Print this page    •   Back to Web version of article

Políticas Estatales y Locales Con Relación al Acceso de los Usuarios de Drogas Inyectables a Jeringuillas Estériles
En muchas ciudades y estados, las leyes y reglamentos establecen que la posesión de jeringuillas es un delito y limitan la capacidad de los UDI para comprarlas en forma legal. Debido a esto, los UDI que continúan inyectándose a menudo no pueden seguir los consejos de prevención y usar una nueva jeringuilla estéril para cada inyección. Varios estados también han limitado el financiamiento o el funcionamiento de los programas de intercambio de jeringuillas (SEP por sus siglas en inglés). A nivel federal, el financiamiento para llevar a cabo cualquier programa de distribución de agujas o jeringuillas estériles a los UDI ha sido prohibido por el Congreso de los Estados Unidos desde 1988.

27 de Diciembre de 2005

Para el 2004, alrededor de una quinta parte de todas las infecciones de VIH y la mayoría de las infecciones de hepatitis C en los Estados Unidos se debían al uso de drogas inyectables.1,2Los usuarios de drogas inyectables (UDI) se infectan y transmiten los virus a otros al compartir jeringuillas y otros equipos de inyección contaminados, y por medio de comportamientos sexuales de alto riesgo. Las mujeres que resultan infectadas con el VIH por medio de jeringuillas compartidas o por tener relaciones sexuales con un UDI también pueden contagiar el virus a sus bebés antes o durante el parto, o a través de la lactancia.

Para reducir eficazmente la transmisión del VIH y de otras infecciones de transmisión sanguínea, los programas deben considerar un método integral para trabajar con los UDI. Dicho método incluye una gama de estrategias pragmáticas que toman en cuenta tanto el uso de drogas como los comportamientos sexuales arriesgados. Una de estas estrategias más importantes es asegurar que los UDI que no pueden o que no desean dejar de inyectarse drogas tengan acceso a jeringuillas estériles. (Vea la hoja informativa correspondiente titulada Acceso a jeringuillas estériles). Esta estrategia apoya la recomendación hecha por varias instituciones y organismos gubernamentales, incluso el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos, de usar solamente una vez cada jeringuilla estéril.3

Los UDI comparten jeringuillas y equipo de inyección por una variedad de razones, pero principalmente debido a los obstáculos legales y reglamentarios que limitan el acceso a jeringuillas estériles y a las leyes que establecen que la posesión de jeringuillas es un delito.


¿Cuáles leyes y reglamentos afectan el uso ilegal de drogas inyectables?

Varias leyes y reglamentos interrelacionados limitan la capacidad o la voluntad de los UDI de conseguir y de tener jeringuillas:4

Estas leyes y reglamentos son obstáculos estructurales que crean una situación en la que a los UDI que siguen inyectándose se les aconseja que usen solo jeringuillas estériles, mientras que al mismo tiempo se les impide seguir este consejo. Debido a que el tener o distribuir jeringuillas pone en riesgo a los UDI de que la policía los registre, los arreste o les levante cargos criminales, es posible que prefieran no participar en los programas de acceso a jeringuillas estériles o en las iniciativas para reducir el riesgo como, por ejemplo, los programas de intercambio de jeringuillas o de desecho sanitario.6 (Vea la hoja informativa correspondiente titulada Desecho de jeringuillas). Este ambiente puede aumentar los riesgos de transmisión porque los UDI que están preocupados de ser arrestados por obtener o tener jeringuillas tienen una mayor posibilidad que otros UDI de compartir jeringuillas y otros artículos usados para inyectarse.7


¿Qué se ha hecho para atender los asuntos estructurales?

Varios estados han comenzado iniciativas para cambiar las leyes y reglamentos relacionados con las jeringuillas:

Algunos estados han reportado un impacto favorable en la salud pública. Por ejemplo, después del abrogo parcial de las leyes de jeringuillas en Connecticut, las farmacias en este estado empezaron a vender jeringuillas sin receta.9,13 Como resultado de esto, los UDI compraron más jeringuillas en farmacias, compartieron menos las jeringuillas y la policía reportó menos heridas causadas por agujas.8 Asimismo, nada hace suponer que el permitir el acceso a jeringuillas estériles aumenta el número de personas que se inyectan o el número de inyecciones.14,15


Cosas que se deben tomar en cuenta con respecto a las leyes

Dentro de la comunidad, hay intereses tanto por parte de la salud pública como de las autoridades legales que deben tomarse en cuenta. La salud pública pretende reducir tanto el uso de drogas como la transmisión por vía sanguínea de enfermedades. Esto lo logra ayudando a que las personas reciban tratamiento por abuso de drogas y a que cambien sus comportamientos riesgosos tanto de tipo sexual como por el uso de drogas. Las autoridades legales también tienen un gran interés en evitar la distribución y la venta de drogas ilegales y en castigar a quienes violen las leyes. Es necesario que los intereses de ambas partes sean tomados en cuenta a la hora de crear iniciativas locales y estatales relacionadas con las reformas legales y regulatorias. Estos esfuerzos incluyen:


Información adicional

Lea A Comprehensive Approach: Preventing Blood-borne Infections Among Injection Drug Users, donde encontrará extensa información en inglés sobre los antecedentes del VIH y la infección de hepatitis viral en los UDI y sobre el aspecto legal, social y político. También encontrará una descripción sobre las estrategias y los principios para atender estos temas.


Fuentes

  1. Glynn M, Rhodes P. Estimated HIV prevalence in the United States at the end of 2003. 2005 National HIV Prevention Conference; June 12-15, 2005. Atlanta, GA. Abstract T1-B1101.

  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Hepatitis C fact sheet. Accessed December 22, 2005 from http://www.cdc.gov/ncidod/diseases/hepatitis/c/fact.htm.

  3. Centers for Disease Control and Prevention, Health Resources and Services Administration, National Institute on Drug Abuse and Substance Abuse and Mental Health Services Administration. HIV prevention bulletin: Medical advice for persons who inject illicit drugs. May 9, 1997.

  4. Gostin LO. The legal environment impeding access to sterile syringes and needles: The conflict between law enforcement and public health. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1998;18(Suppl 1):S60-S70.

  5. Burris S, Lurie P, Abrahamson D, Rich ID. Physician prescribing of sterile injection equipment to prevent HIV infection: time for action. Annals of Internal Medicine 2000; 133(3): 218-226.

  6. Springer KW, Sterk CE, Jones TS, Friedman L. Syringe disposal options for injection drug users: A community-based perspective. Substance Use and Misuse 1999;34(13):1917-1934.

  7. Bluthenthal RN, Kral AH, Erringer EA, Edlin BR. Drug paraphernalia laws and injection-related infectious disease risk among drug injectors. Journal of Drug Issues 1999;29(1):1-16.

  8. Groseclose SL, Weinstein B, Jones TS, Valleroy LA, Fehrs LJ, Kassler WJ. Impact of increased legal access to needles and syringes on the practices of injecting-drug users and police officers -- Connecticut, 1992-93. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1995;10:82-89.

  9. Valleroy LA, Weinstein B, Jones TS, Groseclose SL, Rolfs RT, Kassler WJ. Impact of increased legal access to needles and syringes on community pharmacies needle and syringe sales -- Connecticut, 1992-1993. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1995;10(1):73-81.

  10. Beckett GA, Galena R, Shields D, Mills DA. Maine removed criminal penalties for syringe possession in 1997 after allowing sale of syringes without a prescription in 1993. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1998;18(Suppl 1):S145-S146.

  11. Plevin L. State bill allows sale of syringes. Newsday. May 6, 2000. Page A03.

  12. National Alliance of State and Territorial AIDS Directors. HIV prevention and access to sterile syringes. Joint letter issued by the American Medical Association, American Pharmaceutical Association, Association of State and Territorial Health Officials, National Association of Boards of Pharmacy, National Alliance of State and Territorial AIDS Directors. October 1999.

  13. Wright-De Agüero L, Weinstein B, Jones TS, Miles J. Impact of the change in Connecticut syringe prescription laws on pharmacy sales and pharmacy managers’ practices. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1998;18(Suppl 1):S102-S110.

  14. Normand J, Vlahov D, Moses LE, eds. Preventing HIV transmission: the role of sterile needles and bleach. Washington (DC): National Academy Press, 1995.

  15. Needle RH, Coyle SL, Normand J, Lambert E, Cesari H. HIV prevention with drug-using populations -- current status and future prospects: introduction and overview. Public Health Reports 1998;113(Suppl 1):4-18.




This article was provided by Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art39426.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.