Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Noticias

Febrero 2002


Jóvenes clave en la lucha contra el VIH/SIDA

Informe de prensa de la Universidad Johns Hopkins, 10 dic. 2001

Para prevenir que la epidemia de VIH/SIDA se convierta en una catástrofe, se necesita un mayor esfuerzo de parte de las estrategias de prevención en alcanzar a la gente joven de inmediato, según un nuevo informe de la Facultad de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins. El llamado a una estrategia centrada en la gente joven responde a nuevas estadísticas publicadas por las Naciones Unidas que indican que casi 12 millones de jóvenes viven con esta enfermedad. Además, de las más de 60 millones de personas que han sido infectadas con el VIH en los últimos 20 años, aproximadamente la mitad fueron infectadas cuando tenían entre 15 y 24 años de edad, según el más reciente fascículo de Population Reports, titulado "Jóvenes y el VIH/SIDA: ¿Podemos prevenir una catástrofe?"

La epidemia ha sido más grave en el África subsahariana, donde más de 8 millones de jóvenes viven con el SIDA -- dos tercios de ellás hembras. En África y otras regiones, a medida que hombres mayores buscan a mujeres jóvenes para evitar infectarse con el virus, las adolescentes se tornan más vulnerables. En promedio, las mujeres se infectan 10 años más temprano que los hombres. En ciertas regiones, mujeres jóvenes corren un riesgo de infectarse de 2 a 6 veces mayor que los hombres jóvenes.

Advertisement
En países donde la epidemia ya está generalizada en la población, un enfoque combinado dirigido a lás jóvenes y a grupos de alto riesgo -- como personas que se inyectan drogas, niñás callejerás y trabajadorás de sexo -- sería la estrategia más eficaz. Modelos sugieren que una campaña enfocada tal como ésta tendría el mismo efecto, pero a un 20% del costo, que una campaña general a nivel nacional. A pesar de que se ha reconocido la necesidad de enfocarse en lás jóvenes por más de 15 años, hoy en día la gente joven todavía tiene pocas oportunidades de aprender sobre el VIH/SIDA. En Bangladesh, por ejemplo, encuestas revelan que un 96% de muchachas y un 88% de muchachos entre los 15 y 19 años de edad no conocían ningún método para protegerse del VIH/SIDA. En Bolivia, los porcentajes eran 33% de las muchachas y 26% de los muchachos.

Para leer el informe completo, visite www.jhuccp.org/pr/112edsum.shtml.


Efecto de una intervencion educacional en el uso del condon femenino

Efecto de una intervención educacional en el uso del condón femenino

Por Nancy Van Devanter et al., American Journal of Public Health, vol. 92, núm. 1 (1 ene. 2002), págs. 109-115

Aunque las enfermedades de transmisión sexual (ETS) han sido controladas en su mayor parte en la mayoría de los países desarrollados, trágicamente siguen siendo un problema de salud grave en países en vías de desarrollo y en muchas regiones de los Estados Unidos. De los 12 millones de casos de ETS que se calcula ocurren cada año en los Estados Unidos, casi 2 tercios de ellos ocurren en mujeres. Más del 80% de las mujeres estadounidenses con ETS son mujeres afroamericanas y latinas. Mujeres se infectan en su mayoría a través del sexo heterosexual.

Se ha comprobado que el condón masculino es altamente eficaz en reducir la transmisión del VIH y varias ETS. Por muchas razones -- que incluyen desigualdades económicas y sociales, y las dinámicas de la distribución de poder entre hombres y mujeres -- las mujeres muchas veces no pueden negociar con sus compañeros para que usen condones de manera consistente. Por eso es urgente que hayan otras opciones disponibles para que las mujeres se puedan proteger de las ETS y el VIH. El condón femenino es una de las opciones que se han propuesto. Pero han sido pocos los estudios que se han conducido acerca de los condones femeninos.

Este estudio evalúa el efecto de una intevención conducida en varias localidades donde las participantes fueron escogidas al azar. El propósito de la intervención era averiguar si producía un cambio en el comportamiento de las participantes en lo que se refiere al uso del condón femenino. Las sesiones incluyeron componentes que se ha comprobado son eficaces en la reducción del riesgo de contraer ETS y VIH, tales como la educación, la motivación, y el aprender destrezas de comportamiento. Lás investigadorás comenzaron con la hipótesis de que el aumentar los conocimientos de las participantes, al mismo tiempo introduciendo la oportunidad de adquirir destrezas sobre el uso del condón femenino, aumentaría la aceptabilidad y el uso del producto por parte de las participantes.

Las participantes en el estudio fueron reclutadas entre mayo de 1995 y julio de 1997 en tres ciudades (Baltimore, Seattle y Nueva York) a través de folletos distribuidos en la calle, anuncios en periódicos, presentaciones comunitarias y otras estrategias de reclutamiento. La intervención consistía en 6 sesiones de grupo una vez por semana. En las primeras 3 sesiones, las mujeres recibían información acerca de ETS/VIH y entrenamiento en destrezas tales como la comunicación, establecimiento de metas, y uso del condón masculino. En la cuarta sesión, las participantes recibían información sobre el condón femenino y veían un video que demostraba cómo usarlo.

Durante el período mayo de 1995 a agosto de 1997, un total de 604 mujeres completaron cuestionarios de base y fueron distribuidas al azar entre los grupos que recibirían la intervención y grupos de control; 526 de ellas (87%) completaron el cuestionario de seguimiento 3 meses después de la intervención. No se observaron diferencias demográficas significativas entre las mujeres que completaron los cuestionarios de seguimiento y aquéllas que no los completaron, excepto que las mujeres que sí completaron los cuestionarios de seguimiento se consideraban a sí mismas -- en el cuestionario de base -- a mayor riesgo de contraer una ETS.

La edad promedio de la muestra era 28,5 años de edad; sin embargo, las edades promedio variaban dependiendo de la localidad, ya que en Nueva York se aceptaron participantes con edades menores. Las participantes fueron 58,2% afroamericanas, 18,0% latinas y 16,4% blancas. La distribución racial/étnica también variaba dependiendo de la localidad.

Este estudio demuestra que mujeres con alto riesgo de contraer ETS y VIH, cuando se les da una intevención que incluye información y entrenamiento en destrezas, desarrollan actitudes más positivas hacia el condón femenino, demuestran mejores destrezas en su uso, y demuestran mayor probabilidad y deseo de usar el condón femenino en el futuro, comparadas con mujeres en un grupo de control.

Según el cuestionario de base, las mujeres que usan el condón femenino muestran una mayor probabilidad de haberle pedido a su pareja que se pusiera un condón masculino durante los previos 30 días. Este resultado encaja con otros estudios que han demostrado que el uso del condón femenino con un compañero requiere la negociación.

Este estudio sugiere ciertas cosas que han de tomarse en cuenta cuando se diseñan intevenciones educacionales que tienen el propósito de enseñarles a las mujeres acerca del condón femenino. Trabajadorás de salud deben aconsejar y educar a las mujeres de una forma culturalmente apropiada, demostrarles el uso correcto del condón femenino, y darles oportunidades para que ellas mismas practiquen cómo usarlo, usando un modelo pélvico o sus propios cuerpos. Las actitudes de lás proveedorás de servicios hacia el condón femenino también son un factor importante en el uso del producto por parte de las mujeres.


Medicamentos contra el SIDA

Medicamentos contra el SIDA

Por Fred Page, New York Newsday, 8 ene. 2002

Carta al editor: "Su artículo titulado 'Resaca del coctel' (18 dic.) está predispuesto a favor de las compañías farmacéuticas e investigadores que están frustrados por su inabilidad de descubrir terapias eficaces contra el VIH que no sean tan debilitantes. El artículo parece opinar que 'hombres blancos, gays, con seguros médicos generosos y altamente educados' se la pasan cambiándose de régimen de tratamiento como si estuvieran siguiendo la última moda. Déjeme asegurarle que esto no es cierto en la mayoría de los casos. Yo, por ejemplo, he estado infectado con el [VIH] desde los años 80. Tal como dice su artículo, la terapia antiretroviral altamente activa [HAART, siglas en inglés] no existía antes de 1996. Pero como habíamos tomado otros medicamentos antes de la existencia de HAART, ya nos habíamos vuelto resistentes a los medicamentos....

"Refiriéndome a la 'búsqueda interminable de efectos secundarios mínimos' y a la 'facilidad de uso' [que usted menciona], consideremos los efectos secundarios [que sufrimos] en la actualidad, tales como la diarrea explosiva e incontrolable, náuseas, sarpullidos, depresión y ansiedad, además de los efectos secundarios a largo plazo, tales como la diabetes, anemia y absorción atrofiada de los alimentos. Su artículo parece opinar que la gente simplemente no quiere tomarse sus medicinas. Si se tratara de pacientes con cáncer, ¿usted cree que ellos deberían sufrir los efectos secundarios de la quimioterapia por el resto de su vidas? Lo dudo. ¿Entonces por qué se espera un sufrimiento semejante de un paciente con SIDA?

"Dejen de demonizar a las víctimas de esta enfermedad. Ya hemos sufrido lo suficiente."


Escritor se muere de la risa al leer noticias de que se habia muerto

Escritor se muere de la risa al leer noticias de que se había muerto

Por Jeff Stryker, New York Times, 8 ene. 2002

Después de una espera de 7 meses, el activista y escritor VIH+ Larry Kramer, que había estado en las etapas terminales de la hepatitis B, recibió un transplante de hígado el 21 de diciembre. La operación de 12 horas de duración se realizó en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh sin dificultad alguna, y a Kramer lo mudaron de la sala de cuidado intensivo a una habitación regular el 26 de diciembre.

Cuando lo mudaron, una agencia de noticias transmitió un boletín a través del Internet sobre la condición del escritor. Y aunque el cuerpo del artículo tenía la información correcta, el título decía "Muere el activista del SIDA Larry Kramer." El titular fue corregido rápidamente, pero no antes de que retumbara por todo el país ni de que Kramer soltara unas carcajadas por lo sucedido.

Cuando leyó el titular, el activista californiano Jeff Getty llamó a Rodger McFarlane, el mejor amigo de Kramer, para ofrecerle su pésame. Pero al descubrir que el titular era erróneo, estaba eufórico, y no sólo porque Kramer había sobrevivido. Getty, que es un portavoz de la organización Survive AIDS [Sobrevivir el SIDA] de San Francisco, ha cabildeado al gobierno por 5 años para que personas VIH+ tengan acceso a transplantes de órganos, algo por lo cual ahora Kramer se ha convertido en un símbolo.

Antes de la llegada en 1996 de la terapia antiretroviral altamente activa, a las personas VIH+ se les consideraba malos candidatos para el transplante de órganos porque tendrían vidas muy cortas. Aunque este punto de vista ha estado cambiando, el número de personas VIH+ que han recibido transplantes aún es muy bajo: de los 4,954 transplantes de hígado realizados en los Estados Unidos el año pasado, 11 fueron realizados en personas VIH+.

Kramer, de 66 años de edad, recibió el hígado de un hombre de 45 años de edad de Pennsylvania que había muerto de una embolia cerebral. Kramer agradeció el "cuidado increíble, detallado y cariñoso" que recibió en el centro médico. "Es muy conmovedor haber ingresado a un hospital con sólo un año más de vida, y salir de él con una vida nueva."


Lipodistrofia en mujeres VIH+ no se resuelve al alterar el régimen de terapia antiretroviral altamente activa

Reuters Health, 31 dic. 2001

Cambios en el régimen de terapia antiretroviral altamente activa (HAART, siglas en inglés) producen cambios "modestos e inconsistentes" en la redistribución de grasa en mujeres VIH+ que exhiben cambios corporales durante la terapia HAART.

El doctor Charles C.J. Carpenter y sus colegas en la Universidad Brown en Providence, Rhode Island, escriben en la revista Journal of Aquired Immune Deficiency Syndromes (2001; 28: 332-335) acerca de estos y otros descubrimientos que hicieron al darles seguimiento a mujeres que sufren de lipodistrofia por causa de HAART.

Previamente, los investigadores les habían dado seguimiento a 42 mujeres bajo tratamiento HAART por un período de un año. De ellas, una mitad había experimentado cambios corporales (pacientes) al comienzo del estudio y la otra mitad no (grupo de control). Para este estudio, los investigadores les dieron seguimiento a 14 de las 21 pacientes y a 13 de las 21 integrantes del grupo de control por un período adicional de 2 años y medio.

"Las mejoras experimentadas por varias de las mujeres después de haber cambiado su terapia a un inhibidor de proteasa (PI, siglas en inglés) alternativo o a un inhibidor no nucleótido de la transcriptasa reversa (NNRTI, siglas en inglés) eran modestas," dicen los autores, "y ninguna de ellas experimentó resolución de su redistribución de grasa."

Los investigadores también notaron que habían pocos cambios corporales adicionales experimentados por las pacientes después del primer año en el estudio. También notaron que las mujeres de ambos grupos experimentaron una elevación consistente en los niveles de lípidos en la sangre, un resultado similar al que se observa en hombres. Además, sólo 2 de las 13 integrantes del grupo de control disponibles en la segunda etapa del estudio experimentaron cambios corporales después del primer año.

Los hallazgos sugieren que las mujeres experimentan cambios corporales asociados a la terapia HAART más que todo durante el primer año de terapia, y que se mantienen estables después, aunque hayan cambios en sus regímenes.


Cánceres de la cerviz y de los pulmones son más frecuentes y graves en mujeres VIH+

Reuters Health, 17 dic. 2001

El cáncer pulmonar y el cáncer cervical, además de los cánceres típicos que definen al SIDA, ocurren más frecuentemente en mujeres infectadas con el VIH, según los resultados de un estudio publicados en la revista International Journal of Cancer (2001; 94: 753-757).

"Nos preocupa la temprana edad [un promedio de 40 años de edad] y la agresividad de los cánceres pulmonares [todas murieron antes de cumplirse los 6 meses después de la diagnosis]" en estas pacientes, dijo el director del estudio, el doctor Scott D. Holmberg del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) en Atlanta.

El doctor Holmberg y un equipo conformado de investigadores provenientes de varios centros de investigación examinaron las tasas de cáncer en mujeres VIH+, y en mujeres que exhiben alto riesgo de contraer el VIH, usando datos provenientes del Estudio de Epidemiología de VIH. Fueron incluidas en el estudio 1.310 mujeres reclutadas entre 1993 y 1995 en 4 centros de investigación urbanos.

Durante el estudio, se diagnosticaron 26 casos de cáncer en mujeres VIH+, los cuales incluyeron "8 casos de linfomas no Hodgkin, 5 casos de cáncer cervical invasivo, un caso de sarcoma de Kaposi, y 12 casos de otros tipos de cáncer que no definen al SIDA, entre ellos 4 casos de cáncer pulmonar," escribieron los investigadores. En cambio, sólo se diagnosticaron 4 casos de cáncer en mujeres VIH- durante el mismo período de tiempo, incluyendo un caso de cáncer pulmonar (p = 0.01 para todos los tipos de cáncer, y p<0.0000001 para los casos de cáncer pulmonar).

Del grupo estudiado, 85% de las mujeres reportaron haber fumado cigarrillos, y la mitad reportaron haberse inyectado drogas.

La tasa de cáncer de la cerviz en mujeres VIH+ apoyan la inclusión de este tipo de cáncer en la definición del SIDA, subrayaron los investigadores. También dicen que los casos de cáncer pulmonar exhibidos por el grupo VIH+ son particularmente notables, ya que ocurrieron a una edad temprana y exhibían una histología adenocarcinoma, lo cual significa que el cáncer era agresivo y el período de supervivencia era corto.

"Doctores tienen que estar al tanto de las tasas altas de este cáncer [pulmonar] y de otros tipos de cáncer no tradicionales que sus pacientes puedan desarrollar," continuó el doctor Holmberg. "Nuestros hallazgos subrayan la importancia de convencer a pacientes VIH+ que dejen de fumar, y a mujeres a que se hagan pruebas Papanicolau periódicas."


Bajo uso de la profilaxis contra MAC y PCP en los Estados Unidos

Reuters Health, 7 ene. 2002

Sólo un 40% de pacientes infectados con el VIH en los Estados Unidos que deberían estar tomando medicamentos para prevenir el complejo de Mycobacterium avium (MAC, siglas en inglés) lo toman, según un informe reciente. El porcentaje de pacientes que reciben medicamentos para prevenir la pulmonía intersticial (PCP, siglas en inglés) es más alto, pero aun no óptimo.

Directrices del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) y de otras organizaciones indican que personas con un conteo de células CD4+ bajo las 50 células por microlitro deberían tomar medicamentos para prevenir el MAC. Para prevenir la PCP, el conteo no debe ser menor de 200 células por microlitro.

El doctor Steven M. Asch del Sistema de Salud de la Administración de Veteranos de Los Ángeles y sus colegas entrevistaron entre 1996 y 1997 a 2.864 pacientes infectados con el VIH para determinar su más reciente y su más bajo conteo de células CD4+, y su historial de uso de medicamentos profilácticos [de prevención]. Entrevistas de seguimiento se condujeron a los 15,1 meses (promedio medio).

Sólo un 41% y un 40% de pacientes elegibles para la profilaxis contra el MAC la estaban recibiendo cuando se condujeron las entrevistas de base y las de seguimiento, respectivamente. Los porcentajes para la profilaxis contra la PCP eran de 64% y 72%, respectivamente. Pacientes afroamericanos, latinos y aquéllos con menos educación exhiben menos probabilidad de recibir medicamentos para prevenir el MAC que otros agrupamientos, observaron los investigadores en la revista Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes (2001; 28: 340-344).

"Descubrimos que la mayoría de las personas que exhiben una indicación pronunciada para el uso de la profilaxis contra el MAC, no la están recibiendo," dijo el doctor Asch. "Cuando conducimos el estudio, existía una controversia sobre cuál conteo usar para determinar el inicio de la profilaxis -- el más bajo o el que se usa en la actualidad," dijo el doctor. "Lo que descubrimos fue que no importa cuál conteo utilizábamos, un porcentaje alto de personas no estaban recibiendo la profilaxis."

El doctor Asch dice que "los porcentajes eran algo mejores cuando se trataba de la profilaxis contra la PCP, pero aún eran menores de lo que esperábamos."

"Los grupos que no reciben profilaxis son los mismos grupos que, según indican otros estudios, no reciben atención básica contra el VIH," dijo el doctor Asch. "Estos grupos seguramente experimentan infecciones oportunistas que no deberían estar experimentando," agregó.

"Dudo que lás doctorás no estén al tanto de las directrices sobre la profilaxis contra el MAC y la PCP," comentó el doctor Asch. "La atención médica de pacientes infectados con el VIH es algo complejo, y es posible que al tema de la profilaxis se le de menor prioridad," agregó. "Una solución posible es que se les dé recordatorios clínicos a lás doctorás que atienden a pacientes con VIH."


Se identifica en los Estados Unidos una alta prevalencia de VIH resistente a los medicamentos

Reuters Health, 18 dic. 2001

Casi un 80% de adultos VIH+ en los Estados Unidos exhiben una mutación del VIH resistente a uno o más agentes antiretrovirales, según un estudio presentado en Chicago durante la 41ra Conferencia Interciencia Sobre Agentes Antimicrobios y Quimioterapia.

El estudio, conducido por el doctor N. Hellmann de ViroLogic Inc. en San Francisco y sus colegas, es el primero en examinar la resistencia a nivel nacional. Estudios previos habían examinado la resistencia en grupos selectos de la población, por lo cual era difícil calcular la magnitud del problema.

El equipo del doctor Hellmann utilizó la prueba PhenoSense de ViroLogic para determinar la susceptibilidad a los medicamentos contra el VIH exhibidos por los participantes en el Estudio de Costos y Utilización de Servicios para el VIH (HCSUS, siglas en inglés). El estudio HCSUS fue un estudio de seguimiento de adultos VIH+ en todo el país que habían recibido atención médica a principios del año 1996.

De las 1.647 muestras de plasma obtenidas a principios de 1999, 1.080 exhibieron más de 500 copias de RNA de VIH por microlitro y fue posible identificarles el fenotipo. Los resultados fueron compensados y representan más de la mitad de los 209.000 pacientes que participaron en el estudio HCSUS con cargas virales mayores de 500 copias de RNA de VIH por microlitro.

78% de los adultos VIH+ exhiben una mutación del VIH resistente a medicamentos, dicen los investigadores. Inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (NRTI, siglas en inglés) exhiben la mayor tasa de resistencia, la cual alcanza un 70%. Las tasas de resistencia para inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa (NNRTI, siglas en inglés) e inhibidores de proteasa (PI, siglas en inglés) son de 31% y 42%, respectivamente.

Pacientes que están tomando medicamentos antiretrovirales en la actualidad tienen mayor probabilidad de exhibir mutaciones resistentes del VIH que pacientes que no están tomando los mismos (p = 0.0001). Sin embargo, mutaciones resistentes fueron identificadas en un 41% de los pacientes que no estaban tomando medicamentos antiretrovirales. Existe una relación directa entre el mayor acceso al tratamiento y la prevalencia de la resistencia a los medicamentos.

También existe una relación directa entre las etapas de la enfermedad y la probabilidad de exhibir mutaciones resistentes. Y hay una relación inversa entre el conteo de células CD4+ más bajo reportado (aunque no el conteo más reciente) y la prevalencia de mutaciones resistentes.

"Al principio, esperábamos observar algo de resistencia, pero no tanta," dijo el doctor Hellmann. "Quedamos sorprendidos cuando descubrimos que más de 75% de lás pacientes exhibían resistencia a uno o más agentes antiretrovirales," agregó. "Todos sabemos que el VIH puede mutarse y desarrollar resistencia, pero nunca nos imaginamos que las tasas fueran tan altas."

El doctor Hellmann dijo que "si se extrapolan estos resultados a la población entera que participó en el estudio HCSUS, un cálculo conservador indicaría que la mitad de ellás tienen mutaciones resistentes del virus."

"Estos resultados lo hacen a uno reflexionar," dijo el doctor Hellmann. Además, "los resultados subrayan la importancia de conducir pruebas de resistencia," añadió. "Mucho se ha logrado en lo que se refiere al control de la morbilidad y mortalidad de la infección de VIH, pero, como indican nuestros resultados, todavía no existe una cura mágica."

Sin embargo, su colega, el doctor Douglas Richman de la Universidad de California en San Diego agregó buenas noticias. La proporción de pacientes que han podido suprimir el virus y prevenir la resistencia está aumentando. En los años 90, los medicamentos se agregaban y "los pacientes acumulaban resistencias a ellas." Los medicamentos de hoy son más potentes, dijo.

El doctor Richman también declaró que pacientes que reciben tratamiento en los grandes centros médicos tienen menor probabilidad de desarrollar la resistencia a los medicamentos. "Proveedorás expertos y con más experiencia tienen mejores resultados," dijo. "El uso de medicamentos antiretrovirales es una especialidad muy compleja de la medicina; es por lo menos tan compleja como la oncología."


Cuatro maneras para obtener medicamentos

Project Inform, Wise Words, dic. 2001

La mayoría de las personas en Estados Unidos obtienen sus medicamentos a través del seguro, ya sea mediante planes públicos como Medicaid y Medicare o seguros privados. La mejor manera de obtener atención médica de alta calidad para el VIH es a través de un plan de seguro global que cubra los gastos de las citas médicas, los cuidados hospitalarios y domésticos, las recetas y otros servicios. Pero, ¿qué puede hacer si usted no tiene ni puede obtener la cobertura completa?

Si usted no puede pagar u obtener un seguro privado, tal vez disponga de otras opciones. Además de Medicaid y Medicare, los estados e incluso algunas localidades podrían ofrecer servicios que la ayudan a obtener seguro o atención médica. Sin embargo, algunos programas no cubren los medicamentos con receta. Por ejemplo, Medicare (el programa nacional de seguros para los ancianos y algunas personas con incapacidades) no cubre las recetas. A continuación se describen los principales programas de asistencia con medicamentos.

Si tiene preguntas sobre estos programas o necesita información sobre los requisitos y la participación, llame a la línea de ayuda de Project Inform al 1-800-822-7422. La línea de ayuda la guiará a explorar sus opciones y la vinculará a los recursos locales. Para más información sobre Medicaid y los programas de asistencia con medicamentos para el SIDA, visite www.aidsinfonyc.org/network/access.


Programa de Asistencia para Medicamentos contra el SIDA

El Programa de Asistencia para Medicamentos contra el SIDA (ADAP) es un plan federal y estatal que proporciona medicamentos para tratar el VIH a personas sin seguro o con seguro insuficiente, que de otro modo no podrían costeárselos. Hay programas ADAP en los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico, Guam y las Islas Vírgenes. Los beneficios y la elegibilidad varían de un estado a otro. Debido a la falta de fondos, algunos ADAP podrían experimentar carencias que limitarán los servicios en el año venidero. Para inscribirse hay que acudir a oficinas ubicadas en diversos lugares.


Programas de Asistencia a los Pacientes

Los Programas de Asistencia a los Pacientes (PAP), que son dirigidos por compañías farmacéuticas, proporcionan medicamentos con receta a personas que no tienen recursos económicos para conseguirlos. Los criterios de elegibilidad no son públicos pero sí incluyen límites de ingresos. Los programas PAP pueden ser más difíciles de usar porque cada compañía tiene un plan individual con su propio proceso de solicitud. Hay que volver a hacer las solicitudes bastante a menudo. Generalmente, el médico o representante clínico es el que llena los papeles. Algunas compañías también cobran un pequeño copago cada vez que otorgan medicamentos. Para inscribirse, comuníquese con la empresa que fabrica el medicamento que usted necesita.


Medicamentos Experimentales

  • Medicamentos Experimentales:
    A veces podría ser necesario o deseable probar un medicamento experimental que aún no ha sido autorizado por la FDA (Oficina de Alimentos y Medicamentos). Ya que se sabe menos sobre los medicamentos experimentales, es importante consultar detenidamente con el médico antes de tomar alguna decisión. Estos medicamentos pueden obtenerse de dos maneras.

  • Programas de Accesso Ampiado o Extendido: A cargo de las compañías farmacéuticas, estos programas permiten obtener medicamentos experimentales a las personas que cumplen ciertos criterios médicos. La inscripción se efectúa en el consultorio médico.

  • Uso Compasivo:
    Típicamente no tiene criterios preestablecidos. Junto con su médico, usted puede presentar la solicitud para obtener el medicamento y luego la empresa decide individualmente sobre cada caso particular.


Estudios Clínicos

Los estudios clínicos pueden ser realizados por empresas farmacéuticas o instituciones académicas. Se trata de investigaciones cuya finalidad no es proporcionar tratamiento o cuidados médicos continuados. Sin embargo, podría haber razones muy justificadas para inscribirse. Colabore estrechamente con su médico y asegúrese de leer y comprender el formulario de consentimiento informado del estudio. El consentimiento informado es un documento que describe el estudio en detalle, los riesgos conocidos del medicamento experimental y los derechos de los sujetos de investigaciones, y puede estar redactado en lenguaje técnico y poco claro. Asegúrese de que le respondan todas sus preguntas antes de firmar el formulario e ingresar en el estudio.


Regresar a SIDAahora Febrero 2002.



  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

This article was provided by Body Positive. It is a part of the publication SIDAahora.
 

Tools
 

Advertisement