Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
El CDC, la Prevención y las Personas Viviendo Con VIH

Julio de 2004

El CDC, la Prevención y las Personas Viviendo Con VIH

Me siento bien contento de comenzar a escribir nuevamente para la revista SIDAahora. Estar vivo todavía me recuerda que yo he sido parte de la historia de esta epidemia, no sólo como escritor, educador, activista y muchas cosas más, sino como una persona que aún vive!!! y con la experiencia y tiempo que tengo viviendo con VIH/SIDA tengo una forma muy particular de ver los asuntos que nos afectan. Así que aquí regreso como diría Carlos N. Molina, "con mi franqueza de siempre," para comentar sobre asuntos calientes en esta nueva era del SIDA.

En esta ocasión deseo comentar sobre la Nueva Iniciativa Avanzada de Prevención del VIH del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades o "Centers for Disease Control and Prevention" (CDC), la cual está siendo muy criticada por enfocarse mayormente en los que están infectados con el VIH. Muchas organizaciones de base comunitaria van a perder fondos federales de programas o actividades de prevención primaria a poblaciones de alto riesgo no infectadas, y tendrán que recurrir a los ya limitados fondos locales y estatales para sostener o seguir financiando sus programas. Como muchos de ustedes quizás no sepan lo que está pasando, voy a explicarlo lo más breve y sencillamente posible.

El pasado abril de este mismo año, el CDC anunció una nueva Iniciativa de Prevención del VIH o "Advancing HIV Prevention (AHP) Initiave," la cual será la nueva estrategia de una epidemia cambiante. La iniciativa tiene implicaciones que causarán un impacto o cambios muy drásticos en los fondos y programas de prevención que fueron, han sido y que serán de ahora en adelante directamente financiados por el CDC.

El razonamiento detrás de esta Iniciativa es tratar de reducir nuevas infecciones del VIH para el año 2005, a través de la reducción de ba-rreras para el diagnóstico temprano de la infección con VIH, acceso a buenos cuidados médicos, tratamientos y servicios de prevención para personas con VIH y sus compañeros/as.

La Iniciativa AHP tiene las siguiente cuatro estrategias:

  • Hacer la prueba del VIH voluntaria como parte rutinaria del cuidado médico

  • Implementar nuevos modelos para diagnosticar la infección con el VIH fuera de lugares médicos

  • Prevenir nuevas infecciones trabajado con personas diagnosticadas con VIH y sus parejas

  • Reducir aún más la transmisión perinatal.

La Iniciativa AHP no incluye estrategias para individuos negativos al VIH, aunque leyendo entre líneas, supongo que sí incluye estrategias para aquellos que son negativos y que tienen como pareja a una persona VIH positiva. De todas formas, $42 millones de dólares previamente utilizados por agencias del SIDA sin fines lucrativos, serán ahora movidos a programas que deberán, de forma mas específica, ser utilizados en programas de prevención para los que ya estamos viviendo con el VIH. Estos cambios no estarán en efecto hasta julio del 2004.

Es importante no pasar por alto que, según las estadísticas del CDC, las personas VIH positivas tienden a tener sexo más protegido luego de ser diagnosticadas. Sin embargo, me pregunto si es que acaso el CDC, puesto que los índices de seroconversión han seguido en aumento, ha concluído que las campañas de prevención no están funcionando, y por lo tanto, deben gastar el dinero en los positivos.

Trato de mantenerme objetivo, puesto que tengo amigos activistas que piensan que es una gran idea, pero francamente no entiendo porqué de pronto el CDC ha de dejar sin fondos a programas de prevención para aquellos en mayor riesgo de infectarse: personas de color, mujeres, jóvenes, hombres que tienen sexo con hombres, los desamparados y usuarios de drogas intravenosas. El estigma, discriminación, condiciones de vida de estos grupos, justo al alto índice de infección con VIH, hace ya difícil la intervención de salud pública. ¿Será que se ha probado que los programas de prevención primaria no funcionan, será racismo, será la burocracia, será algún otro tipo de prejuicio, o será que ya casi tenemos la vacuna?

Para mí es obvio que las comunidades y poblaciones mayormente afectadas por el VIH/SIDA son lo que sufren los devastadores efectos del racismo, homofobia, discriminación, marginalización social y económica, prejuicios y estigma por su historial de uso de drogas, raza/etnicidad, origen nacional, género y orientación sexual. Estas comunidades, sub-grupos y poblaciones marginadas requieren programas sensitivos y culturalmente apropiados dirigidos a fomentar confianza, romper el aislamiento social, crear un sentido de pertenencia y lidiar con las necesidades psicológicas, sociales y económicas de ellas. Los cambios que la Iniciativa AHP traerá en los programas y fondos tendrán un impacto adverso en la infraestructura de programas de prevención desarrollados y hasta ahora sostenidos a través de los fondos dirigidos a minorías y otras organizaciones de base comunitaria.

Todos estos cambios "a tomates no huelen." Aunque a muchos les parece que "change is good," y así lo he creído yo muchas veces, en esta ocasión no estoy tan seguro. Por lo que parece, de ahora en adelante los positivos tendrán una responsabilidad mayor de no infectar a otros, y con esto supongo que vendrán detrás varias leyes que criminalizarán aún más la transmisión del VIH, haya sido intencional o no.

Yo me desarrollé en un mundo del SIDA donde todo el mundo debía cuidarse, protegerse y ser responsable de su bienestar. La responsabilidad moral y social era de todos, fueran positivos o negativos. Los negativos debían educarse y protegerse a sí mismos para no infectarse, y los positivos debían educarse, cuidar de su salud y evitar infectar a otros. Todo esto, utilizando los medios de prevención que hemos aprendido a través de muchos de esos mismos programas que ahora con mucha certeza desaparecerán.

El que los fondos y el foco de prevención sean ahora dedicados a los que ya somos positivos al VIH no significa que se nos eche la culpa, sino de echarnos encima la responsabilidad de cuidar que aquellos que son negativos se mantengan negativos. Luego de tanto empoderamiento para las personas con VIH/SIDA, parece que vamos marcha atrás, hacia el mismo lugar donde se nos repudiaba y estigmatizaba. Y si esta nueva estrategia no funciona, nada me sorprendería que la idea de sanatorios, campos de concentración, o hasta un holocausto para acabar con los que estamos infectados con el VIH se le ocurriera a alguien trabajando en Washington DC.

Luis López Detrés es una persona viviendo con VIH y un trabajador en el campo del VIH/SIDA. También fue editor de SIDAahora.


Regresar a SIDAahora Julio 2004.

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por Body Positive. Es parte de la publicación SIDAahora.
 
Vea También
Estados Unidos
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement