Print this page    •   Back to Web version of article

Preguntas y Respuestas: La Ciencia del VIH/SIDA

18 de Octubre de 2006


¿Qué Es el VIH?

El VIH (virus de inmunodeficiencia humana) es el virus que causa el SIDA. Este virus puede ser transmitido de una persona a otra cuando sangre, semen o secreciones vaginales infectadas entran en contacto con las membranas mucosas* o lesiones en la piel de una persona no infectada. Las mujeres embarazadas, que tienen el virus, también pueden pasar el VIH a sus bebés durante el embarazo o el parto, así como durante la lactancia materna. Las personas con VIH tienen lo que se conoce como infección por el VIH. Algunas de estas personas contraerán el SIDA como resultado de esta infección.

Para más información, consulte la sección "¿Qué Es el SIDA?."

* Una membrana mucosa es un tejido delgado y húmedo que se encuentra en ciertas aberturas del cuerpo humano. Las membranas mucosas pueden incluir la boca, los ojos, la nariz, la vagina, el recto y la abertura del pene.


¿De Dónde Proviene el VIH?

El primer caso conocido de VIH en un ser humano se detectó en una muestra de sangre recogida en 1959 de un hombre en Kinshasa, República Democrática del Congo. (No se sabe cómo contrajo esta persona la infección). El análisis genético de esta muestra de sangre pareció indicar que el VIH-1 puede haber provenido de un virus único a finales de la década de 1940 o principios de los 50.

Sabemos que el virus ha existido en los Estados Unidos, por lo menos, desde mediados y finales de la década de 1970. Entre 1979-1981, médicos en Los Angeles y Nueva York empezaron a reportar tipos poco comunes de neumonía, cáncer y otras enfermedades en un número de pacientes masculinos que tenían relaciones sexuales con otros hombres. Estas eran afecciones que no se encontraban generalmente en las personas con sistemas inmunológicos sanos.

En 1982, los funcionarios de salud pública empezaron a usar el término "síndrome de inmunodeficiencia adquirida" o SIDA, para describir la aparición de infecciones oportunistas, el sarcoma de Kaposi (un tipo de cáncer) y la neumonía de Pneumocystis Carinii en personas que antes estaban sanas. Ese año empezó a hacerse un seguimiento formal (vigilancia) de los casos de SIDA en los Estados Unidos.

En 1983, los científicos descubrieron el virus que causa el SIDA. Inicialmente, un comité científico internacional le dio al virus el nombre de VTLH-III/LAV (virus linfotrópico de células T humano tipo III/virus de linfadenopatía-asociado). Este nombre se cambió posteriormente al VIH (virus de inmunodeficiencia humana).

Durante muchos años, los científicos elaboraron teorías sobre los orígenes del VIH y su mecanismo de aparición en la población humana, y la mayoría de ellos creían que el VIH se originaba en otros primates. Más adelante, en 1999, un equipo de investigadores internacionales reportó que habían descubierto los orígenes del VIH-1, la cepa predominante del VIH en el mundo desarrollado. Una subespecie de chimpancé originaria del occidente de África ecuatorial fue identificada como la fuente original del virus. Los investigadores creen que el VIH-1 entró a la población humana cuando los cazadores resultaron expuestos a la sangre infectada de este animal.

Para obtener más información sobre este descubrimiento, consulte el comunicado de prensa del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los NIH en la dirección www.niaid.nih.gov/newsroom/releases/hivorigin.htm.


¿Qué Es el SIDA?

El término SIDA significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

Adquirida quiere decir que la enfermedad no es hereditaria pero que se contrae después del nacimiento, mediante el contacto con un agente que causa la enfermedad (en este caso, el VIH).

Inmunodeficiencia quiere decir que la enfermedad se caracteriza por causar un debilitamiento del sistema inmunológico.

Síndrome hace referencia a un grupo de síntomas que indican o caracterizan colectivamente a una enfermedad. En el caso del SIDA, esto puede incluir la aparición de ciertas infecciones y cánceres, así como la disminución en el número de ciertas células en el sistema inmunológico de una persona.

El diagnóstico de SIDA lo hace un médico mediante el uso de criterios clínicos y de laboratorio específicos.

Para obtener más información, consulte las secciones "¿Qué Causa el SIDA?" y "¿Qué Es el VIH?."


¿Qué Causa el SIDA?

El SIDA lo causa la infección por un virus llamado virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Este virus se transmite de una persona a otra a través del contacto sexual o del contacto con la sangre. Asimismo, las mujeres embarazadas que están infectadas por el VIH pueden pasarles el virus a sus bebés durante el embarazo o el parto, así como al darles pecho. Las personas con VIH tienen lo que se conoce como infección por el VIH. Algunas de estas personas contraerán el SIDA como resultado de esta infección.

Para obtener más información, consulte la sección "¿Qué Es el VIH?."


¿De Qué Manera el VIH Causa el SIDA?

El VIH destruye un tipo especial de linfocitos de la sangre: los linfocitos CD4+ T, los cuales son fundamentales para el funcionamiento normal del sistema inmunológico del ser humano. De hecho, la pérdida de estos linfocitos en las personas que padecen del VIH es un factor que puede ser extremadamente útil para predecir la aparición del SIDA. Los estudios realizados en miles de personas han revelado que la mayor parte de las personas infectadas por el VIH son portadoras del virus durante años antes de que se produzca suficiente daño al sistema inmunológico para que se manifieste el SIDA. Sin embargo, la realización de pruebas muy sensibles ha demostrado que existe un vínculo sólido entre la aparición del SIDA y la cantidad de VIH en la sangre y la disminución en el número de linfocitos CD4+ T. Al reducir la cantidad del virus en la sangre mediante el uso medicamentos contra el VIH, se puede disminuir en forma considerable la destrucción del sistema inmunológico de una persona.

Para más información:


¿Cuánto Tiempo Demora el VIH en Causar el SIDA?

Antes de 1996, los científicos calculaban que cerca de la mitad de las personas con el VIH contraerían el SIDA 10 años después de contraer la infección o antes. Este tiempo variaba enormemente de persona a persona y dependía de muchos factores, entre ellos el estado de salud de la persona y sus conductas de salud.

Desde 1996, la adopción de poderosas terapias antriretrovirales ha cambiado considerablemente el tiempo de evolución entre el momento que se da la infección por el VIH y la aparición del SIDA. También hay otros tratamientos médicos que pueden prevenir o curar algunas de las enfermedades asociadas con el SIDA, a pesar de que los tratamientos no curan el SIDA mismo. Debido a estos avances en las terapias con medicamentos y al uso de otros tratamientos médicos, en la actualidad se están recalculando, revisando o estudiando los estimados sobre cuántas personas contraerán el SIDA y con que rapidez.

Así como ocurre con otras enfermedades, una detección temprana de la infección ofrece más opciones de tratamiento y de atención preventiva de salud.


¿Por Qué Algunas Personas Dicen Que el VIH No Causa el SIDA?

La epidemia del VIH ha atraído mucha atención tanto dentro como fuera de la comunidad médica y científica. Gran parte de esta atención es el resultado de muchos fenómenos sociales relacionados con esta enfermedad, tales como la sexualidad, la drogadicción y la pobreza. Aunque existe evidencia científica abrumadora de que el VIH es la causa del SIDA, todavía no se comprende en su totalidad el proceso de la enfermedad. Esta comprensión parcial ha llevado a algunas personas a decir que el SIDA no es causado por un agente infeccioso o que es producido por un virus distinto al VIH. Esto no sólo genera confusión, sino que puede tener consecuencias peligrosas. Antes del descubrimiento del VIH, las evidencias de estudios epidemiológicos en los que se hacía un seguimiento de las parejas sexuales de los pacientes y de los casos de personas infectadas por transfusiones de sangre o de factores de coagulación indicaban claramente que la causa subyacente de esta enfermedad era un agente infeccioso. La infección por el VIH es el único factor común que comparten todos los casos de SIDA en el mundo entre hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, receptores de transfusiones, personas con hemofilia, parejas sexuales de personas infectadas, hijos de madres infectadas y trabajadores de salud expuestos en el lugar de trabajo.

La conclusión a la que se llegó después de más de 20 años de investigación científica es que las personas expuestas al VIH por medio del contacto sexual o del consumo de drogas por vía intravenosa, por ejemplo, pueden contraer la infección por el VIH. Si estas personas resultan infectadas, la mayoría de ellas contraerá el SIDA en algún momento.

Para obtener más información, consulte la hoja informativa "The Evidence That HIV Causes AIDS" del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los NIH.


¿El VIH Sobrevive Fuera del Cuerpo?

Las autoridades médicas y científicas están de acuerdo en que el VIH no sobrevive con facilidad fuera del cuerpo, lo cual hace remota la posibilidad de una transmisión ambiental. El VIH se encuentra a diferentes cantidades o concentraciones en la sangre, el semen, las secreciones vaginales, la leche de seno, la saliva y las lágrimas. Para obtener datos acerca de la supervivencia del VIH, los estudios de laboratorio han tenido que utilizar concentraciones artificialmente elevadas de virus cultivados en laboratorio. Aunque estas concentraciones no naturales del VIH se pueden mantener con vida durante días o incluso semanas en condiciones de laboratorio limitadas y de control estricto, los estudios de los CDC han demostrado que incluso a esas altas concentraciones, las concentraciones de VIH se secan después de varias horas y la cantidad del virus infeccioso se reduce entre un 90 y un 99 por ciento. Debido a que las concentraciones del VIH usadas en los estudios de laboratorio son mucho más altas que las encontradas en circunstancias reales en la sangre y en otros especímenes, el secado de la sangre humana y de otros líquidos corporales infectados por el VIH, reduce el riesgo teórico de transmisión ambiental esencialmente a cero. En ciertas ocasiones, las interpretaciones incorrectas de algunas conclusiones derivadas de estudios de laboratorio han causado alarmas innecesarias.

No se deben utilizar los resultados de los estudios de laboratorio para evaluar el riesgo personal específico de infección porque (1) la cantidad estudiada del virus no se halla en muestras humanas ni en la naturaleza y (2) no se ha identificado ningún caso de infección por el VIH debido al contacto con una superficie ambiental. Además, el VIH no se puede reproducir fuera de su huésped vivo (a diferencia de muchas bacterias u hongos que pueden hacerlo en condiciones adecuadas), a menos que el VIH esté en condiciones de laboratorio; por lo consiguiente, no se propaga ni mantiene su contagiosidad fuera de su huésped.


¿Cómo Puedo Saber Si Estoy Infectado por el VIH? ¿Cuáles Son los Síntomas?

La única manera para determinar con seguridad si usted está infectado es haciéndose la prueba del VIH. Usted no puede depender de los síntomas para cerciorarse si está infectado con el VIH. Mucha gente que está infectada con el VIH no tiene ningún síntoma por muchos años.

Lo siguiente quizá sean signos de advertencia de la infección por el VIH:

Sin embargo, nadie debe pensar que ellos están infectados si tienen cualquiera de estos síntomas. Cada uno de estos síntomas puede estar relacionado con otras enfermedades. La única manera de determinar si uno está infectado es haciendose la prueba del VIH.

De igual manera, usted no puede depender de los síntomas para establecer que una persona tiene el SIDA. Los síntomas del SIDA son similares a los síntomas de muchas otras enfermedades. El SIDA es un diagnóstico médico hecho por un doctor basado en criterios específicos establecido por los CDC.




This article was provided by U.S. Centers for Disease Control and Prevention. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art41064.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.