Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Microbicidas Rectales: Necesitamos Menos Silencio y Más Ciencia

verano de 2008

En la sesión de apertura de la Conferencia de Microbicidas 2008 en Nueva Delhi, India, el Ministro de Salud y Bienestar Familiar habló sobre la importancia de buscar un microbicida rectal efectivo y seguro (MR). Sólo el escuchar hablar a un oficial público acerca de MRs fue una victoria significativa para todos los que luchan por esto.

Los microbicidas rectales son productos que pueden estar disponibles en forma de lubricantes, cremas, gel, duchas o enemas, y podrían ser usados para proteger contra la transmisión del VIH durante la penetración anal (PA). Estos no existen todavía, pero los investigadores y científicos están trabajando en ello.

Alrededor del mundo, en su mayoría todo lo relacionado con PA es sin protección. Comparado al sexo vaginal sin protección, la PA sin protección es 10 a 100 veces más probable de transmitir el VIH. ¿Porque? La capa de piel rectal es más frágil que las de la vagina, y las células que están abiertas a una infección están más cerca de la superficie. Durante la PA, esta capa puede romperse dejando al VIH entrar e infectar a estas células.

Desafortunadamente, nuestro conocimiento sobre quienes practican el sexo anal, con quienes lo practican y en qué contexto, no está realmente claro. Sabemos que un número significativo de heterosexuales, hombres homosexuales (gay) y hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH) en países desarrollados y subdesarrollados, están adquiriendo el VIH al practicar esta conducta.

Sin embargo, enfocándose casi exclusivamente en hombres gay, HSH y la cultura occidental (las Américas, Europa, y Australia), cuando se piensa en el rol de la PA y la epidemia del VIH, fallamos en ver que esta es una conducta que también sucede entre hombres y mujeres y que puede jugar un rol importante en la epidemia heterosexual.

Microbicidas Rectales: Necesitamos Menos Silencio y Más CienciaMientras tanto, nuestras políticas tienden a ignorar la existencia de los hombres gay y otros HSH en Asia, Africa y otras partes del mundo en vías de desarrollo. Esta negligencia cuesta vidas humanas. En su impactante reporte Off the Map, la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas desprestigió la muralla de silencio que rodea al SIDA en las prácticas sexuales del mismo sexo. La situación en países en desarrollo fuera de Africa es frecuentemente la misma, con una negación de la homosexualidad masculina y del sexo anal entre hombres y mujeres.

Muy poca investigación ha examinado realmente el rol de la PA en la epidemia en países en desarrollo. Sin embargo, estudios en Senegal, Ghana, Kenya y Sudán, indican que las tasas entre los HSH son significativamente más altas que de la población general. Esto ha sido demostrado en la mayoría de los países en Latino América, y en muchos países y ciudades en Asia.

Muchos países han criminalizado el sexo anal, y hay un fuerte estigma, tabú, y homofobia asociados al sexo anal. Al mismo tiempo, hay una falta de claridad en el lenguaje que usamos para describir las poblaciones y las conductas que los ponen en riesgo, así es que no entendemos completamente el rol de la PA en la epidemia general. Tendemos a usar los actos sexuales como una forma para identificar ciertas poblaciones -- comparando a hombres gay con el sexo anal, por ejemplo. En frases como "transmisión heterosexual", se asume que estamos hablando de transmisión vaginal, y en realidad esconde el hecho que las mujeres y hombres quienes se identifican como heterosexuales, practican también el sexo anal. Esta falta de claridad y honestidad en discutir como el VIH es transmitido entre el amplio espectro de la humanidad, es un problema. Significa que una proporción significativa de la pandemia comúnmente descrita como "adquirida por transmisión heterosexual del VIH", podría realmente ser causada por una PA sin protección.

El lenguaje usado si es importante. Las descripciones imprecisas o sobregeneralizadas de la epidemia, afecta la manera en que se diseñan los programas de VIH/SIDA, y el tipo de investigación que se hace. Ignorando poblaciones y conductas significa que las voces importantes son silenciadas, también significa que estos grupos vulnerables no están siendo alcanzados por los programas de prevención.

Microbicidas Rectales: Necesitamos Menos Silencio y Más CienciaEstos peligrosos silencios -- la negación del sexo anal y la negación de la existencia de los HSH -- entre las comunidades, los proveedores de fondos, los políticos e incluso las personas claves que participan en la comunidad del microbicida -- ayudan a crear las circunstancias desafortunadas en que estamos, a sabiendas que los recursos necesarios no han sido distribuidos para la investigación de un microbicida rectal seguro, efectivo y aceptable. Los fondos para la investigación de un microbicida rectal es mínimo, comparados al de las investigaciones para un microbicida vaginal.

Entonces, cuando escuchamos a un alto oficial en India mencionar palabras como "microbicidas rectales", realmente es un asunto importantísimo. Finalizar el silencio es el primer paso en obtener los fondos que necesitamos para empujar la ciencia hacia delante. En adición, necesitamos presionar por que se logre más investigación sobre la conducta sexual humana, para tener un mejor conocimiento de la epidemia, a quienes es que afecta, y como el virus se transmite de persona a persona.

Los Activistas Internacionales por un Microbicida Rectal (IRMA en inglés), una red de más de 600 miembros de 46 países, dieron a conocer: "Menos silencio y mas ciencia: Activismo para hacer del microbicida rectal una realidad", en la conferencia Microbicidas 2008 en India. Este reporte, que puede ser encontrado en el sitio web de IRMA (www.rectalmicrobicide.org), hace un llamado a un Plan de Desarrollo Global de Microbicida Rectal. Describe los desafíos globales en su desarrollo, hace una lista de metas y estrategias y sirve como referencia a la ciencia del microbicida rectal.

"Los microbicidas rectales son una tecnología esencial que podría ayudar a hombres y mujeres a protegerse, sin miedo, sin vergüenza, y sin tabú," dice Manju Chatani de Ghana, Coordinador del Grupo de Activismo de Microbicidas Africanos, y miembro del Comité Ejecutivo de IRMA. IRMA está haciendo un llamado para aumentar los recursos por 5 veces la actual destinados para la investigación del microbicida rectal para el 2010 -- de $7 millones al año, a $35 millones – y plantea que los gobiernos y las fundaciones de Europa, Canadá, Australia y EE.UU. deben invertir en esta tecnología de prevención que se necesita desesperadamente.

"Este trabajo es tremendamente importante. Cada día que no avanzamos, miles de personas se infectan", dice el Dr. Peter Anon de UCLA, quien es el principal investigador del primer estudio de seguridad de un microbicida rectal. "Existe una obligación ética aquí, para hacer avanzar la investigación y el desarrollo de los microbicidas rectales, con una ciencia apropiada y con la conciencia de la comunidad."

Anton presentó muchas veces en la conferencia de Microbicidas 2008, compartiendo algunos datos interesantes de su estudio sobre un gel llamado UC-781, el cual contiene un inhibidor no nucleósido de la transcriptasa reversa (INNTR). El estudio fue pequeño y fue diseñado para probar la seguridad del gel. Mientras todos los datos siguen sin analizarse completamente, Anton notó que existían posibles señales de eficacia -- significando esto que el producto no sólo es seguro, sino que en realidad podría funcionar en proteger contra la infección del VIH. Deberíamos saber más durante los próximos meses. La presentación de Anton en la conferencia, está disponible en el sitio web de IRMA, y Gus Cairns nos da un cálido y breve resumen de este estudio en www.aidsmap.com (busque por UC-781 para encontrarlo)

"Es imperativo que la moralidad no se interponga en el camino para proteger la humanidad y la vida; las personas de cada orientación sexual han practicado el sexo anal desde el principio de los tiempos" dice Rick Jones de Amsterdam, representante de la Red Global de Personas que viven con VIH/SIDA y miembro del Comité de Asistencia de IRMA. "Los tiempos de intolerancia se han terminado. Necesitamos ayudar a aquellos que no están infectados a permanecer así."

El activismo para un microbicida rectal lo incluye también a usted. Si sólo tiene unos minutos, usted puede ser parte de la solución. Visite el sitio web de IRMA y lea la hoja informativa, examine las noticias o sumérjase en una presentación para aprender más. Regístrese en el correo electrónico activo de IRMA para estar al día. ¡Y comparta las buenas nuevas! Pase la voz sobre el sitio web con otros activistas, investigadores, políticos o auspiciadores potenciales. ¡Usted puede ayudar a terminar con el silencio!

Jim Pickett, lidera los Activistas Internacionales por Microbicidas Rectales, es además Director de Activismo de la Fundación para el SIDA de Chicago, y ha estado viviendo con el VIH por 13 años.


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por ACRIA y GMHC. Es parte de la publicación Thrive en Español.
 

 

Advertisement