Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol

El VIH y Yo: Paso 2: Cómo decírselo a otros

El VIH y Yo: Una guía para vivir con el VIH para hispanos
Paso 2: Cómo decírselo a otros
¿Cómo decirles a tus amigos o familiares que has sido diagnosticado con VIH? Es uno de los retos más grandes que jamás tendrás, y no es algo para hacer apresuradamente si no estás listo. Antes de contarles a otras personas sobre tu seropositividad hay varios pasos importantes que debes dar personalmente.

Perdónate a ti mismo
VIH es un término lleno de asociaciones negativas. Lamentablemente, un mundo ignorante ha llenado a esas tres letras de connotaciones de vergüenza y castigo. Pero no importa lo que oigas de otras personas, el VIH no es un castigo por el pecado o la inmoralidad. El tener VIH no es un crimen. El VIH es simplemente un virus que causa una enfermedad. No discrimina a nadie. Cualquiera puede tenerlo.

"Al comienzo, no podía perdonarme a mí misma por contagiarme del VIH", recuerda Heidi Nass, quien fue diagnosticada en 1996. "Sentía compasión hacia otras mujeres VIH positivas, sin importar cuál hubiera sido la causa de su infección, pero no podía sentir la misma compasión hacia mí misma".

Esto cambió para Heidi cuando habló con una amiga muy cercana que se había contagiado el VIH hacía tiempo por usar agujas sucias al inyectarse drogas. Su amiga le aconsejó: "si estás buscando razones para sentir vergüenza, siempre podrás encontrarlas. Pero en algún momento tendrás que buscar otra cosa, tal vez el perdón". En ese momento, Heidi recordó algo que había olvidado: "el perdón es una elección; sólo se da cuando alguien lo elige".

Date tiempo
No hay ninguna regla fija que te diga cuánto tiempo tomará el lidiar con tu diagnóstico de VIH. Algunas personas necesitan unas semanas o meses; para otras personas, puede tomar años. Cuando Joseph Torres, que fue diagnosticado en 1995, se lo contó a su familia "entraron en shock y hubo muchas lágrimas, pero también hubo mucho apoyo por parte de primos, tías, hermanos y hermanas".

Por lo tanto, debes darte tiempo. Cada individuo se adapta a la nueva situación de una manera personal. Date el tiempo y el espacio que necesitas para encontrar las respuestas que estás buscando.

Bernadette Berzoza

"Cuando le conté a una amiga que era positiva, se levantó de su silla y me dio un abrazo. Creo que en ese momento era lo único que necesitaba. Necesitaba ver que -- aunque tuviera esta temida enfermedad, que todos decían que era tan terrible y que sólo la gente mala la padecía -- podría recibir un poco de afecto, un poco de atención o preocupación por parte de otra persona".

--Bernadette Berzoza, diagnosticada en 1989

BUSCA apoyo
Una vez que te hayas tomado el tiempo necesario para acostumbrarte a tu nueva condición, puede que sea mucho tiempo, un paso importante es encontrar a alguien que te escuche, alguien en quien puedas confiar y que estará disponible cuando lo necesites. El apoyo emocional es esencial para tu supervivencia. Pero el decidir en quién confiar puede ser una decisión difícil.

Si no tienes a nadie en tu círculo más cercano en quien creas que puedes confiar, lee el Paso 3 y ponte en contacto con alguno de los recursos que se enumeran en la página 9. Una vez que sientas que tienes una base de apoyo, puedes comenzar a acercarte a las personas con las que no podías hablar al comienzo.

Obviamente, no hay ninguna razón por la que tengas que contarles a todas las personas que conoces que tienes VIH. La única persona a la que tienes obligación de revelar tu condición es a tu pareja sexual. No es un asunto que deba importarle a los demás: ni a tus amigos, ni a tu familia, ni a tu jefe ni a tus colegas de trabajo.

Algunas personas piensan que es una parte importante de su proceso de aceptación el revelar su condición a otras personas, sin importar la forma en que reaccionen.

En última instancia, perdonándote a ti mismo, dándote tiempo para lidiar con tu diagnóstico y luego procurando apoyo, podrás llegar a un punto en el que el VIH sea tan sólo otro elemento más de tu vida, no algo que defina lo que es tu vida.

Ed Viera, Jr., que fue diagnosticado en 1987, dice: "Mi consejo a las personas que acaban de ser diagnosticadas es que desarrollen una red de apoyo. Es realmente importante contar con algo así, como una segunda y tercera familias. En mi caso, mi familia me dio la espalda y cerró todas las puertas. He tenido que crear redes de apoyo acudiendo a grupos de apoyo de VIH".

Gracia Violeta Ross Quiroga

"Mis padres me dijeron, 'Eres nuestra hija y te queremos, y siempre te querremos, aunque vivas tres meses, seis años, diez días... no importa cuánto tiempo vivas, siempre estaremos contigo' ".

--Gracia Violeta Ross Quiroga, diagnosticada en 2000



This article was provided by TheBody.com.
 
See Also
Recién Diagnosticado
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

Advertisement