Print this page    •   Back to Web version of article

Los Inhibidores de Proteasa
¿Opio Para el Pueblo?

Por L. Joel Martínez
Traducción y adaptación de Christopher Gortner

8 de Julio 2001

Índice


Introducción

El desarrollo de los inhibidores de proteasa (IP) ha cambiado de manera drástica el campo del tratamiento del VIH/SIDA. La mortalidad y morbilidad en las personas infectadas por el VIH han disminuido;1 este hecho no se puede negar. Sin embargo, hay razones para preocuparse sobre el curso de los eventos que ha seguido la comercialización de los IP, ya que éste puede poner en duda el efecto exacto que han tenido los IP sobre la investigación, así como la forma en que continúan influyendo a la dirección general de la investigación clínica y al tratamiento del VIH/SIDA. Este artículo no tiene intención de criticar a los IP, y los argumentos y preocupaciones presentadas a continuación no pretenden cuestionar los obvios beneficios clínicos derivados del tratamiento.

Hace poco, el Doctor Steven Miles afirmó en Treatment Issues2: "Hay ocasiones en que desearía recetar a toda la comunidad un tranquilizante, porque vacilamos entre ‘¡Ay, el tratamiento no sirve de nada!’ a ‘el tratamiento es estupendo’ y de vuelta otra vez." Aunque quizás haya personas de la comunidad que se beneficiarían de los efectos de un tranquilizante, particularmente aquellos cuyas opiniones profesionales están basadas en casos anecdóticos, o lo que es peor, en sus experiencias personales particulares, hay un número equivalente de médicos y representantes de compañías farmacéuticas que también merecen un tranquilizante por su falta de lógica. La verdad es que tenemos que pensar objetivamente en el tema del tratamiento, tomar en cuenta los cambios que han ocurrido, y dejar que esta nueva perspectiva nos guíe en las decisiones que hacemos sobre dónde y cómo debemos dar nuestro próximo paso activista para el desarrollo de tratamientos.

Las compañías farmacéuticas implicadas en el desarrollo de los IP pueden mostrar indignación porque sus productos sean señalados en el cuadro amplio de tratamientos y afirmar que las críticas no son justas. Sin embargo, este artículo no aisla a los IP del contexto total, sino que intentará analizarlos dentro del contexto del cuadro completo del tratamiento y resumir cómo el desarrollo y la comercialización de esta clase de fármacos anti-VIH ha servido para informar sobre dónde se gastó el dinero dedicado a la investigación y los esfuerzos que se hicieron. Esperemos que la polémica resultante despierte algunas ideas para un cambio de enfoque en el campo de la investigación clínica.


Índice
Antes | Próximo




This article was provided by San Francisco AIDS Foundation. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art2683.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.