Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Perspectiva Personal: ¡No Tengas Pánico!

Verano de 2006

Fui diagnosticado con desorden de ansiedad y desorden de pánico en 1993. No me acuerdo cuando empezaron mis desordenes, pero me acuerdo que empezaron lentamente y ya no podía trabajar efectivamente. Empezó con preocupaciones sobre mi salud, especialmente porque he estado sobrepeso toda mi vida. Mi peso ha variado entre 150 a 200 lbs, que quizá no parezca mucho, pero sólo mido 5'4''. También me sentía poco contento con mi trabajo, que se hizo monótono y estresante. Empecé a sentir dolores musculares, no dormía bien y de pronto me sentía con mareos y me ponía irritable. Me sentía como si estuviera al borde y mis preocupaciones empezaron a afectar el trabajo que estaba haciendo. Empecé a tomar tiempo fuera del trabajo y mis médicos no entendían lo que me pasaba.

Entonces tuve un ataque de pánico en el trabajo. Fue aterrador. Nunca había sentido algo así -- por ninguna razón aparente empecé a temblar y sudar, tuve escalofríos y mareos. Sentía como que mi vida estaba en peligro y necesitaba escaparme. Sólo me duró por 15 minutos y para cuando los técnicos de ambulancia llegaron al trabajo ya el malestar se me había pasado. Se hicieron muchas pruebas, hasta algunas para ver si estaba usando alguna droga, pero no encontraron nada.

Me quedé en el hospital por un par de días, mientras estuve en la sala de emergencia hablé con un psiquiatra. Aprendí que lo que estaba sintiendo se debía a desordenes de ansiedad y pánico, y me prescribieron medicamentos. Me ayudaron en algo, logré regresar al trabajo pero no podía funcionar bien -- me preocupaban las tareas simples. Pude trabajar por unos seis meses más pero sentí que estaba perdiendo el control. Me encontraba llamando a mis médicos constantemente, convencido de que tenía alguna enfermedad de la cual no había sido diagnosticado. Como un hombre gay, hasta pensé que tenía VIH, aún cuando siempre había tenido cuidado.

Tuve muchas pruebas de VIH y exigía que me hicieran una prueba durante cada una de mis visitas mensuales al médico. Estaba llamando a mi doctor y psiquiatra casi todos los días. Traté de regresar al trabajo después de haber tomado un breve descanso médico, pero nunca mas pude regresar a trabajar a tiempo completo. Me di cuenta que en el trabajo estaba teniendo ataques mas frecuentes y severos. Tomé un descanso médico permanente, y no he podido regresar al trabajo desde 1993.

Al principio fue difícil para mí porque no conocía a nadie que tuviera un desorden mental. También estaba el estigma de tener que ver a un terapeuta y psiquiatra aparte de mi médico de cabecera. Me tomó un tiempo aceptar la idea de tener que ver a médicos que yo pensé que solo la gente que estaba "loca" necesitaba ver. Por supuesto que ahora entiendo que muchas personas pueden tener desordenes mentales.

Con más tiempo para mí y con una computadora en casa me convertí en una persona muy conocedora de las salas de chat y las páginas de internet de sexo. Los usaba durante todo el día, no solo porque no podía dormir sino también porque sentía soledad. Empecé a conocer otros hombres para tener encuentros sexuales, empecé a invitarlos a mi casa ya que me sentía ansioso cuando salía de mi casa. Me sentía menos ansioso cuando tenía compañía y se convirtió en rutina para mí tener varios encuentros sexuales al día.

En 1999 me enfermé gravemente. Después de perder mucho peso (intencionalmente), había llegado a pesar 125 lbs. Pero me di cuenta que estaba teniendo infecciones respiratorias continuas. La última vez que tuve dificultad respirando, fiebre y escalofrío fui llevado a la sala de emergencia donde al día siguiente me dijeron que tenía PCP, una neumonía común en personas con SIDA. Permanecí en el hospital por cuatro días más y aprendí que tenía una carga viral en los millones y un conteo de CD4 de cuatro. No lograba entender como había sido infectado, siempre había usado condones. Pensé que el diagnostico había sido una equivocación y que no podía tener SIDA. Pedí que me repitieran los exámenes, pero solo confirmaron mi diagnostico de SIDA. Me ponía ansioso en pensar quien me pudo haber infectado y como me pude haber infectado, estaba en negación de lo que me pasaba. Psiquiatras fueron traídos para hacerse parte de mi equipo de cuidados.

Desde 1999, he aprendido sobre mi enfermedad de VIH. Al principio pensé que era una sentencia de muerte. A insistencia de mis proveedores de salud empecé a ir a un grupo de apoyo. Al principio me sentí incómodo, pero llegué a conocer a muchos que tenían problemas similares al mío. Personas que tenían otros desordenes mentales iban al grupo y parecía que les iba bien, no solo con sus síntomas emocionales sino también con su VIH. Empecé a sentir que todo iba a estar bien, y que necesitaba tomar mis medicinas para el VIH. Había aprendido a controlar mi desorden mental, así que ahora necesitaba aprender a controlar mi VIH. De vez en cuando aún me dan ataques ansiosos pero he desarrollado un sistema de apoyo fuerte: mi administrador de caso, terapeuta, psiquiatra, y compañeros del grupo de apoyo. Sé que aún me preocupo demasiado sobre mi salud pero también he logrado controlar eso y he dejado de llamar a mis proveedores de salud casi todos los días. También tengo el apoyo de mi familia.

Actualmente estoy tomando mis "pastillas para los locos" como los llamo yo y mis medicinas para el VIH. Mi salud está muy bien. Mi carga viral está indetectable y mi conteo de CD4 es de 280, y no he tenido ninguna enfermedad oportunista desde que tuve PCP. Hago ejercicios -- no quiero subir de peso nuevamente, aún me pongo ansioso sobre eso -- medito, voy a mi grupo de apoyo, busco a mis amigos y familia, y voy a mis citas medicas regularmente.

El tener un desorden ansioso me empuja a veces a asegurarme de estar bien informado sobre mi salud. Prefiero estar ansioso de cuidar de mi salud mientras estoy bien que el estar ansioso sobre no tomar los medicamentos y enfermarme nuevamente. No he logrado poder regresar a trabajar, y no estoy seguro que pueda lograr eso. Cuido de mi salud un día a la vez, y entiendo la importancia de tomar todos mis medicamentos. He tratado de aprender lo más posible sobre mis enfermedades desde mi diagnóstico, pero se que hay mucho más que tengo que aprender.


Regresar a ACRIA Update Verano de 2006.

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por AIDS Community Research Initiative of America. Es parte de la publicación ACRIA Update.
 
Vea También
Depresión, Ansiedad y Salud Mental
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement