Print this page    •   Back to Web version of article

El VIH y Yo: Cómo afrontar el machismo y la homofobia

El VIH y Yo: Una guía para vivir con el VIH para hispanos
Cómo afrontar el machismo y la homofobia

Si eres latino, ya sabes lo comunes que son las actitudes machistas entre los hombres. Evitar el uso del condón, tener muchas parejas sexuales y dominar a las mujeres pueden ser actitudes que la cultura promueve disimuladamente. Para la mayoría de la gente, la homosexualidad continúa siendo un tabú. Según los investigadores, por todas estas razones, la tasa de infecciones por el VIH sigue creciendo en la comunidad hispana en los Estados Unidos.

Incluso después de haber sido diagnosticado con VIH, el machismo puede seguir teniendo un gran impacto en tu vida.

EL SILENCIO
Enrique Franco"Hay una enorme venda sobre los ojos de la comunidad latina", dice Enrique Franco, un veterano del ejército que fue diagnosticado en 1997. "La comunidad latina acepta que tenga VIH, pero es algo que 'se queda en familia'. No se habla del tema… creo que tratamos al VIH como al elefante rosa en la sala. Está allí, pero no vamos a hablar del VIH ni tampoco de mi homosexualidad". Enrique nos cuenta que cuando le cuenta a alguien que es homosexual o VIH positivo, o ambas cosas, "puedo ver cómo le cambia la cara. Paso de ser Chico a 'ese tipo'".

Enrique decidió que la mejor forma de romper el silencio y luchar contra el estigma era a través de actos, más que palabras. "No voy a forzar el tema", nos dice. "Simplemente voy a demostrar a través de mis actos que no todos los tipos gay están tratando de levantarse a los hombres y pensando en el sexo todo el tiempo, ni tampoco hablan de cosas de chicas".

Para Enrique, no es fácil juzgar a otros latinos por su actitud hacia el VIH y la homosexualidad. Después de todo, antes de su propio diagnóstico "era uno más de ellos", admite. "Yo era como los demás chicos del barrio, no me importaba el VIH y no sabía casi nada al respecto. Sólo sabía que te enfermabas y te morías. Pero ahora que formo parte de esto, todo se ve muy diferente desde el otro lado".

James NicacioJames Nicacio, que fue diagnosticado en 2001, ha tenido una experiencia similar con su familia. "Mi madre me acepta en cuanto a mi persona y a todas las decisiones que tomo en mi vida. Ha aceptado el hecho de que soy gay, pero es algo de lo que realmente no hemos hablado", dice James. "Creo que esto es algo bastante común en muchas familias mexicanas. No se habla del tema. Yo soy quien soy y estoy fuera del closet". Sin embargo, James piensa que es afortunado: su familia ha aceptado completamente su homosexualidad y su condición de VIH positivo. "Una vez que se los revelé, me dijeron que me querían incondicionalmente y que me iban a apoyar y darme todas las oportunidades para que me cuidara a mí mismo; así pude salir adelante".

José Wilson Montoya

"Creo que el machismo en la comunidad hispana ha impedido el progreso y la aceptación de personas que viven con el virus. Yo conozco gente que dice que no puede ni mencionar su status a amigos y familiares. Tienen miedo al rechazo, a ser discriminados y a sentirse menos que otros. Por eso, hasta que no estés preparado interiormente, no deberías revelar tu status a otra persona".

--José Wilson Montoya, diagnosticado en 1999

cómo conseguir ayuda
Roger SolarEl enfrentarse directamente a una enfermedad potencialmente mortal es difícil para cualquiera. Cuando la enfermedad viene rodeada de un estigma y de mucho miedo, como el VIH, es doblemente difícil. Pero para muchos hombres latinos, es duro reconocer que pueden necesitar ayuda. "Simplemente es demasiado estresante tratar de hacer esto solo", dice Roger Solar, que fue diagnosticado en 1999. "En la cultura hispana, el hombre macho protege su territorio. Mantiene a su familia, se cuida a sí mismo. Es el que sale a buscar trabajo y consigue dinero. Aunque estés enfermo, te muerdes la lengua, no dices nada y haces lo que tienes que hacer".

No obstante, Roger es uno de los muchos latinos que urge a las personas con VIH a que luchen contra estas presiones sociales. "Está mal", dice. "Necesitas a la gente. Necesitas ayuda. Tienes que poder hablar con alguien e incluso llorar. También tienes que poder reír. Es la única forma de sobrevivir".

Regresar | Siguiente
Índice




This article was provided by TheBody.com. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art50236.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.