Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Enfrentando la Fatiga

Primavera de 2007

La fatiga no es una "enfermedad" en si misma. Sin embargo, cuando la fatiga es persistente y severa, (sentirse cansado todo el tiempo, carencia de fuerza para actividades, tener muy poca energía para hacer las cosas) puede interrumpir su vida, interfiriendo con las actividades diarias; el poder socializar, o cumplir con sus objetivos diarios, tales como volver al trabajo, inscribirse en la escuela, o dicho de otra forma, mejorar sus circunstancias de vida.

No hay una definición o medida estándar de fatiga. El estar cansado todo el tiempo puede incluir componentes psicológicos (tales como depresión) y componentes físicos (agotarse al subir las escaleras). Es diferente a la apatía, que es la pérdida del deseo de hacer cualquier cosa, y de dormir demasiado, que se define simplemente como un aumento en el tiempo del sueño. Las palabras comunes para describir la fatiga incluyen la falta de energía, somnolencia, cansancio, agotamiento, e incapacidad de lograr un buen descanso, en ausencia del insomnio de la noche, o de no ser capaz de mantener una actividad deseada. Todo el mundo experimenta fatiga en algún momento. Viene a convertirse en un problema que requiere tratamiento cuando ocurre con frecuencia, por periodos sostenidos, e interfiere con las actividades diarias. La fatiga ocurre en relación a múltiples condiciones relacionadas al SIDA y también a medicamentos, pero también puede aparecer sin explicación alguna.


Fatiga y VIH

Los estudios de investigación de nuestro grupo y otros han demostrado que la fatiga es un problema común y significativo para un gran número de personas que viven con VIH, y puede ser debido al virus, a los medicamentos, a problemas asociados de salud o a tratamientos médicos. En varias encuestas, hasta el 40% de personas VIH positivas reportan fatiga, aunque no es siempre persistente o incapacitante.

Cuando es persistente, la fatiga puede interferir con muchas actividades. A menudo, las actividades físicas (tales como el ejercicio) se reducen, al igual que las actividades sociales, contribuyendo al aislamiento social y a pocas oportunidades para participar de eventos agradables. Las personas con fatiga pueden no tener la energía para visitar amigos, o pueden cancelar actividades planeadas porque están muy cansadas para salir.

La fatiga es una razón común para dejar el trabajo y pedir beneficios sociales, también como la inhabilidad o desinterés de volver al trabajo aún cuando la salud esté estable.

Junto con otros problemas, la fatiga puede interferir con la adherencia a los medicamentos del VIH, incluyendo perderse las dosis por dormirse antes de tomar los medicamentos o permanecer dormido cuando hay una dosis programada. La fatiga también puede interferir con la concentración, la memoria, y la habilidad de retener la atención, la cual puede entorpecer el aprendizaje. En general, la fatiga persistente en el VIH es común y puede ser inhabilitante


Causas Médicas

La fatiga puede ser causada por condiciones médicas específicas, incluyendo insomnio no tratado, anemia, niveles bajos de testosterona, o deficiencias de la tiroides. Tiene sentido identificar y tratar estas condiciones directamente antes de tratar los síntomas de la fatiga. Se pueden hacer pruebas de sangre rutinarias para comprobar si existen tales problemas. La fatiga también puede ser el resultado de las drogas usadas para tratar el VIH u otras condiciones. Algunos psicofármacos (Remeron por ejemplo) pueden causar fatiga. La hepatitis C por sí misma causa a menudo fatiga y es una de las reacciones adversas principales y frecuentes al tratamiento de hepatitis (alfa interferón / ribavirina). Algunos estudios han demostrado una relación entre la fatiga, una carga viral alta de VIH y un conteo bajo de las células CD4, mientras que otros no han demostrado tal relación.


Fatiga y Depresión

Las personas que están deprimidas a menudo se quejan de falta de energía, carencia de vitalidad, o sentirse cansado todo el tiempo. De hecho, la fatiga es uno de los síntomas usados para diagnosticar la depresión. Además, la fatiga también puede ser asociada con problemas con la concentración y el poder enfocarse, que es otro criterio usado para identificar la depresión. También puede haber una conexión opuesta: cuando la fatiga restringe la participación en acontecimientos agradables, reduce actividades sociales y conduce a días largos y solitarios en casa, entonces el humor deprimido es una consecuencia muy probable.

Sin embargo, como ambas, depresión y fatiga son bastante comunes en las personas con el VIH, pueden co-existir, aunque una no sea la causa de la otra. Es mas, una puede ocurrir sin presencia de la otra. Algunas personas dicen que siempre se sienten cansadas, pero no han estado deprimidas. Algunos pacientes con depresión no reportan fatiga. Las dos condiciones pueden ocurrir juntas o por separado. Si ambas están presentes, y la depresión es moderada o severa, es mejor tratar la depresión primero, con el principio de que es preferible tratar la causa del problema en vez de su manifestación. Si sigue habiendo fatiga, puede tratarse posteriormente.


Tratamiento para la Fatiga

Varios enfoques de tratamiento han sido usados para tratar la fatiga en el contexto de la infección con el VIH. Un método es utilizar las hormonas esteroides tales como testosterona o DHEA. Los estudios, incluyendo aquellos de nuestro grupo, han demostrado que, entre hombres, las inyecciones de la testosterona tienen un efecto positivo en el nivel de energía y vitalidad. La testosterona inyectada no es recomendada comúnmente, debido a la disponibilidad y a la mayor conveniencia de las preparaciones en gel. La testosterona en gel no ha sido evaluada sistemáticamente con respecto a los efectos en la fatiga en hombres VIH positivos, aunque a menudo vemos a pacientes buscando tratamiento para la fatiga que ya han usado testosterona en gel sin haber tenido los efectos deseados. Es más, la testosterona no es apropiada para hombres con problemas de próstata o con problemas de desorden bipolar (cambios en humor en extremos), y no está aprobada para el uso en mujeres.

Los resultados de DHEA son menos consistentes; algunos pacientes lo han encontrado de gran ayuda para la fatiga pero otros no, en estudios que hemos conducido. Sin embargo, el DHEA tiene algunos efectos secundarios, se vende sin prescripción (esto significa que el seguro médico no cubre el costo aunque es relativamente barato), y vendido a una dosis mas altas a veces puede ser provechoso, por lo menos para algunas personas, para la depresión leve y también para personas que tengan baja energía. DHEA aumenta los niveles de testosterona en la mujer pero no en hombres

La otra clase principal de medicamento usada para tratar la fatiga en personas con VIH incluye estimulantes como Dexedrina, Ritalina, y Cylert. En un estudio comparando la Ritalina, Cylert, y un placebo, se observó que ambas drogas eran más efectivas que el placebo -- pero en general, la mayoría de los participantes en los estudios no demostraron una mejoría significativa con ninguno de ellos.

A los principios de los 90 (antes de que la terapia combinada del VIH estuviera disponible), nuestro grupo condujo un pequeño estudio de Dexedrina en personas con conteos de CD4 por debajo de 50 y encontró un efecto positivo en la energía así como en el humor. Sin embargo, muchos proveedores de salud son reacios a prescribir estas sustancias controladas por preocupaciones sobre la dependencia fisiológica y psicológica, y generalmente no son apropiadas para pacientes con historial de adicción. Estimulantes tanto como esteroides no son indicados para aquellos con desorden bipolar (maniaco-depresivo) puesto a que pueden causar episodios maniacos.

En los últimos años, un nuevo medicamento estimulante conocido como Provigil, ha sido puesto al mercado. No se entiende completamente como funciona en el cerebro, pero es distinto a otros estimulantes y no muestra evidencia de potencial para la adicción. De hecho, se ha utilizado con una cierta evidencia preliminar exitosa para el tratamiento de la adicción a la cocaína. Provigil está aprobado para el tratamiento de la narcolepsia (una condición donde una persona se duerme repentinamente e involuntariamente durante el día), ápnea del sueño, o desorden del sueno debidos a cambios de turno asociados al trabajo. Su uso para tratar la fatiga en el VIH esta así "sin aprobación final" y una mayor investigación es necesaria para determinar a su eficacia para personas VIH positivas con fatiga.

Condujimos un estudio preliminar con 30 hombres y mujeres VIH positivas con fatiga persistente que tomaban medicamentos para el VIH. En este estudio exploratorio, la mayoría de los participantes encontraron Provigil beneficioso, aunque los resultados no fueron imparciales puesto que este fue un estudio pequeño y ambos, doctores y pacientes, sabían que estaban tomando el producto. Los efectos secundarios fueron poco frecuentes, pero cuando ocurrían incluían sensación de sentirse ansiosos, nerviosos, o con dolor de cabeza -- diferente a cuando uno toma demasiado café o cafeína. Estos efectos secundarios se descontinuaban al segundo día, y podían ser controlados bajando la dosis. Ninguno de los pacientes descontinuaron el medicamento debido a los efectos secundarios. Monitoreamos los conteos de CD4 y la carga viral, y no encontramos ningún cambio, proporcionando una cierta evidencia que no hay interacciones dañinas con los medicamentos de VIH. Al final de 12 semanas de prueba, cinco pacientes comenzaron a trabajar otra vez, dos aumentaron sus horas de trabajo, y dos se enlistaron en programas de vocación profesional.

Ahora estamos conduciendo un estudio mas grande usando un placebo control en personas con el VIH que tienen fatiga persistente que interfiere en su vida diaria. Esperamos aprender más sobre los índices de respuesta al medicamento, quienes parecen beneficiarse con este tratamiento, la duración de los efectos, y si es provechoso para los problemas con la memoria y la atención. También estamos conduciendo estudios para asegurarnos que Provigil es seguro y eficaz usado conjuntamente con medicamentos contra el VIH.

En conclusión, la fatiga puede ser "verdadera" y puede representar un problema significativo. No es solamente tener "flojera" o "no tratar lo suficiente", especialmente si está a menudo demasiado cansado para ir a lugares o hacer cosas. El tratamiento puede ayudar, las opciones están disponibles, y la calidad de vida puede mejorar.

Judith Rabkin es Investigadora de Psicología Clínica en la Universidad de Columbia.


Regresar a ACRIA Update Primavera de 2007.

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por AIDS Community Research Initiative of America. Es parte de la publicación ACRIA Update.
 

 

Advertisement