Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
20 Años de Sobrevivencia

Septiembre/Octubre 2001

Bienestar llevó a cabo el pasado 2 de junio su sexto evento anual, "Testimonios de Esperanza", para celebrar la vida de más de 35 millones de personas que viven con el VIH/SIDA en el mundo, incluyendo más de 12.500 latinos y latinas en el Condado de Los Angeles.

Este evento fue dedicado especialmente para recordar la historia de los primeros 20 años de la epidemia. También la lucha y compasión de la comunidad hizo presencia para apoyar y mejorar la vida de las personas que se encuentran infectadas por esta enfermedad. "Arbol de la Vida Mantente Firme" fue el eslogan utilizado para promover este especial evento.

Para conmemorar esta ocasión, dieron su testimonio personas que viven con el VIH/SIDA, así como personas afectadas por esta epidemia. Para la conmemoración contamos con la representación de todas las comunidades, incluyendo las comunidades transexual, heterosexual, homosexual, los jóvenes y parejas serodiscordantes.

Curtis Washington - Foto por Fernando D. Castro
Curtis Washington, poeta que trabaja en Bienestar, compartió su poesía duante el evento Testimonios de Esperanza en Los Angeles.
El arte también se ha visto impactado por esta epidemia por lo que se presentó una exhibición de obras de artes de reconocidos artistas latinos, tales como Alma López, Miguel Ángel Reyes, José Hernández, Antonio Escalante y Ramiro del Valle. La forma de expresión poética también fue parte de la conmemoración; contamos con poesía de increíbles artistas como Jorge-Mario Cabrera, Curtis Washington y Alejandro López, entre otros.

Como muestra de los testimonios, enseguida se presenta el testimonio que Grissel Granado compartió durante la conmemoración.

Grissel Granados tiene 13 años de edad y es una joven portadora del VIH. Su infección ocurrió a través de la leche materna, ya que su madre la amamantaba sin saber que era portadora del VIH. Su madre fue infectada por medio de una transfusión de sangre en México en 1986. En síntesis, sus palabras son una pequeña muestra de la realidad de la juventud que está creciendo bajo lo sombra del VIH/SIDA.


Grissel Granados y Su Historia

¡Hola! Mi nombre es Grissel Granados. Esta tarde voy a compartir con ustedes mi experiencia de adolescente viviendo con VIH. Estoy en el décimo grado de la escuela segundaria y algunas de mis compañeras de clase saben que soy VIH positiva. Hasta hoy nadie me ha rechazado por vivir con el VIH.

Grissel Granados - Foto por Fernando D. Castro
Grissel es una chica de 13 años portadora del VIH. Durante la conmeración compartió su experiencia de cuando les dijo a sus compañeras de escuela sobre su diagnóstico de VIH.
Más que hablar de mí, hoy quiero compartir una situación que pasa en mi escuela. Yo me doy cuenta de cómo piensan las niñas de mi edad acerca del SIDA. Este tema se da ya que algunas niñas ya están teniendo relaciones sexuales sin protección y no piensan que pueden quedar embarazadas o contraer una enfermedad sexual o, en este caso, el VIH.

En la escuela asistimos a la clase de salud, pero es mínima la información acerca del VIH y algunos estudiantes no ponen atención en clase porque piensan que es un juego y que a ellos no les puede pasar.

Las niñas tienen una información equivocada. De eso me di cuenta un día que estaban hablando acerca de sus novios y una de ellas dijo que ya estaba teniendo relaciones sexuales con su novio y no usaba protección porque a él no le gustaba protegerse. Yo le pregunté que si no tenía miedo de que su novio tuviera VIH y la pudiera infectar. Ella me respondió que no, porque su novio no tenía nada, ya que no tenía ninguna roncha en el cuerpo y que él se veía bien físicamente.

Las otras niñas dijeron que eso es cierto, que cuando alguien tiene SIDA le salen granos. Fue en ese momento en que yo les dije a todas, más bien les pregunté: ¿Dónde se me ven a mi las ronchas o granos en la piel? . . . Todas me preguntaron sorprendidas: ¿A poco tú tienes el VIH?

Les respondí que sí y claro, no me lo creían; pero mi amiga se los confirmó y fue entonces que empezaron a hacerme preguntas de por qué tengo el VIH y cómo se transmite. Así fue como en esta conversación entre adolescentes salió el tema del SIDA y que estamos a riesgo de contraerlo por falta de información y comunicación con nuestros padres.

Los padres muchas veces no quieren hablar acerca del sexo con sus hijos, mucho menos en lo que se refiere al SIDA o drogas. Mi mensaje es para los padres de familia y adultos en general: Hablen de este tema con sus hijos aunque estén pequeños, no esperen a que crezcan para hablar con ellos porque puede ser demasiado tarde; ayuden a proteger a los jóvenes para que tengamos un futuro mejor y no siga aumentando el número de jóvenes con VIH.

Víctor Martínez trabaja en Bienestar Servicios Humanos con hombres latinos seropositivos. Víctor participó en la coordinación de Testimonios de Esperanza. Para más información puede llamar a Bienestar al 323-727-7896.


Regresar al ejemplar de Septiembre/Octubre 2001 de Impacto.


Asimismo, este artículo fue obtenido de la revista Impacto de APLA.


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por AIDS Project Los Angeles. Es parte de la publicación Impacto.
 
Vea También
Jóvenes/Niños y el VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement