Print this page    •   Back to Web version of article

Consejería y Detección Voluntaria del VIH para Los Jóvenes
Información para Organizadores del Día Nacional de la Prueba del VIH

Junio de 2006

Consejería y Detección Voluntaria del VIH para Los Jóvenes
Por lo menos la mitad de las personas infectadas con VIH cada año son menores de 25 años.1 Los jóvenes que están en riesgo de contraer VIH son de todos los grupos étnicos, géneros, orientaciones sexuales y características culturales. Sin embargo, los adolescentes (de 13 a 19 años) afroamericanos fueron el 65% de nuevos casos de SIDA entre adolescentes en el 2002, a pesar de ser solo el 15% de adolescentes en Estados Unidos.2


Factores a Considerar al Promover y Proveer Servicios de Prevención y Tratamiento del VIH

Baja Percepción de Riesgo

Muchos jóvenes creen que no corren peligro de contraer el VIH o que su riesgo es bajo. Sin embargo los hechos demuestran que su nivel de riesgo es alto y los padres de familia también deben aceptar esta realidad. Para recalcar, por lo menos la mitad de los casos de VIH cada año ocurren entre jóvenes menores de 25 años y la mayoría de los contagios son a través del sexo sin protección.4 La adolescencia se caracteriza por la experimentación, la curiosidad, los conflictos de auto-estima y la formación de identidad, lo cual pudiera resultar en practicas sexuales o de uso de drogas riesgosos. El apoyo y la educación preventiva apropiada pueden ayudar a los jóvenes a mantenerse en un nivel de conducta de bajo riesgo.


Educación Preventiva Inadecuada

Los adolescentes reciben mensajes contradictorios sobre el sexo de parte de los medios de comunicación, amigos y a veces de sus padres. El nivel de educación sobre la sexualidad que reciben en la escuela varia, dada la complejidad de factores legales y sociales. De acuerdo al CDC, "los estudios demuestran claramente que los programas más efectivos se enfocan en posponer la actividad sexual y en promover la educación para que los jóvenes activos sexualmente se protejan."3 También necesitan servicios preventivos los adolescentes que han dejado la escuela, los desprotegidos y quienes están en el sistema judicial juvenil. La educación impartida por adultos pudiera ser menos efectiva, ya que los jóvenes son más receptivos a información que reciben de otros jóvenes, pues sus experiencias culturales y sociales son diferentes a las experiencias de los adultos.


Dudas sobre Confidencialidad

Por ley, los menores de edad pueden recibir exámenes de enfermedades de transmisión sexual (ETS) sin consentimiento de sus padres o tutor legal. Sin embargo, algunos estados requieren consentimiento por parte de los padres o tutor legal para que un menor tome la prueba del VIH. Además, en algunos estados las clínicas deben reportar cualquier tratamiento para ETS y VIH. La ley no requiere que un estatus VIH-positivo se reporte a las escuelas, esa decisión es personal. Si el estudiante o la familia deciden avisarle a la escuela, ésta debe proteger la confidencialidad del estudiante.5


Sugerencias para Diseñar Servicios y Mensajes de Campaña Exitosos


Referencias

  1. NIAID, HIV/AIDS Statistics, July 2004.

  2. The Henry J. Kaiser Family Foundation, African Americans and HIV/AIDS, February 2005.

  3. CDC, Fact Sheet: Young People at Risk -- HIV/AIDS Among America's Youth, 2002.

  4. The Henry J. Kaiser Family Foundation, The HIV/AIDS Epidemic in the United States, March 2004.

  5. Thebody.com, Fact Sheet: Confidentiality and HIV Testing, December 2001.

  6. CDC, Best Practices in Prevention Services for Persons Living with HIV, December 2004.




This article was provided by Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art30048.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.