page    •   Back to Web version of article

Votar: Tu Derecho y Tu Responsabilidad

Septiembre de 2004

Información en inglés (English version)


"Ésta podría ser la elección definitiva en nuestras vidas."
"Votar es su derecho y su responsabilidad."
"Vote como si su vida dependiera de ello."

Probablemente tú ya has escuchado estos eslóganes. Muy posiblemente has escuchado los anuncios políticos y hasta habrás visto las convenciones. Entonces, ¿cuál es la urgencia? ¿por qué es tan importante votar? Es fácil ver con cierto cinismo las votaciones, especialmente las de nivel nacional, en las que muchas personas han encontrado obstáculos para votar, no se les ha contado su voto o simplemente no han encontrado el candidato que se interese en los problemas que les atañen.

lugar de votacionSin embargo, el Presidente, la Administración y aquellos que nos representan en el Congreso pueden llegar a tener un gran impacto en nuestras vidas y en la de aquellos a quienes les importamos. Como mujeres y personas afectadas por el VIH, nuestras preocupaciones, en el mejor de los casos, no han sido tenidas en cuenta durante los últimos cuatro años. En el peor de los casos, los programas que nos interesan y de los cuales dependemos han sido atacados y financiados de manera insuficiente, a la vez que se han adoptado políticas que no nos ayudan para nada o hasta nos perjudican. La reducción en los impuestos que benefician principalmente a los individuos más pudientes, los gastos de guerra y el lento crecimiento de la economía, han dejado muy pocos fondos para importantes programas domésticos tales como la educación, la salud y los servicios sociales. En cuanto al VIH/SIDA, hemos visto que por primera vez desde su creación, los fondos para el Ryan White CARE Act se han dejado con una cuota fija (es decir, sin prever los aumentos normales que se requieren con el tiempo). Medicaid ha sido el blanco de propuestas para reducciones y recortes en los servicios. El programa de beneficios para medicamentos recetados de Medicare (Medicare Prescription Drug Benefit) cuyo objetivo es ayudar a los ancianos y discapacitados con el abrumador costo de los medicamentos, ofrece cierto alivio, pero también deja a algunos peor de los que estaban antes de que existiera este beneficio.

Votar es una de las maneras más importantes en las que tú puedes dejar en claro lo que es importante para ti y tus seres queridos. Como sea que decidas votar, revisa si los asuntos que te atañen -- incluyendo el VIH/SIDA -- están en la plataforma de tu candidato. Uno de los lugares para revisar es AIDSVote (www.aidsvote.org). Este sitio define lo que el próximo Presidente debería hacer para afrontar la pandemia del SIDA. Tú puedes darle un vistazo a la plataforma de tu candidato, apoyarla, leer las respuestas y los perfiles de los candidatos, enterarte acerca de las jornadas de "votación en ausencia", bajar a tu computadora materiales que explican el papel de las organizaciones sin ánimo de lucro en las políticas electorales y enterarte del programa denominado "Rally in a Can".

dos mujeresMuchas de las que están leyendo este artículo ya tienen pensado votar y ya saben por quien lo van a hacer, así que podrían pensar que este artículo para ellas es como "predicar en el desierto". Si esto es cierto para ti, todavía puedes marcar una diferencia ayudando a otras personas a ejercitar su derecho a votar.

Comienza por saber quién vota. De acuerdo a la oficina de censos de los Estados Unidos (US Census Bureau), en las últimas elecciones nacionales votaron 111 millones o sea el 55% de las personas en edad de votar. El votante promedio es de edad madura, blanco (no hispano) y es mujer. El 72% de los votantes están entre los 65 y los 74 años. Solamente votaron un 36% de las personas entre los18 y los 24 años de edad. Una joven nos explicó, "pienso que ninguno de los políticos hoy en día entienden o les importan los problemas que me atañen a mí o las personas de mi edad, entonces, ¿para qué voy a molestarme en votar?"

En el 2000, votaron el 62% de los ciudadanos blancos de origen no hispano, el mayor grupo, seguido del 57% de los afro americanos, el 45% de los latinos y el 43% de los asiáticos e isleños del Pacífico. Existe una mayor probabilidad de que las mujeres voten que los hombres (61% en comparación de 58%).

¿Por qué no votan las personas? La oficina de censos identificó algunas de las razones:

  1. Están demasiado ocupados o tienen conflictos con los horarios de trabajo o de estudio (21%)
  2. Enfermedad, discapacidad o emergencia familiar (15%)
  3. Falta de interés o creencia de que su voto no importa (12%)
  4. Por estar fuera de la ciudad (10%)
  5. Disgusto por el candidato o los asuntos de la campaña (8%)
  6. Confusión o incertidumbre sobre la inscripción para votar (7%)
  7. Por que se les olvida (4%)
  8. Por problemas de transporte (2%)

Para las organizaciones sin ánimo de lucro del tipo 501(c) 3 interesadas en involucrarse en la actividad política, estas son algunas cosas para tener en cuenta:

  1. Pueden involucrarse en cierto tipo de cabildeo, incluyendo trabajar en las medidas que se someten a votación.
  2. Pueden hacer una labor de educación pública no partidista acerca de la participación en el proceso político.
  3. Pueden informar a los políticos sobre diversos problemas.
  4. Pueden dirigir jornadas para animar a las personas a votar y de inscripción de votantes.
  5. No pueden apoyar a un candidato público en particular.

Para una información completa sobre las actividades electorales permisibles para las organizaciones sin ánimo de lucro del tipo 501(c) 3 visita a www.allianceforjustice.org.

Ahora que ya sabes quienes son los que votan y las razones por las que otros dejan de votar … te puedes preguntar, "¿y yo qué puedo hacer?". Estas son algunas ideas:

luz
  1. Inicia tu propio proyecto para animar a otros a votar. ¿Hay personas en tu comunidad que es probable que no vayan a votar? Con un grupo pequeño idéate la manera de animar a la gente de tu comunidad a involucrarse. Decide cuáles podrían ser las mejores ideas. Ponte en acción.
  2. Infórmate tú e informa a otros. Explora sitios de Internet políticos, tales como www.AIDSVote.org, o la liga de mujeres votantes (League of Women Voters) en (www.lwv.org) o en www.rockthevote.org.
  3. Presiona psicológicamente a las personas en circunstancias similares a la tuya. Recuerda la presión psicológica que sentías por parte de tus compañeras de escuela. Ahora puedes usar este tipo de presión para hacer algo positivo. Llama a tus familiares y amigos y anímalos a que se inscriban y voten.
  4. Conéctate y mantente comprometida. Una vez que la maquinaria política eche a andar y que las compuertas de los medios de comunicación se abran, podríamos quedar empantanadas en medio de las políticas electorales. Es fácil quedar frustradas y desilusionadas, así es que permanece conectada a un grupo o grupos en los que confíes.
  5. Dona algún dinero. Encuentra la organización que mejor te represente y dales lo que estés en capacidad de darles.
  6. Planifica una jornada de inscripción. En el sitio de Internet de la League of Women Voters encontrarás un artículo llamado "Diez pasos para llevar a cabo una jornada de inscripción exitosa."
  7. Si conoces personas que podrían tener problemas para llegar hasta los sitios de votación el día de elecciones, ayúdales a obtener un "voto en ausencia" (absentee ballot). Para más información visita a www.aidsvote.org.
  8. Trabaja en uno de los sitios de votación. Ponte en contacto con la oficina local de elecciones o la League of Women Voters.
  9. Si eres una estudiante, organiza un sitio de votación en tu campus. Para más información visita a www.rockthevote.org.
  10. Ofrece trabajo voluntario para ayudar a las personas con problemas de discapacidades o de transporte para acudir a los sitios de votación.

Votar es tanto nuestro derecho como nuestro deber. No podemos tomarlo a la ligera o ignorarlo. Como mujeres y como estadounidenses, es todavía más importante que votemos. Muchas mujeres en otros países continúan luchando o hasta muriendo por este derecho esencial. Podemos marcar una diferencia siempre y cuando participemos y nos hagamos escuchar.


Regresar a Wise Words Septiembre de 2004.




This article was provided by Project Inform. It is a part of the publication WISE Words. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5651.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.