Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Perspectiva Personal: Danos Nuestros Medicamentos de Cada Día

verano de 2008

Perspectiva Personal: Danos Nuestros Medicamentos de Cada DíaEn el Perú en los años 80s, empezamos a escuhar por primera vez sobre homosexuales -- amistades -- muriendo casi a diario, uno atrás de otro, mientras que el gobierno no decía nada sobre el VIH. Las únicas noticias que escuchábamos era a través de algunas amistades que vivían en los EE.UU. Al principio bromeábamos cuando alguien se desaparecía repentinamente -- simplemente decíamos "murió." No sabíamos que nuestras amistades realmente se estaban muriendo de SIDA, y siempre sus muertes estaban rodeadas de silencio. Muchas veces nos enterábamos semanas o meses despúes de que fallecían.

A medida de que se hizo más visible el VIH, nos organizamos para poder cuidar de aquellos que se estaban muriendo. Tenía un amigo llamado Pepe, que se enfermó terriblemente en 1989. Nadie tenía medicamentos, al menos que tuvieras un pariente lo suficientemente rico que te pudiera conseguir los medicamentos en los EE.UU. Pero Pepe había sido abandonado por su familia y no tenía quien lo cuidara. Para cuando falleció Pepe, había sido diagnosticado con CMV, crypto, toxoplasmosis, shigella, salmonella, KS, tifoidea, aftas, y otras cosas más.

Un grupo de amistades se organizó para que esto no le sucediese a nadie más. Cuidábamos de aquellos que estaban dentro de nuestro círculo, pero escuchábamos de muchos más que morían en la misma condición que Pepe, o de aquellos que decidían suicidarse para evitarse el dolor y el de sus familias.

Me enteré de que era VIH positivo en 1996, cuando me hicieron una prueba sin haber sido consultado antes. Me dieron el diagnóstico de PCP y mis células T estaban en 160. Aunque estuve cuidando de amistades que tenían SIDA, y tenía amigos que quizá entenderían, rechazé la idea de tener un diagnóstico de SIDA cuando pasaban a visitarme en el hospital -- es más, nadie siquiera me preguntaba, como si supieran lo que me pasaba.

Me dijeron que no había medicamentos anti-VIH disponibles, pero que pronto el sistema de salud tendría medicamentos para que pudiera empezar a tomarlos. Rezaba por que mi destino no fuera el mismo que habían tenido muchas de mis amistades. Si, mejoré, pero principalmente porque empecé a cuidarme a mí mismo. Comía mejor, tomaba todos mis tratamientos para el PCP, y seguía lo mejor que podía las órdenes de mi doctor -- al primer síntoma de algo, me presentaba en el consultorio del médico.

En 1999, viajé a Nueva York y me pude poner en contacto con una agencia allí que me podría dar los medicamentos para el VIH. No pensé que los necesitaría ya que mi salud mejoraba y no me había enfermado desde mi diagnóstico. Mis amigos me sugirieron de que me quedara en los EE.UU., pero decidí regresar al Perú.

En 2001, me enfermé y sentía que mis piernas se debilitaban, pero mis médicos no sabían lo que me pasaba. Cuando me enviaron de regreso a Nueva York para una capacitación del trabajo, fui incitado por mis amigos a visitar a un médico y obtener una segunda opinión. Me hicieron docenas de pruebas de sangre con una multitud de radiografías y tomografías, pero no había un diagnóstico claro.

Regresé al Perú, y un par de semanas más tarde sentía mis piernas tan debilitadas que no podia ni caminar. No he vuelto a caminar desde ese entonces, y hoy en día uso una silla de ruedas. Una vez más, me dijeron que no había medicamentos anti-VIH, pero que pronto el sistema de salud podría ofrecerle medicamentos a todos los que los necesitaran. Pero ya no podía esperar. Mis amistades se mobilizaron rápidamente y empecé mis medicamentos antiretrovirales. Dados por una organización en la ciudad de Nueva York.

En el 2004, me dijeron de nuevo de que tendría acceso a medicamentos anti-VIH a través del sistema de seguro social de salud del Perú. Decidí intentarlo, pero mantuve mi acceso a mis tratamientos a través de la organización de Nueva York. Me alegro de que así lo hice, porque veía a mi médico, me escribía las recetas, pero algunas veces después de esperar por horas, sólo me daban algunos de mis medicamentos. Decidí no intentar obtener mis medicamentos a través del sistema de seguro social.

En el 2006, el gobierno finalmente anunció que proveería el acceso universal a los tratamientos anti-VIH. Las cosas han mejorado para algunos -- para aquellos mejor informados, para aquellos con más educación, para aquellos que tenían la suerte de estar asegurados. Pero aún vemos las mismas cosas sucediéndoles a muchos -- las eternas esperas en la farmacia solamente para escuchar "no tenemos todos los medicamentos, por lo menos no este mes." Las personas continúan muriéndose por la falta de acceso universal a los medicamentos.

Han pasado doce años desde que escuché que pronto el sistema ofrecería medicamentos anti-VIH para todos. ¿Es únicamente la culpa del gobierno? No lo pienso así. Mientras que el gobierno ha intentado aumentar el presupuesto de salud, no existe el presupuesto para poder ofrecer acceso universal a medicamentos anti-VIH. Existe mucho más que se puede hacer, comenzando con la prevención del VIH, el combatir la discriminación contra las personas que viven con el VIH, combatir la ignorancia, capacitar y mejorar el nivel de conocimiento de los proveedores médicos, etc. Sin embargo, necesita lograrse una discusión abierta con las compañías farmacéuticas locales e internacionales y las organizaciones de salud mundial para lograr el acceso universal a los medicamentos.

Mientras tenga una voz, no mantendré el silencio -- he mantenido mucho silencio. Recuerdo haber visto la frase: "Silence = Death." (Silencio = Muerte). Al principio no estaba seguro lo que significaba, hasta que me di cuenta de que mi propio silencio me estaba matando. El silencio no será mi muerte.


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por ACRIA y GMHC. Es parte de la publicación Thrive en Español.
 

 

Advertisement