Print this page    •   Back to Web version of article

La Candidiasis Vaginal

Noviembre de 2004

En inglés (in English)


La candidiasis vaginal es causada por un hongo o levadura que se localiza en la vulva y/o vagina. Produce una especie de flujo maloliente, espeso, blanco-amarillento que puede estar acompañado de picazón, ardor e inflamación. También puede causar que caminar, orinar o tener relaciones sexuales resulte muy doloroso.

Mujer: 'Caminando se ha vuelto doloroso para mi.' Doctora: 'Me quiero hacer una prueba de infeccion vaginal.'La candidiasis vaginal puede ser un problema ocasional incluso para la mujer más sana. Sin embargo, es más común y más severo en el caso de las mujeres cuyos sistemas inmunológicos se encuentran debilitados. Para muchas de ellas, la reaparición o el empeoramiento de una infección vaginal derivada de una levadura, es el primer síntoma de la infección del VIH. Este tipo de infección puede presentarse en cualquier nivel del recuento de células CD4+, pero es probable que ocurra con mayor frecuencia cuando este se encuentra por debajo de 100.


Causa

La candidiasis vaginal es causada por un hongo llamado Cándida. Este hongo se encuentra siempre presente en pequeñas cantidades en la boca, la vagina, el canal digestivo y la piel. Entre las personas sanas, las bacterias "amistosas" y el sistema digestivo impiden que el hongo produzca una infección. No obstante, cuando el sistema inmunológico se encuentra debilitado o deteriorado, es más probable que la Cándida crezca y cause la enfermedad.

Ciertos medicamentos pueden alterar los organismos naturales que se encuentran en la vagina, lo cual a su vez puede impulsar el crecimiento de la Cándida. Entre ellos figura el uso prolongado de antibióticos, esteroides y anticonceptivos orales (control de la natalidad) con un alto contenido de estrógeno. Otros factores que pueden causar la candidiasis incluyen la diabetes, el embarazo, el uso de antihistamínicos (medicamentos empleados comúnmente para prevenir alergias y salpullidos) y deficiencias de hierro, ácido fólico, vitamina B12 o zinc. Diversos factores que pueden debilitar el sistema inmunológico -- desde la quimoterapia para el tratamiento del cáncer hasta el estrés y la depresión -- también pueden causar la candidiasis. Los pantis demasiado apretados y una reacción a los ingredientes químicos que se encuentran en jabones y detergentes, también pueden producir la candidiasis vaginal.


Diagnóstico

La candidiasis vaginal generalmente se diagnostica por la apariencia y los síntomas. Debido a que los síntomas son similares a muchas otras condiciones, como la enfermedad de transmisión sexual llamada tricomonas, el médico debe confirmar el diagnóstico raspando parte del área afectada para que sea examinada con microscopio. Por lo general, si la infección no desaparece después del tratamiento, se llevan a cabo otros exámenes de laboratorio.


Tratamiento

Los tratamientos tópicos (que actúan solamente en el área en la cual son aplicados) son la primera opción para infecciones causadas por la levadura y generalmente funcionan en casos de leves a moderados. Estos tratamientos incluyen cremas vaginales, supositorios o tabletas. Muchos de ellos se pueden conseguir en las farmacias sin necesidad de fórmula médica.

La mayoría de los tratamientos tópicos se aplican en la vagina una o dos veces diarias durante tres días, o bien una vez al día durante siete días. (Consultar la tabla con los nombres y las dosis de los medicamentos.) Los tratamientos más prolongados (entre siete y catorce días) pueden resultar más eficaces en el caso de las mujeres seropositivas.

Generalmente los tratamientos tópicos no tienen efectos secundarios, pero en un número reducido de mujeres pueden producir ardor vaginal, picazón o erupciones cutáneas. Unas cuantas mujeres han experimentado calambres o dolores de cabeza. Las cremas vaginales a base de aceite deben ser usadas con precaución pues pueden debilitar los condones de látex y los diafragmas (ver el cuadro.)

Si el tratamiento tópico no funciona o si se presentan brotes recurrentes con frecuencia, es posible que se requieran medicamentos sistémicos (que actúan en todo el cuerpo.) Una dosis oral única de fluconazole (Diflucan) se está utilizando cada vez más para tratar la -- candidiasis vaginal.


Tratamiento de la Candidiasis Vaginal

Nombre del medicamento Dosis Notas
Terapias Tópicas
Butoconazole 2%, crema 5 gramos durante 3 días Disponible sin prescripción médica. Puede debilitar los condones de látex y los diafragmas.
Clotrimazole (Lotrimin)
1%, crema
5 gramos durante 7–14 días Disponible sin prescripción médica. Puede debilitar los condones de látex y los diafragmas.
Clotrimazole (Mycelex) tableta vaginal de 100mg. Una tableta de 100mg durante siete días o dos de 100mg durante tres días  
Clotrimazole (Mycelex), tableta vaginal de 100mg. Una sola dosis  
Miconazole (Monistat), crema al 2% 5 gramos durante 7 días Disponible sin prescripción médica. Puede debilitar los condones de látex y los diafragmas.
Miconazole (Monistat) supositorio vaginal de 200mg. Una vez al día durante tres días Disponible sin prescripción médica.
Miconazole (Monistat), supositorio vaginal de 100mg Una vez al día durante siete días Disponible sin prescripción médica.
Miconazole (Monistat), supositorio vaginal de 1,200mg Una sola dosis  
Tioconazole (Vagistat), unguento de 300mg Una sola dosis Disponible sin prescripción médica.
Terconazole (Terazol 7),crema al 0.4% 5 gramos durante siete días Puede debilitar los condones de látex y los diafragmas.
Terconazole (Terazol 3), crema al 0.8% 5 gramos durante tres días Puede debilitar los condones de látex y los diafragmas.
Terconazole (Terazol 3), supositorio vaginal de 80mg Una vez al día durante tres días  
Terapias Orales
Fluconazole (Diflucan) Una dosis de 150mg No se recomienda para las mujeres embarazadas. Algunas veces se usa semanalmente como método preventivo
Itraconazole (Sporanox) Una dosis de 100mg >No se recomienda para las mujeres embarazadas. Algunas veces se usa semanalmente como método preventivo
Ketaconazole (Nizoral) Una dosis de 200–400mg No se recomienda para las mujeres embarazadas. Algunas veces se usa semanalmente como método preventivo
Otras Terapias
Tableta vaginal Nystatin (Mycostatin) Aplicada a las áreas afectadas dos veces al día durante tres días Disponible sin prescripción médica. Puede ser útil para las infecciones recurrentes (aplicar cada siete días durante un mes); la aplicación puede resultar desagradable; puede causar inflamación vaginal; se recomienda abstenerse de sexo o usar un condón


Prevención de la Candidiasis Vaginal

Existen muchas maneras prácticas para tratar de prevenir la candidiasis vaginal (ver más abajo). Para las mujeres con brotes recurrentes de candidiasis vaginal, se emplea a veces una dosis única de fluconazole una vez a la semana para prevenir la infección. Se recomienda precaución al seguir este procedimiento pues el uso del fluconazole durante un tiempo prolongado puede resultar en una candidiasis que se haga resistente al tratamiento.

Durante años se ha usado la violeta de genciana para el tratamiento y la prevención de infecciones derivadas de los hongos. Se puede conseguir en farmacias sin necesidad de prescripción, pero es posible que el médico de cada paciente tenga instrucciones específicas para la prevención de la candidiasis vaginal. Como estrategia de prevención, una vez a la semana se aplica en el área afectada con una torunda de algodón, durante un período de cuatro semanas, o de acuerdo a las instrucciones del médico.


El Tratamiento y la Prevención Natural de Infecciones Causadas por los Hongos

Existe una conexión muy intensa entre la alimentación y la salud del sistema inmunológico. Sin embargo, los enfoques nutricionales para la prevención y el tratamiento de condiciones como la candidiasis son complicados y polémicos. Si bien es cierto que no existe una fórmula mágica para la prevención o el tratamiento de infecciones causadas por la levadura que sean aplicables a todas las personas, la observación de algunas pautas básicas puede disminuir el riesgo de que la levadura se convierta en un riesgo.

El azúcar, la levadura, los productos lácteos, el trigo, la cafeína, la nicotina y el alcohol, fomentan el crecimiento de la levadura. Los nutricionistas recomiendan que se consuma la menor cantidad posible de estos alimentos y productos para disminuir el riesgo y/o la severidad de las infecciones debidas a la levadura. Un mayor consumo de alimentos que pueden restringir el crecimiento de la levadura, tales como el ajo, o bien tipos de leche y yogur que contienen acidófilos, puede ayudar a prevenir infecciones provenientes de la levadura o proporcionar un tratamiento adicional para las infecciones que se produzcan.

Consejos Para la Prevención Práctica

  • Evitar las duchas vaginales. Esta práctica altera el nivel normal de ácido de la vagina y produce inflamación; ambas cosas pueden aumentar el riesgo de infección.
  • Es aconsejable no usar detergente perfumado, lejía o suavizante de la tela. Los químicos que contiene el detergente perfumado pueden causar infecciones con levadura. La lejía en la ropa puede perjudicar la bacteria amistosa que evita que la Cándida asuma control. Por su parte, los suavizantes de la tela impiden que la humedad se escape, de manera que la piel permanece húmeda y existen mayores probabilidades de que crezca la levadura.
  • Es mejor evitar la ropa apretada, pues restringe la circulación del aire.
  • Es conveniente usar ropa interior de algodón, que permite la entrada de aire y la salida de la humedad.
  • Se debe evitar lavar el área vaginal con desodorantes, jabones aromáticos o baños de burbujas.
  • Si las infecciones por levadura se convierten en un problema, se debe intentar el uso de un producto de limpieza sin jabón, con lo cual existirán menos probabilidades de provocar una irritación en el área vaginal.

grafica: alimentacionLa Alimentación Como Forma de Prevención

  • Reducir o evitar los azúcares (el sirope de maíz o de arce, glucosa, fructosa y sacarosa.) Los azúcares son alimento para la Cándida y la ayudan a crecer
  • Reducir o evitar el alcohol. El alcohol se convierte en azúcar y ayuda al desarrollo de la Cándida.
  • Ingerir cantidades considerables de ajo. (Se considera que el más recomendable es el ajo fresco -- triturado y colocado en cápsulas de gel, hasta seis dientes de ajo al día.) Se cree que el ajo posee ciertas propiedades naturales que actúan contra los hongos. (No se sabe si el ajo en grandes cantidades interfiere con los medicamentos contra el VIH, pero existe alguna evidencia de que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios al tomar ritonavir [Norvir].)
  • Se debe tomar leche o comer yogur que contenga bacteria acidófila. El acidófilo es una bacteria "amistosa" que ayuda a mantener el cuerpo en equilibrio.


embarazoEl Embarazo y los Medicamentos Contra los Hongos

La guía del U.S. Public Health Service Guidelines for the Prevention of Opportunistic Infections (Manual del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos para la prevención de infecciones oportunistas) incluye recomendaciones sobre el uso de medicamentos contra los hongos durante el embarazo. En resumen, el manual recomienda que el azole oral contra los hongos -- incluyendo el fluconazole (Diflucan), el itraconazole (Sporanox) y el ketoconazole (Nizoral) -- no deben ser usados durante el embarazo, pues han producido defectos de nacimiento en estudios conducidos con animales.

Si la paciente está embarazada y se encuentra en un proceso de tratamiento o prevención de la candidiasis vaginal, es preferible la aplicación de una terapia tópica. Más aún, es recomendable que el azole oral sea interrumpido en las mujeres que quedan embarazadas y que las mujeres que estén tomando estos medicamentos utilicen un método efectivo de control de la natalidad.


Conclusión

La candidiasis es una de las afecciones más comunes entre las personas con VIH. Si bien en términos generales es una afección relativamente común, con frecuencia es la primera señal de que la infección del VIH está avanzando hacia una etapa más severa, y más aún en el caso de infecciones por levadura que se hacen recurrentes o que responden en menor grado al tratamiento. Los brotes de candidiasis pueden ser frecuentes, producir una molestia enorme y añadir a la tendencia de salud decreciente que se presenta con el SIDA.

Es muy importante la prevención y el tratamiento de la candidiasis vaginal, al igual que otras formas de candidiasis. Esto disminuirá el malestar causado por la infección y reducirá el daño a largo plazo que la candidiasis puede causar en el sistema inmunológico de la persona.

Para obtener información sobre la candidiasis oral, lea el documento Candidiasis Oral, disponible con una llamada a la línea gratuita de ayuda de Project Inform para el tratamiento del VIH y el SIDA, en el teléfono 1-800-822-7422 (por el momento sólo en inglés) o bien visite nuestro portal de Internet en www.projectinform.org.




This article was provided by Proyecto Inform. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art5616.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.