Print this page    •   Back to Web version of article

Prevención del VIH: Ahora Más Que Nunca

18 de Octubre de 2006


Para los Estados Unidos y el mundo, el mensaje es claro ... la prevención es lo único que puede detener el VIH.


La Prevención del VIH Salva Vidas

Existe evidencia abrumadora que muestra que los esfuerzos de prevención del VIH han salvado un sinnúmero de vidas, tanto en los EE.UU. como en todo el mundo:

Fondos de Programas para la prevención del V I H de C D C.


Luchando Contra el VIH Donde Está Causando Más Daños

Los CDC canalizan la mayor parte de sus esfuerzos de prevención del VIH hacia las comunidades de origen africano, las cuales han sido las más afectadas por el VIH/SIDA:

Desde 1987, los CDC han diseñado y apoyado sin cesar programas innovadores en las comunidades de origen africano por medio de organizaciones nacionales, regionales y locales, incluyendo organizaciones comunitarias y religiosas. Los CDC también continúan trabajando con las comunidades latinas y otras afectadas por la epidemia para diseñar y apoyar programas efectivos de prevención.


Más Decisiva Que Nunca

Todavía no existe una cura para el SIDA, y se estima que 40.000 estadounidenses quedan infectados con el VIH cada año. Gracias al progreso logrado en el área de tratamiento, las personas afectadas por el VIH y el SIDA viven más tiempo. Esto significa que es más necesario que se realicen esfuerzos en materia de prevención a fin de ayudar a las personas infectadas para que adopten comportamientos seguros y ayudar a otros en situación de riesgo a permanecer libres de infección.


Más Diversa Que Nunca

Los esfuerzos de prevención están siendo dirigidos de manera muy clara a una gama de comunidades mucho más amplia que en el pasado, incluyendo hombres homosexuales negros, mujeres hispanas y de origen africano, hombres homosexuales blancos, consumidores de drogas por vía intravenosa, y adolescentes que ya alcanzan la edad adulta.


Más Esperanza Que Nunca

Estamos iniciando una nueva era en el campo de la prevención del VIH, una en la que la investigación científica nos proporciona enfoques avanzados tanto biomédicos como de conducta en el área de la prevención. Las estrategias efectivas de reducción de riesgos, combinadas con nuevos tratamientos para el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, nos dan mayores esperanzas de reducir aún más la propagación del VIH.


CDC: Los Líderes de la Nación en Prevención del VIH

Prevenir el VIH quiere decir utilizar cualquier herramienta efectiva para impedir que ocurran nuevos casos de infección por VIH. Los CDC llevan a cabo actividades en las tres siguientes áreas:

División del financiamiento para la prevención del VIH de los CDC, 1998

  1. Ayuda a las comunidades (73%)
    Los CDC proporcionan cada año más de $400 millones de dólares para diseñar y apoyar esfuerzos innovadores en materia de prevención, tales como:
    • Financiar programas realizados por 65 departamentos de sanidad estatales, locales y territoriales, 22 organizaciones nacionales y regionales de grupos minoritarios y 94 organizaciones locales.
    • Ayudar a las organizaciones comunitarias a ejecutar y apoyar programas de prevención.
    • Realizar programas de capacitación acerca de enfoques eficaces en materia de prevención.
  2. Investigación en materia de prevención (16%)
    Biomédicas Los CDC realizan investigaciones básicas sobre el mecanismo de infección del VIH y el avance de la enfermedad. También realiza investigaciones sobre las nuevas tecnologías para la prevención del VIH.
  3. Comportamiento Los CDC diseñan y evalúan programas de prevención en todo el país, muchos de los cuales proporcionan información y apoyo social a los grupos en situación de riesgo de contraer VIH, tales como:
  4. Seguimiento del VIH/SIDA (11%)
    Los eficientes sistemas de recopilación de información de los CDC realizan un seguimiento de la incidencia y trayectoria del VIH en todo el territorio de los EE.UU., lo cual indica dónde se necesitan con más urgencia programas de prevención tanto ahora como en el futuro.




This article was provided by U.S. Centers for Disease Control and Prevention. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art41038.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.