Print this page    •   Back to Web version of article

Las Leyes de INS y el VIH

Por Terje Anderson
Traducido y editado por Omar Baños

Marzo/Abril 2002

Las Leyes de INS y el VIH

Las leyes de inmigración de los EUA presentan barreras muy complejas para poder entrar, quedarse u obtener un estatus legal en este país, para las personas que tienen VIH y que no son ciudadanos estadounidenses.

Las leyes de los EUA específicamente consideran al VIH como un factor de "no admisión" para entrar a este país. La política oficial del gobierno es de mantener a las personas con VIH, que no son ciudadanos, fuera del país, ya sea que quieran venir como visitantes o para venir a residir al país. Existen ciertas excepciones con esta ley, y en algunos casos la ley no se practica de manera estricta. Sin embargo, cualquier persona que esté pensando en entrar a este país o que quiera cambiar su estatus migratorio, tiene que estar informado sobre esta ley y las dificultades que representa.

Esta ley, que en general va en contra de todos los estándares de los derechos humanos internacionales, pasó abrumadoramente con los votos del Congreso de los EUA a pesar de la oposición de grupos activistas de VIH/SIDA, activistas de migración, y expertos en salud pública.


Las opciones

Antes de solicitar un estatus de residencia permanente (ya sea en los EUA o desde fuera) es necesario que las personas con VIH busquen ayuda legal de un experto en asuntos de migración. El formulario es difícil de completar y los reglamentos son complicados. Nunca hable con el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) sobre su caso sin tener un experto en migración que lo represente.

Para poder obtener un estatus de residencia permanente en los EUA, una persona con VIH tiene que recibir un waiver (un perdón) que lo excluye de la cláusula de VIH. Este tipo de waiver está disponible solamente para circunstancias limitadas. Desafortunadamente, con estas restricciones en las leyes, muchas de las personas con VIH no califican. Todas las personas que solicitan un estatus de residencia legal o para viajar a los EUA deben de presentar los resultados de una prueba del VIH como parte del proceso de la solicitud.

Las personas que califican para asilo político o por un estatus de refugiado pueden recibir un waiver (un perdón) basados en "la reunificación familiar, propósitos humanitarios o de interés público." Por lo general, las personas que cumplen con los estrictos requerimientos para asilo o para un estatus de refugiado, tienen una buena posibilidad de recibir el waiver (perdón). No obstante, antes tienen que comprobar que existe "un miedo bien fundado" de persecución en sus países de origen que se basa en persecusión por la raza, la religión, la nacionalidad, la opinión política o por el hecho de pertenecer a un grupo social. Aunque hasta ahora se han otorgado algunos casos de asilo basados en el miedo de persecución debido al estatus de VIH+, esto no es muy común.

La otra forma en que una persona con VIH puede conseguir un estatus legal permanente es por medio de un familiar que es ciudadano estadounidense o residente legal. Esto está limitado solo para los esposos/as, hijos solteros o los padres de un ciudadano o residente legal.

Sin embargo, hasta en estos casos familiares, no existe la garantía que la personas reciba un waiver de VIH (un perdón). Para poder recibir el perdón, los solicitantes tienen que comprobar que ellos (1) representan un peligro mínimo para la salud pública, (2) representan mínimas posibilidades del contagio por VIH y (3) que no van a convertirse en una carga de los servicios de asistencia pública.

Los dos primeros requisitos se pueden cumplir al probar que la persona entiende cómo el VIH es transmitido y que está dispuesto a recibir un tipo de consejería en prevención. El tercer punto es el más difícil. El sistema cambia constantemente los términos que definen o interpretan "cargo público" y solamente una persona que tienen un seguro médico (generalmente por medio del seguro médico de trabajo del esposo/esposa) es casi seguro que pase esta prueba. Por otra parte, puede existir una gama de opciones disponibles y no todos los programas públicos de salud se cuentan como un cargo público. Se necesita una asesoría legal para poder determinar cómo se pueden sobre pasar esos obstáculos.

Terje Anderson es director ejecutivo de la organización National Asociation of People With AIDS (NAPWA) en Washington. Para más información vea la página cibernética www.napwa.org.


Regresar al ejemplar de Marzo/Abril 2002 de Impacto.





This article was provided by AIDS Project Los Angeles. It is a part of the publication Impacto. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art32779.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.