Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
¿Qué Sabe sobre el VIH un Ochentón?

Verano/Otoño de 2007

Pedro Posada, 83 años de edad. Foto por Omar Baños.
Pedro Posada, 83 años de edad. Foto por Omar Baños.
La creencia común es que las personas de la tercera edad no tienen prácticas sexuales, no saben mucho sobre VIH/SIDA y prefieren no hablar del tema. Yo mismo no hablo muy a menudo con mis padres sobre el VIH y sexo. Como muchos hijos (basado en conversaciones con amigos y colegas), prefiero obviar el tema. Pero para esta nota, pensé que sería interesante indagar francamente qué es lo que sabe, piensa y cree sobre el VIH, sexo y salud sexual un ochentón. Es decir, mi padre. Aprendí más de lo que me hubiese gustado saber sobre algunos detalles de su vida. Pero fue una buena lección, sobre todo porque me abrió el mundo y la visión de un hombre salvadoreño de 83 años de edad.

Un domingo en la noche, acompañados con una pizza, mi padre me comentaba con pelos y señales la primera, y única vez, que tuvo una infección de transmisión sexual. Tenía 18 años de edad cuando contrajo gonorrea de una trabajadora sexual. El síntoma principal fue la pus que le salía del pene. El médico, según mi padre, le regañó por tener la infección y le preguntó con quién había tenido sexo. Mi padre se negó a contestarle. Se limitó a decirle que había sido con una mujer de camino. Pero en realidad mi padre la conocía. Era uno de sus clientes regulares. Buscó a su amiga sexual y le informó de las noticias. Ella se hizo los exámenes pertinentes y ambos recibieron el tratamiento necesario. Eso fue en 1942.

Durante toda su vida sexual de adulto, mi padre solamente utilizó condones cuando tenía sexo con trabajadoras sexuales. Explica que los utilizaba por que ellas se los daban. De lo contrario no lo hubiera hecho. Con sus otras parejas sexuales y novias, nunca utilizó condón. El dice que sabía que ellas no tenían ningún tipo de enfermedad de transmisión sexual. Como la mayoría de las personas, mi padre pensaba que las "mujeres del hogar" no tenían ninguna ITS. Sin embargo, mi padre, como muchos hombres, nunca pensó que él podía tener una infección que transmitiría a sus parejas. Durante sus años de buen mozo, como dice él, solamente tenía que preocuparse de una gonorrea, sífilis y embarazos no deseados. El VIH no era parte del vocabulario. No se sabía nada.

Para 1984, cuando se empezó a oir más sobre el SIDA, mi padre ya tenía 60 años de edad. En El Salvador, durante esos años no se escuchaba nada del VIH. Mi padre comenzó a escuchar sobre el VIH cuando yo entré a trabajar en este campo hace ocho años. Desde entonces mi padre ha conocido un poco más sobre el tema.

Poco a poco, ese domingo en la noche, la conversación sobre el VIH se iba acortando a medida que le hacía preguntas más específicas sobre el VIH. La primera conclusión es que su conocimiento sobre el VIH es limitado. Mi padre sabe que el VIH/SIDA "es una enfermedad mortal" y que se transmite a través de la sangre y relaciones sexuales.

A sus 83 años, aún no le queda claro como se trasmite el VIH durante las relaciones sexuales. Tampoco le queda muy claro toda la información sobre el VIH y SIDA. Los médicos nunca le han hablado de hacerse una prueba del VIH. De hecho, nunca se ha hecho una. El no ve el caso para hacérsela.

¿Qué Sabe sobre el VIH un Ochentón?
Relató que conoce a una persona con VIH. Es un hombre de más de 50 años de edad que le comentó que tenía VIH. Se lo dijo durante una reunión en un centro de recreación para personas de la tercera edad. El dice que nunca se hubiera imaginado que el hombre tuviera VIH. Así que, muy oportunamente, concluye que nunca se sabe quien tiene o no tiene VIH.

Aunque mi padre no conoce mucho sobre el SIDA, lo de hablar de sexo se le da bien. Con anécdotas propias y de amigos, me comentó que hablan sobre el uso de la píldora azul y cómo el médico les ha prescripto el medicamento. Además comentó de los amoríos de uno de sus amigos de más de setenta años de edad. Por los detalles, ¡parecía que me contaba un romance de adolescentes!

También comentó que sus amigos tampoco saben mucho del VIH. En realidad, no hablan del tema en ningún momento. Eso no me sorpendió, ya que se sabe que las personas de la tercera edad como mi padre no reciben suficiente información sobre los riesgos de infección por VIH. Lo ideal sería que él, sus amigos y otras personas de su misma edad, supieran más sobre el VIH/SIDA.

En cuando a la actividad sexual de mi padre, sólo me queda decir que hoy sé más de lo que quería y debería saber.


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por AIDS Project Los Angeles. Es parte de la publicación Impacto.
 

 

Advertisement