Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Recomendaciones Provisionales Para el Uso de Respiradores y Mascarillas en Ciertas Áreas de la Comunidad Donde se ha Detectado la Transmisión del Virus de la Influenza H1N1

26 de mayo de 2009

Este documento proporciona recomendaciones provisionales actualizadas sobre el uso de respiradores y mascarillas para disminuir la exposición al virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1). Estas recomendaciones reemplazan las recomendaciones de los CDC anteriores sobre el uso de respiradores y mascarillas que puedan estar incluidas en otros documentos de los CDC con respecto al brote del virus nuevo H1N1. No se han realizado cambios en las recomendaciones sobre el uso de respiradores y mascarillas para los entornos de atención médica. Este documento ofrece directrices sobre el uso de respiradores y mascarillas para una más amplia variedad de entornos que los incluidos en documentos anteriores e incluye recomendaciones para aquellas personas que tienen un riesgo más alto de enfermarse gravemente debido a la infección por el virus nuevo H1N1 comparadas con aquellas que tienen un riesgo menor de infección por influenza. Para obtener más información sobre la infección por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1) en seres humanos, consulte el sitio web de los CDC sobre influenza H1N1. Se actualizarán las otras recomendaciones de los CDC sobre la nueva influenza H1N1 con la información de este documento tan pronto como sea posible.

Se pueden obtener recomendaciones e información general adicional más detalladas sobre el uso de mascarillas y respiradores en entornos comunitarios no ocupacionales en el documento de PandemicFlu.gov, Guía provisional de salud pública para el uso de mascarillas y respiradores en ámbitos comunitarios no ocupacionales durante una pandemia de influenza. Se puede encontrar información sobre el uso de mascarillas y respiradores en entornos de atención médica en www.cdc.gov/h1n1flu/guidelines_infection_control.htm (en inglés).

Foto de un respirador N95La información sobre la eficacia de los respiradores y de las mascarillas para disminuir el riesgo de infección por el virus de la influenza en la comunidad es extremadamente limitada. Por consiguiente, es difícil evaluar su potencial eficacia en la reducción del riesgo de la transmisión del virus nuevo de influenza tipo A (H1N1) en estos entornos. Debido a la falta de datos científicos claros, las recomendaciones provisionales que se ofrecen a continuación se han elaborado con base en un criterio de salud pública y en el uso de mascarillas y respiradores en otras circunstancias para prevenir la transmisión de la influenza y otros virus respiratorios y con base en la información actual sobre la transmisión y la gravedad del virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1).

El riesgo de infección, en áreas donde se han presentado casos confirmados en seres humanos de infección por el virus nuevo de la influenza tipo A (H1N1), puede disminuirse mediante una combinación de medidas. No hay una sola medida que se pueda tomar para prevenir completamente la infección, pero al combinar los siguientes pasos se puede reducir la probabilidad de transmisión. Estas medidas recomendadas son:

  • Lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia o usar un desinfectante a base de alcohol cuando no se disponga de agua y jabón.
  • Cúbrase con un pañuelo desechable la nariz y la boca cuando tosa o estornude.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Las personas enfermas con síntomas parecidos a los de la influenza deben quedarse en casa y reducir el contacto con otras personas, incluso deben evitar viajes, durante 7 días a partir del comienzo de los síntomas o hasta que hayan pasado 24 horas desde que desaparecieron los síntomas, el tiempo que sea mayor.
  • Evite el contacto cercano (es decir aproximadamente 6 pies) con personas que presenten síntomas similares a los de la influenza.

Además, los medicamentos antivirales de la influenza son una herramienta importante para el tratamiento y la prevención de la influenza, incluso de la nueva influenza H1N1. También consulte las recomendaciones sobre el uso de los medicamentos antivirales.

Respiradores y mascarillas

Las recomendaciones para el uso de respiradores y mascarillas se indican a continuación en la Tabla 1 en diferentes entornos en donde una persona puede estar expuesta al virus nuevo H1N1. Estas recomendaciones también difieren si la persona expuesta al virus nuevo H1N1 pertenece a un grupo con mayor riesgo de enfermarse gravemente por la influenza. En la Tabla 2 se incluyen más recomendaciones sobre el uso de mascarillas en personas con síntomas parecidos a los de la influenza que pueden ser causados por la infección del virus nuevo H1N1.

Existen diferencias significativas entre las mascarillas y los respiradores. Las mascarillas se ajustan ceñidamente a la cara y se usan para bloquear las gotas grandes que podrían entrar en contacto con la boca o nariz de las personas que utilizan las mascarillas. La mayoría de los respiradores (por ejemplo, los N95) están diseñados para ajustarse bien en la cara de las personas que los utilizan y filtran partículas muy pequeñas que estas personas podrían respirar. No obstante, tanto para las mascarillas como para los respiradores la información sobre la eficacia en la prevención de la transmisión de la influenza H1N1 (o de la influenza estacional) en varios entornos es limitada. Sin embargo, el uso de mascarillas o respiradores puede ser de gran beneficio si se usan lo más pronto posible al exponerse a una persona enferma y cuando se utilizan con regularidad. (Ref. 1. MacIntyre CR, et al. EID 2009;15:233-41. 2. Cowling BJ, et al. Non-pharmaceutical interventions to prevent household transmission of influenza. The 8th Asia Pacific Congress of Medical Virology, Hong Kong, 26-28 February 2009. )

Mascarillas: A menos que se indique lo contrario, el término "mascarilla" se utiliza para referirse a las mascarillas desechables aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) para uso como suministro médico. Esto incluye las mascarillas quirúrgicas, dentales, de procedimientos médicos, de aislamiento o máscaras para protección láser. Las mascarillas mencionadas tienen varios diseños. Un tipo de mascarilla se ajusta en la cara mediante dos tiras, se adapta a la cara con la ayuda de un ajuste flexible para el área de la nariz y puede ser plisada o plana o con forma de pico plano. Otro tipo viene con una curva premoldeada y se adhiere a la cara con una banda elástica y se ajusta de manera flexible al tabique de la nariz. Hay un tercer tipo de mascarillas que son planas o plisadas y se ajustan a la cara con dos tiras que se enganchan en las orejas. Las mascarillas aprobadas por la FDA para el uso como suministros médicos tienen niveles de protección específicos para prevenir la penetración de sangre o líquidos corporales. Las mascarillas evitan que las personas que las usen transmitan las gotitas. También evitan que a las personas que las usan las salpiquen o rocíen las gotitas en la boca o la nariz. Las mascarillas no están diseñadas para proteger contra partículas de aerosol muy pequeñas que puedan contener virus. No se deben volver a usar y después de un solo uso se deben tirar a la basura.

Respiradores: A menos que se indique lo contrario, el término "respirador" se refiere a un respirador N95 o a uno con pieza facial de filtración más elevada aprobado por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) de los CDC. Un respirador tiene como propósito evitar que la persona que lo utiliza respire partículas de aerosol muy pequeñas que puedan tener virus. Un respirador que se ajuste bien a la cara puede evitar que se filtren las partículas de aerosol pequeñas con virus que pueden ser generadas por la persona infectada, pero a diferencia de las mascarillas, la respiración con el respirador se hace más difícil durante periodos largos. Los respiradores no se recomiendan para los niños ni para las personas que tengan vello facial.

Para una eficacia óptima de los respiradores cuando se usan en entornos no ocupacionales se recomienda realizar pruebas de ajuste, evaluación médica y capacitación.

Cuando se necesite protección respiratoria en un entorno ocupacional, los respiradores deben usarse como parte de un programa integral de protección respiratoria tal como lo indica la norma de protección respiratoria de OSHA (29 CFR 1910.134). Esto incluye pruebas de ajuste, evaluación médica y capacitación del trabajador. Si se necesita usar respiradores en los entornos ocupacionales, cabe indicar que las personas con vello facial no deben usar respiradores ceñidos a la cara debido a que el vello puede interferir con el ajuste.

Si el uso de los respiradores es voluntario, los requisitos para su uso en un entorno ocupacional se pueden encontrar en el sitio web de OSHA (en inglés).

Los empleadores deben continuar evaluando los peligros del lugar de trabajo con respecto a la situación de la nueva influenza H1N1 tipo A de acuerdo con las recomendaciones de CDC y OSHA. Cuando las actividades de trabajo en entornos ocupacionales representan un riesgo de acuerdo a la función o la tarea, puede que se requiera el uso obligatorio de protección respiratoria; los estudios de riesgos, realizados por el empleador, también pueden identificar actividades de trabajo peligrosas. Por ejemplo, las actividades que generan grandes cantidades de aerosoles requieren de protección respiratoria independientemente del entorno en que se realice (es decir, hospitales centros ambulatorios, prisiones).

Para obtener información adicional sobre los respiradores y mascarillas, consulte el sitio web de CDC/NIOSH (en inglés), el sitio web de la Administración de Drogas y Alimentos (en inglés) y el sitio web de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (en inglés).

Grupos que presentan mayor riesgo de enfermarse gravemente por la nueva influenza tipo A (H1N1)

Se cree que los grupos de personas con mayor riesgo de enfermedad grave por la infección de la nueva influenza tipo A (H1N1) son los mismos que presentan un alto riesgo de enfermarse gravemente por la influenza estacional. Estos grupos son:

  • Niños menores de 5 años de edad.
  • Personas de 65 años o más
  • Niños y adolescentes (menores de 18 años) que estén bajo tratamiento prolongado con aspirina y que enfrenten riesgo de padecer el síndrome de Reye después de una infección por el virus de la influenza.
  • Mujeres embarazadas
  • Adultos y niños con enfermedades crónicas, ya sea pulmonares, cardiovasculares, hepáticas, hematológicas, neurológicas o neuromusculares o trastornos metabólicos.
  • Adultos y niños con sistemas inmunodeprimidos (incluida la inmunodepresión debido a medicamentos o al VIH)
  • Residentes de instituciones para ancianos y otros centros de cuidados de enfermedades crónicas.

Tabla 1. Recomendaciones provisionales de los CDC sobre mascarillas y respiradores para el uso en el hogar, la comunidad y en entornos ocupaciones para personas sanas con el propósito de prevenir la infección por el virus nuevo H1N11 2

EntornoPersonas sin alto riesgo de enfermarse gravemente de influenza (personas sin alto riesgo)Personas con alto riesgo de enfermarse gravemente de influenza (personas con alto riesgo) 3
Comunidad
No hay presencia del nuevo virus H1N1 en la comunidad No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores
Virus nuevo H1N1 en la comunidad: entorno donde hay poca gente No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores
Virus nuevo H1N1 en la comunidad: entorno lleno de gente No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores Evitar este entorno.
Si no puede evitarlo, tome en consideración el uso de mascarillas o respiradores 4 5
Hogar
Persona a cargo del cuidado de una persona con síntomas similares a los de la influenza. No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores Evitar este entorno.
Si no puede evitarlo, tome en consideración el uso de mascarillas o respiradores 4 5
Otras personas en el hogar No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores
Ocupacional (que no sea de atención médica)
No hay presencia del nuevo virus H1N1 en la comunidad No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores No se recomienda el uso de mascarillas o respiradores
Virus nuevo H1N1 en la comunidad: Evitar este entorno.
Si no puede evitarlo, tome en consideración el uso de mascarillas o respiradores 4 5
Evitar este entorno.
Si no puede evitarlo, tome en consideración el uso de mascarillas o respiradores 4 5
Ocupacional (de atención médica) 6
Cuidado de 7 personas con síntomas similares a la influenza o casos confirmados, probables o presuntos de nueva influenza H1N1 Respirador: Considerar la reasignación temporal, respirador

1 No se conoce la eficacia de las mascarillas y de los respiradores en la prevención de la transmisión del virus nuevo H1N1 (o de la influenza estacional) en varios entornos. El uso de los respiradores y las mascarillas puede que sea más eficaz si se usan de manera correcta y constante al estar expuesto a una persona enferma. (Ref. a) MacIntyre CR, et al. EID 2009;15:233-41. b) Cowling BJ, et al. Non-pharmaceutical interventions to prevent household transmission of influenza. The 8th Asia Pacific Congress of Medical Virology, Hong Kong, 26-28 February 2009.)

2 Para los fines de este documento, el término "respirador" se refiere al N95 o cualquier otro respirador con pieza facial y con filtro certificado por NIOSH.

3 Las personas con alto riesgo de enfermarse gravemente de la influenza (es decir, personas de alto riesgo) son aquellos grupos que tienen más riesgo de enfermarse gravemente por la influenza estacional, entre estos: niños menores de 5 años de edad; personas de 65 años o más; niños y adolescentes (menores de 18 años) que estén recibiendo tratamiento prolongado con aspirina y que enfrenten riesgo de padecer el síndrome de Reye después de una infección por el virus de la influenza; mujeres embarazadas; adultos y niños con enfermedades pulmonares, como asma, afecciones cardiovasculares, hepáticas, hematológicas, neurológicas o neuromusculares, o trastornos metabólicos, como diabetes; adultos y niños con sistemas inmunodeprimidos (incluida la inmunodepresión debido a medicamentos o al VIH); y residentes de instituciones para ancianos y otros centros de cuidados de enfermedades crónicas.

4 Para que los respiradores se utilicen a su máxima capacidad se necesita realizar pruebas de ajuste, capacitación y revisión médica. Se recomienda su uso adecuado para maximizar la eficacia. El uso de mascarillas se puede considerar como una alternativa a los respiradores aunque estas no sean tan eficaces como los respiradores en prevenir la inhalación de partículas pequeñas, la cual es una vía posible de transmisión de la influenza. Hay poca evidencia que determine que el uso de un respirador sin pruebas de ajuste pueda aún proporcionar mejor protección que una mascarilla ante la inhalación de partículas pequeñas. Los respiradores no se recomiendan para los niños ni para las personas que tengan vello facial (consulte el sitio web de la FDA, en inglés).

5 El uso de respiradores N95 o mascarillas por lo general no se recomienda a los trabajadores en entornos ocupacionales que no sean de atención médica para las actividades de trabajo generales. Para actividades laborales específicas que requieran el contacto con personas que tienen síntomas similares a los de la influenza (fiebre y por lo menos dolor de garganta o tos) como acompañar a la persona con estos síntomas o entrevistarla o proporcionarle ayuda, se recomienda lo siguiente: a) los trabajadores deben tratar de mantener una distancia de 6 pies o más de la persona con síntomas; b) los trabajadores deben interactuar con la persona enferma el menor tiempo posible; c) se le debe pedir a la persona enferma que tenga buenos hábitos de higiene al toser y al lavarse las manos y que use una mascarilla si puede hacerlo y si tiene una a disposición; d) los trabajadores con un alto riesgo de enfermarse gravemente de influenza (véase nota a pie de página 3) deben evitar el contacto cercano con las personas con síntomas similares a los de la influenza (posiblemente mediante la reasignación temporal); y e) en casos donde los trabajadores no puedan evitar el contacto cercano con personas con estos síntomas, algunos trabajadores pueden elegir usar una mascarilla o un respirador N95 de manera voluntaria (véase nota a pie de página 1). Si el uso de los respiradores es voluntario, los requisitos para su uso en un entorno ocupacional se pueden encontrar en el sitio web de OSHA (en inglés).

6 Consulte las definiciones de caso confirmado, probable y presunto de la nueva influenza tipo A (H1N1). También consulte la información sobre el control de infecciones en entornos médicos (en inglés). Cuando se requiere protección respiratoria en un entorno ocupacional, los respiradores deben usarse como parte de un programa integral de protección respiratoria de la manera que es requerida en la norma de protección respiratoria de OSHA (29 CFR 1910.134). Esto incluye pruebas de ajuste, evaluación médica y capacitación del trabajador.

7 El término “cuidado” significa todas las actividades en que el trabajador tiene contacto cercano con un paciente que tiene un caso confirmado, probable o presunto de la nueva influenza H1N1 o que presenta síntomas similares a la influenza, que incluyan tanto cuidados médicos directos como actividades de apoyo por ejemplo, traer las bandejas de comida o limpiar la habitación del paciente.

Tabla 2. Recomendaciones provisionales de los CDC sobre el uso de las mascarillas en personas enfermas que presentan casos confirmados, probables o presuntos de nueva influenza tipo A (H1N1)1 con el fin de prevenir la transmisión de la nueva influenza H1N1 2

EntornoRecomendación
Hogar (cuando se comparte áreas comunes con otros miembros de la casa) Se prefiere el uso de mascarillas, en caso de tolerarse y de estar disponibles, o de pañuelos desechables para cubrirse cuando tosa o estornude.
Entornos de atención médica (fuera de la habitación del paciente) Mascarillas, en caso de tolerarse
Entornos que no son de atención médica Se prefiere el uso de mascarillas, en caso de tolerarse y de estar disponibles, o de pañuelos desechables para cubrirse cuando tosa o estornude.
Lactancia materna Se prefiere el uso de mascarillas, en caso de tolerarse y de estar disponibles, o de pañuelos desechables para cubrir la tos o el estornudo.

1 Consulte las definiciones de caso confirmado, probable y presunto de infección por la nueva influenza tipo A (H1N1). También consulte la información sobre el control de infecciones en entornos de atención médica (en inglés).

2 Las personas enfermas deben ubicarse en áreas con buena ventilación cuando sea posible y en áreas donde se puede mantener por lo menos 6 pies de distancia entre la persona enferma y otras personas enfermas y sanas. Referencias específicas: a) Blumenfeld HL, et al. J Clin Invest 1959;38:199-212. b) Bridges CB, et al. Clin Infect Dis 2003;37:1094-1101. c) Foster MG and Cookson AH. Lancet 1918 (Nov. 2): 588-90. d) Gregg MB. Ann NY Acad Sci 1980;353:45-53. e) WHO. Infection prevention and control of epidemic- and pandemic-prone acute respiratory diseases in health care. June 2007. f) Fabian P, et al. Plos One 2008;3:e2691.

Se puede obtener más información sobre la influenza porcina en www.cdc.gov/h1n1flu/espanol/ o llamando al 1-800-CDC-INFO.

Otros Enlaces


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por U.S. Centers for Disease Control and Prevention.
 
Vea También
La Nueva Influenza H1N1 (Gripe Porcina)
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement