Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
Read Now: TheBodyPRO.com Covers AIDS 2014
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Credo -- Tú No Estás Solo

Hay más de 2 millones de personas con VIH en los Estados Unidos. No te aisles.

Diciembre 2001

Tu No Estas Solo

Quizás diste positivo a la prueba del VIH muy recientemente; quizás ya lo sabías por algún tiempo, pero ésta es la primera vez que has buscado información o apoyo. Necesitas saber que no estás solo. Se estima que hay alrededor de 2 millones de personas VIH-positivas (VIH+) en Estados Unidos.

El dar o haber resultado VIH+ no significa que tienes SIDA, pero el VIH es probablemente el reto más grande que has confrontado en tu vida. Este virus puede o no permanecer inactivo en tu cuerpo por un largo tiempo. Puede que estés saludable ahora, pero en el futuro podrías desarrollar algún tipo de problema de salud relacionado al VIH, y desarrollar SIDA. Todavía existen muchas incertidumbres sobre el VIH, y aunque actualmente no hay "cura," sí hay tratamientos. Necesitas saber qué información está disponible y tomar decisiones sabias sobre tu salud basadas en esa información.

Actualmente, muchas personas VIH+ viven vidas felices y completas. Muchos están saludables y no muestran síntomas de enfermedad. Muchos escogen tomar tratamientos y drogas que prometen alargar sus vidas. ¡Así que, aunque todo esto es muy serio, hay esperanza! No tienes que ver el haber salido VIH+ como si te hubieran dado una sentencia de muerte.

Advertisement
Es bueno que finalmente lo sepas. Tan terrible como puede haber sido para ti el haber dado positivo, es mejor saberlo, de manera que puedas aprender sobre el VIH y decidir qué quieres hacer sobre esto. El hecho de que te preocupaste lo suficiente por ti mismo para hacerte la prueba del VIH y el hecho de que estás leyendo esta revista, demuestra que tu salud es importante para ti. Así que date crédito. Has tomado los primeros pasos importantes para cuidar de ti mismo y deberías sentirte complacido.

Años atrás, aquellos que resultaban VIH+ tenían pocos lugares donde conseguir apoyo. Estas personas se sentían en el limbo o como colgadas en el vacío. Afortunadamente muchas cosas han cambiado. Ahora sabemos más sobre el VIH y se han formado muchas organizaciones alrededor del mundo para ofrecer apoyo e información a las personas viviendo con este virus. Muchos ya se han enfrentado a las preguntas y situaciones inherentes de vivir con el VIH, y muchos más les seguirán. No tienes que enfrentarte solo a todo esto. Hay muchas manos listas para ayudarte.


Tu Salud Emocional

El saber que estás infectado es usualmente traumatizante. Aun si lo habías sospechado desde hace algún tiempo, el finalmente corroborarlo puede ser una experiencia abrumadora. El dar positivo al VIH ha hecho que algunas personas dejen sus trabajos, escriban sus testamentos rápidamente y se despidan de amigos y familiares, sólo para descubrir que ellos no están enfermos y probablemente vivirán por muchos años. Es común el percibir estos resultados como una sentencia de muerte inmediata, pero este no es el caso.

Lo que sientes ahora es perfectamente normal. Enojo, miedo, confusión, depresión -- todas son reacciones completamente naturales al tipo de noticia que has recibido --. Si lo sabes desde hace varias semanas, puede que te encuentres teniendo un día normal, entonces repentinamente recuerdes que eres VIH+. Es común que este tipo de realización simplemente "te golpee en la cara" una y otra vez. No te estás volviendo loco si esto te sucede. Tu estado emocional puede oscilar desde tristeza profunda a momentos de extrema cólera. Eso es normal también.

El primer paso para sobreponerse de este alboroto emocional es reconocer lo que estás sintiendo. No te sorprendas si encuentras que pasas el día en estado de shock. Date permiso a ti mismo de no sentir nada. Tus emociones regresarán muy pronto precipitadamente. Esta es meramente una manera en que tu mente "se apaga" para permitir que te adaptes a un problema.

Si te sientes enojado, está bien. Tienes todo el derecho y muchas razones para estar enojado. Después de todo, este virus amenaza y pone en peligro tu propia existencia. Está bien expresar tu enfado. Si estás asustado, reconoce tus miedos. Estás pensando en cosas que le darían miedo a cualquiera. Está permitido sentirse de la forma en que te sientes. No seas duro contigo mismo o pienses que tienes que ser fuerte. No tienes que ser nada.


Miedo a la Enfermedad y a la Muerte

Casi todos tenemos miedo de enfermarnos y morir. Si eres joven, es probable que nunca hayas tenido que enfrentar la muerte de alguien cercano. Frecuentemente pensamos que morir es algo que sucede sólo cuando uno es viejo. Puede que nunca antes hayas considerado realmente la posibilidad de tu propia muerte. Ahora, repentinamente, eres VIH+ y tu mortalidad se ha vuelto algo muy real. Puede que le tengas miedo al dolor, a los hospitales, o de volverte poco atractivo ante los demás durante el proceso de la enfermedad.

Tu reacción a la idea de enfermarte o morir podría manifestarse en una de dos formas: puede que decidas que definitivamente vas a vivir y que no habrá manera alguna en que este virus logre jamás vencerte. Esto es lo que se conoce como negación -- rehusarse a contemplar algunas de las posibilidades de vivir con el VIH --. Si te sientes así, trata de tener en mente que tener la esperanza de seguir con tu vida es algo bueno, sin embargo, puede volverse peligroso si hace que dejes de cuidar de ti mismo. La otra forma en que podrías escoger lidiar con el asunto es decidiendo que absolutamente vas a morir de ésto y que no hay nada que pueda hacerse sobre ello. Si piensas así, puede que te encuentres fantaseando sobre tu propia muerte y enfermedad. Debes tener en mente que hay muchas personas que son VIH+ que viven vidas felices y productivas, y que tú puedes estar entre ellos si así lo eliges. Es bueno darle frente a las posibles consecuencias de esta infección, pero no hasta el punto en que vivir el día de hoy se vuelva menos importante que tu miedo al futuro. Recuerda que todos vamos a morir algún día y que ésto no previene a la mayoría de la gente de vivir el día de hoy.


Comenzar de Nuevo

Una de las verdades de haber dado positivo a la prueba del VIH es que una vez lo sabes, nunca más podrás dejar de saberlo. Para bien o para mal, tu vida ahora será para siempre diferente. Puede que estés experimentando grandes sentimientos de pérdida. Puede que sientas que ciertas áreas de tu vida están ahora en poder de doctores, compañías de seguros, o en poder de los síntomas de la enfermedad. Esto puede hacer que te sientas como si tuvieras menos control sobre tu propia vida y podría causarte una gran ansiedad.

Debes saber que no tienes que dar el control de tu vida. Armándote con información y decidiendo lo que es razonable para ti, pronto te darás cuenta que sigues siendo todavía la misma persona que eras. Es tu vida, tu cuerpo, tu salud, y no importa cuan bien intencionadas tu familia, tus amigos, o tu doctor puedan ser, ninguno de ellos tiene derecho a tomar el control de tu vida. Toma tiempo para decidir lo que quieres hacer, entonces hazlo.

Puede que encuentres que muchas prioridades en tu vida están cambiando rápidamente. Si estás considerando hacer cambios importantes en tu vida, simplemente asegúrate de pensarlos cuidadosamente. Muchas personas positivas al VIH han hecho cambios enormes en su forma de vivir. Muchos han roto malos hábitos, tales como beber demasiado y/o fumar. Algunos han conseguido salir de malas relaciones o abandonar trabajos que realmente odiaban. Confrontar la posibilidad de enfermar o morir ha mejorado muchas de nuestras vidas porque ha hecho que tomemos acción en áreas que previamente habíamos ignorado o pospuesto. La mortalidad puede ser una gran motivación.

Alguna gente se culpa a sí misma por ser VIH+. Este tipo de culpabilidad y odio a sí mismos es muy destructivo. No importa cómo te hayas infectado, no fuiste a algún lugar o hiciste algo con la intención de infectarte, ¿así que por qué tanto remorderse sobre esto? Tienes suficiente con que lidiar ahora mismo; no necesitas castigarte por haber resultado VIH+ también.

La pena o extrema tristeza, es una de las emociones que la mayoría de las personas VIH+ enfrenta en algún momento. Puede que estés afligido, encarando la posibilidad de tu propia muerte. Para muchos de nosotros, el virus no está sólo afectando nuestras vidas, sino también las vidas de aquellos que amamos. Muchos han perdido amigos y seres queridos debido al VIH o tienen mucha gente en sus vidas que son también VIH+. Expresa tu pena y miedo de alguna manera. Llora si necesitas. Estos sentimientos son valiosos y normales; ignorarlos no los hace desaparecer.

Puede también que sientas que ahora estás dañado de alguna manera, que nadie querrá tocarte o amarte o que eres menos deseable por ser VIH+. Puedes sentir que nunca serás capaz de amar nuevamente, que nadie querría estar contigo de saber que eres VIH+. Estos sentimientos pasarán. Tú no eres "mercancía dañada." Sigues siendo todavía una persona valiosa, tan capaz de dar y recibir amor como siempre. Puedes tomar tus propias decisiones, relajarte, y disfrutar cada día. Esto puede ser una lucha y puede ser que tengas que encontrar nuevas formas de lidiar con la vida diaria, pero bien vale la pena.


Conseguir Apoyo

Muchos de nosotros hemos crecido o se nos ha criado bajo la idea del "individualismo" -- que debemos confrontar las cosas por nuestra propia cuenta --, que esto es lo que ser "fuerte" significa. Pedir ayuda o buscar apoyo son frecuentemente considerados como una muestra de debilidad. Consiguientemente, una respuesta muy común al haber resultado VIH+ es el alejamiento o aislamiento. Nos aislamos nosotros mismos, ocultando la noticia de nuestra condición. Esto puede ser muy doloroso.

Tu vida no tiene que ser fatalidad y melancolía. Es posible tener una actitud muy positiva como persona viviendo con el VIH -- millones lo están haciendo ahora mismo -- pero es mucho más difícil proseguir con tu vida y vivir felizmente si tratas de hacerlo solo.

No hay necesidad de manejar esto solo o por tu cuenta, y es hasta probablemente un error el tratar de hacerlo. No eres la única persona pasando por esto. Identifica quiénes son los otros y qué tienen que ofrecer. El sólo escuchar cómo alguien se ha ajustado a vivir con el virus puede ser suficiente para darse cuenta que la vida todavía es buena, que todavía puedes amar y reír. Y también puede que te sorprenda aprender que tu propio compartir puede ayudar a otros. Al compartir los puntos que nos preocupan, cada una de nuestras voces presta fortaleza a las otras.

Grupos de apoyo como los de Body Positive, son un medio poderoso para aprender cómo adaptarse a este nuevo comienzo. Hay grupos de apoyo ofrecidos por organizaciones del VIH/SIDA a través del país. Si no conoces alguna organización del VIH/SIDA en tu área, llámanos al (212) 566-7333. Si no hay un grupo de apoyo en tu área, puedes ser tú quien comience uno. ¡Tu ejemplo puede ser muy valioso para otros! Recuerda que esos millones de personas viviendo exitosamente con el VIH, son gente que han buscado y conseguido la ayuda que han necesitado. Dondequiera que estés, puedes encontrar apoyo, o los medios para crearlo. No tiene sentido encarar los mismos asuntos y/o problemas sin ayudarnos los unos a otros. Nosotros no estamos solos. Tampoco tú.

Michael Slocum y Jim Lewis fueron editores de la revista Body Positive. "You Are Not Alone" ha sido reimprimido y traducido a otras lenguas por otras organizaciones del SIDA alrededor del mundo.


Regresar a SIDAahora Diciembre 2001.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

This article was provided by Body Positive. It is a part of the publication SIDAahora.
 

Tools
 

Advertisement