Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Las Mujeres en la Frontera México-Estadounidense
Sus Necesidades de Tratamiento Contra el VIH

Marzo/Abril 2002

Las Mujeres en la Frontera Mexico-Estadounidense: Sus Necesidades de Tratamiento Contra el VIH

Este artículo presenta los resultados de un esfuerzo que documenta y describe el uso que hacen de los servicios de VIH/SIDA las mujeres "transfronterizas" y al mismo tiempo busca guiar el desarrollo de recomendaciones y crear respuestas a los obstáculos y a los vacíos que existen en los servicios para las mujeres seropositivas y sus familias.

La información se extrajo de un grupo de la población de mujeres que tienen VIH o SIDA y están recibiendo tratamiento en Juárez, El Paso y Las Cruces. La historia que las mujeres tienen en común es su estilo de vida "transfronterizo." La información recabada es preliminar y se enfoca en las preocupaciones sobre las prácticas de riesgo, el diagnóstico y el uso de los servicios para tratamientos. Se hicieron 21 estudios de casos en los hogares de las participantes y en los centros comunitarios.

El escenario: La comunidad de la frontera de El Paso, Las Cruces y Juárez es el centro del crecimiento de la industria de la maquila: fábricas que utilizan materia prima hecha en los Estados Unidos para ensamblar y producir productos que son exportados a este país. A pesar que las maquiladoras han creado empleos, el nivel de desempleo se mantiene bastante alto. Los servicios sociales y de educación son escasos debido al alto crecimiento de la población y al menguado desarrollo de la infraestructura.

El propósito: Aquí se resume un estudio de caso que explora algunos de los vínculos que existen entre la vida de la mujer en la zona fronteriza y las implicaciones que esto tiene en el tratamiento del VIH. Los siguientes puntos son claves en la discusión que se siguió en los estudios de caso: (1) ¿Cuál es el rol que tiene la vida en la frontera en la utilización del cuidado médico? y (2) ¿Cuáles son las variables sicológicas y sociológicas envueltas en esta situación?


La historia de Lindísima

Lindísima es una mujer viuda de 36 años de edad con un niño (no infectado) y vive con sus padres. Cuando su esposo vivía, ambos trabajaban como técnicos de laboratorio. En un hospital mexicano se le hizo una prueba de rutina del VIH a su esposo debido a que necesitaba una cirugía. Su resultado fue positivo. Ella pidió que le hicieran la prueba.

Lindísima cree que su esposo se infectó con el VIH con un piquete con una jeringa y después la infectó a ella. El personal médico no quería informarle al esposo sobre su resultado porque el tenía Hodgkin´s. Pero cuando él los miraba entrar con máscaras a su habitación, demandó que le informaran lo que estaba pasando. El murió ese mismo año. Ella pidió que su hijo tomara la prueba y su resultado fue negativo. Ella le hacía la prueba al niño una y otra vez hasta que sus amigos la convencieron que su niño no se iba a seroconvertir y que ya no le hiciera más la prueba.

Lindísima dejó su trabajo porque para ella era muy difícil estar en ese ambiente. Ella no buscó trabajo en México. En ese tiempo sus dificultades aumentaron cuando se notificó a la prensa de su historia y la identificaron a ella y a su familia en las noticias. Después que la noticia saliera a luz pública, ella no quiso salir de la casa de sus padres porque estaba segura que los ojos de todo el mundo estarían sobre ella. Recibió ayuda solamente de un hospital donde ella dice que recibió un pésimo cuidado médico. Nunca buscó ayuda en otro hospital porque temía perder los pocos servicios que recibía. Ella cuenta que recibía Retrovir (AZT)"cuando había" y que esporádicamente la cambiaban a Videx (ddI) cuando no tenían AZT.

Una amiga le dijo de los servicios que existen en Texas y que era muy difícil conseguir lo que era necesario para poder obtener los servicios al "otro lado." Sin otra alternativa, Lindísima fue a vivir a casa de una hermana en Texas y consiguió trabajo en un restaurante. A su llegada, su hermana la puso en contacto con un programa de SIDA. Una persona del programa llegó a la casa después de haber hablado por teléfono con ella. "El quería que yo estuviera en el programa", dice Lindísima. Ella cuenta que él le ofreció comida, medicina y servicios. También comenta que le ofrecieron servicios dentales y otros servicios médicos. Lo que le pedían para poder darle los servicios era "solamente mi nombre, cualquier nombre." A ella la visitaban una vez al mes y le llevaban medicamento a su casa. Con respecto al programa, ella dice: "Allí me sentí importante" y explica que se sentía como una persona que "contaba."

Lindísima ha regresado a Chihuahua donde todavía va al hospital para poder recibir algunos servicios. Lindísima dice que ella no buscó servicios en Texas porque "todo parecía muy complicado." Ahora que tiene el control de su vida y después de haber recibido ayuda y apoyo, pudo calificar para recibir diferentes servicios en Nuevo México. Ella recibe el mismo medicamento que recibía en Texas y dice que no acepta otros beneficios tales como comida o asistencia monetaria porque no los necesita.

Ahora Lindísima vive en Chihuahua y va a la clínica una vez al mes para recoger algunos de sus medicamentos. Cada tres meses va a una clínica en Nuevo México. Los miércoles participa en un grupo de apoyo en Chihuahua en una agencia no lucrativa. Sin embargo, a pesar de que reconoce la necesidad de tener el grupo y agradece la oportunidad de poder participar en el mismo, ella siente que no es apropiado para ella porque la mayoría de los participantes son hombres homosexuales. Lindísima dice: "Las mujeres no se sienten bien al participar en el grupo... Nosotras necesitamos nuestro propio espacio como mujeres."

Lindísima se ha convertido en una activista. Trabaja como voluntaria de un grupo de mujeres en una organización no lucrativa. Sus padres y su hermana la apoyan. Lindísima siente que ahora está reconstruyendo su vida gracias al apoyo que ha recibido y al esfuerzo diario de trabajar y mejorar la relación con su hijo que ha sufrido mientras ella lidiaba con su propio sufrimiento.


Algunas conclusiones

Lindísima es el ejemplo de una mujer que estaba desesperada y enferma, privada de un cuidado médico adecuado y de sus derechos a la privacidad y a la confidencialidad. Al igual que Lindísima, muchas de las mujeres describieron eventos y comportamientos que ilustran las normas tradicionales que subyugan a la mujer y que siguen perpetuando la inequidad en todos los aspectos de la vida.

Las Mujeres en la Frontera Mexico-Estadounidense: Sus Necesidades de Tratamiento Contra el VIH
Foto © Chris Takagi, ctakagi@igc.org

Todas la mujeres de los casos documentados (21 en total), hablaron de problemas de inequidad en los roles de género; uno de los ejemplos más repetidos fue el del esposo que tiene relaciones extramaritales de manera muy abierta. Es evidente que las mujeres pobres de la frontera están en riesgo de contraer el VIH, muchas de ellas no tienen el poder para actuar por si mismas. Otras mujeres tienen que tomar medidas desesperadas, como en el caso de Lindísima que tuvo que dejar su hogar. De hecho, el SIDA pasa a un segundo plano para las mujeres que tienen VIH porque dependen económicamente de sus parejas o sus familiares, se preocupan por sobrevivir día a día y se preocupan por el bienestar de sus hijos. Además, junto a la pobreza y la falta de poder, las normas tradicionales que influyen en los roles de género ayudan a mantener a las mujeres en riesgo de contraer el VIH y a la postergación para la realización de la prueba del VIH. Esto también influye en que las mujeres posterguen el cuidado médico e interfiere con el cumplimiento a los tratamientos.

En el caso de Lindísima, la ayuda que recibió en la organización mexicana y en las dos organizaciones en los Estados Unidos, le ayudó a conseguir una mejor salud y a encontrar un propósito en su vida. Mientras que la frontera puede ofrecer un lugar de refugio de la discriminación y una oportunidad para obtener una gama de servicios, también presenta muchos retos para poder tener acceso al cuidado médico, a la continuidad en el cuidado y la disponibilidad de servicios que son sensibles tanto al género como a la cultura.

Hemos identificado los temas que las mujeres puntualizaron en sus historias y que han iluminado el entendimiento del uso que las mujeres de la frontera hacen de los servicios de cuidado médico para el VIH:

  • Las mujeres saben que el VIH existe y que sus parejas tienen comportamientos de riesgo.

  • Las mujeres ven que sus responsabilidades primarias son como esposa y madre; su propia salud se ve como algo necesario para poder cumplir con esas responsabilidades.

  • La necesidad de cuidar a sus esposos e hijos es más importante que su propio cuidado.

  • Sus necesidades de su propio cuidado las reconocen una vez que se enferman o cuando ven que sus hijos o esposos se enferman y no cuando ellas o sus esposos son funcionales.

  • La separación de la familia puede ser el resultado de la búsqueda de tratamiento para el VIH.

  • Las mujeres postergan o nunca usan los servicios y apoyo debido al miedo a revelar su estado serológico o por temor a ser rechazadas.

Rebeca Ramos, M.P.H., es Directora Técnica de la Asociación Fronteriza Mexicano-Estadounidense y es responsable de capacitaciones técnicas de cooperación.

Este estudio fue coordinado por la Asociación Fronteriza Mexicano-Estadounidense de Salud (AFMES) que ha participado en diferentes estrategias para mejorar la entrega de servicios de prevención y tratamiento de forma coordinada e integrada en la frontera México-Estadounidense.


Regresar al ejemplar de Marzo/Abril 2002 de Impacto.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por AIDS Project Los Angeles. Es parte de la publicación Impacto.
 
Vea También
Mujeres y VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement