Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
Guía de la Hepatitis B Para Personas Que Viven Con VIH

junio de 2009

 < Prev  |  1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  |  10  |  11  |  12  |  13  |  14  |  15  |  Next > 

Sección 11: Otras Hepatitis Virales

Hepatitis A (HAV)

El virus de la hepatitis A (VHA) puede encontrarse en las heces (deposiciones). Las personas se infectan cuando, de algún modo, las heces de alguien con VHA entran en contacto con la boca. Esto puede suceder cuando la comida (incluyendo mariscos crudos o poco cocinados) o el agua están contaminadas por las cloacas, cuando una persona infectada maneja alimentos sin lavarse las manos después de ir al baño, a través de sexo oral-anal (práctica conocida como rimming) con una persona infectada y, en raras ocasiones, por una transfusión sanguínea.

Existe una vacuna para prevenir la infección por VHA. Todos los pacientes con VIH ó VHB deberían recibirla (aunque puede ser menos eficaz en personas con bajos recuentos de CD4).

Algunos pacientes con VHA -- especialmente los niños -- no sienten ninguna molestia, mientras que otros presentan síntomas como náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, fatiga, exantema cutáneo (rash), ictericia, dolor hepático y orina de color oscuro. No hay un tratamiento contra el propio VHA en sí, pero los síntomas sí pueden tratarse.

La infección por VHA no es una infección crónica, sino que desaparece por sí misma, generalmente en un par de meses. Una persona sólo puede infectarse por VHA una vez.

Virus de la hepatitis C (VHC)

El VHC se encuentra en sangre (si bien se han detectado pequeñas cantidades en semen y fluido vaginal). Se puede adquirir por:

  • Compartir material para consumo de drogas o de tatuaje, como agujas, jeringuillas de medir, agua, calentadores, algodones y tinta y tinteros de tatuar.
  • Practicar sexo sin protección (especialmente si padeces una infección de transmisión sexual como herpes, sífilis o VIH) que implique la presencia de sangre. Las prácticas con mayor riesgo serían el sexo anal o vaginal muy intenso y el fisting (introducción del puño en vagina o ano).
  • De madre a hijo durante el nacimiento.
  • Compartir utensilios de aseo personal que puedan contener sangre, como cuchillas y cepillos de dientes.

El VHC puede adquirirse más de una vez, aunque ya lo hayas aclarado con el tratamiento o gracias a tu propia respuesta inmunitaria.

La mayor parte de los pacientes no presentan síntomas cuando se infectan. Aproximadamente el 20% sienten náuseas, dolor abdominal, pérdida de apetito, fatiga, ictericia (amarilleo de piel y ojos) y orina de color oscuro. La infección por VHC puede convertirse en crónica (de por vida) en el 55-85% de los pacientes. El resto son capaces de aclarar el virus sin tratamiento.

Cerca del 20-30% de los pacientes con infección crónica acabarán desarrollando cirrosis a lo largo de las décadas. Cada año, el 1-5% de los pacientes con cirrosis desarrollan cáncer de hígado.

El VHC puede tratarse -- y curarse -- con una combinación de interferón pegilado y ribavirina. Sin embargo, el tratamiento anti-VHC no siempre consigue eliminar el virus y los efectos secundarios pueden ser graves. En la actualidad, se están desarrollando nuevas terapias.

Recientemente, se han detectado brotes de VHC de transmisión sexual en hombres gays con VIH en EE UU, algunas ciudades de Europa y Australia. Se ha identificado un conjunto de factores de riesgo, incluyendo el uso de drogas no inyectables, la práctica de sexo en grupo, las relaciones sexuales anales intensas y prolongadas, el fisting y tener el VIH.

Todos los pacientes con VIH deberían chequear la presencia del VHC. El virus de la inmunodeficiencia humana hace que la infección por VHC sea peor: es más probable que se vuelva crónica, que progrese con mayor rapidez y que sea más difícil de tratar.

La hepatitis C es peor en personas coinfectadas por hepatitis B.

No hay mucha investigación sobre la coinfección por VIH y las siguientes hepatitis virales:

Hepatitis D (VHD): Está provocada por un virus que infecta sólo a las personas con hepatitis B. El VHD aumenta el riesgo de sufrir cirrosis, así como la velocidad de progresión de la enfermedad hepática en pacientes con VHB. La coinfección por VIH también acelera la progresión de la infección por VHD. Una vacuna que proteja frente al VHB, también lo hará frente a la infección por el virus de la hepatitis D. Las opciones de tratamiento son muy limitadas, aunque se están realizando investigaciones en este ámbito.

Hepatitis E (VHE): Provocada por un virus infeccioso que presenta unas características similares a las de la hepatitis A. El virus de la hepatitis E se aclara sin tratamiento a lo largo de varias semanas o meses. No existe vacuna contra el VHE. Sólo te puedes infectar una vez por este virus. Los pacientes con enfermedad hepática pueden ser más susceptibles a sufrir un daño hepático grave o un fallo del hígado.

 

 < Prev  |  1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  |  10  |  11  |  12  |  13  |  14  |  15  |  Next > 

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por Treatment Action Group.
 
Vea También
Hepatitis
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement