Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Un Héroe Entre Nosotros
Nuestro Brian McGrath Nos Relata su Experiencia con la Tragedia del 11 de Septiembre

Diciembre 2001

Un Heroe Entre Nosotros

Como ya sabemos, en septiembre 11, 2001, las Torres Gemelas del World Trade Center en la Ciudad de Nueva York fueron destruídas por crueles terroristas que valoran muy poco la vida humana. Este horrendo acto de odio nos ha afectado a todos. A algunos nos ha paralizado, a otros los ha movilizado e invitado a la acción.

Una de esas personas que decidió usar la acción positiva como respuesta a este ataque fue nuestro Brian McGrath. Brian es nuestro encargado de nuestro sistema de computadoras e información. En la mañana del 11 de septiembre, Brian regresó a las oficinas Body Positive de sus vacaciones, era otro día más, común y corriente. En septiembre 5 el celebró su primer aniversario con BP.

A eso de las 8:55 AM Sharon Stevens, nuestra Gerente General, entró a nuestras oficinas llorando y gritando que había visto un avión estrellarse en una de las Torres Gemelas. Nuestras oficinas quedan a unos 4 ó 5 bloques del WTC. Brian y Sharon salieron a ver lo que estaba pasando. Se oían explosiones, el suelo retumbaba, Brian pensó que estaban explotando el sistema de trenes subterráneos. De repente una gran explosión y una nube obscura de humo, polvo y escombros se les acercaba. Nos dice Brian: "Parecía como una película de los años cincuenta, cientos de personas corriendo despavoridamente y una nube negra espesa persiguiéndolos. La gente corría dejando sus zapatos como pegados al pavimento, llenas de terror y angustia. Fue una escena surrealista, que no hacía sentido, difícil de entender."

Brian y Sharon corrieron como todos, huyéndole a la ráfaga de polvo y escombros, y se refugiaron en nuestras oficinas. Fue allí, oyendo el radio, que lo que estaba pasando empezó entenderse. Un grupo de terroristas habían bombardeado el WTC usando aviones comerciales como misiles. Lo inesperado, lo inaudito, lo inimaginables se había convertido en realidad. La fragilidad de la vida se hizo una vez más obvia ante tanta tragedia humana.

Para Brian esa confrontación con la brevedad y fragilidad de la vida no es una experiencia nueva. En 1991, él fue admitido al hospital por que tenía síntomas del flu: fiebre, nauseas, vómitos, congestión pulmonar. Los médicos le diagnosticaron con PCP y le informaron que era positivo al VIH, pero que además ya había desarrollado SIDA. También le encontraron 2 tumores cancerosos en su cerebro. Ellos le recomendaron que la mejor alternativa era la extirpación de los tumores. Los tumores estaban cerca del área que controla las habilidades motoras como el caminar y la recuperación implicaba largas horas de recuperación para volver a aprender a caminar, vestirse, alimentarse, etc.

Un Heroe Entre Nosotros
La gente corría dejando sus zapatos como pegados al pavimento, llenas de terror y angustia

Todo esto era para Brian una sentencia de muerte. SIDA = MUERTE, era todo lo que veía. En lugar de una operación tan delicada, escogió la quimioterapia como alternativa, aunque los médicos le informaron que posiblemente no funcionaría. El verse incapacitado, con terapia física para aprender nuevamente cosas tan básicas como bañarse, no era una alternativa para él. "Me dieron 6 meses de vida, no los iba a vivir inválido," nos dice.

Afortunadamente, la quimioterapia funcionó. Pero no cambió la visión que Brian tenía de su vida. "Todo el mundo a mi alrededor está muriendo de SIDA, yo sólo esperaba mi turno." Su vida no tan sólo estaba afectada por el SIDA, pero por otra epidemia que está arrasando nuestras comunidades, la drogadicción.

"Mi uso de drogas era tan grande que aun en el hospital, tenía amigos que me traían cocaína para ponerla en mis infusiones intravenosas. Para evitar el uso de drogas ilegales, el médico me receto metadona. Cuando salí del hospital tuve que ingresar a un programa de mantenimiento de metadona. Mi uso de drogas aumento, pues ahora tenía la metadona recetada, el dinero del seguro de incapacidad (SSI) para comprar otras drogas y tiempo libre en abundancia," agrega Brian.

En 1994, cayo en la cárcel por venta de drogas, en la cárcel comenzó a usar heroína. Pero a su vez fue en la carcél donde Brian empezó a ver esperanza en su vida. A través de un programa de educación de VIH, el se educó sobre su salud y aprendió de nuevos tratamientos que podían mejorar sus salud y vida. Con 0 CD4 y desesperanza pensó que no tenía mucho que perder. El comenzó a tomar tratamiento contar el VIH, pero nos dice que lo hacia casualmente, no los tomaba que era debido.

A su salida de la cárcel Brian ingresa la programa Exponent-Arrive, un programa de educación y empoderamiento para persona con VIH/SIDA, creado por personas con VIH/SIDA. Este programa alteró para siempre la percepción que Brian tienen de la vida, de su vida. Ingresó a un programa de rehabilitación del uso de drogas que iba de mantenimiento de metadona a abstinencia, y logró romper las cadenas que el abuso de las drogas le había puesto. Con esa liberación vino una nueva visión de quien era el y de su vida. En Arrive aprendió a valorarse y cuidarse a si mismo, incluyendo el tomar su tratamiento más en serio, tomar los medicamentos como son recetados para disminuir la posibilidad de crear resistencia y buscar apoyo emocional para cuidar de su salud mental.

A través de Arrive también, descubrió una nueva pasión, las computadoras. Trabajando con un mentor del programa, Brian aprendió sobre sistemas de computadoras y eventualmente trabajó a medio tiempo para la agencia manteniendo su red de computadoras. Con nuevos bríos y una visión e una vida larga y productiva, el ingreso al Carreer Center, donde sigue estudiando esta especialización. Sus estudios son pagados por VESID (Vocational and Educational Services for Individuals with Disabilities -- Servicios Educativos para Individuos Incapacitados), un programa que recomiendo mucho.

"El mantenerme sobrio, aprender a cuidarme y el trabajo me han devuelto mi estima y ahora me siento productivo. El dar a la sociedad es muy importante para mí. He aprendido que yo me siento mejor dando, ayudando," nos dice.

Es por eso que en Septiembre 12, Brian se unió a un grupo de heroícos voluntarios para trabajar en el rescate de personas heridas, atrapadas o fallecidas en este terrible acto de violencia y odio. "Ahora que valoro mi vida, el movilizarme y tratar de rescatar la vida de otra persona era para mí muy importante. Ahora que quiero vivir, quiero ayudar a otros a vivir." El trabajó, como cientos de voluntarios, por 20 horas consecutivas. El vivir esa tragedia lo afecta mucho. Tuvo problemas durmiendo y pesadillas. Los gritos de la gente y el olor a "muerte" se han grabado en su mente.

Un Heroe Entre Nosotros
"El verme trabajando junto a policias, personas que antes consideraba mis enemigos, juntos por un mismo propósito, la vida, fue una experiencia importante, reveladora y sanadora para mí."

Brian no encontró a nadie vivo y eso para él fue muy difícil. Pero ha pesar de eso le ha dado un sentido de unión como nunca antes. Nos dice, "El verme trabajando junto a policías, personas que antes consideraba mis enemigos, juntos por un mismo propósito, la vida, fue una experiencia importante, reveladora y sanadora para mí."

Al preguntarle a Brian si esta tragedia ha afectado a la comunidad del SIDA, nos dice: "Por supuesto que nos ha afectado, esta experiencia ha afectado a muchas personas con VIH, nos ha causado estrés que puede ser nocivo para nuestra salud. Yo les recomiendo que no niegan sus sentimientos, que los sientan y los hablen con otros. No se aíslen, mantengan contacto con otros. Los grupos de NA y AA me han ayudado mucho a bregar con las emociones causadas por esta tragedia, es importante que me cuide. Además, muchos servicios y programas han tenidos que ser suspendidos por falta de comunicaciones. El Hospital St. Vincent, un centro de tratamiento de VIH/SIDA importante en Nueva York está inaccesible para los PVS (Personas Viviendo con SIDA), pues se están concentrando en las víctimas del WTC."

Le preguntamos también si teme que dineros que serían destinados para servicios de VIH/SIDA y prevención sean dirigidos a servicios de ayuda para los damnificados y la reconstrucción. Nos dice sin duda: "No creo que eso pase, la comunidad del SIDA ha luchado demasiado, hemos llegado muy lejos para permitirlo. El gobierno tendrá que confrontarnos si eso sucede" .

A pesar de la tristeza y las emociones tan fuertes que este incidente ha causado en Brian, su actitud es positiva, nos dice: " Esta experiencia mi a dejado con un sentido de que no hay garantías en la vida. Tengo SIDA, pero tengo vida. ¡Con SIDA puedo vivir! Tengo un reanudado sentido de gratitud y de ganas de vivir."


Regresar a SIDAahora Diciembre 2001.

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por Body Positive. Es parte de la publicación SIDAahora.
 
Vea También
Gente Inspiradora
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement