Print this page    •   Back to Web version of article

Estrategias sobre Cuándo Iniciar la Terapia contra el VIH
Asuntos Que se Deben Tener en Cuenta Cuando se Toma una Terapia por Primera Vez

Marzo de 2004

Información en inglés (English version)



La decisión acerca de cuándo se debe iniciar la terapia contra el VIH y qué tratamientos se deben utilizar puede ser abrumadora. Aunque la terapia puede retardar mucho el curso de la enfermedad del VIH, y aumentar la duración y la calidad de la vida, también podría causar efectos secundarios. Probablemente, para la mayoría de las personas, ninguna funcionará de manera indefinida.

Algunas personas prefieren postergar la terapia por el mayor tiempo posible mientras que sea seguro. Otros deciden iniciar la terapia en la parte inicial del curso de la enfermedad. Ambas estrategias tienen méritos y ambas tienen el apoyo de algunos investigadores. Pensar acerca de toda la información y opciones que tiene a su disposición le ayudará a lograr los mejores resultados con cualquiera de las dos estrategias.

Cuando una persona comienza a ver la terapia como parte del panorama general, es más fácil hacer cambios a medida que vaya obteniendo nueva información. Por ejemplo, usted podría decidir iniciar con cierto régimen de medicamentos, y luego darse cuenta de que no funcionan tan bien como usted esperaba. En este caso, sería de gran utilidad que usted ya hubiera explorado a fondo sus opciones y determinado cuál sería su siguiente régimen, pues así podría proceder confiadamente en lugar de sentirse abrumado debido a que su primera opción no funcionó con la eficacia que esperaba.

Una manera de comenzar a tomar decisiones acerca de la terapia es elaborando una lista de preguntas a considerar, como las que mencionamos a continuación. Las respuestas a estas preguntas pueden ayudarle a pensar cada uno de los pasos que le gustaría dar para implementar así su propia estrategia de terapia.


Algunas preguntas a responder antes de iniciar una terapia …

¿Cuál es su recuento actual de células CD4+?

¿Cuál es su carga viral actual?

¿Está usted listo o dispuesto a comprometerse con el uso de una terapia?

¿Es usted consciente de los posibles efectos secundarios?

¿Sabe cuáles terapias pueden preservar más opciones para el uso futuro?

¿Cómo se siente acerca de la terapia?

¿Es usted consciente de cómo la terapia podría afectar su vida?


Cuándo iniciar la terapia

Es posible y razonable iniciar la terapia de medicamentos contra el VIH en cualquier punto del curso de la enfermedad del VIH. Sin embargo, no existe un consenso acerca de cuándo sea el mejor momento para iniciarla.

Un grupo de personas -- incluyendo investigadores, médicos, y personas que viven con el VIH y sus defensores -- se reúnen regularmente para discutir los resultados de los estudios y sus experiencias en el tratamiento y el manejo del VIH. Este grupo se llama Federal Guidelines Committee (comité para la creación de las pautas generales).

Más o menos cada año, ellos actualizan una serie de recomendaciones para médicos y pacientes con el fin de ayudarles a tomar decisiones acerca de los medicamentos contra el VIH. Conocidas como "Federal Guidelines" (pautas federales) o "Guidelines" (pautas), los extractos que encontrará a continuación van dirigidos a los adultos y adolescentes.

Estas pautas tienen el propósito de ayudar a las personas a resolver las inquietudes que les puedan surgir con respecto al uso de las terapias. No son reglas que deban seguirse de manera precisa. Cuando se tiene suficiente información sobre un aspecto del tratamiento de la enfermedad del VIH, las pautas entonces recomendarán o sugerirán una preferencia. En el caso de que la información esté menos clara, también las recomendaciones dirán exactamente eso.

Algunas personas no se enteran de que son VIH positivas sino hasta después de haberse enfermado con alguna infección relacionada con el SIDA. Conocer a tiempo su estatus del VIH le permite tener más flexibilidad para manejarlo antes de tener que enfrentarse a la decisión de tomar una terapia contra el VIH. Sin embargo, es posible tomar decisiones bien informadas aún en el caso de estar afrontando retos de salud.

Aunque el cuadro siguiente recomienda que todas las personas con recuentos de células CD4+ por debajo de 200 debieran estar en tratamiento, verdaderamente nunca es demasiado tarde para comenzar. Las personas que se enteren de que son VIH positivas cuando sus recuentos de células CD4+ sean inferiores 200 a aún pueden beneficiarse de la terapia.


Pautas Federales Básicas
Si usted tiene estos tres ... Entonces ...
Síntomas Las células cd4+ Nivel de VIH Las pautas recomiendan
Síntomas severos, enfermedades que indican la presencia del SIDA cualquier número cualquier número Se recomienda fuertemente iniciar la terapia.
Síntomas severos o ningún síntoma menos de 200 cualquier número Se recomienda fuertemente iniciar la terapia.
Ningún síntoma de 200 a 350 cualquier número Se debe ofrecer tratamiento, aunque existe algún desacuerdo.
Ningún síntoma 350 o más 55,000 o más Aunque hasta el 30% de las personas en esta categoría pueden experimentar el avance de la enfermedad si se deja sin tratamiento, no existe todavía información para probar de manera concluyente que iniciar el tratamiento en este momento traiga beneficios a largo plazo.
Ningún síntoma 350 o más menos de 55,000 La mayoría no recomendaría la terapia ya que el riesgo de avance de la enfermedad es bajo (15%).
Ningún síntoma o infección primaria del VIH (síndrome retroviral agudo) beneficios a largo plazo. más de 200 cualquier número -- hasta varios millones de copias Nivel detectable del VIH, pero las pruebas de antígeno son negativas o indeterminadas. Puede ofrecerse tratamiento, pero los beneficios de iniciar la terapia en este momento son todavía teóricos. No existe información para probar los beneficios a largo plazo.


Cosas que se deben tener en cuenta

Si los medicamentos contra el VIH fueran fáciles de tomar, no causaran efectos secundarios y nunca dejaran de funcionar a pesar de la resistencia, entonces tomar la decisión acerca de cuándo iniciar la terapia sería algo muy sencillo. Sin embargo, con los medicamentos que se encuentran disponibles en la actualidad el truco consiste en equilibrar los beneficios de reducir los niveles del VIH y aumentar los recuentos de células CD4+, con los posibles efectos secundarios y las fallas del tratamiento. Los siguientes ejemplos ayudan a dar claridad al proceso de evaluar los distintos factores. Cada uno tiene sus propios posibles beneficios e inconvenientes. Aunque se explican tanto las ventajas como las desventajas, la única respuesta "correcta" es la que resulta después de considerar cuidadosamente los dos aspectos.


Ejemplo 1: Infección primaria o aguda

Un hombre sabe que estuvo expuesto al VIH hace varias semanas, Las pruebas muestran que su carga viral es de 600,000, pero los anticuerpos continúan siendo negativos. Esto indica que se encuentra en la etapa primaria o aguda de la infección del VIH. Su médico dice que debería iniciar el tratamiento inmediatamente y solo tiene algunos días para decidir. ¿Debería iniciar ahora?

Las ventajas
No hay información concluyente que pruebe que iniciar la terapia ahora resulte en una vida más larga y saludable. Sin embargo, algunos investigadores sugieren que el tratamiento temprano podría:

Las desventajas

Éstas son menos teóricas e incluyen la posibilidad de que la persona:


Ejemplo 2: Recuentos de células CD4+ entre 200 y 350

Una mujer, quien posiblemente ha sido seropositiva durante diez años, ha venido observando disminuciones en sus recuentos de células CD4+. Éstas han bajado de 450 a 375, y luego a 320 en el transcurso de seis meses. Sin embargo, su nivel de VIH es relativamente estable alrededor de 15,000. Ella le tiene temor a los efectos secundarios y por eso duda en iniciar la terapia. ¿Debería ella iniciar la terapia ahora o esperar a ver que pasa con estos dos indicadores?

Las ventajas

Si ella inicia la terapia ahora, podría reducir más el riesgo de enfermarse en los próximos tres años que si espera.

Las desventajas

Si sus temores sobre los efectos secundarios son lo suficientemente fuertes podrían dificultarle permanecer fiel a su régimen.


Ejemplo 3: Células CD4+ por encima de 350 con nivel bajo de VIH

Un hombre se entera de que es VIH positivo y por lo tanto investiga abundante literatura en el Internet acerca de los tratamientos para el VIH, entusiasmándose con las estrategias más nuevas y las que están en nivel experimental. Aunque su recuento de células CD4+ es de 450 y su nivel de VIH nunca ha estado por encima de 4,000 en 3 pruebas durante los últimos 6 meses, él desea combatir agresivamente al virus y ensayar la terapia. ¿Debería él iniciar su tratamiento?

Las ventajas

Iniciar la terapia tan temprano podría llevar teóricamente a beneficios a largo plazo en cuanto a la función inmunológica y la diversidad viral. Sin embargo, los posibles beneficios -- igual que sucede con el tratamiento durante la infección primaria -- no han sido aún comprobados de manera concluyente.

Las desventajas

Iniciar el tratamiento tan temprano podría agotar las opciones demasiado pronto.


Ejemplo 4: Si se tiente tanto VIH como hepatitis C

Una mujer ha sido seropositiva durante más de 10 años. También ha tenido el virus de la hepatitis C (VHC) durante veinte años o más. Recientemente se enteró de que tenía serios daños en el hígado. Las pruebas que evalúan el funcionamiento hepático y una biopsia del hígado muestran el VHC está causando este daño. Ella nunca antes ha estado en terapia contra el VIH o el VHC. Su recuento de células CD4+ es de 300 y su nivel del VIH es de 80,000. ¿Debería ella iniciar un tratamiento contra el VIH ahora o esperar hasta después de tratar la hepatitis?

Las ventajas

Las desventajas


La mejor combinación

¿Cuál es la mejor combinación para las personas que inician una terapia?

El interrogante acerca de cuál combinación de medicamentos contra el VIH debería una persona utilizar como terapia de primera línea puede parecer confuso. Sin embargo, existen solamente algunos factores a considerar. Esto hace más estrecha la gama de opciones para la terapia de primera línea. Estos incluyen:


Recuerde cuáles son los objetivos de la terapia

Una combinación eficaz de medicamentos contra el VIH deberá bajar el nivel del virus al menor número posible (preferiblemente a niveles indetectables) y aumentar el recuento de células CD4+. Esto debe suceder sin producirle efectos secundarios debilitantes y sin afectar la calidad de vida. Además deberán ser fáciles de tomar de acuerdo a los horarios de la persona, de tal manera que se puedan ingerir todas las dosis de acuerdo a como han sido recetadas (es decir, que haya una buena adherencia al tratamiento).

No se puede destacar suficientemente la gran importancia que tiene la adherencia a los medicamentos. Varios estudios han encontrado que la razón más común para la falla en los tratamientos es la omisión de dosis. Por lo tanto, la voluntad de adherirse a su tratamiento juega un papel preponderante en cualquier decisión que vaya a tomar acerca de una terapia. La publicación de Project Inform, La adherencia: cómo mantenerse al día con sus medicamentos, puede ayudarle a prepararse para conservar una buena adherencia.

Hay aprobadas cuatro clases diferentes de medicamentos contra el VIH para ser utilizados en distintas combinaciones. Estas son:

Cada una de estas cuatro clases actúa de manera diferente para impedir que el VIH elabore nuevas copias de sí mismo (réplicas). Actualmente en los Estados Unidos, se utilizan tres o más medicamentos juntos para conformar regímenes eficaces. Para la terapia de primera línea por lo general se incluyen dos NRTIs y uno de otra clase, como un NNRTI o un PI. Puede encontrar una Cuadro de identificación de los medicamentos (abajo).

Las pautas federales indican las siguientes dos combinaciones como "preferidas" para los regímenes de primera línea. Esto es debido a que se considera que tienen una buena potencia contra el VIH y que son fáciles de tomar. Las pautas también mencionan más de una docena de otros regímenes que pueden ser menos potentes, tener un poco más de efectos secundarios, tener que tomarse con mayor frecuencia, o requerir un mayor número de pastillas que los que se enumeran a continuación.




This article was provided by Project Inform. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5627.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.