Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
Antes de los 50

Verano/Otoño de 2007

Foto por cortesía de Marco A. Sandoval.
Foto por cortesía de Marco A. Sandoval.
Marco cuenta su historia personal de dudas, crecimiento y esperanza después de conocer su estatus de VIH, siendo un hombre heterosexual. Al estar cerca de cumplir 50 años de edad, comparte su compromiso con la comunidad y las personas que viven con VIH/SIDA, con un mensaje de ánimo y sabiduría.

Es un día domingo de enero del 2000 al anochecer. Hice una parada para usar un baño antes de llegar a casa. Mientras estaba en el baño, noté que mi deposición tenía sangre. Me aterroricé al pensar que mi cáncer había regresado. Así que en lugar de ir a mi doctor, decidí desaparecer en ese momento. Me fui por dos días. Mi familia y amigos estaban preocupados y llamaban constantemente a mi celular. Opté por no atender y dejarme llevar por el placer que me brindaban el alcohol y las drogas.

Dos días más tarde (martes, cercano al mediodía) regresé a casa. Unos oficiales de la policía me entrevistaron. Me solicitaron que atendiera un programa de día. Lo hice y me gradué seis meses más tarde. Durante ese tiempo perdí a mi novia, pero fue mejor así En la misma época me enteré acerca de mi estado de VIH positivo. Diría que he estado viviendo con la infección desde los comienzos de los 90 (tiempo en el que estuve experimentando con un poco de drogas endovenosas).

Desde ese entonces, he crecido mucho. Al principio, no hice nada, no hablé de esto con casi nadie. Acepté muy poca ayuda. Tuve dificultades para aceptar que era un hombre heterosexual que vive con VIH. En ese momento, todavía creía que solamente afectaba al mundo de los gay y lesbianas. A medida que pasó el tiempo, adquirí un gran conocimiento. Estuve más abierto a ayudar a organizaciones que están para apoyar a alguien en mi misma situación.

Hoy, me comunico con la mayor cantidad de personas posibles (políticos, organizaciones, etc.). Yo creo que hoy en día mi vida es lograr que mi comunidad entienda mejor el mundo del VIH/SIDA. Siempre digo que no lo sé todo, pero aclaro que intento aprender todo. Siempre me dijeron: "el saber es poder". Recientemente, escuché a Lee Lacocca, un gran líder de la industria Americana, decir: "Democracia no es un deporte suplementario, comprométase". Así que me comprometí aún más. Ahora comparto mi historia. Hace 5 años, para mí, esto, era tabú.

En cuanto a mi vida personal, inicialmente no tuve éxito en mis relaciones. Pude tener una relación con una mujer (enfermera) quien entendía mi enfermedad, aún mejor que yo. Lamentablemente, terminamos debido a otras razones. En ese momento, decidí que el salir a conocer chicas no era para mí. Tenía tantas cosas en las que trabajar en otras áreas de mi vida (carrera, sobriedad, etc.) que sentí que lo mejor para mí era estar soltero. Hoy día, he conocido algunas mujeres que están en el mismo barco del VIH en el que estoy yo. Así que la esperanza de tener una relación normal, ha crecido aún más.

Esperaba que aquellos de mi misma edad (40 y tantos) tengan una mejor idea acerca de mi vida. Pensaría que lo saben enfrentar. No es verdad. Tuve que trabajar duro para lograr que la gente de mi edad o mayores comprendieran la realidad de esta enfermedad. Me encontré que solamente les importa si ellos o alguien querido es afectado, de otro modo no tienen ningún interés. Es como en época de elecciones, que hay esa actitud letárgica. Además, el estigma de relacionarla con una enfermedad de gays y lesbianas todavía prevalece en ese grupo social. La gente de mi generación aún piensa de ese modo. Parecería que las generaciones posteriores son diferentes, y lo entienden.

A medida que me estoy acercando a los 50 me siento aprensivo. Seguro que le temo a la muerte y a perder mi despertar. Aún así, vivo mi vida. Continuo con mis rezos y con el amor a Dios. Todavía trabajo lo más duro que puedo. Nadie recuerda el talento, pero todos recuerdan el talento que viene junto con el trabajar duro.

Finalmente, yo siempre digo: "Tengan Fe; encuentren un poder superior al de ustedes". Recen diariamente. Si trabajan en mantener una vida saludable, como el no perder citas con sus doctores, tienen una mentalidad positiva como paciente, aprenden más sobre la enfermedad y compartan su conocimiento, entonces las posibilidades de llevar una vida normal son muy grandes.

Traducción por Mónica Leibovich-Adrabi, M.D.


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por AIDS Project Los Angeles. Es parte de la publicación Impacto.
 
Vea También
Personas Mayores y el VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement