Print this page    •   Back to Web version of article

Notas Breves

Por Liz Highleyman

Primavera de 2005

Desde el último número de BETA se han celebrado dos grandes conferencias centradas en el VIH/SIDA, junto con otras reuniones de menor alcance, como el XIII Seminario Internacional sobre Farmacorresistencia del VIH y el 6º Seminario Internacional sobre Reacciones Medicamentosas Adversas y Lipodistrofia en el VIH.


XV Conferencia Internacional Sobre el SIDA

La XV Conferencia Internacional sobre el SIDA, celebrada del 11 al 16 de julio en Bangkok, Tailandia, atrajo a cerca de 20.000 participantes. La conferencia fue inaugurada por el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, y el discurso de clausura corrió a cargo del ex-presidente de Sudáfrica Nelson Mandela. Como viene siendo habitual en esta enorme conferencia bianual, la celebración de este año se centró en aspectos políticos como el acceso al tratamiento para los países en vías de desarrollo (y la necesidad de que las naciones ricas contribuyan a dichos esfuerzos), las desigualdades por motivo de género, la epidemiología y las medidas de prevención (desarrollo de vacunas y microbicidas).

Aunque el acceso al tratamiento sigue siendo una quimera en muchos países pobres, continúan acumulándose pruebas de que la terapia antirretroviral sería eficaz en estos lugares si contaran con los fármacos necesarios. Por ejemplo, el grupo humanitario Médicos sin Fronteras presentó los datos de un análisis de más de 30 programas gratuitos de tratamiento antirretroviral en África, Asia y Latinoamérica, de los que se benefician más de 12.000 personas. La terapia antirretroviral mejoró la función inmunitaria y la supervivencia, incluso entre sujetos que comenzaron con deficiencias de linfocitos CD4 y una etapa avanzada de la enfermedad por el VIH (etapa 4 según la OMS). Médicos sin Fronteras afirmó además que las politerapias en dosis prefijadas de fármacos genéricos eran tan eficaces como los medicamentos de marca, aunque desde entonces la OMS ha retirado en India varios genéricos de la lista de fármacos aprobados debido a irregularidades de fabricación. Otros estudios presentados en la conferencia sugieren que con el apoyo y la educación adecuados, los habitantes de los países pobres pueden adherirse a la terapia anti-VIH tan bien como los occidentales.


ICAAC de 2004

La 44º Conferencia anual Intercientífica sobre Fármacos Antirretrovirales y Quimioterapia (ICAAC, por sus siglas en inglés), celebrada del 30 de octubre al 3 de noviembre en Washington, DC, atrajo menos público que la de Bangkok y abordó principalmente el tema de las ciencias básicas y clínicas.

Pautas y Estrategias Terapéuticas

Muchas de las ponencias relativas al VIH se centraron en tratamientos antirretrovirales específicos y estrategias terapéuticas.

Algunas personas VIH positivas y sus médicos han buscado terapias sin inhibidores de la proteasa (IP) o inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa (INNTI) en un intento de evitar los efectos secundarios que provocan estas clases de medicamentos. Varios estudios anteriores sugieren que los tratamientos que contienen tres inhibidores nucleósidos/nucleótidos de la transcriptasa inversa (INTI) no son lo bastante potentes como para suprimir el VIH, especialmente en personas con una carga viral muy alta. Sin embargo, un estudio del Dr. Graham Moyle y colaboradores (resumen H-1131) halló que la politerapia de cuatro INTI -- tenofovir DF (Viread) una vez al día más Trizivir dos veces al día (pastilla combinada de AZT [zidovudina]/3TC [lamivudina]/abacavir) -- fue tan eficaz y bien tolerada como el tratamiento de INNTI compuesto por efavirenz (Sustiva, Stocrin) más Combivir (pastilla combinada de AZT/3TC) en sujetos sin experiencia terapéutica. El Dr. Edwin DeJesus y colegas (resumen H-564) analizó una politerapia de INTI aún más sencilla -- tenofovir una vez al día más Trizivir una vez al día -- pero la respuesta virológica fue menos impresionante que la del estudio de Moyle, ya que varios participantes mostraron mutaciones resistentes al cabo de 24 semanas. Otra ponencia (resumen H-563) reveló que la combinación de tenofovir/Trizivir parece eficaz en pacientes que han mostrado fracaso terapéutico con una terapia previa de fármacos INNTI o IP.

En otro intento de evitar la toxicidad de los antirretrovirales, muchos médicos han empezado a dar preferencia a los INNTI sobre los IP como terapia de primera línea. Pero según una ponencia del Dr. Pablo Barreiro (resumen H-576), los individuos que interrumpen o reinician una terapia de INNTI son más propensos a generar farmacorresistencia que quienes suspenden el tratamiento de IP. Es bien sabido que la politerapia antirretroviral por lo general es la más eficaz, pero dos pequeños estudios se suman a los indicios de que la llamada monoterapia de lopinavir/ritonavir (Kaletra), que en realidad está compuesta por dos fármacos, puede lograr un buen control vírico sin crear mutaciones resistentes (resumen H-183). Aunque conseguir que el ARN del VIH (carga viral) sea indetectable sigue siendo el "Santo Grial" de la terapia antirretroviral, los aumentos temporales de la carga viral son comunes y no parecen provocar virus resistente, según indicó el Dr. Richard Nettles en una de las ponencias (resumen H-1134).

Efectos Secundarios de los Antirretrovirales

Como viene siendo habitual en todas las conferencias recientes sobre el VIH/SIDA, los efectos secundarios de las terapias antirretrovirales fueron un tema clave en la ICAAC. En la 11º Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas celebrada en febrero de 2004, los investigadores señalaron que los afroamericanos eran más propensos a padecer efectos secundarios debido a una variación genética que ralentiza la eliminación de efavirenz, lo cual eleva la concentración del fármaco en sangre. Una de las ponencias en la ICAAC mostró que este mayor riesgo va acompañado también de un mayor beneficio terapéutico. En un estudio de J. Guest y colaboradores (resumen H-579), los afroamericanos mostraron menos tendencia que los blancos a sufrir ineficacia inmunitaria (señalada por un aumento de los CD4 menor de 50 linfocitos/mm3) mientras tomaban efavirenz, aunque el riesgo de ineficacia virológica (indicada por la persistencia de una carga viral del VIH detectable) no fue diferente en función del grupo racial.

Siguen acumulándose resultados de investigaciones que apuntan a que algunos IP son mejores que otros en lo que respecta a los efectos secundarios metabólicos. Un estudio realizado por el Dr. Mustafa Noor y colaboradores (resumen H-162) confirmó los resultados de investigaciones anteriores que indican que atazanavir (Reyataz), uno de los nuevos IP, causa menos anomalías metabólicas que los fármacos más antiguos de su clase. Además, el IP que se ha aprobado más recientemente, fosamprenavir (Lexiva) se vinculó con la elevación del HDL, el colesterol "bueno". Según una ponencia (resumen H-156) a cargo del Dr. Jeffrey Nadler, en el estudio NEAT los participantes que recibieron fosamprenavir experimentaron un aumento medio en el HDL del 37%, frente al 22% de quienes tomaron nelfinavir (Viracept); sin embargo, el cociente de colesterol total respecto al HDL mostró pocos cambios.

Los sujetos que presentan alteraciones en el lipidograma mientras toman la TARGA suelen recibir un tratamiento para reducir la concentración de lípidos y disminuir el riesgo de trastornos cardiovasculares. Pero según un estudio de J. Bhalodia y colaboradores (resumen H-155), este tipo de medicación no es totalmente eficaz para resolver la elevación lipídica que produce la TARGA.

La pérdida de masa ósea es otra complicación metabólica que se ha vinculado al tratamiento antirretroviral o al propio VIH. En un estudio de 267 sujetos VIH positivos (85% varones, 61% afroamericanos, con una edad promedio de 41 años), la Dra. Naomi Aronson y colegas observaron osteopenia (desgaste óseo leve) en el 40% de los pacientes y osteoporosis (desgaste óseo más severo) en el 6% (resumen H-166). Sin embargo, no se observó una asociación significativa entre la pérdida de masa ósea y el uso de d4T (estavudina, Zerit), tenofovir o de algún IP.

Nuevos Fármacos Anti-VIH

Al igual que casi todas las conferencias importantes sobre el VIH/SIDA, la ICAAC de 2004 incluyó varias ponencias centradas en los últimos fármacos experimentales. El Dr. Robert Murphy expuso los datos finales de 10 semanas de un estudio (resumen H-1130) que evaluó un INTI en fase de investigación clínica llamado D-D4FC, o Reverset (consulte la sección "Vigilancia farmacológica" en la edición de Otoño de 2004 de BETA en español). En diez sujetos con experiencia terapéutica y varias mutaciones resistentes, la carga viral del VIH disminuyó en una media de 0,8 logocopias; entre personas sin experiencia terapéutica, el descenso correspondiente fue de 1,77 logocopias. (Los cambios logocópicos se usan como taquigrafía científica. Un cambio de 0,3 logocopias es un cambio equivalente al doble; un cambio de 0,5 logocopias, 66,6%; un cambio de 1 logocopia, 90%; y un cambio de 2 logocopias, 99%).

En otro estudio con 39 participantes, otro INNTI experimental, el GW695634, fue bien tolerado y no produjo efectos secundarios de gravedad (resumen A-23). Este compuesto, que ha mostrado una actividad anti-VIH impresionante en el laboratorio, ha comenzado ya a evaluarse en ensayos clínicos para determinar su eficacia en seres humanos. En la investigación de una nueva clase de fármacos anti-VIH, el Dr. Jay Lalezari presentó datos de un estudio en Fase I centrado en 837140, un nuevo inhibidor de la entrada antagonista de CCR5 que está desarrollando por GlaxoSmithKline (resumen H- 1137b). Durante el tratamiento con 837140, los participantes mostraron distintos grados de supresión vírica en función de las dosis recibidas, y no se observaron efectos secundarios de importancia.

Para Consultar Por Internet

XV Conferencia Internacional Sobre el SIDA

44º ICAAC

Si desea información más detallada acerca de estas u otras conferencias recientes, visite: www.aidsmap.org
www.hivandhepatitis.com/int_conf_rpt.html
www.natap.org
www.thebody.com/confs/confcov_recent.html


Pautas, Aprobación de Fármacos, Precauciones y Cambios en los Prospectos

Revisión de las Pautas Terapéuticas Federales

El pasado 29 de octubre, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. (DHHS, por sus siglas en inglés) divulgó la última revisión de sus "Pautas para el empleo de fármacos antirretrovirales en adultos y adolescentes infectados por el VIH-1". Esta nueva versión ha sido redactada de nuevo para facilitar su lectura y contiene una serie de importantes modificaciones, aunque sin giros radicales en cuanto a su filosofía terapéutica. El comité de expertos del DHHS incluyó cambios sobre el papel de la carga viral del VIH a la hora de guiar las decisiones relativas al tratamiento. Continuando con la tendencia a apartarse de la estrategia previa de actuar con rapidez y prontitud, y dando preferencia a un comienzo más tardío de la terapia, el límite de carga viral para iniciar la TARGA en sujetos asintomáticos sin experiencia terapéutica se elevó de 55.000 a 100.000 copias/ml (el umbral previo había sido de 20.000 copias). El comité recomendó empezar a tomar la TARGA si el ARN del VIH supera las 100.000 copias/ml, aun en el caso de que la concentración de CD4 permanezca por encima de 350 linfocitos/mm3. En contraste, si los CD4 descienden por debajo de 200 linfocitos/mm3, se recomienda iniciar la terapia incluso si la carga viral está baja.

Las pautas revisadas incluyen una amplia exposición acerca de la mejor medicación como terapia de primera línea, así como sobre las interrupciones o suspensiones terapéuticas. Teniendo en cuenta los efectos secundarios que provoca el d4T, como lipoatrofia (pérdida de grasa en la cara y las extremidades) y posible toxicidad mitocondrial, este INTI ha pasado a considerarse un medicamento "alternativo" en lugar de "preferente". Tenofovir y la recién aprobada FTC (emtricitabina, Emtriva) se han incluido como componentes de una politerapia esencial compuesta por fármacos INTI para utilizarla junto con otros tratamientos de INNTI o IP. Las nuevas pautas han eliminado la hidroxiurea (Hydrea) de la lista, ya que no es un antirretroviral indicado como tratamiento del VIH. Además, esta última revisión añade información sobre el tratamiento de grupos de población especiales, tales como los adolescentes con el VIH, los consumidores de drogas intravenosas y las personas VIH positivas coinfectadas con hepatitis B ó C, y/o tuberculosis. Las pautas revisadas del DHHS pueden consultarse en www.aidsinfo.nih.gov/guidelines.

La FDA Aprueba Dos Politerapias de Dosis Prefijadas

El pasado 2 de agosto la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó dos nuevas pastillas de politerapia en dosis prefijadas, compuestas por un inhibidor de la transcriptasa inversa nucleósido y otro nucleótido. Truvada, fabricada por Gilead Sciences, contiene 200 mg de emtricitabina más 300 mg de tenofovir. Para consultar la información detallada del prospecto, visite www.truvada.com. Este nuevo producto fue aprobado en tan sólo cuatro meses, acogiéndose al proceso de prioridad de revisión que acaba de establecerse para las politerapias con dosis prefijadas. Epzicom, producido por GlaxoSmithKline (GSK), combina 300 mg de 3TC (lamivudina, Epivir) más 600 mg de abacavir (Ziagen). Para consultar la información detallada del prospecto, visite www.epzicom.com. GSK también fabrica las dos pastillas de politerapia anti-VIH en dosis prefijadas que existen actualmente, Combivir (AZT/3TC) y Trizivir (AZT/3TC/abacavir).

Las politerapias en dosis prefijadas permiten tomar menos pastillas al día, lo cual mejoraría la adherencia terapéutica. Truvada y Epzicom son las primeras pastillas de politerapia en dosis prefijadas que se toman una sola vez al día. Si estas nuevas pastillas se combinan con atazanavir o efavirenz se obtiene un régimen completo administrado una sola vez al día. Para que el régimen anti- VIH sea eficaz, Truvada y Epzicom deben utilizarse junto con un IP o un INNTI, nunca solos o con otros INTI.

Truvada se aprobó principalmente por los resultados de un estudio realizado con otro fármaco similar, el 3TC. Poco tiempo después de aprobar la pastilla de politerapia, Gilead divulgó los datos preliminares tras 24 semanas del estudio 934 (un ensayo multicéntrico con 509 participantes), que revelan que tenofovir/FTC funcionan mejor que AZT/3TC cuando se emplean en combinación con efavirenz (estos resultados también se presentaron como ponencia de última hora en la ICAAC, resumen H-1137c). Durante este estudio, el 88% de los sujetos del grupo con tenofovir/FTC lograron una carga viral menor de 400 copias/ml, frente al 80% del grupo con AZT/3TC; las tasas de abandono fueron del 3% y el 9%, respectivamente.

Truvada parece seguro según los estudios realizados hasta la fecha, pero el tenofovir se ha relacionado con problemas renales en un pequeño porcentaje de pacientes. El abacavir incluido en Epzicom puede provocar una reacción alérgica potencialmente mortal en cerca del 5 al 8% de los sujetos. Toda persona con hipersensibilidad conocida al abacavir debe abstenerse de tomar Epzicom (o Trizivir). Si se sospecha una reacción de este tipo (con síntomas como erupción cutánea, fiebre, náuseas, dolor abdominal, dolor de garganta o insuficiencia respiratoria), debe dejarse de inmediato este medicamento y no volver a tomarlo.

Tanto Truvada como Epzicom se comercializarán con un precio de venta al público de unos $800 al mes. GSK anunció que iba a repartir una cantidad limitada de bonos para dar suministro gratuito de Epzicom durante dos meses a personas que vayan a iniciar un tratamiento anti-VIH o que necesiten alguna modificación de su tratamiento; también proveerá la pastilla combinada a un precio mucho más reducido en los países pobres. Gilead ofrecerá Truvada en los EE.UU. a personas VIH positivas que no puedan pagar el producto ni recibir reembolso mediante su seguro médico; esta empresa también suministrará su nueva pastilla combinada a 68 países en vías de desarrollo (principalmente en África) a un precio de costo en torno a los $30 al mes.

FDA Concede la Aprobación Final a Sculptra

En otro orden de cosas, la FDA anunció a principios de agosto la aprobación de Sculptra (ácido poli-L-láctico), un polímero sintético inyectable empleado para rellenar las mejillas hundidas en pacientes con lipoatrofia, o desgaste facial por el VIH. Sculptra, fabricado por la compañía francesa Aventis y comercializado por Dermik Laboratories, hace que el cuerpo produzca colágeno (una proteína fibrosa) para reemplazar la grasa perdida. Como señalamos en el número anterior de BETA, un grupo consultivo de la FDA recomendó la aprobación de Sculptra el pasado mes de marzo. En cuatro estudios que evaluaron a más de 250 participantes en total (en su mayor parte hombres de raza blanca), los sujetos tratados refirieron buenos resultados, tales como mejora del aspecto físico, menor grado de depresión y mayor calidad de vida. Como condición para aprobar este producto, la compañía aceptó llevar a cabo un estudio posterior a la comercialización que incluirá a más mujeres y personas de raza negra. Los efectos secundarios comunes de Sculptra son dolor, escozor o inflamación temporales y pequeños nódulos o bultos bajo la piel; para obtener unos resultados óptimos, este producto debe administrarlo un profesional capacitado. Dado que la sustancia que lo compone es biodegradable, los resultados no son permanentes, por lo que se hace necesario repetir el procedimiento cada cierto tiempo. El ácido poli-L-láctico está disponible en Europa como producto cosmético desde 1999, bajo la marca New-Fill. La reciente aprobación de este producto en los EE.UU. únicamente permite tratar la pérdida de grasa facial derivada del VIH, pero el comité consultivo expresó su preocupación de que una vez aprobado se utilice ilegalmente con otros fines estéticos como la reducción de arrugas.

La FDA Revisa la Pauta de Kaletra Una Vez al Día y Aprueba un Nuevo Comprimido de Invirase

El pasado mes de julio, Abbott Laboratories presentó una solicitud complementaria de autorización de una especialidad farmacéutica (NDA) para indicar el uso del IP Kaletra una vez al día (lopinavir reforzado con ritonavir). Esta solicitud se sustenta en los datos de un estudio que reveló que Kaletra una vez al día tenía la misma eficacia que dos veces diarias cuando se usaba en politerapia junto con FTC y tenofovir entre personas sin experiencia terapéutica (ICAAC, resumen H-570). En octubre se revisó el prospecto de Kaletra para incluir los nuevos resultados al cabo de más tiempo de estudio, los cuales muestran que el fármaco conservó su eficacia a las 144 y 204 semanas. Además, la revisión incluyó una advertencia sobre el aumento de la concentración del fármaco en sangre entre pacientes con alteraciones hepáticas causadas por la hepatitis C, así como algunas interacciones medicamentosas adicionales. El prospecto actualizado puede consultarse en www.kaletra.com.

En el mismo orden de cosas, la FDA anunció en diciembre que había aprobado la nueva pastilla en gel duro de saquinavir 500 mg (Invirase) de Roche. La nueva formulación es más pequeña que el actual comprimido de 200 mg, y solamente hay que tomar dos pastillas a la vez (anteriormente, la dosis aprobada era de cinco pastillas de 200 mg dos veces al día). Invirase debe utilizarse siempre reforzado con ritonavir (Norvir), el cual es necesario para permitir la absorción óptima del fármaco (ICAAC, resumen A-453).

Solicitada la Aprobación de Tipranavir

A finales de octubre, Boehringer Ingelheim solicitó la aprobación en los EE.UU. y la Unión Europea de tipranavir, su IP no peptídico en fase de desarrollo. Este fármaco se ha evaluado en sujetos con experiencia terapéutica, avalado por las investigaciones previas que demostraron que funciona contra el VIH resistente a otros medicamentos de su clase. La solicitud de aprobación para tipranavir se basa en los datos procedentes de dos grandes ensayos en Fase III, RESIST-1 y RESIST-2. En la ICAAC de 2004, el Dr. Charles Hicks presentó datos provisionales del RESIST-1 que indican que tipranavir dos veces al día reforzado con ritonavir funcionó mejor que otros IP reforzados con ritonavir (Kaletra, amprenavir [Agenerase], indinavir [Crixivan], o saquinavir [Invirase o Fortovase]) en sujetos con VIH resistente a los IP (resumen de última hora H-1137). Al cabo de 24 semanas, cerca del 42% de los participantes que tomaban tipranavir lograron un descenso en la carga viral de al menos el 90%, frente al 22% de quienes recibieron otros IP; además, casi el doble de los integrantes del grupo de tipranavir alcanzaró una carga viral indetectable (por debajo de 400 copias/ml). Los sujetos que recibieron tipranavir fueron bastante más propensos a mostrar elevaciones pronunciadas (grado 3 ó 4) de la ALAT (una enzima hepática) que quienes tomaron otros IP (7% frente al 1%, respectivamente). Algunas investigaciones sugieren que tipranavir reduce la concentración de otros IP en sangre, lo cual podría invalidar su uso en terapias de salvamento que combinen múltiples IP. Boehringer pretende lograr la aprobación acelerada en la FDA, y ha pedido la revisión prioritaria de seis semanas; si se la conceden, la compañía espera que el fármaco llegue a comercializarse en la primavera de 2005.

Mientras tanto, el 30 de noviembre comenzó un nuevo programa de acceso ampliado para tipranavir. Los médicos distribuirán el medicamento entre aquellas personas con opciones de tratamiento limitadas que necesiten tipranavir para disponer de un régimen anti-VIH viable. Para ser admitidos a este programa, es preciso haber seguido previamente dos tratamientos con IP y demostrar documentalmente resistencia a los IP. No hay condicionantes en cuanto a la carga viral o la concentración de linfocitos CD4. Los participantes que ya estén inscritos en los ensayos clínicos en curso de tipranavir no pueden acceder a este programa. Para participar, los médicos pueden inscribirse en el sitio web www.tpv-eap.com. Puede obtenerse más información sobre este programa en el sitio web o llamando al 888-524-8675.

En respuesta a los trámites de comercialización de tipranavir, que requieren una elevada dosis de refuerzo de ritonavir de 400 mg, el último fabricante del medicamento, Abbott Laboratories, anunció que iba a ampliar su Programa de Asistencia al Paciente para proporcionar gratuitamente dosis altas de ritonavir. Abbott estuvo en el punto de mira en diciembre de 2003, cuando aumentó el precio de ritonavir en un 400%. Con esta nueva ampliación, todo el mundo tendrá acceso a ritonavir en dosis altas, incluso las personas que obtienen sus medicamentos a través de seguros privados, Medicaid, Medicare o cualquier Programa de Ayuda para Fármacos Anti-SIDA (ADAP, por sus siglas en inglés). Los médicos son quienes deben solicitar ritonavir para sus pacientes. El ritonavir en dosis más bajas (de 100 mg) se emplea para reforzar otros IP; si se cuenta con un seguro privado o un seguro estatal que cubra el medicamento no podrá obtenerse gratuitamente este fármaco en dosis bajas. Para más información, llame al 800-222-6885.

Evaluación Prioritaria del Tratamiento Contra la Coinfección por el VIH/VHC

El pasado octubre, la FDA anunció que iba a conceder la revisión prioritaria a Pegasys, el interferón pegilado alfa 2a más ribavirina de Roche (Copegus) para el tratamiento de la infección crónica por el virus de la hepatitis C (VHC) en sujetos coinfectados con el VIH. La politerapia, que ya es el tratamiento estándar para las personas con hepatitis C sola, podría aprobarse, para los casos de coinfección, en fecha cercana a abril de 2005. La Agencia Europea de Medicamentos recomendó la aprobación de este régimen para dichas personas, en diciembre de 2004. Como se expuso en la Conferencia sobre Retrovirus del año 2004 y se informó en el número anterior de BETA, en el estudio APRICOT el tratamiento con esta combinación en sujetos coinfectados logró una respuesta virológica sostenida (RVS) del 40% (del 62% en los genotipos 2 ó 3; del 29% en el genotipo 1, que es el más común en los EE.UU. y el más difícil de tratar). La RVS se define como una carga viral indetectable del VHC seis meses después de haber finalizado el tratamiento. En el estudio ACTG A5071, presentado en la misma conferencia, la tasa de RVS para Pegasys más ribavirina fue del 27% (del 73% en los genotipos 2 ó 3; del 14% en el genotipo 1). Ambos estudios se publicaron en la edición del 29 de julio de 2004 de la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

Aprobado el Primer Antirretroviral Genérico

El 3 de diciembre, la FDA anunció la aprobación de una formulación genérica de ddI (didanosina) de liberación retardada, comercializada por Bristol-Myers Squibb con la marca Videx EC. Esta es la primera vez que se ha aprobado un genérico contra el VIH en los EE.UU., aunque en otros países sí existen varias medicaciones antirretrovirales y politerapias genéricas en dosis prefijadas. El nuevo ddI genérico, fabricado por Barr Laboratories, se presentará en cápsulas de 200 mg, 250 mg y 400 mg, y tiene las mismas indicaciones que el medicamento de marca.

Amprenavir Será Retirado del Mercado

GlaxoSmithKline anunció en septiembre que iba a suspender la venta de su IP amprenavir (Agenerase) a finales de 2004, el primer antirretroviral aprobado que va a retirarse del mercado. Esta medida se debe a que ha habido una menor demanda de amprenavir tras la aprobación de fosamprenavir (Lexiva), un profármaco de amprenavir que alcanza concentraciones más altas en la sangre y permite tomar menos pastillas. La última revisión de las pautas federales sobre el tratamiento anti-VIH incluye fosamprenavir como componente preferible en un tratamiento antirretroviral, pero no amprenavir.

Revisiones de Prospectos

El pasado mes de julio, la FDA aprobó una nueva pauta posológica para atazanavir (Reyataz). Para individuos con experiencia terapéutica, la nueva dosis recomendada de atazanavir es 300 mg (dos cápsulas de 150 mg) más 100 mg de ritonavir una vez al día acompañado de alimentos. Para personas que no hayan recibido tratamiento, la dosis de atazanavir sigue siendo de 400 mg (dos cápsulas de 200 mg) una vez al día junto con alimentos. Las nuevas recomendaciones se basan en datos del estudio AI424-045, que muestra que la nueva pauta posológica de atazanavir/ritonavir funciona tan bien como Kaletra dos veces al día. Al cabo de 48 semanas de tratamiento, el 55% de los participantes en el grupo de atazanavir y el 57% del grupo de Kaletra lograron rebajar la carga viral a menos de 400 copias/ml (38% y 45%, respectivamente, por debajo de 50 copias/ml). El nuevo prospecto, que incluye también información sobre el empleo de atazanavir como tratamiento de primera línea, puede consultarse en www.reyataz.com.

Un mes después se revisó el prospecto de efavirenz (Sustiva, o Stocrin fuera de los EE.UU.) para ampliar las indicaciones e incluirlo como tratamiento a largo plazo. El cambio se basa en los nuevos resultados del estudio 006, que indican que efavirenz sigue siendo eficaz aún tres años después de haberse comenzado a tomar. A las 168 semanas, el 48% de los sujetos que recibían efavirenz/AZT/3TC, el 40% de quienes tomaban efavirenz/indinavir, y el 29% de quienes tomaban indinavir/AZT/3TC lograron reducir la carga viral a menos de 400 copias/ml (el 43%, 31% y 23%, respectivamente, por debajo de 50 copias/ml). El nuevo prospecto revisado, que también incluye información acerca de los efectos secundarios de tipo psiquiátrico e interacciones medicamentosas, puede consultarse en www.sustiva.com.

Por último, se han revisado los prospectos de varios antirretrovirales para incluir información sobre el síndrome de restablecimiento inmunitario (SIRI). Esta afección se produce cuando la terapia antirretroviral mejora la función inmunitaria hasta el punto en que el sistema inmunitario reacciona con una respuesta inflamatoria a patógenos oportunistas inactivos (latentes) o residuales (de baja actividad) tales como Mycobacterium avium, Mycobacterium tuberculosis, Pneumocystis carinii (denominada actualmente P. jiroveci), o citomegalovirus (CMV). Cuando esto sucede, los síntomas de la infección oportunista pueden empeorar temporalmente, ya que proceden de la respuesta inmunitaria a un patógeno y no son efecto directo del propio patógeno. Para obtener más información sobre el SIRI, consulte la sección "Síndrome de restablecimiento inmunitario".


Precauciones Sobre Fármacos

Tenofovir en Sujetos Coinfectados Con el VIH/VHB

El pasado mes de julio se revisó el prospecto de tenofovir (Viread) para añadir un recuadro de advertencia que señala que este medicamento no resulta indicado como tratamiento de la infección crónica por el virus de la hepatitis B (VHB) y que no se ha demostrado su inocuidad ni eficacia en pacientes coinfectados con el VIH/VHB. Se han constatado casos de agravamiento de los síntomas de la hepatitis B (recaídas) en sujetos coinfectados que han dejado de tomar tenofovir. Estas recaídas también pueden desencadenarse cuando deja de tomarse 3TC o FTC. Antes de comenzar la terapia antirretroviral se recomienda la prueba del VHB a las personas VIH positivas, además de controlar la función hepática durante varios meses después de interrumpir el empleo de tenofovir. Varios estudios han mostrado que tenofovir reduce la multiplicación del VHB en sujetos coinfectados, pero esta aplicación todavía se considera experimental y se encuentra en fase de investigación. El prospecto actualizado, que también incluye información sobre interacciones medicamentosas con atazanavir y Kaletra, está disponible en www.viread.com.

Interacción Entre Kaletra y la Fenitoína

Según un informe de Michael Lim (Doctorado en Farmacia) y colegas, publicado en la edición del 15 de agosto de 2004 de la revista Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes (JAIDS), el anticonvulsivo fenitoína (Dilantin) puede reducir las concentraciones de Kaletra en sangre, mientras que Kaletra parece aumentar la concentración de fenitoína. Esto sucede porque ambos fármacos se metabolizan mediante las mismas enzimas del hígado, el citocromo P450 (CYP450). La conjunción de estos medicamentos debe evitarse o emplearse con precaución, controlando las concentraciones de fármaco para evitar que el nivel de Kaletra sea subterapéutico y/o que los efectos secundarios de la fenitoína se intensifiquen.

La Coadministración de Eritromicina e IP Aumenta el Riesgo Cardíaco

La eritromicina, un antibiótico común por vía oral puede incrementar el riesgo de muerte cardíaca súbita cuando se administra junto con fármacos IP y otros medicamentos metabolizados por las mismas enzimas hepáticas CYP450, según señalaron los investigadores en la edición del 9 de septiembre de 2004 de la revista NEJM. La eritromicina puede prolongar la repolarización del corazón, provocando alteraciones del ritmo cardíaco potencialmente mortales. En personas que toman otros fármacos metabolizados por la misma enzima hepática CYP3A, pueden elevarse las concentraciones de eritromicina en sangre, lo cual aumenta el riesgo de reacciones cardíacas adversas. Wayne Ray y colegas examinaron los expedientes médicos de una lista de beneficiarios de Medicaid en Tennessee que cubren en total 5.305 personas-años (PA) de uso de eritromicina; durante este período hubo diez casos de muerte cardíaca súbita sin causa conocida, lo que representa una tasa de 1,2 por cada 1.000 PA. Sin embargo, tres de estos fallecimientos se produjeron en personas que utilizaron eritromicina y fármacos metabolizados por la enzima CYP3A, lo que constituye una tasa de muerte cardíaca súbita de 15,5 por cada 1.000 PA en este subgrupo. En un análisis multifactorial, la tasa ajustada de muerte cardíaca súbita fue dos veces más elevada entre sujetos que tomaron eritromicina, y cinco veces más alta en quienes recibieron eritromicina y medicamentos inhibidores de la CYP3A. Aunque en este análisis no se incluyó a personas VIH positivas, se sabe que los IP son potentes inhibidores de la actividad de la CYP3A. Los investigadores recomendaron no utilizar eritromicina al mismo tiempo que los inhibidores de la CYP3A.

Precaución Ante la Politerapia de Tenofovir y ddI

El 12 de noviembre Bristol-Myers Squibb divulgó una carta dirigida a los profesionales sanitarios con datos procedentes de dos estudios que revelan que el uso de tenofovir más ddI de liberación retardada (Videx EC) más efavirenz o bien nevirapina (Viramune) provoca ineficacia virológica en una proporción inesperadamente alta de personas. En un estudio con rótulos a la vista, seis de 14 participantes que tomaron tenofovir/ddI/efavirenz experimentaron fracaso terapéutico, y un análisis retrospectivo de la base de datos halló que cinco de cada diez sujetos con este tratamiento no lograron suprimir el VIH. En otro análisis retrospectivo de la base de datos, dos de cada cuatro participantes que tomaron tenofovir/ddI/nevirapina mostraron fracaso terapéutico. La ineficacia virológica tendió a manifestarse con rapidez y fue más pronunciada en personas con carga viral alta en el punto basal. El pasado mes de octubre, Gilead divulgó una carta para avisar sobre la elevada tasa de ineficacia de tenofovir/ddI/3TC. Aunque varios tratamientos triples de INTI han demostrado una potencia insuficiente, la politerapia de tenofovir/ddI ha suscitado especial preocupación. Sin embargo, esta combinación ha mostrado eficacia en otros estudios, y uno de ellos halló incluso que tenofovir/ddI era un régimen esencial de INTI superior entre los tratamientos con fármacos IP reforzados. La compañía pidió precaución a los médicos cuando administren tenofovir/ddI más efavirenz o bien nevirapina, y señaló que se están realizando más investigaciones sobre este aspecto.


Otras Noticias Sobre el VIH/SIDA

Carga Viral y Concentración de Linfocitos CD4

Varios estudios recientes han evaluado estrategias terapéuticas contra el VIH y su relación con la carga viral y la concentración de linfocitos CD4.

El Dr. Stephen Raffanti y colegas, dentro del estudio de Colaboraciones en la Investigación sobre las Consecuencias del VIH/los EE.UU., afirmaron, en la edición del 1 de septiembre de 2004 de la revista JAIDS, que las personas con una carga viral persistente y detectable pero baja o moderada pueden continuar mostrando buenos resultados y no corren un riesgo especial de progresión de la enfermedad por el VIH. Los investigadores, tras seguir a más de 3.000 sujetos durante un plazo de hasta 4,3 años, hallaron que los participantes con una carga viral entre 400 y 20.000 copias/ml no eran más propensos a sufrir enfermedades definitorias del SIDA ni fallecieron en mayor proporción que los participantes con el ARN del VIH por debajo del límite de detección de 400 copias/ml. Sin embargo, aquéllos con una carga viral por encima de 20.000 copias/ml mostraron un riesgo significativamente más alto de progresión patológica y muerte. Aunque los desenlaces clínicos fueron similares en los individuos con 400 a 20.000 copias/ml y en los que tenían menos de 400 copias/ml, los sujetos que mantuvieron baja la carga viral experimentaron aumentos más acusados de CD4 (75 frente a 13 linfocitos/mm3, respectivamente); quienes superaron las 20.000 copias/ml perdieron un promedio de 23 linfocitos/mm3. "Estos datos sugieren que el mantenimiento de una viremia moderada puede conferir un beneficio clínico que no se aprecia cuando la viremia está por encima de 20.000 copias/ml", concluyeron los autores. "Esto debe tenerse en cuenta a la hora de considerar los riesgos y ventajas de una terapia que resulta ineficaz de forma continuada". Estos resultados no invalidan el objetivo óptimo de lograr una carga viral indetectable; si es posible crear un régimen más eficaz, eso es lo que debe hacerse. Sin embargo, este estudio no sugiere que las personas que hayan probado otros tratamientos y tengan limitadas las opciones terapéuticas vayan a beneficiarse con el hecho de seguir con un régimen "ineficaz".

En el mismo número, Colette Smith (Máster en Ciencias) y colegas señalaron que la carga viral al cabo de cuatro semanas de terapia antirretroviral puede pronosticar la respuesta a largo plazo. En su estudio, los sujetos que alcanzaron una buena respuesta virológica inicial consiguieron en mayor medida un nivel indetectable de ARN del VIH a las 24 semanas; el 84% de los sujetos con menos de 1.000 copias/ml, el 61% de quienes estaban entre 1.001 y 10.000 copias/ml, el 37% de los que tenían entre 10.001 y 100.000 copias/ml, y el 24% de los que mostraron más de 100.000 copias/ml a las cuatro semanas rebajaron el ARN del VIH a menos de 50 copias/ml en la semana 24. Los investigadores calcularon que por cada incremento de la carga viral en 1 logocopia a la semana 4, la probabilidad de alcanzar una carga viral indetectable al cabo de 24 semanas se reducía en un 65%. Si la respuesta terapéutica al mes de iniciar el tratamiento puede emplearse para pronosticar resultados a los seis meses, la determinación de la carga viral en la semana cuatro puede ayudar a los médicos a ajustar la terapia desde los primeros momentos en aquellos casos que no parezcan progresar de forma óptima, ayudando así a prevenir la aparición de virus farmacorresistente.

Por último, en la edición del 1 de noviembre de 2004 de la misma revista, el Dr. Daniel Skiest y colegas afirmaron que las interrupciones terapéuticas parecen inocuas en pacientes que tengan una concentración nadir (la más baja alcanzada) de CD4 que supere los 350 linfocitos/mm3 antes de iniciar la terapia antirretroviral. Las últimas pautas de tratamiento anti-VIH establecidas por el DHHS (véase el artículo anterior) recomiendan iniciar la terapia cuando la concentración de CD4 descienda por debajo de 350 linfocitos/mm3, pero la progresión a SIDA no es común cuando los CD4 superan los 200 linfocitos/mm3. Sigue sin determinarse con certeza qué debe hacerse si los CD4 caen hasta el intervalo de 200 a 350 linfocitos/mm3. En el estudio Skiest de 107 sujetos, la concentración mediana de CD4 antes de comenzar la terapia era de 463 linfocitos/mm3. Tras interrumpir la TARGA, los CD4 descendieron en 8 linfocitos/mm3 al mes; la carga viral aumentó en 2,54 logocopias/ml durante los dos primeros meses de tratamiento, pero a partir de entonces permaneció estable durante el resto del estudio. Los sujetos continuaron sin terapia una mediana de 8,9 meses y respondieron favorablemente cuando reanudaron el tratamiento. No se observaron enfermedades definitorias de SIDA durante los diez meses de seguimiento posteriores. Los resultados de este estudio sugieren que los pacientes con un nadir de CD4 por encima de 250 linfocitos/mm3 quizás hayan comenzado el tratamiento "demasiado pronto" y por lo tanto puedan interrumpir la terapia sin ningún riesgo; sin embargo, ello no implica que las interrupciones terapéuticas estructuradas sean seguras en términos generales.

¿Deberían Comenzar Antes el Tratamiento los Consumidores de Drogas Intravenosas?

Los consumidores de drogas intravenosas (CDI) podrían comenzar el tratamiento en las primeras etapas con mejores resultados que otros grupos de población VIH positivos, según sugiere un estudio publicado en la edición del 15 de diciembre de 2004 de la revista Journal of Infectious Diseases (JID). C. Cun-lin Wang y colegas del estudio con sede en Baltimore, SIDA Vinculado a la Experiencia Intravenosa (ALIVE, por sus siglas en inglés), analizaron los datos de 583 CDI con el VIH y 920 sin el VIH (en torno al 75% varones, el 90% afroamericanos, con una edad media de 42 años) entre 1997 y 2000. Los investigadores hallaron que durante el seguimiento, la mortalidad más baja por cualquier tipo de motivo correspondió a los CDI VIH negativos (19,9 por 1.000 PA). Entre los sujetos VIH positivos, la mortalidad por todo tipo de motivos fue de 24,1 por 1.000 PA en quienes habían iniciado la TARGA con más de 350 linfocitos CD4/mm3 (este dato no difiere significativamente de la tasa observada entre el grupo VIH negativo), pero fue de 50,5 por 1.000 PA en aquéllos que comenzaron la TARGA con 200 a 350 linfocitos CD4/mm3, y del 86,7 por 1.000 PA en quienes iniciaron el tratamiento por debajo de 200 linfocitos/mm3.

Solamente los CDI que comenzaron la terapia con más de 350 linfocitos/mm3 obtuvieron el beneficio completo de supervivencia con la TARGA. Cuando se analizó solamente la mortalidad por SIDA, las tasas de CDI tratados y sin tratar con TARGA fueron parecidas en quienes tenían más de 350 linfocitos/mm3 y 200 a 350 linfocitos/mm3; sin embargo, entre aquellos que tenían menos de 200 linfocitos/mm3, la TARGA confirió una importante mejora de la supervivencia. Además, en aquéllos con 200 a 350 linfocitos/mm3, la carga viral más elevada se asoció con una supervivencia más corta. Las pautas actuales del DHHS (consulte el artículo anterior) recomiendan iniciar el tratamiento cuando los CD4 estén por debajo de 350 linfocitos/mm3, aunque las investigaciones sugieren que casi todas las personas VIH positivas asintomáticas pueden esperar sin riesgos hasta que los CD4 se aproximen al nivel de 200 linfocitos/mm3. Pero en el caso de los CDI, según los autores, "para optimizar la supervivencia (...) puede considerarse comenzar la TARGA con una concentración de CD4 más alta de lo que recomiendan las pautas de tratamiento actuales".

Efecto Anti-VIH de las Estatinas

Según un estudio publicado en el número del 16 de agosto de 2004 de la revista Journal of Experimental Medicine, los fármacos pertenecientes a la clase de las estatinas (p.ej, la pravastatina [Pravachol] y la atorvastatina [Lipitor]), que sirven para reducir el colesterol, parecen ejercer actividad contra el VIH tanto en los ensayos de laboratorio como en los estudios con seres humanos. Gustavo del Real y colegas del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España) hallaron que las estatinas inhiben la infección por el VIH de células tanto in vitro como en ratones, impidiendo aparentemente que el virus cruce las membranas de las células anfitrionas, un proceso que requiere contar con un nivel adecuado de colesterol. Asimismo, la administración de lovastatina (Mevacor) se asoció con una modesta reducción de la carga viral del VIH y un incremento de los CD4 en un pequeño estudio de seis sujetos VIH positivos sin experiencia previa con antirretrovirales (de los cuales tres estaban coinfectados con hepatitis C); después de suspender la estatina, se produjo un rebrote de la carga viral. Aunque esta investigación todavía está en etapa de demostración del concepto, sugiere que las asequibles estatinas podrían emplearse potencialmente como componente de la terapia anti-VIH.

Más Riesgos del Tabaquismo

Según un estudio presentado en la Conferencia sobre el SIDA de Bangkok y en la 70º reunión anual del Colegio de Neumólogos de los EE.UU., los fumadores VIH positivos son más propensos a sufrir enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que los fumadores VIH negativos. La Dra. Kristina Crothers (de la Yale University School of Medicine) y colegas evaluaron a 895 veteranos de guerra VIH positivos y 653 VIH negativos. En este grupo, los pacientes VIH positivos con un total de 40 paquetes de cigarrillos-años mostraron un riesgo 5,5 veces más alto de padecer EPOC que los sujetos VIH negativos que fumaron la misma cantidad de tabaco. Tras ajustar varios factores de riesgo como la edad y los antecedentes de tabaquismo, los participantes con el VIH demostraron ser un 59% más propensos a sufrir EPOC. Crothers no tenía una explicación clara para estos resultados, pero sugirió que "la TARGA o el propio VIH podrían ser factores que favorezcan la EPOC". También halló que los fumadores VIH positivos tienden a mostrar una carga viral más elevada que los no fumadores VIH positivos, aunque un porcentaje parecido en ambos grupos (el 90%) estaba recibiendo la TARGA. Además, los fumadores tenían menos calidad de vida y una mortalidad más alta. La EPOC es una enfermedad progresiva cuya frecuencia aumenta con la edad; ahora que los portadores del VIH viven más tiempo, son más propensos a sufrir este y otros problemas crónicos relacionados con el paso de los años. Los médicos deben comprobar la función respiratoria de los pacientes VIH positivos que presenten síntomas respiratorios persistentes.

Sífilis y VIH

Investigadores y funcionarios de salud pública han expresado su creciente preocupación en los últimos años por la elevada tasa de sífilis en ciertos grupos de hombres infectados con el VIH o con riesgo de infectarse. Las investigaciones revelan que la sífilis incrementa la probabilidad de adquirir y transmitir el VIH, y la propia enfermedad es indicadora de que se mantienen relaciones sexuales sin protección. Según un estudio del Departamento de Salud Pública de Chicago (CDPH, por sus siglas en inglés) publicado en la edición del 22 de octubre de 2004 de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report, la incidencia de sífilis va en aumento, y la enfermedad puede transmitirse mediante relaciones sexuales orales, anales y vaginales. En el período que abarca de 1998 hasta 2002, el CDPH registró 1.582 casos de sífilis primaria o secundaria, o sea 11 a 12 casos por cada 100.000 personas. Durante este intervalo, la mayoría de los casos pasaron de afectar a heterosexuales en casi toda la década de los 90 a hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH) a partir de 2001. Las tasas descendieron drásticamente entre mujeres (de 9,2 a 2,9 por cada 100.000). Aunque el 90% de los casos de sífilis entre heterosexuales se produjo en personas de raza negra, la distribución racial entre los HSH fue de 54% blancos, 26% de negros y 13% de hispanoamericanos. Menos del 10% de los casos entre heterosexuales (pero cerca de la mitad de los casos de HSH) correspondieron a personas VIH positivas. Basándose en entrevistas y datos de seguimiento, la Dra. Carol Ciesielski y colegas estimaron que casi el 14% de los casos de sífilis en Chicago es atribuible al sexo oral, una tasa que asciende hasta el 20% entre hombres homosexuales y bisexuales. El uso de protectores de barrera (condones, láminas dentales) puede proteger de la sífilis.

En el mismo orden de cosas, Kate Buchacz (Doctorada en Medicina), de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y colegas señalaron en el número del 21 de octubre de 2004 de la revista AIDS que la sífilis está asociada a una carga viral del VIH más alta y a una menor concentración de linfocitos CD4. Este análisis retrospectivo incluyó datos de 17 casos de sífilis primaria y 35 casos de sífilis secundaria en hombres VIH positivos de San Francisco entre 2001 y 2003. Entre los 36 sujetos con una carga viral establecida antes y durante la infección por sífilis, la concentración de ARN del VIH aumentó durante la infección en una media global de 0,21 logocopias, y en 0,33 logocopias en los casos de sífilis secundaria. Sin embargo, los resultados variaron en función de la carga viral determinada en el momento de la infección por sífilis; los hombres que seguían la TARGA y/o cuyo ARN del VIH era indetectable mostraron menos repuntes virales durante la infección por sífilis que los hombres sin tratamiento y/o con una carga viral detectable. Aunque la carga viral descendió tras el tratamiento contra la sífilis, siguió estando por encima del nivel previo a la infección. Entre los 31 hombres con determinaciones de CD4 antes y después de la sífilis, la concentración de linfocitos disminuyó en una media de 62 linfocitos/mm3 durante la infección por sífilis, observándose un mayor descenso en los hombres con infección secundaria y en quienes no tomaban la TARGA.

Estos resultados indican que la sífilis probablemente aumenta la capacidad infecciosa del VIH debido a que incrementa la carga viral (el virus se transmite con más facilidad cuando la carga viral es elevada) y a la presencia de heridas abiertas, que permiten el acceso del virus al organismo. El estudio subraya la importancia de las iniciativas de prevención de la sífilis entre hombres homosexuales y bisexuales, como la campaña "Pene Sano" lanzada por el Departamento de Salud Pública de San Francisco.

Concentraciones Altas del VIH en las Secreciones Rectales

Según un estudio publicado en la edición del 1 de julio de 2004 de la revista JID, el nivel de VIH en las secreciones rectales es mucho más elevado que en la sangre o en el semen. El Dr. Richard Zuckerman de la University of Washington en Seattle y colegas estudiaron a 64 hombres VIH positivos que mantuvieron relaciones sexuales con otros hombres en Seattle y Lima, Perú. Los investigadores hallaron una concentración de VIH bastante más alta en las secreciones de la mucosa rectal que en el semen o en la sangre. Las concentraciones medianas de VIH en semen, sangre y secreciones rectales fueron de 3.550, 17.400, y 91.200 copias/ml, respectivamente. Este nivel más elevado en las secreciones rectales se observó incluso en hombres que tomaban la TARGA (el 42% de la población estudiada), y la terapia antirretroviral ejerció menos impacto en la carga viral de las secreciones rectales que en la del semen o la sangre. Entre los hombres que tomaban la TARGA, las cargas virales medianas en semen, sangre y secreciones rectales fueron de 1.000, 200 y 3.980 copias/ml, respectivamente; entre los hombres sin tratamiento, las determinaciones correspondientes fueron de 12.600, 63.100 y 316.000 copias/ml. En algunos casos, se pudo detectar VIH en las secreciones rectales aun cuando el virus era indetectable en sangre. No obstante, la carga viral en recto, semen y sangre mostró correlación entre los tres puntos: los sujetos con un ARN del VIH más alto en la sangre también tenían niveles más elevados en el semen y en las secreciones rectales. Estos resultados sugieren que la pareja que penetra durante el sexo anal puede correr un mayor riesgo de infección por el VIH de lo que se pensaba, y refuerzan la recomendación de utilizar condones para practicar el sexo anal aunque solamente sea VIH positiva la pareja receptora.

Liz Highleyman es escritora y redactora médica independiente con residencia en San Francisco.


Regresar a SFAF BETA en Español Primavera de 2005.




This article was provided by San Francisco AIDS Foundation. It is a part of the publication BETA en Español. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art2690.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.