Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
La Vacunación Contra la Viruela en Personas con VIH

Abril de 2003

Informes recientes presentan la posibilidad de que el virus de la viruela, erradicado ya del planeta, sea una amenaza a la salud pública. El último caso de forma natural que se vio sucedió en 1977 en Somalia. Una vez que la enfermedad se erradicó en todo el mundo, se suspendió la vacunación habitual. Desde el 8 de mayo de 1980, cuando la Organización Mundial de la Salud la declaró formalmente erradicada, la viruela se convirtió en un tema de interés histórico.

La viruela es una infección viral causada por el virus llamado variola. Esta enfermedad, sumamente contagiosa, se manifiesta con erupciones generalizadas de vesículas, pústulas y ampollas que dejan cicatrices permanentes.

Existen dos tipos de viruela: variola mayor, la típica viruela que tiene una tasa de mortalidad del 20% o más en personas no vacunadas, puede también causar ceguera; y variola menor, una forma mucho menos letal de la enfermedad (mortalidad es inferior al 1%).

Ya hace décadas que se dejó de vacunar en toda la población general porque ya no había la necesidad de prevenirla, pues se había erradicado o eliminado la enfermedad del mundo, pero en estos tiempos de guerra y terrorismo se teme que en el futuro se utilice como una terrible arma biológica.

El Centro para el Control de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) y los departamentos de salud desean prevenir una nueva epidemia y recomiendan la vacuna contra la viruela, y especialmente para aquéllas personas que puedan estar expuestas en su lugar de trabajo, tales como trabajadores encargados del cuidado de la salud y empleados de las Fuerzas Armadas.

Esta vacuna puede afectar especialmente a personas con VIH o SIDA o a aquéllos cuyos sistemas inmunológicos están comprometidos. Por eso se clarifica que no pueden recibir la vacuna ni estar en contacto con las personas recién vacunadas por las características del virus y lo fácil que resulta la transmisión. La vacuna contra la viruela es una vacuna de virus vivo que, por consiguiente, conlleva un riesgo superior al normal con respecto a complicaciones posteriores a la vacunación para todas las personas con sistemas inmunológicos comprometidos. En otras palabras, hay un riesgo de desarrollar la enfermedad. Recuerden que la viruela puede ser mortal.

Dentro de las personas susceptibles a mayores complicaciones con exposición a la vacuna o personas recién vacunadas se incluyen a las personas que han recibido trasplantes de órganos, las que están ingiriendo medicamentos inmunosupresores para enfermedades crónicas, mujeres embarazadas y niños de menos de un año de edad.

Hay que también tener cautela con la vacunación contra la viruela cuando se padece de otras enfermedades, como en el caso del eczema o dermatitis atípica, aunque la enfermedad no este activa actualmente, sea leve o se haya padecido en la infancia.

Quienes tengan otras enfermedades de la piel -- como quemaduras, varicela o lechina, culebrilla o herpes zoster, impétigo, herpes, acne grave o soriasis -- deberán esperar hasta que la piel esté completamente sana antes de vacunarse.


La Vacunación Contra la Viruela en Personas con VIH


El CDC sugiere que si una persona está a riesgo de complicaciones por la viruela o ha estado en contacto con una persona recién vacunada contra la viruela o algún riesgo ocupacional, debería recibir la vacuna. Se recomienda que toda persona que no conozca su estatus de VIH se haga una prueba de VIH antes de vacunarse. Si la prueba resulta positiva, esa persona no debe vacunarse. En el caso de personas positivos al VIH, la educación, la cautela y la comunicación con el médico son muy importantes. Si has estado en contacto con alguien que se ha vacunado contra la viruela recientemente, notifícaselo a tu médico inmediatamente. Es mejor prevenir que lamentar.

Me despido con la esperanza de que el hombre no destruya al hombre, y en estos tiempos difíciles para la comunidad positiva al VIH (donde los recortes económicos a nivel nacional y local ya se sienten), que con Unidad y con nuestras Voces nos hagamos escuchar, ya que nuestra guerra no se ha acabado.

María Luisa es una activista y educadora de salud y tratamientos viviendo con VIH. Actualmente vive felizmente en Nueva York con sus hijos. Para más información sobre sus talleres, llamen al (212) 675-3288.


Regresar a SIDAahora Abril 2003.

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por Body Positive. Es parte de la publicación SIDAahora.
 
Vea También
Otros Efectos Secundarios
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement