Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
Read Now: TheBodyPRO.com Covers AIDS 2014
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Acceso a Jeringuillas Estériles

Los usuarios de drogas inyectables (UDI), que siguen inyectándose pero usan una nueva jeringuilla estéril cada vez que se inyectan drogas, pueden reducir sustancialmente su riesgo de adquirir y de transmitir infecciones virales que se contagian por vía sanguínea.

27 de Diciembre de 2005

Han pasado más de 20 años desde el principio de la epidemia del SIDA y alrededor de un millón de estadounidenses (entre 1,039,000 y 1,185,000) ahora viven con el VIH, y alrededor de 40,000 infecciones nuevas ocurren cada año. Aproximadamente 1.25 millones de estadounidenses están crónicamente infectados con hepatitis B, mientras que 2.7 millones de estadounidenses están crónicamente infectados con hepatitis C.1,2,3

Para el 2004, alrededor de una quinta parte de todas las infecciones de VIH y la mayoría de las infecciones de hepatitis C en los Estados Unidos se debían al uso de drogas inyectables.1,3 Los usuarios de drogas inyectables (UDI) se infectan y transmiten los virus a otros al compartir jeringuillas y otros equipos de inyección contaminados, y por medio de comportamientos sexuales de alto riesgo. Las mujeres que resultan infectadas con el VIH por medio de jeringuillas compartidas o por tener relaciones sexuales con un UDI también pueden contagiar el virus a sus bebés antes o durante el parto, o a través de la lactancia.

Para reducir eficazmente la transmisión del VIH y de otras infecciones de transmisión sanguínea, los programas deben considerar un método integral para trabajar con los UDI. Dicho método incluye una gama de estrategias pragmáticas que toman en cuenta tanto el uso de drogas como los comportamientos sexuales arriesgados. Una de estas estrategias más importantes es asegurar que los UDI que no pueden o que no desean dejar de inyectarse drogas tengan acceso a jeringuillas estériles. El Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos y varias instituciones y organismos gubernamentales han recomendado el uso de jeringuillas estériles como una estrategia importante de reducción de riesgo.4 Al apoyar esta posición, el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias expresó:

Advertisement
"Para usuarios de drogas inyectables que no pueden dejar o que no dejarán de inyectarse drogas, el uso de nuevas agujas y jeringuillas estériles cada vez que lo hacen sigue siendo el método más efectivo y seguro para limitar el contagio del VIH."5


¿Por qué son necesarias las jeringuillas estériles para los usuarios de drogas inyectables?

El proceso de preparación e inyección de drogas ofrece muchas oportunidades para la transmisión del VIH y la hepatitis viral. Antes de inyectarse intravenosamente, el UDI determina si la aguja está en una vena, tirando hacia atrás el émbolo de la jeringuilla. Si la sangre entra en la jeringuilla, la aguja está en la vena y el UDI inyectará la droga. Después de inyectarse, el UDI lava la jeringuilla con agua. Con frecuencia esta agua se usa después para preparar drogas para ser inyectadas. Si el UDI tiene el VIH o hepatitis viral, su sangre contaminará toda la jeringuilla y el equipo de preparación con el virus, el cual permanecerá viable durante varias semanas.5

La transmisión puede ocurrir directamente cuando un UDI infectado comparte una jeringuilla con otros, o indirectamente cuando una persona infectada comparte los utensilios utilizados en la preparación e inyección de la droga como agua, calentadores, algodones y cucharas, o cuando la persona prepara y comparte drogas con otros UDI. Asegurar que los UDI que siguen inyectándose tengan acceso a jeringuillas estériles es una estrategia de importancia vital para prevenir la propagación de la enfermedad, dada la eficiencia con la cual el VIH y otros virus de transmisión sanguínea pueden transmitirse por medio de las prácticas de inyección. Asegurar el acceso a jeringuillas estériles no aumenta el número de personas que se inyectan drogas ni el número de inyecciones de drogas.5,6,7 Lo que hace es reducir el uso compartido y la reutilización de jeringuillas.8,9


¿Cómo obtienen jeringuillas los UDI?

Los UDI obtienen sus jeringuillas de varias maneras:10

  • Por medio de fuentes ilegales o en el "mercado negro" -- como vendedores de drogas callejeros, vendedores de agujas o en los lugares donde se reúnen para inyectarse, o de amigos, personas con las que comparten las drogas inyectables o personas diabéticas (estas jeringuillas podrían no estar estériles y podrían haber sido usadas y contaminadas con sangre). Las jeringuillas usadas a veces son reempaquetadas y vendidas como si fueran nuevas;
  • Comprándolas en una farmacia -- esto asegura que las jeringuillas están estériles; y
  • Mediante programas de intercambio de jeringuillas (SEP por sus siglas en inglés) -- esto asegura que las jeringuillas estén estériles y ofrece una forma adecuada para el desecho sanitario de las jeringuillas usadas.


¿Por qué el acceso a las jeringuillas estériles es un asunto crítico?

Se estima que un solo UDI se inyecta alrededor de 1,000 veces al año.11 Esto representa millones de inyecciones que requieren millones de jeringuillas por año. La mayoría de los UDI que siguen inyectándose actualmente no pueden obtener una cantidad suficiente de jeringuillas estériles para reducir eficazmente sus riesgos de adquirir y contagiar infecciones virales de transmisión sanguínea.12


¿Cuáles son los factores que limitan el acceso de los UDI a jeringuillas estériles?

  • La mayoría de los estados tiene restricciones legales sobre la venta y distribución de jeringuillas estériles12: 47 estados tienen leyes sobre parafernalia de drogas y 8 estados tienen leyes sobre venta de jeringuillas con receta. Estas restricciones representan obstáculos significativos para la venta de jeringuillas que efectúan los farmacéuticos a los UDI, la prescripción de jeringuillas estériles a los UDI por parte de los médicos, y el funcionamiento de los programas de intercambio de jeringuillas.
  • Veintitrés estados tienen reglamentos para farmacias o pautas de práctica que limitan la venta de jeringuillas estériles a los UDI. Por ejemplo, los reglamentos de práctica farmacéutica que requieren a los compradores mostrar documentos de identidad, firmar un registro o declarar el propósito de la compra, reduce la capacidad o disposición de los UDI de comprar jeringuillas. Incluso en los estados que han derogado las leyes y reglamentos que prohíben la venta de jeringuillas estériles a los UDI, estas ventas podrían ser obstaculizadas por políticas específicas de cada farmacia y la reticencia personal de algunos jefes de farmacias o farmacéuticos a vender jeringuillas a clientes que podrían ser usuarios de drogas inyectables.
  • El temor y las actitudes negativas sobre el uso de drogas y los UDI sustentados por la población en general, la policía, los funcionarios y los dirigentes de la comunidad, contribuyen a la fuerte oposición a iniciativas que podrían aumentar las oportunidades para que los UDI obtengan jeringuillas estériles.
  • Las propias actitudes y circunstancias de los UDI limitan el acceso. Estas actitudes y circunstancias incluyen temor de ser arrestados, falta de dinero para comprar jeringuillas estériles, reticencia a identificarse ellos mismos como UDI al acudir a un programa de intercambio de jeringuillas, o falta de fuentes de jeringuillas estériles donde puedan obtenerlas fácilmente cuando las necesiten.


¿Qué han hecho los estados y las comunidades para aumentar el acceso a las jeringuillas estériles?

En la actualidad se están efectuando tres tipos de intervenciones en los Estados Unidos para aumentar el acceso de los UDI a jeringuillas estériles:

  • Varios estados y municipios están realizando campañas políticas para cambiar las leyes y reglamentos existentes sobre jeringuillas, a fin de permitir el aumento de la venta de jeringuillas en las farmacias, eliminar las penalidades criminales por posesión de jeringuillas, y permitir el funcionamiento de los programas de intercambio de jeringuillas. (Vea la hoja informativa correspondiente titulada Políticas estatales y locales con relación al acceso de los usuarios de drogas inyectables a jeringuillas estériles).
  • También se están realizando iniciativas, auspiciadas a nivel estatal y comunitario, con farmacéuticos y médicos, para aumentar la venta y las recetas de jeringuillas y proveer educación sobre los métodos de salud pública para la prevención del VIH, incluso el papel de las jeringuillas estériles, para reducir la transmisión de agentes patógenos por la sangre, para atender las preocupaciones y preguntas de los farmacéuticos sobre venta y eliminación de jeringuillas, y para alentar cambios en las políticas y prácticas de las farmacias. (Vea las hojas informativas correspondientes tituladas Venta de jeringuillas estériles en farmacias y Receta médica para que los usuarios de drogas inyectables obtengan jeringuillas estériles).
  • Muchas ciudades y estados están realizando campañas para sostener los programas de intercambio de jeringuillas que proveen a los UDI jeringuillas estériles gratuitamente y una manera segura de desechar las jeringuillas usadas contaminadas con sangre. Muchos SEP también proveen otros servicios, como referencias a tratamiento por abuso de sustancias, educación y orientación, así como servicios de salud. (Vea la hoja informativa correspondiente titulada Programas de intercambio de jeringuillas).
  • En comunidades de todos los Estados Unidos, las autoridades policiales, las organizaciones médicas y farmacéuticas, los profesionales de salud pública, las organizaciones comunitarias, y los proveedores han trabajado juntos para examinar las circunstancias legales, políticas, y sociales que se deben tomar en cuenta con respecto a la obtención de jeringuillas estériles para los UDI que siguen inyectándose drogas. Los líderes comunitarios han hecho lo posible por educar a sus estados y comunidades sobre las formas en las que ocurre la transmisión sanguínea de la infección por inyecciones, así como sobre los beneficios para la salud pública de mejorar el acceso de jeringuillas estériles como parte de un método integral de salud pública. También han hecho lo posible por educar a los UDI sobre el tratamiento del abuso de sustancias y la importancia de usar jeringuillas estériles, además de responder a las preocupaciones relacionadas con el desecho sanitario de jeringuillas, y desarrollar iniciativas para mejorar el acceso de los UDI a esta y otras estrategias vitales de prevención.


Desecho sanitario de jeringuillas usadas: un elemento integral del problema de acceso

Asegurar que los UDI que siguen inyectándose puedan obtener una cantidad suficiente de jeringuillas estériles es solamente parte del problema. Igualmente importantes son la orientación, la educación sobre salud y el acceso a tratamiento por abuso de sustancias. Otra consideración importante es el desecho sanitario de jeringuillas usadas, tanto para reducir la posibilidad de que el UDI vuelva a usar una jeringuilla contaminada con sangre, como para responder a los temores de la comunidad y de los farmacéuticos sobre el riesgo de jeringuillas desechadas en sus vecindarios. (Vea la hoja informativa correspondiente titulada Desecho de jeringuillas).


Información Adicional

Lea A Comprehensive Approach: Preventing Blood-Borne Infections Among Injection Drug Users, donde encontrará extensa información en inglés sobre los antecedentes del VIH y la infección de hepatitis viral en los UDI y sobre el aspecto legal, social y político. También encontrará una descripción sobre las estrategias y los principios para atender estos temas.


Fuentes

  1. Glynn M, Rhodes P. Estimated HIV prevalence in the United States at the end of 2003. 2005 National HIV Prevention Conference; June 12-15, 2005. Atlanta, GA. Abstract 595.

  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Hepatitis B fact sheet. Accessed December 22, 2005 from http://www.cdc.gov/ncidod/diseases/hepatitis/b/fact.htm.

  3. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Hepatitis C fact sheet. Accessed December 22, 2005 from http://www.cdc.gov/ncidod/diseases/hepatitis/c/fact.htm.

  4. Centers for Disease Control and Prevention, Health Resources and Services Administration, National Institute on Drug Abuse and Substance Abuse and Mental Health Services Administration. HIV prevention bulletin: Medical advice for persons who inject illicit drugs. May 9, 1997.

  5. Normand J, Vlahov D, Moses LE, eds. Preventing HIV transmission: the role of sterile needles and bleach. Washington (DC): National Academy Press, 1995. Accessed December 23, 2005 from http://www.nap.edu/books/0309052963/html/

  6. Guydish J, Bucardo, J, Young M, Woods W, Grinstead O, Clark W. Evaluating needle exchange: are there negative effects? AIDS 1993;7:871-876.

  7. Needle RH, Coyle SL, Normand J, Lambert E, Cesari H. HIV prevention with drug-using populations - current status and future prospects: introduction and overview. Public Health Reports 1998;113(Suppl 1):4-18.

  8. Gleghorn AA, Wright-De Agüero L, Flynn C. Feasibility of one-time use of sterile syringes: a study of active injection drug users in seven United States metropolitan areas. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1998;18(Suppl 1):S30-S36.

  9. Heimer R, Khoshnood K, Bigg D, Guydish J, Junge B. Syringe use and reuse: effects of syringe exchange programs in four cities. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1998;18(Suppl 1):S37-S44.

  10. Gleghorn AA, Jones TS, Doherty MC, Celentano DD, Vlahov D. Acquisition and use of needles and syringes by injecting drug users in Baltimore, Maryland. Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1995;10:97-103.

  11. Lurie P, Jones TS, Foley J. A sterile syringe for every drug user injection: how many injections take place annually, and how might pharmacists contribute to syringe distribution? Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes and Human Retrovirology 1998;18(Suppl 1):S45-S51.

  12. Gostin LO, Lazzarini Z, Flaherty K, Jones TS. Prevention of HIV/AIDS and other blood-borne diseases among injection drug users: A national survey on the regulation of syringes and needles. JAMA 1997;277(1):53-62.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

 

Tools
 

Advertisement