Print this page    •   Back to Web version of article

Cómo Prevenir la PCP

Febrero de 2007


Introducción

male silhouette female silhouette
La PCP por lo general infecta los pulmones y algunas veces los ganglios linfáticos La PCP también puede infectar el hígado, el bazo y la médula ósea
La PCP ha sido por mucho la enfermedad más grave entre las personas que viven con el VIH en los Estados Unidos. Aunque es muy prevenible, sigue siendo la principal causa de muerte entre las personas con SIDA. PCP son la iniciales in inglés de neumonía por Pneumocystis. Es causada por un hongo de forma parecida a la levadura llamado P. jiroveci. Las personas con sistemas inmunológicos sanos por lo general no contraen la PCP.

El principal sitio en el que se desarrolla la infección por pneumocystis son los pulmones, en los cuales se presenta inflamación y acumulación de líquido. La acumulación de líquido es la que causa la neumonía. Aunque es raro, otras partes del cuerpo pueden afectarse, tales como los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado la médula ósea y la piel. Aunque puede ser fatal, la PCP puede prevenirse con terapia regular y hay disponibles varios tratamientos eficaces para aquellos que pueden contraer la enfermedad. La PCP es una de las enfermedades que define al SIDA, lo que quiere decir si usted es VIH positivo y también tiene PCP, entonces se le dará un diagnóstico de que está viviendo con el SIDA.

Esta publicación trata sobre las diferentes maneras de prevenir la PCP. Para más información sobre como diagnosticar y tratar la PCP, lea la publicación de Project Inform, Tratamiento de la PCP (sólo en inglés).


man coughing¿Cómo Puedo Saber si Tengo PCP?

La mayoría de las personas han estado expuestas al organismo que causa la PCP. La mayoría de los sistemas inmunológicos de las personas lo mantienen a raya, sin permitir que el hongo prospere y cause la enfermedad. Las personas tienen un riesgo más alto de la PCP cuando sus sistemas inmunológicos están gravemente deteriorados, como cuando los recuentos de células CD4+ caen por debajo de 200 a 300.

A medida que la infección se desarrolla, comienzan a ocurrir los problemas en los pulmones y los síntomas pueden empeorar rápidamente o gradualmente en períodos de semanas o meses. Los síntomas comunes son fiebre, tos, falta de aire, pérdida de peso o una sensación de malestar general. La tos no suele producir moco y por esta razón se le llama tos seca. Usted podría empezar a notar algunos de estos síntomas después de hacer ejercicio u otro movimiento físico.

La PCP es una enfermedad grave. Las personas con PCP pueden morir si la infección no es tratada a tiempo. Cualquiera que tenga estos síntomas debe informarlos a su médico tan pronto como sea posible. Su médico le dará un diagnóstico de PCP basado en sus síntomas y por medio de una radiografía del tórax, una tomografía computarizada y un análisis del oxígeno en la sangre, o tomando una muestra de líquido o tejido de los pulmones.


Los recuentos de Células CD4+

Cuando las personas que viven con el VIH se hacen sus análisis de sangre rutinarios, uno de los indicadores de laboratorio comunes que los médicos suelen revisar, es el recuento de células CD4+. Este recuento es una medida importante acerca de la salud de su sistema inmunológico.

Los recuentos de células CD4+ se consideran que están dentro de un límite normal cuando están por encima de 500. Cuando caen al rango de los 300, se anima a las personas a considerar una terapia contra el VIH que prevenga que el virus haga un mayor daño al sistema inmunológico. Cuando el recuento de las células CD4+ cae en el rango entre 200 y 300, se anima a las personas que inicien en una terapia preventiva contra la PCP.

Para más información sobre el monitoreo de su salud inmunológica, vea las publicaciones de Project Inform tituladas El primer día, Análisis de sangre, y Estrategias para mejorar su salud inmunológica.


¿Quién Está en Riesgo de Contraer la PCP?

Usted tiene un mayor riesgo de contraer la PCP cuando su recuento de células CD4+ cae por debajo de 200 o su porcentaje de células CD4+ es inferior al 14%. Si usted tiene un recuento de células CD4+ ligeramente más alto (entre 200 y 300) pero tiene otros síntomas de deterioro inmunológico, tales como repetidas infecciones por hongos (aftas, candidiasis, etc.), también se considera que usted tiene un mayor riesgo de PCP. La mayoría de los casos de PCP ocurren cuando los recuentos de células CD4+ caen por debajo de 100, incluso los que ocurren a pesar de la terapia preventiva.

Si usted experimenta infecciones por hongos, tiene fiebres recurrentes, o le han sacado su bazo, tiene un mayor riesgo de PCP si importar cuál sea su recuento de células CD4+. Las mujeres embarazadas pueden experimentar descensos en sus recuentos de células CD4+ durante su primer trimestre. Por lo tanto, las mujeres VIH positivas que están embarazadas algunas veces pueden necesitar medicamentos para prevenir la PCP durante ese tiempo.

Las personas que han tenido PCP anteriormente también tienen un mayor riesgo de contraer de nuevo la PCP. Si usted fuma, podría desarrollar PCP con mayor rapidez que los que no fuman. Otros factores que pueden aumentar su riesgo incluyen tener un historial de problemas pulmonares u otros tipos de neumonía, o si usted toma medicamentos que afectan el sistema inmunológico como los corticosteroides u otras terapias inmunodepresoras, tales como las que utilizan las personas que están teniendo un trasplante de órgano.


patient and doctor¿Cómo Puedo Prevenir la PCP?

El hongo de la PCP es muy común, pero ha sido difícil para los científicos identificarlo en el medio ambiente. Puesto que es difícil prevenir que usted esté expuesto a la PCP, mantener un sistema inmunológico sano, tomar medicamentos preventivos si se está en mayor riesgo de PCP, y recibir la atención médica adecuada son las mejores maneras de prevenirla.

La mejor manera de prevenir la PCP es utilizando una terapia eficaz contra el VIH y manteniendo su sistema inmunológico sano. Manteniendo su recuento de células CD4+ por encima de 200 ayuda a mantener el sistema inmunológico saludable. Esto, a su vez, ayuda a prevenir que la PCP se convierta en un problema. Si su sistema inmunológico muestra señales de estar deteriorado, tomar una terapia preventiva contra la PCP es de suma importancia si usted está en riesgo. Si fuma, dejar de fumar podría ayudar a prevenir la PCP, al posiblemente mejorar la salud de sus pulmones lo que les proporciona una mayor posibilidad de combatir las infecciones pulmonares. A los fumadores que no hayan fumado durante un año o más les va tan bien con los medicamentos contra la PCP como a los que nunca han fumado.

La vacuna común contra la gripe (flu shot) no prevendrá la PCP. No existe una vacuna contra la PCP.


pregnant womanInquietudes Sobre las Mujeres Embarazadas y los Niños

Las mujeres embarazadas

Las mujeres que están embarazadas o que piensan quedar en embarazo deben seguir las pautas estándar para la prevención de la PCP y utilizar terapia preventiva si están en riesgo. Sin embargo, existen ciertas inquietudes acerca de que la mayoría de las terapias preventivas pueden hacer daño al bebé en desarrollo durante los tres primeros meses de embarazo. Pregúntele a su médico cuál es el mejor tratamiento para usted.

babyLos niños

El diagnóstico temprano y el tratamiento del VIH en las mujeres embarazadas pueden ayudar a prevenir el VIH y la PCP en sus bebés. Los bebés recién nacidos con madres con VIH deberían comenzar el medicamento Bactrim/Septra (B/S) a la edad de 4 a 6 semanas. (Los bebés no suelen contraer la PCP hasta que tienen 8 semanas). Si las pruebas del VIH muestran posteriormente que el bebé no tiene el VIH, entonces puede suspenderse la terapia con B/S. Si el bebé sí tiene el VIH, debe continuarse el B/S hasta que el bebé alcance la edad de un año. Después de un año, la decisión acerca de mantener la terapia preventiva se basará en el recuento de células CD4+ del bebé.


¿Cuándo Debo Iniciar el Tratamiento Preventivo?

Usted debe hacerse regularmente análisis de sangre para evaluar la salud de su sistema inmunológico. (Para más información, vea la publicación de Project Inform, Análisis de sangre.) Generalmente, se recomienda iniciar la terapia preventiva contra la PCP si su recuento de células CD4+ cae por debajo de 200. Si usted presenta algunos síntomas, tales como temperatura por encima de 100°F que dura por más de 2 semanas o una infección por hongos en la boca o la garganta (aftas) a pesar de tener un recuento alto de células CD4+, se recomienda la terapia preventiva. En este caso, tener una infección por hongos, parece aumentar el riesgo de contraer PCP. Esto también puede ser cierto para las mujeres VIH positivas que experimenten repetidas infecciones vaginales por hongos.


¿Puedo Suspender en Algún Momento la Terapia?

Sí, suspender la terapia parece estar bien si sus análisis de sangre muestran cierto nivel de salud y se encuentra libre de síntomas preocupantes (tales como fiebre, infecciones por hongos, etc.). Si su recuento de células CD4+ sube por encima de 200 y permanece así durante 3 meses, y además no tiene otros síntomas, podría ser seguro suspender los medicamentos para la PCP. Sin embargo, algunos investigadores sugieren que seis meses es un período de tiempo más seguro o si el recuento de células CD4+ está por encima de 300 para suspender la terapia preventiva. Hable con su médico acerca de las ventajas y desventajas de suspender la terapia y hagan un plan para suspenderla de manera segura si creen que es lo adecuado para usted.

Si una persona desarrolla PCP cuando su recuento de células CD4+ está por encima de 200, entonces se recomienda que la terapia preventiva se continúe de por vida. La prevención de la PCP debe iniciarse cada vez que el recuento de células CD4+ caiga por debajo de 200, o el porcentaje de células CD4+ sea inferior al 14%, o exista evidencia de infecciones por hongos persistentes y/o fiebre. Si usted ha suspendido la prevención de la PCP antes, es necesario recomenzarla si estos problemas regresan. No existen pautas que recomienden si los niños pueden suspender de manera segura su terapia preventiva contra la PCP, pero los médicos seguramente harán sus recomendaciones basados en la salud inmunológica del niño.


¿Qué Medicamentos se Utilizan Para Prevenir la PCP?

El medicamento más eficaz para prevenir la PCP es el antibiótico doble Bactrim/Separa (B/S, TMP/SMX, trimetoprim-sulfametoxazola). Otros medicamentos utilizados incluyen dapsona, Mepron (atovaquona), y NebuPent (pentamidina en aerosol).

Al tomar estos medicamentos, es importante tomarlos de acuerdo a como sean recetados. Hable con su médico primero si tiene dificultades para seguir tomando los medicamentos como le fueron recetados. Además, estos medicamentos podrían interactuar con otros medicamentos que usted esté tomando. Asegúrese de que su médico sepa qué otros medicamentos está usted utilizando cuando inicie un nuevo medicamento.

Bactrim/Septra (B/S)

B/S es un medicamento barato y eficaz para prevenir la PCP y otros tipos de neumonía, infecciones bacterianas y toxoplasmosis (toxo). Puesto que Septra es un medicamento a base de sulfa, aproximadamente la mitad de las personas desarrolla una reacción alérgica al mismo. El principal efecto secundario es el salpullido. Otros efectos secundarios pueden incluir fiebre, náuseas, vómito, problemas del hígado y los riñones, altos niveles de potasio en la sangre, sensibilidad a la luz solar (fotosensibilidad) y bajos recuentos de glóbulos rojos (anemia), bajos recuentos de glóbulos blancos (neutropenia), o de plaquetas (trombocitopenia).

En casos raros, los salpullidos y otros efectos secundarios pueden ser la señal de un trastorno que puede poner la vida en peligro llamado síndrome de Stevens-Johnson (SJS).

Los síntomas pueden incluir ampollas severas, manchas en la piel; ampollas en la boca, los ojos, la nariz y el área genital; fiebre; e hinchazón de los párpados de los ojos. Aunque el SJS es raro, la gente debe alertar a sus médicos con las primeras señales de este efecto secundario.

Aun si usted tiene una reacción leve al B/S, su médico podría todavía recomendarle su uso. Esto es debido a que es un medicamento mucho más eficaz tanto para prevenir como para tratar la PCP. Para las personas que puede lograrse que toleren el medicamento, tendrán a su disposición un medicamento potente e importante para tratar la PCP. Para hacerlo, usted deberá pasar por un proceso llamado desensibilización. Este implica tomar B/S primero en dosis muy pequeñas e ir aumentándolas progresivamente hasta llegar a la dosis adecuada. Casi un 70% de las personas que ensayan esto pueden utilizar el B/S sin mayores problemas. Pasar por este proceso con un médico experimentado le ayudará a hacerlo con éxito.

El B/S viene en tabletas y una emulsión líquida para niños. La dosis estándar es una tableta de doble potencia de Bactrim de 800 mg/ Septra de 100 mg administrada una vez al día. También puede administrarse tres veces a la semana, lo que causa menos efectos secundarios. Sin embargo, las personas que lo toman diariamente tienen tasas menores de neumonía bacteriana y toxo, y en general viven durante más tiempo.

El B/S puede interactuar con muchos medicamentos incluyendo dapsona, diuréticos, metrotexata, fenitoin, sulfonilureas, warfarina y medicamentos contra el VIH. Leer por completo los insertos de las recetas o hablar con su médico o farmacéutico son buenas maneras de saber las posibles interacciones.

Dapsona

La dapsona (con o sin pirimetamina) es otra pastilla antibiótica. No es tan eficaz como el B/S, y debe tomarse con pirimetamina para prevenir la toxo. Sus efectos secundarios incluyen salpullidos, náuseas y algunas veces hepatitis. Aunque la dapsona puede ser una opción razonable para las personas que son alérgicas al B/S, cerca de la mitad también son alérgicas a la dapsona. La dosis estándar es una pastillas de 50 mg tomada dos veces al día o una de 100 mg, una vez al día.

La dapsona puede interactuar con muchos medicamentos, incluyendo clofazimina, dideoxinosina, antagonistas de ácido fólico, probenecid, rifampin, trimetroprim y medicamentos contra el VIH. Muchos pacientes que toman dapsona deben hacerse pruebas para evaluar si hay deficiencia de la enzima G6P (glucosa-6-fosfatasa). Leer por completo los insertos de las recetas o hablar con su médico o farmacéutico son buenas maneras de saber las posibles interacciones.

Mepron (atovaquona)

El Mepron es tan eficaz como la dapsona para prevenir la PCP. Tiene menos y distintos efectos secundarios que la dapsona (principalmente problemas estomacales), pero es más costoso. El Mepron es probablemente activo contra la toxo pero no contra la neumonía bacteriana. La dosis estándar es una suspensión oral de 1,500 mg al día, tomada con una de las comidas. Debido a su costo, solo se considera cuando las personas no pueden tolerar el B/S y/o la dapsona, o para los que se cree que no vayan a tolerar bien estos otros medicamentos.

El Mepron puede interactuar con muchos medicamentos, incluyendo Bactrim/Septra, rifabutin, rifampin y medicamentos contra el VIH. Leer por completo los insertos de las recetas o hablar con su médico o farmacéutico son buenas maneras de saber las posibles interacciones.

NebuPent (pentamidina en aerosol)

El NebuPent es el medicamento utilizado con menos frecuencia. Implica inspirar mensualmente una fina niebla del medicamento a los pulmones por medio de una máquina llamada nebulizador. Aunque no ha probado ser tan eficaz como el B/S, es una opción razonable para las personas que no pueden tolerar el B/S o la dapsona.

La principal ventaja del NebuPent es que causa menos efectos secundarios y no tiene que ser utilizado diariamente. El principal efecto secundario es un sabor metálico en la boca, el cual suele desaparecer pronto. También puede causar resequedad en la garganta, dolor de cabeza y episodios de tos, especialmente en los fumadores. La principal desventaja es que las personas que utilizan el NebuPent contraen PCP con más frecuencia que los que toman antibióticos.

Debido a que el NebuPent se concentra en los pulmones, no es eficaz en prevenir la PCP en otras partes del organismo. No es tan eficaz como el B/S en prevenir otras neumonías bacterianas o la toxo. Esto además de su inferioridad en prevenir la PCP, son las principales desventajas de su uso.

La mayoría de las personas que utilizan NebuPent reciben su tratamiento en una clínica cada cuatro semanas. La dosis estándar es 300 mg. Se debe utilizar un nebulizador Respigard II ™ para recibir la dosis debido a que aumenta la absorción apropiada del medicamento.

La pentamidina puede interactuar con muchos medicamentos, incluyendo cidofovir, foscarnet, ciertos medicamentos para el corazón y contra el VIH. Leer por completo los insertos de las recetas o hablar con su médico o farmacéutico son buenas maneras de saber las posibles interacciones.


¿Cómo Consigo los Medicamentos Para PCP?

Los medicamentos utilizados para prevenir la enfermedad de la PCP pueden conseguirse con una receta de su médico. La mayoría de los estados cubren estos medicamentos a través del programa de asistencia para adquirir medicamentos para el SIDA “AIDS Drug Assistance Program (ADAP)” Para ver si usted es elegible para el programa de ADAP de su estado y verificar si estos medicamentos están cubiertos, contacte a su Departamento de Salud Pública, su Oficina del SIDA estatal, o su programa ADAP estatal. También hay información disponible a través del AIDS Treatment Data Network en el 1-800-734-7104, o visite www.atdn.org (en inglés) y haga clic en “Access Project”. Las personas que no tengan seguro, Medicaid, cobertura de ADAP o de otra manera no puedan pagar el medicamento algunas veces tienen acceso a ellos a través del programa de asistencia a los pacientes “Patient Asístanse Program” del fabricante.


En Conclusión




This article was provided by Project Inform. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5636.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.