Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
ESAP
Más Acceso a Jeringuillas

Verano 2005

ESAP
El inyectarse drogas continúa siendo un modo importante de transmisión de VIH, el virus de la hepatitis C (VHC) y otras enfermedades transmitidas por sangre. Cerca de la tercera parte de los casos de VIH en los EEUU están asociados al uso de drogas inyectables, y en el caso del estado de Nueva York, cerca de la mitad de los 250,000 personas que se inyectan que viven en el estado. Las parejas y los niños de las personas que se inyectan también están en alto riesgo de contraer VIH o de VHC. ¿Entonces qué hace que una estrategia para prevenir la transmisión por el uso de equipo contaminado de inyección sea exitosa?

Primero, podemos recomendar que los usuarios de drogas inyectables entren a tratamientos del abuso de sustancias, lo cual quita eventualmente el riesgo de compartir jeringas que pueden estar contaminadas de la ecuación enteramente, sin mencionar los beneficios a la salud. Sin embargo nosotros reconocemos que no todos serían capaces de entrar a tratamiento de abuso de substancias por una variedad de razones, así que otras estrategias también necesitan ser aplicadas.

Por lo menos cuatro agencias federales recomendaron que aquellos usuarios de drogas de inyección que no dejan, o no puedan dejar de utilizar drogas, deben utilizar una jeringa nueva y estéril para prevenir la transmisión de enfermedades contagiosas. ¿Entonces, cómo tal recomendación puede llevarse a cabo efectivamente? Los programas de intercambio de jeringuillas en ciudades a través de los Estados Unidos proporcionan acceso a jeringas estériles. El Estado de Nueva York ha tenido programas de intercambio de jeringas en muchas comunidades durante más de diez años, pero debido a una prohibición federal en la financiación de estos programas, ellos a menudo han tenido que limitar sus horas y lugares. ¿Así que, qué más se puede hacer para aumentar el acceso a jeringas o jeringuillas?

Muchos investigadores y activistas recomendaron el uso de farmacias. Las farmacias tienen la ventaja que se encuentran a través de las comunidades, y están abiertas durante horas de oficina o más tiempo. La legalidad de la venta de jeringas sin una prescripción varía a través de los estados. Recientemente algunos estados han comenzado a alivianar las regulaciones al acceso de jeringa, más notables Connecticut y Maine. Nueva York decretó legislación de salud -- el Programa Demostración de Acceso Expandido a Jeringuillas, o ESAP, siglas en inglés. Este programa permite la venta de hasta 10 jeringas en farmacias registradas sin una prescripción a personas mayores de 18 años. El programa piloto permite también que adultos puedan llevar legalmente hasta 10 jeringas compradas de un proveedor de ESAP.

Esta ley tiene una cláusula de expiración (ESAP está vigente del 1 de enero del 2001 al 1 de septiembre de 2007. ) y la Academia de Medicina de Nueva York junto al Centro Médico Beth Israel y los Institutos Nacionales del Desarrollo e Investigación fueron señalados por la legislatura para evaluar sus efectos. La evaluación se enfocó en 1) las actitudes y prácticas de las farmacia, 2) las actitudes y conocimiento del programa de otros proveedores de cuidados de salud 3) la relación entre la raza/etnia y utilización de programa, 4) el uso compartido de agujas y jeringuillas y 5) los conteos de desechos peligrosos en Harlem y el Bajo Manhattan Este.

Los hallazgos iniciales indicaron que las ventas de jeringuillas en farmacias aumentaron después de los esfuerzos de alcance educativo por el estado, pero que los negros y los latinos utilizaban ESAP menos que sus contrapartes blancos, y que la participación de ESAP era mucho menor en Harlem y el Bronx Sur en comparación con Brooklyn y Queens. No se encontraron ningunas consecuencias adversas; eso es, no hubo aumentos en el número de jeringuillas desechadas en la calle, en el número de hincadas de agujas, ni aumentos en el uso de drogas (monitoreado por las admisiones a hospitales). Con el tiempo las actitudes positivas hacia la ley aumentó entre los farmacéuticos y las negativas disminuyeron. Estos hallazgos fueron informados al Gobernador y la Legislatura. Para una copia del informe por favor envíe un correo electrónico a cfuller@nyam.org.

Preocupados con los hallazgos de que no muchos negros y latinos consiguieron acceso a jeringuillas en farmacias, los investigadores de la Academia de Medicina de Nueva York, y sus socios comunitarios, la Asociación Comunitaria y Académica de Harlem, diseñaron y practicaron una intervención comunitaria multiniveles para aumentar la participación en ESAP en Harlem. Las actividades de la intervención empezaron en el verano del 2002 y envolvieron principalmente esfuerzos de alcance educativo a tres grupos diferentes: usuarios de drogas de inyección, los farmacéuticos, y los residentes de la comunidad. Esto se hizo no sólo para informar a los que se inyectan drogas del cambio de la política pública, pero también para trabajar en crear un ambiente más socialmente receptivo para la medida. A nivel de comunidad, la meta era sensibilizar a los residentes sobre los usuarios, y disipar los mitos proporcionando la educación sobre el impacto positivo que ESAP podría tener en sus comunidades, es decir la disminución de los niveles de la transmisión de enfermedades.

La información sobre ESAP, incluyendo información sobre la disposición segura de agujas usadas, se difundió a través de organizaciones de base comunitaria que proporcionan servicios a inyectores, grupos de enfoque en inglés y español, una línea directa 1-866-SAFE-SHOT que proporciona información adicional acerca de ESAP, especialmente sobre la ubicación de farmacias registradas en Harlem, y la colocación de pegatinas ("stickers") y carteles en el vecindario.

Para los farmacéuticos, se llevó acabo un foro general sobre ESAP, así como también un taller para ayudantes de farmacia. Además se llevaron acabo visitas personales a cada farmacéutico (registrado o no en el programa) del Harlem Central y Este, para difundir el material educativo de ESAP dirigido a los farmacéuticos, y también discutir cara a cara la ley y las preocupaciones de los farmacéuticos.

HCAP fue crucial en el alcance a la comunidad; ellos conocen la comunidad y están muy interesados en su salud. Alcance a la policía, visitas a las iglesias locales, presentaciones de ESAP en cada reunión del Consejo de la Comunidad de Harlem, y presentaciones en ferias de salud fueron algunas de las actividades organizadas.

Después de las intervenciones los residentes y los farmacéuticos de la comunidad de Harlem exhibieron una disminución en percepciones negativas sobre ESAP, y niveles más altos de apoyo para la medida. Alentadoramente, el uso de farmacias como una fuente de jeringuillas aumentó, y el reuso de jeringuillas y las prácticas peligrosas de disposición de agujas usadas disminuyeron entre inyectores en Harlem.

Resumiendo, el Estado de Nueva York creó con una nueva ley de salud pública con el potencial de beneficiar a los inyectores y sus comunidades, pero con una falta imprevista de participación en Harlem Este y Centro. Esto llevó a miembros preocupados de HCAP a asociarse con investigadores de la Academia de Medicina de Nueva York para ayudar en el diseño y la implementación exitosa de una intervención de política pública específica.

Esta asociación fue clave para el estudio --investigadores por sí solos no habrían tenido tanto acceso a la comunidad, y la comunidad no habría tenido necesariamente los recursos para aplicar y evaluar esta intervención. Los hallazgos han proporcionado evidencia del impacto positivo que tal estrategia ofrece en la identificación de deficiencias en la implementación de políticas de salud pública beneficiosas a la comunidad y en el diseñar las intervenciones locales apropiadas para corregir esas deficiencias.

Se ha trabajado mucho para hacer de esta política una realidad, pero la idea todavía tiene que ser diseminada ampliamente a través de la comunidad; todavía existen las disparidades raciales en el uso de las farmacia para conseguir acceso a jeringuillas. Nosotros les instamos a que conozcan sus farmacéuticos, a que contacten su departamento local de salud para obtener una lista de farmacias participantes, y propagar la noticia entre sus grupos sociales y redes comunitarias que las jeringuillas estériles están disponibles en farmacias sin una prescripción.

Wendy Cáceres es la Coordinadora de Investigación para ESAP de la Academia de Medicina de Nueva York.


Regresar a SIDAahora Verano 2005.

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por Body Positive. Es parte de la publicación SIDAahora.
 
Vea También
Usuarios de Drogas
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement